AWE – Capítulo 355

Modo Noche

Capítulo 355: ¡La Tribulación de Brutus!

Bai Xiaochun sentía un nudo en la garganta.

­—No hagas estas cosas de nuevo, ¿de acuerdo? —dijo fuertemente—. ¡Soy tu padre! ¿Acaso se supone que los hijos protejan a su papá? ¡No! ¡Se supone que yo te proteja! Espera a que esté viejo y débil, ¡entonces podrás protegerme!

—Además, la próxima vez no desaparezcas así nada más. Si quieres ir a hacer algo, ¡tienes que decírmelo primero!

Brutus acarició a Bai Xiaochun con su cabeza y apareció un resplandor en sus ojos, luego se tiró al suelo se dio la vuelta patas arriba y sacó la lengua. Se veía encantador y adorable, haciendo que Bai Xiaochun sintiera aún más calidez.

Estiró su mano y envió un poco de la energía de su Núcleo Dorado del Dao de los Cielos hacia Brutus, enderezando así sus canales de qi. Brutus tarareaba felizmente e incluso acercó su cabeza para lamer el rostro de Bai Xiaochun.

Después de sanar las heridas internas de Brutus, Bai Xiaochun observó por un momento las heridas de su cuerpo, luego sacó una gran cantidad de píldoras medicinales para que las consumiera.

Cada una de esas píldoras se podía vender por un gran número de piedras espirituales, pero Bai Xiaochun no se contenía en nada en lo concerniente al cuidado de Brutus. Lo que más le interesaba era asegurarse de que las heridas de Brutus no empeoraran.

Después de consumir las píldoras, Brutus mostró sus dientes con una sonrisa. En este momento, Brutus y Bai Xiaochun se veían como una familia.

Bai Xiaochun procedió a regañar un poco más a Brutus, y este simplemente siguió moviendo la cola y frotándose con Bai Xiaochun. Eventualmente Bai Xiaochun no pudo seguirlo regañando más.

Después de volver a la cueva de inmortal, las heridas de Brutus empezaron a desaparecer, y el aura de su avance inminente solo se hacía más fuerte.

Bai Xiaochun podía darse cuenta de que Brutus definitivamente estaba a punto de avanzar al Núcleo Dorado. La Formación del Núcleo era muy importante para las bestias de batalla. Aunque las Tribulaciones de las bestias de batalla no eran como las de cultivadores, aun así eran peligrosas. Además, Brutus era un rey de las bestias, así que su Tribulación sería diferente de la de otras bestias de batalla ordinarias.

Bai Xiaochun fue a consultar a Zheng Yuandong algo preocupado. Después de todo, Brutus era muy importante para la Secta Desafiadora del Río en general, y especialmente para la División Corriente Espiritual. Zheng Yuandong emitió de inmediato un decreto Dhármico, determinando que la cumbre del Monte Desafío del Río sería la ubicación donde Brutus intentaría avanzar a la Formación del Núcleo.

Se montaron un gran número de formaciones de hechizos, se realizaron algunos trabajos para reunir y concentrar la energía espiritual de los Cielos y la tierra en la zona. Además, se convocó a un gran número de cultivadores en la Formación del Núcleo para actuar como protectores Dhármicos.

A pedido de Bai Xiaochun, incluso el Patriarca Li Zimo salió de su sesión de meditación aislada para actuar como protector Dhármico.

Bai Xiaochun también visitó las otras tres divisiones, y todas ofrecieron su ayuda. La División Corriente de Sangre proveyó varios tesoros preciosos diseñados para ayudar a trascender tribulaciones, y la División Corriente de Píldoras ordenó a más de mil discípulos a que confeccionaran píldoras.

La División Corriente Profunda por su parte, quedó encargada de crear las formaciones de hechizos en la cumbre de la montaña.

Se había convocado el poder de las cuatro divisiones para esta ocasión especial de avance a la Formación del Núcleo. Esto era suficiente para que los discípulos ordinarios se llenaran de envidia. Claro, una parte de esto era porque Brutus era un rey de las bestias, pero aún más importante, era el estatus de Bai Xiaochun.

Siete días después, cuando Brutus ya estaba totalmente sano, y el aura de avance inminente estaba más fuerte que nunca, se pudieron escuchar estruendos intensos resonando desde la cumbre del Monte Desafío del Río.

Los Cielos y la tierra se sacudían, y empezaron a reunirse las nubes allí arriba, junto a estruendos intensos y retumbantes. Brutus se ubicó en el altar en la cubre de la montaña, y levantó su cabeza rugiendo hacia los Cielos, era un rugido que parecía ser capaz de atravesar las nubes.

Los cultivadores de la Secta Desafiadora del Río quedaron impactados, y muchos salieron volando a ver lo que ocurría.

—¡¡Brutus está alcanzando la Formación del Núcleo!!

—¡La Formación del Núcleo de un rey de las bestias es impresionante!

—Los reyes de las bestias son raros de por sí, ¡y Brutus es como un rey de las bestias entre los reyes de las bestias! ¡Por supuesto que será extraordinario!

Conforme las discusiones seguían con intensidad, las bestias de batalla de la División Corriente Espiritual empezaron a aullar para apoyar a Brutus. También apareció el dragón de tinta Cuerno Celestial, viendo hacia el cielo y luego hacia Brutus, sus ojos resplandecían con nerviosismo y anticipación.

Bai Xiaochun estaba a un lado de Brutus con un brillo en sus ojos. Por supuesto, estaba actuando como el protector Dhármico principal de Brutus.

Las nubes empezaron a converger repentinamente, y apareció un relámpago negro, el cual salió disparado de inmediato hacia el altar sobre el Monte Desafío del Río.

Brutus se lanzó al aire rugiendo, rehusándose a recurrir a las formaciones de hechizos o a los protectores Dhármicos circundantes.

Al acercarse, le dio un cabezazo al relámpago ferozmente.

¡BOOM!

Los Cielos y la tierra temblaban y el relámpago se destrozó en mil chispas que cayeron por todos lados. Brutus rugió encantado, volteándose a ver orgullosamente a Bai Xiaochun y luego regresando la mirada hacia el cielo.

En respuesta al alarde de Brutus, Bai Xiaochun simplemente se aclaró la garganta. Después de todo, esto era algo como lo que él mismo haría. Aunque por dentro cada vez estaba más nervioso.

—¡Mantente concentrado! —gritó—. Si las cosas se salen de control, regresa. No te preocupes, no es nada de lo que avergonzarse…

En el momento exacto en el que estas palabras salieron de su boca, empezó a caer el segundo relámpago. Y cuando Brutus lo embistió destruyéndolo, aparecieron un tercer, cuarto y quinto relámpagos.

Cada uno de los relámpagos era más grande que el anterior, y descendían hacia Brutus con una velocidad increíble. Brutus temblaba y rugía a medida que seguía recibiéndolos de frente.

El tercer relámpago mandó a Brutus hasta el suelo, allí aterrizó adentro de la formación de hechizos. Pero justo cuando Bai Xiaochun estaba a punto de acercarse a ayudar, Brutus devoró algunas de las píldoras medicinales que se habían colocado cerca. Entonces, con los ojos de un rojo ardiente, levantó la cabeza y dejó salir un rugido enfurecido, luego salió disparado al aire de nuevo, avanzando con una velocidad increíble, se convirtió en un rayo de luz rodeado por unas llamas violeta impresionantes.

Y luego, para el asombro de todos, ¡impactó directamente contra las nubes de Tribulación allí arriba!

Bai Xiaochun inhaló profundamente; Brutus parecía estar aún más loco que él.

Incluso el Patriarca Li Zimo estaba sorprendido por lo que ocurría, y los cultivadores en la Formación del Núcleo que lo rodeaban en el aire también quedaron asombrados por la valentía de Brutus.

Los discípulos de las cuatro divisiones que observaban los eventos gritaban conmocionados.

—Esto… ¡¡esto es increíble!!

—¡Cielos! ¡¿Acaso Brutus va a destruir las nubes de Tribulación?!

Conforme sus voces se elevaban, las nubes se agitaron, el séptimo, octavo y noveno relámpago empezaron a acumular su poder. Luego se pudo escuchar como todos contenían el aliento y Brutus impactó nuevamente esa capa de nubes.

¡BOOOOOOM!

Las nubes colapsaron, y los tres relámpagos de Tribulación estallaron, haciendo que saliera una onda de choque poderosa que dejó atónitos a los espectadores.

Entre las nubes que colapsaban, Brutus rápidamente se hizo más grande hasta alcanzar una longitud de 600 metros, se formó un mar de llamas violetas alrededor de sus pies y levantó la cabeza emitiendo un rugido largo y extenso.

Mientras el rugido resonaba, siguió haciéndose cada vez más grande, su cuerpo irradiaba una energía de los Cielos y la tierra muy intensa. Era como si estuviera experimentando algún tipo de bautizo, y como resultado de esto, desde él empezó a extenderse un aura que demandaba el respeto absoluto. ¡Era el aura de un rey de las bestias!

Se hacía cada vez más fuerte y más poderosa, hasta que todos los que la sentían se estremecían. Bai Xiaochun por otro lado se emocionaba cada vez más.

A medida que el aura de rey de las bestias se agitaba más, la energía de los Cielos y la tierra se reunía en este lugar, se podía ver que sobre Brutus, se estaba formado un Núcleo de color violeta.

Irradiaba una luz deslumbrante, y emanaba un aura medicinal que hizo que toda el área se sintiera refrescada y energizada.

Bai Xiaochun cada vez se ponía más nervioso. Hace siete días había ido a consultar los registros antiguos, y al Patriarca Li Zimo, y había descubierto que la Formación del Núcleo de una bestia de batalla usualmente no involucraba Relámpagos de Tribulación. Esto solo pasaba con la Tribulación de un rey de las bestias.

Después de los Relámpagos de Tribulación, era que los Cielos y la tierra formaban el Núcleo, el cual luego Brutus debía consumir. Esta de hecho, era la parte más peligrosa de todo el proceso.

Debido a que el aura de rey de las bestias formaba un núcleo natural de los Cielos y la tierra, este podía ser usado por otros cultivadores o bestias para múltiples propósitos. Fuera para confeccionar medicina espiritual de cultivadores, o para que otras bestias la usaran de segundo núcleo, era algo que atraía a muchos por sí mismo. De hecho, si otra bestia lograba obtenerla, ¡podría usarla para refinar su propia sangre y así obtener la oportunidad de elevarse al nivel de un rey de las bestias!

A medida que Bai Xiaochun veía el procedimiento lleno de nervios, y el Núcleo Violeta estaba a punto de consolidarse por completo, ¡se pudo escuchar un grito ensordecedor que sacudió los Cielos y la tierra!

Parecía capaz de penetrar cualquier metal, llegando directamente hasta el corazón y la mente.

A lo lejos, se pudo ver una serpiente voladora de 3.000 metros de largo. Salió disparada por el aire hacia el Núcleo Violeta de Brutus, e irradiaba una luz siniestra en sus ojos. Lo sorprendente, ¡era que el aura de esta serpiente era similar a la de Brutus!

¡Esta serpiente voladora era otro rey de las bestias!