AWE – Capítulo 359

Modo Noche

Capítulo 359: ¡Abusando de otros a la Fuerza!

Afuera del gran salón se pudieron escuchar gritos de asombro y conmoción. Los discípulos de la Secta Desafiadora del Río por otro lado, veían a Bai Xiaochun como si fuera algún tipo de dios.

Esto era especialmente cierto de los discípulos de la División Corriente de Sangre, a quienes literalmente les brotaban las lágrimas al recordar las situaciones que se habían encontrado en el pasado.

Los discípulos de la División Corriente Espiritual se sentían igual de empáticos. En cuanto a la División Corriente Profunda, muchos de ellos ya habían enfrentado a Bai Xiaochun y a su equipo en el campo de batalla, y habían sido atormentados de manera similar…

Luego estaban los discípulos de la División Corriente de Píldoras, cuyos ojos estaban intensamente iluminados. Habían escuchado muchas historias sobre la confección de píldoras de Bai Xiaochun, las cuales a estas alturas eran prácticamente leyendas. El verlo con sus propios ojos llenaba sus corazones de pasión.

A un lado, los discípulos de la Corte del Río de la Polaridad y la Corte del Río del Dao se veían profundamente alarmados. No solo gritaban de asombro, pero también retrocedían a toda velocidad, dando su mejor esfuerzo para evitar tocar esas corrientes negras de humo.

—Q-qué… ¡¿¡¿qué diablos está pasando!?!?

—¡No puede ser! ¿¡Qué tipo de píldora es esa!? ¡¡Es absolutamente aterradora!!

—¡No puedo creer que pueda existir una píldora como esa en este mundo! ¡Miren! ¡Incluso el cultivador en la Formación del Núcleo no podrá aguantar mucho más! ¡¡Esa píldora medicinal es escalofriante!!

Los discípulos de ambas sectas veían a Bai Xiaochun con expresiones de terror sin precedentes, especialmente las chicas. Mientras más pensaban en las ramificaciones de lo que veían, ¡más temían! Independientemente del nivel de sus bases de cultivo, todos empezaron a sentir que dentro de ellos surgía un terror muy profundo por Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun dejó salir una pequeña tos seca y luego hizo un gesto encogiendo sus hombros hacia los cultivadores de la Corte del Río de la Polaridad y la Corte del Río del Dao.

—¿Ya ven? —dijo como si fuera la víctima de alguna injusticia—. Ellos me forzaron. Como dije, cuando me enojo, me asusto incluso a mí mismo. Pero ellos no escucharon ¿verdad? ¡Ellos insistieron en molestarme! —Y de repente, inclinó la cabeza a un lado como si acabara de recordar algo. Volteó hacia los cultivadores en la Formación del Núcleo de las otras dos sectas y continuó—, Ah cierto, ustedes también estaban a punto de decir algo, ¿no?

Los cultivadores de ambas sectas ya estaban temblando, y los discípulos en el Establecimiento de la Fundación retrocedieron de nuevo. Intentando alejarse de sus superiores en la Formación del Núcleo. En cuanto a estos superiores, sus corazones ya estaban empezando a palpitar intensamente. Al ver la trágica escena que ocurría a un lado, intentaron ofrecer explicaciones rápidamente.

—Oh no, no iba a decir mucho. Solo que realmente vives a la altura de tu reputación, Compañero Daoísta Bai. ¡Eres como un dragón entre los hombres!

—¡Si, exactamente! ¡Tú secta definitivamente se volverá muy popular en las Partes Medias!

Bai Xiaochun se rio felizmente en respuesta a esto. Viéndose muy satisfecho de sí mismo, estaba a punto de alardear un poco más, cuando repentinamente se escuchó un frío bufido estruendoso resonando desde dentro del gran salón. Todo se estremeció, y una figura salió velozmente del salón, un anciano con cabello de color rojo ardiente, y con un resplandor como de relámpagos en los ojos.

Al instante, los discípulos que estaban enloquecidos temblaron y empezaron a vomitar sangre. Después de un momento, sus rostros pálidos recobraron el color. Claramente estaban debilitados, y cuando voltearon hacia Bai Xiaochun, sus miradas estaban llenas de confusión y horror.

Esto era especialmente cierto de Chen Yunshan, quien veía a Bai Xiaochun con ganas de matar. Ya había jurado dentro de sí que mataría a Bai Xiaochun algún día, para saldar las cuentas por la humillación que acababa de sufrir.

