AWE – Capítulo 26

Modo Noche

Capítulo 26: ¿Cómo estaban los Pollos de Cola Espiritual?

​Li Qinghou de hecho jamás había estado en el área donde la residencia de Bai Xiaochun se encontraba. Después de todo, se encontraba en una región algo remota de la montaña. Mientras procedía, la residencia pronto se hizo visible a la distancia.

Sn embargo, antes de que alcanzara a llegar cerca, una figura de rostro claro y suave apareció, sosteniendo una pieza de carne rostizada en su mano, caminando y comiendo al mismo tiempo. Parecía estar envuelto en su comida, e incluso estaba tarareando una pequeña tonada.

El rostro de Li Qinghou se oscureció al darse cuenta de que la carne que Bai Xiaochun se estaba metiendo a la boca era definitivamente una pata de pollo. Furia inmediatamente apareció en su corazón.

“¡¡Bai Xiaochun!!” Rugió, su voz retumbante como el trueno. Bai Xiaochun, quién estaba en proceso de chuparse el hueso del pollo, casi dio un brinco del susto.

“¡Lord de la Cima Li!” Abrió la boca y sus ojos se abrieron ampliamente. Sin siquiera pensarlo, se metió el hueso de pollo completo a la boca, y luego vigorosamente lo destrozo en pedazos y se lo tragó, su rostro volviéndose de un morado profundo en el proceso.

En la secta entera, la persona a la que temía más era Li Qinghou, lo cual era especialmente cierto después de haberse comido tantos de sus pollos. Bai Xiaochun de hecho se sentía un poco culpable. Limpiándose el sudor de la frente, se acercó rápidamente, viéndose extremadamente encantador y muy sincero mientras juntaba sus manos y se inclinaba en saludo.

“Este discípulo ofrece sus saludos, Lord de la Cima.”

Li Qinghou observó a Bai Xiaochun, su rostro completamente inexpresivo. Por dentro, se sentía un poco dolido. El ancestro de Bai Xiaochun realmente le había mostrado gran amabilidad, y Li Qinghou era el tipo de persona que valoraba estas cosas profundamente. A pesar de lo que Bai Xiaochun había obviamente hecho, no podía olvidar lo que sucedió hacia tantos años.

Los Lords de la Cima del Pico Cresta Verde y el Pico Caldero Violeta habían venido a hablar con él sobre el asunto de los Pollos de Cola Espiritual. A pesar de que los pollos no eran necesariamente costosos, Li Qinghou no podía dejar que otras personas criticaran su propio discípulo, así que los compensó con varias veces el valor real de los pollos.

Ahora, miró a Bai Xiaochun, sintiéndose incluso más irritado que nunca al ver como no estaba viviendo a sus expectativas.

Li Qinghou dejó salir un bufido y dijo, “Has sido un Discípulo de la Secta Externa por un poco más de medio año, pero tu base de cultivo apenas ha progresado del tercer nivel de Condensación de Qi al cuarto. ¿Satisfecho contigo mismo?”

Bai Xiaochun parpadeó, luego aclaró su garganta, inseguro de cómo responder. Sin embargo, continuó poniendo su rostro encantador, confortándose a sí mismo de que mientras mantuviera la actitud apropiada, las cosas saldrían bien al final. Sin embargo, cuando pensó en el hecho de que justo había estado masticando la pierna de un Pollo de Cola Espiritual, no pudo evitar sudar.

Li Qinghou sintió un dolor de cabeza en camino. Después de pensar por un momento, continuó fríamente, “Considerando como has estado haciendo el tonto, obviamente tienes mucho tiempo en tus manos. ¿En ese caso, porque no te unes a la competencia para discípulos del cuarto y quinto nivel de Condensación de Qi en tres meses? Sera justo aquí en el Pico Nube Fragante.”

El corazón de Bai Xiaochun inmediatamente empezó a palpitar. Había oído hablar del a competencia a la que se refería Li Qinghou. Sabía que había recompensas que ganar, pero también había escuchado que la lucha era feroz. Si no eras cuidadoso, era incluso posible ser herido. Bai Xiaochun frunció el ceño.

“Lord de la Cima, solo estoy en el cuarto nivel de Condensación de Qi. ¿Si me uno a la competencia, que pasa si uno de ellos me termina dando una paliza hasta la muerte? ¿Qué haré entonces…?”

Li Qinghou ignoró su pregunta completamente. Viéndose bastante serio, dijo, “No es una solicitud. Te unirás a la competencia. Además, si no llegas al top 5, entonces….”

Bai Xiaochun suspiró. “Ya sé, ¿Me expulsaras de la secta, verdad…?”

Li Qinghou lo observó. Sabiendo lo malicioso que era Bai Xiaochun, se dio cuenta de que la amenaza de ser expulsado de la secta probablemente no era suficiente para mantenerlo en su lugar. Recordando lo mucho que Bai Xiaochun le temía a la muerte, repentinamente agitó su manga, levantando a Bai Xiaochun de su patio y luego volando en dirección a la cima de la montaña.

El corazón de Bai Xiaochun empezó a palpitar como loco. El rostro inexpresivo de Li Qinghou le daba una muy mala sensación. El viento golpeaba su rostro mientras volaban, y antes de que siquiera tuviera tiempo de analizar el asunto, Li Qinghou lo había llevado a un lugar detrás del Pico Nube Fragante.

Era un lugar considerado área restringida, un lugar que pocos discípulos habían visitado. Lo primero que notó fue la espesa vegetación en todos lados.

Mientras descendían hacia el área, Li Qinghou jaló a Bai Xiaochun con él hasta que estaban en un valle. Casi de inmediato, un aura siniestra podía sentirse, y las distintas plantas en el área se hicieron de color más brillante, e incluso empezaron a agitarse.

El corazón de Bai Xiaochun se aceleraba al ver a las plantas, y una sensación de crisis mortal surgía en su corazón. Estaba a punto de hablar cuando, de repente, una serpiente roja alzó su cabeza, sacando su lengua mientras observaba fríamente a Bai Xiaochun.

“¡Serpiente!” Bai Xiaochun no tenía más opción que seguir a Li Qinghou hacia el valle, y al hacerlo, su cabeza se entumeció al darse cuenta de que la tierra las plantas e inclusive los árboles en este lugar estaban llenos de innumerables serpientes.

Todas eran de colores brillantes, haciendo obvio que era venenosas. Además, todas lo estaban observando a él con ojos fríos, sus lenguas saliendo y entrando a sus bocas.

Bai Xiaochun empezó a temblar. Siempre les había tenido miedo a las serpientes, y la manera en que estas lo miraban lo dejaron aterrorizado. A pesar de que de hecho no parecía que fueran a atacarlo, sus largos colmillos goteaban veneno de una manera aterradora.

Fue en este momento en que Bai Xiaochun repentinamente recordó que tenía su Piel Imperecedera, y que estas serpientes probablemente no serían capaces de morder a través de ella. Considerando esto, incluso si hubiesen más serpientes de las que había, para él, eran tan peligrosas como unos pollos. Al final, realmente no eran tan aterradoras del todo.

Sin embargo, sus ojos se levantaron pensando, y se dio cuenta que sería riesgoso si no se veía asustado. Si esto ocurría, Li Qinghou podría llevarlo a un lugar incluso más peligroso. Por lo tanto, inmediatamente dejó salir un grito, tratando de parecer tan asustado como fuera posible.

Li Qinghou dejó salir un frio bufido, luego liberando su base de cultivo. Las serpientes retorciéndose se movieron lentamente fuera del paso para hacer un pequeño camino, al final del cual se encontraba una cueva completamente oscura que emanaba un olor nocivo.

“¡Tío Li, p-perdóname, por favor!” Bai Xiaochun llamó con una voz temblorosa. “¡No he roto ninguna regla de la secta!” El rostro de Li Qinghou era completamente inexpresivo mientras agarraba a Bai Xiaochun y lo arrastraba hacia la cueva. Cuando llegaron a la entrada de la cueva, sacudió su manga, haciendo que la oscuridad se llenara con un poco de luz.

Bai Xiaochun inmediatamente puedo ver que la cueva estaba llena de numerosas serpientes, algunas bastante grandes. Los silbidos que hacían parecían contener un extraño e hipnotizante poder, el cual inmediatamente hizo que los ojos d Bai Xiaochun se abrieran ampliamente.

Una sensación de crisis surgió, y empezó a jadear al darse cuenta de que el poder de la base de cultivo de estas serpientes era inesperadamente alto. Inclusive había una serpiente de cuatro colores que era comparable al quinto nivel de Condensación de Qi.

La mirada de las serpientes hizo sentir a Bai Xiaochun como si un frío viento estuviera soplando en su espalda. Luego pensó en su Piel Imperecedera y se dio cuenta de que no aguantaría mucho contra estas serpientes. Esta vez, no necesitaba pretender, de verdad estaba asustado.

“Este es el Valle de 10.000 Serpientes,” dijo Li Qinghou, su voz fría, “Donde recolectamos veneno aquí en el Pico Nube Fragante. Cada una de estas serpientes es extremadamente venenosa. De hecho, una sola gota de su veneno es lo suficientemente potente para matar a cien bueyes.”

“Cualquier cultivador debajo del Establecimiento de la Fundación que sea mordido por una de estas serpientes, que no reciba el antídoto a tiempo, morirá. En lo profundo de la cueva está el Rey Serpiente, quién está en el gran círculo de Condensación de Qi. Se mordido por esa serpiente, e incluso para mí sería difícil salvarte.

“Si no llegas al top 5 de la competición de la Secta Externa, no te preocupes. No te expulsaré de la secta. Solo te traeré aquí y te haré recolectar veneno.” Li Qinghou pasó su mirada sobre Bai Xiaochun.

“¿Um… Uh… Tío Li, no te preocupes, es solo una pequeña competición de la secta, cierto? ¿Solo el top 5, dijiste, cierto? ¡Definitivamente lo lograré!” La lengua de Bai Xiaochun se sentía como si se estuviera pegando en el paladar, y su rostro estaba completamente pálido. Cuando escuchó que habían serpientes incluso más aterradoras en lo profundo de la cueva, se juró a si mismo que jamás vendría de vuelta a este lugar en toda su vida.

Cuando Li Qinghou escuchó la declaración de Bai Xiaochun, sonrió por dentro. Sin embargo, su rostro permaneció completamente inexpresivo, e incluso dejó salir un bufido mientras tomaba a Bai Xiaochun de regreso. Cuando regresaron al Pico Nube Fragante, arrojó a Bai Xiaochun a un camino de la montaña y se volteó como para irse.

Pero luego se detuvo y miró de vuelta. Con su voz casual, dijo, “¿Oh cierto, cómo estaban los Pollos de Cola Espiritual?”

Sin siquiera esperar que Bai Xiaochun respondiera, se volteó y voló a la distancia.
Bai Xiaochun suspiró, luego se volteó y se dirigió de vuelta a su patio, frunciendo el ceño todo el camino. Mientras avanzaba, el viento soplaba, agitando las hojas, lo cual lo hacía pensar en las serpientes.

De regreso en su patio, se sentó allí, rechinando sus dientes y frunciendo el ceño. “Li Qinghou…. ¡Más bien Li la Serpiente! ¡Ridículo!”

“Definitivamente no volveré nunca a ese Valle de las 10.000 Serpientes. Si me muerden, perderé mi pobre e insignificante vida.” En ese momento Bai Xiaochun tomó su decisión. “¡Definitivamente lo daré todo para llegar al top 5!”

“Si voy a unirme a esa competencia, entonces considerando el nivel de mi base de cultivo, ¡Definitivamente necesitaré un poco de medicina espiritual!” Tomando un respiro profundo, Bai Xiaochun apretó sus puños. Un resplandor salvaje apareció en sus ojos mientras miraba alrededor. Eventualmente, su mirada se posó sobre el Bambú Invierno-Espiritual.

“Después de terminar la misión del Bambú Invierno-Espiritual y obtener mi recompensa, tendré suficientes puntos de mérito para obtener un poco de medicina espiritual. Desafortunadamente, el bambú ni siquiera ha alcanzado quince metros. No estoy seguro si eso completa los requerimientos….” Habiendo llegado este punto en sus pensamientos, Bai Xiaochun aún no estaba seguro sobre el bambú. Sin embargo, no tenía más opciones. Después de hacer algunos cálculos, confirmó que la fecha requerida para entregar la vegetación espiritual estaba acercándose rápidamente.

Bai Xiaochun frunció el ceño todo el tiempo durante unos días más. En el amanecer del cuarto día, se despertó temprano y caminó hacia el bambú. Luego envolvió sus brazos alrededor de un tallo tras otro para sacarlos de la tierra.

Lo que encontró es que a pesar de que el bambú no parecía ser muy pesado, cada uno de los tallos de hecho se sentía como si estuviera hecho de metal, y era increíblemente pesado.

La tierra temblaba constantemente hasta que diez tallos de bambú fueron desenterrados. Cada uno era cerca de quince metros de alto, y tan gruesos como una persona. Arrojándolos sobre su hombro, marchó fuera de su patio en dirección a la Oficina de Misiones.

Desafortunadamente, su bolsa de posesión no era muy grande por dentro, y el bambú simplemente no cabía. Por esto es que tuvo que cargar el bambú físicamente. Afortunadamente, era mucho más fuerte ahora, habiendo alcanzado la Piel de Hierro Imperecedera. De otro modo, jamás hubiera sido capaz de completar tal tarea.

Mientras avanzaba, murmuraba consigo mismo miserablemente. Pero luego pensó en la competencia, y las serpientes, y la posibilidad de que sus huesos y tendones se rompieran luchando.

“¿Por qué soy tan desafortunado…?”