Después de rescatar a los discípulos enloquecidos, el viejo de cabello rojo tornó su mirada hacia Bai Xiaochun. Por supuesto, considerando que este hombre tenía una base de cultivo y un estatus tan vastamente superior a Bai Xiaochun, no era apropiado que intentara enfrentar su mirada. Por lo que Bai Xiaochun simplemente bajó la mirada inocentemente y le dio una patada a una piedrita cercana.

El viejo de cabello rojo dejó salir otro frío bufido, y luego volvió de regreso al gran salón con el rostro sombrío.

Bai Xiaochun levantó la mirada de nuevo hacia él y se quedó viendo en la dirección a la que se fue el viejo. Luego observó a su alrededor a los discípulos que lo rodeaban, e intentó decidir si debería o no entrar a la sala.

Fue entonces que se escuchó la voz de Sectaglacial. —Xiaochun, deja de causar problemas afuera. Entra.

Bai Xiaochun sacó el pecho orgullosamente, inhaló profundamente y entonces se fue caminando de manera serena hacia la entrada del salón. Los discípulos de las tres sectas se le quedaron viendo con emociones encontradas en sus ojos. Además, ya ninguno estaba de ánimos para molestar más a la Secta Desafiadora del Río.

Después de entrar al gran salón, Bai Xiaochun pudo escuchar la voz del viejo de cabello rojo que acababa de ver.

—¡La Secta Desafiadora del Río no es la Corte del Río del Cielo! ¡No tiene sentido que la Secta Desafiadora del Río obtenga la porción de la Corte del Río del Cielo sin razón alguna!

Bai Xiaochun revisó la sala, y pudo ver a Sectaglacial, al Maestro Viento Divino, y al Patriarca Alma Carmesí sentados en la posición de honor, todos con expresiones sombrías en el rostro. En dos hileras frente a ellos, a la izquierda y a la derecha, estaban sentados otros ocho cultivadores.

Todos sin excepción tenían bases de cultivo en el Alma Naciente, y unas muy profundas además. Unas fluctuaciones aterradoras emanaban desde ellos hacia todos lados.

—Eso es cierto, —continuó uno de ellos—. Los recursos son limitados, y todos tenemos que mantener nuestras sectas. Obviamente, los fuertes se hacen más fuertes, y los débiles se hacen más débiles. No pueden culpar a nadie por eso excepto a ustedes mismos.

Aunque los cultivadores en el Alma Naciente de las tres sectas se percataron de la entrada de Bai Xiaochun, ninguno le prestó mucha atención, a excepción del viejo de cabello rojo, cuyos ojos tenían un resplandor brutal y feroz.

Bai Xiaochun simplemente pretendió no darse cuenta y se fue caminando a ponerse de pie junto a Sectaglacial.

Sectaglacial apretó los dientes y dijo con una voz llena de furia, —La Secta Desafiadora del Río ha asumido la posición de la Corte del Río del Cielo, ¡y eso incluye las porciones de la Corte del Río del Cielo!

—Hermano Sectaglacial, —respondió otro de los cultivadores en el Alma Naciente—, estas simplemente son las reglas que gobiernan las Partes Medias del mundo de cultivo. No es como si estuviéramos intentando atacar específicamente a la Secta Desafiadora del Río.

A medida que Bai Xiaochun escuchaba las discusiones de los cultivadores, gradualmente empezó a entender por qué habían venido de visita las otras sectas.

Existía un reino confinado arcano en las Partes Medias, uno que se abría cada sesenta años, dentro del cual había una gran cantidad de plantas medicinales. Algunas de ellas solo aparecían cada diez mil años, y otras estaban prácticamente extintas en el mundo exterior. Además, había algunas que eran ingredientes críticos para poder confeccionar Píldoras Deva, las cuales le darían a cultivadores en el Alma Naciente una oportunidad mucho mejor de llegar al Reino Deva de grado mortal. El valor de estas píldoras para cualquiera de estas sectas no podía ser descrito con palabras.

Cada vez que se cosechaban las plantas espirituales de este reino confinado arcano, la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado se llevaba alrededor de la mitad, y dividía el resto entre las cuatro grandes sectas.

La entrada a ese reino confinado arcano estaba ubicada en una zona de legado sellada, un área que había sido construida hacía muchos años por la misma Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. Al sellar la entrada al reino confinado arcano dentro de esa zona de legado, no solo mantenían seguras las plantas, también les proveían a los discípulos de las cuatro sectas una oportunidad de ganarse técnicas mágicas y habilidades divinas de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. También era una manera para que esta secta descubriera a posibles discípulos nuevos.

La Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado ya había establecido hace mucho las reglas sobre la repartición de la cosecha del reino confinado. Antes de que se abriera el reino, las cuatro sectas enviaban discípulos a la zona del legado, allí debían adquirir sellos de legado. Solo había disponibles cien de estos sellos, y el número que adquirían los discípulos determinaba cuantos recursos obtenía su secta cuando se dividiera su porción.

Solo faltaban unas pocas decenas de años para que se abriera de nuevo el reino confinado arcano. La última vez, la Corte del Río del Cielo obtuvo el segundo lugar en términos de su porción, ganando el treinta por ciento de los recursos, los cuales aún estaban intactos en los depósitos de tesoros de la secta. Estos recursos eran extremadamente importantes para los patriarcas del Alma Naciente de la Secta Desafiadora del Río, quienes podían usarlos para intentar alcanzar el Reino Deva.

Pero ahora, estas tres sectas habían venido a redistribuir las porciones de la cosecha pasada, y querían que la Secta Desafiadora del Río entregara sus recursos, ¡e incluso compensar cualquier parte faltante!

El viejo de cabello rojo de la Corte del Río Estrellado observó a Sectaglacial y luego dijo de manera severa. —Esos recursos le pertenecían a la Corte del Río del Cielo, no a la Secta Desafiadora del Río. ¡Si quieren recursos como esos, tendrán que ganárselos ustedes mismos!

Bai Xiaochun frunció el ceño, y sus pensamientos se vieron interrumpidos, su atención fue atraída por los cultivadores en el Alma Naciente de las tres sectas. Por lo que entendía, la Corte del Río del Dao era la más fuerte, y había obtenido el primer lugar la última vez. Para ellos, esto no era gran cosa, y, por lo tanto, no decían mucho en la discusión.

La Corte del Río de la Polaridad había sido la tercera, y tampoco decían mucho. Bai Xiaochun comprendía que la Corte del Río Estrellado había sido la última, y eran los más motivados con este asunto.

No estaban dispuestos a dar ninguna concesión, y eran ellos los que más intentaban intimidar a la Secta Desafiadora del Río. De hecho, era muy probable que le hubieran ofrecido compensación a las otras dos sectas para incitar esta reunión.

En esencia, ¡querían aprovechar la debilidad de la Secta Desafiadora del Río para arrebatarles sus recursos!

Sectaglacial y los demás daban su mejor esfuerzo para suprimir su furia. Justo cuando el viejo de cabello rojo estaba a punto de continuar, un anciano de túnica blanca de la Corte del Río del Dao, quien había estado medio distraído durante todo este tiempo, repentinamente abrió los ojos y dijo, —Suficiente. Ya el asunto está arreglado. Ya hemos contactado a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, quienes han propuesto un método para resolver el asunto. Aunque la zona del legado usualmente solo se abre cada sesenta años, esta vez, ¡se nos permitirá abrirla antes! Enviaremos a nuestros discípulos a formar parte en la prueba de fuego, y los resultados determinarán como serán redistribuidas las porciones. ¿Qué te parece Compañero Daoísta Sectaglacial?

Sectaglacial mantuvo su silencio por un momento, y luego inhaló profundamente. Sabía bien que no estaba en posición de rehusarse. Si lo hacía, podría llevar a consecuencias negativas en el futuro. Además, considerando que la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado ya había dado su aprobación, la Secta Desafiadora del Río ni siquiera estaba calificada para rehusarse.

—El Reino Deva… —pensó—. Si tan solo la Secta Desafiadora del Río tuviera a alguien en el Reino Deva, ¡las cosas no serían de este modo! —Finalmente apretó los dientes y asintió…

El anciano de blanco se puso de pie sonriendo y continuó, —Excelente. En ese caso, no los molestaré más. ¡Nos vemos dentro de un mes en el reino confinado arcano! —Dicho eso, se fue caminando de la sala. Los maestros Daoístas en el Alma Naciente de la Corte del Río de la Polaridad también se fueron con sonrisas gélidas en el rostro.

El último, fue el viejo de cabello rojo de la Corte del Río Estrellado. Justo antes de salir del salón, se volteó hacia Sectaglacial y dijo, —Por cierto. Olvidé mencionar los requisitos para entrar a la zona del legado. Los únicos calificados son los cultivadores que hayan llegado a la Formación del Núcleo dentro de un lapso de sesenta años.

En respuesta a esto, el rostro de Sectaglacial y los demás patriarcas se tornó aún más sombrío.

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Trascendente Dagoberto Mendez! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga: