AWE – Capítulo 419

Modo Noche

Capítulo 419: Respeta el Rango

Bai Xiaochun observó repentinamente los ojos resplandecientes de Chen Manyao.

Chen Manyao se cubrió la boca y dejó salir una pequeña risa, sus ojos sí que brillaban de manera encantadora. Al ver lo interesado que estaba Bai Xiaochun en estas noticias, decidió no andarse con rodeos.

—De acuerdo a la investigación exhaustiva que he llevado a cabo, estoy segura de que, aunque no sabemos la ubicación exacta de Du Lingfei… ¡no hay dudas de que está en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado!

Aunque Bai Xiaochun no respondió a esto, sus ojos sí mostraron un resplandor intenso.

—Las cosas que te he prometido, las haré, —dijo Chen Manyao—. Seguiré investigando, y cuando tenga alguna información más específica, te lo diré de inmediato. Solo ten en mente que Du Lingfei probablemente ya está al tanto de tu presencia. —Y así, después de darle un último vistazo a Bai Xiaochun, se fue.

Bai Xiaochun permaneció allí en la entrada de su cueva de inmortal por un buen tiempo, incluso después de la partida de Chen Manyao, viendo como el sol se ponía sobre el horizonte, proyectando las sombras del anochecer, y viendo ese majestuoso mar dorado que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. A la vez, se quedó pensando en memorias de su pasado.

Dos horas después, calmó su corazón, inhaló profundamente y caminó de vuelta a su cueva de inmortal para meditar. A estas alturas ya no estaba tan tercamente empeñado en aprender la verdad sobre Du Lingfei como hacía varios años.

Pero pocos días después, aún se sentía algo inquieto. No solo seguía carcomiéndolo el asunto de Du Lingfei, pero sus problemas con el Conjuro de la Montaña Viviente lo seguían frustrando, y no podía dejar de pensar en lo que Montaña de Piedra le había dicho.

—Olvidarme a mí mismo, olvidar la montaña. Cuando despierte… seré la montaña, y la montaña seré yo… —Bai Xiaochun fruncía el ceño pensando. Aunque entendía estas frases, la palabra «olvidar» era claramente lo más importante.

Claro, era fácil hablar sobre olvidar algo, pero hacerlo de verdad era otra cosa completamente distinta, y en este momento, Bai Xiaochun no tenía idea de cómo hacerlo.

—¿Cómo me olvido…? —murmuró ansioso—. ¿Entrar en un trance? La técnica no dice nada específico sobre entrar en un trance… Ojalá hubiera una manera de simplemente decirlo, ¡y olvidar al instante! Eso sería perfecto. —En cuanto estas palabras salieron de su boca, se quedó pasmado repentinamente, y sus ojos se iluminaron con una luz extraña.

—Decir olvidar… y luego olvidar al instante… —Se lamió los labios con un brillo intenso en sus ojos y recordó sus Píldoras de Fantasía, después de consumirlas, inducían alucinaciones que hacían que uno se olvidara de la realidad.

—¡Cierto! —dijo dándose una palmada emocionado en la pierna, luego se puso de pie y empezó a caminar de un lado a otro dentro de su cueva de inmortal. Después pensar por un buen rato sacó una de sus Píldoras de Fantasía y la observó cuidadosamente. Poco después, su ceño permaneció fruncido, pensando en las extrañas expresiones que aparecían en el rostro de quienes la consumían, y luego empezó a preocuparse de cómo se vería él si la consumía.

—No, eso no funcionará. Ya que yo mismo la consumiré, tengo que ser mucho más cuidadoso. Necesito ajustar la fórmula para que sea específicamente apropiada para mí. —Después de pasar toda esa noche pensando, salió de su cueva de inmortal y fue al Gremio Extermina Diablos para conseguir los ingredientes necesarios.

Cuando el discípulo a cargo de los suministros vio que Bai Xiaochun se acercaba, le sonrió y se inclinó en saludo respetuosamente. Bai Xiaochun había visitado el Gremio Extermina Diablos bastante a menudo para conseguir los objetos que requería, la mayoría de los cuales los compraba a crédito. Era un arreglo que jamás había ocurrido antes en el Gremio Extermina Diablos, por lo que se había vuelto muy famoso.

—Necesito re-confeccionar esta píldora. Necesito una píldora que esté diseñada para mí, algo que no conlleve ningún peligro. Decir olvidar, y olvidar al instante, decir despierta, y despertar de inmediato. ¡Esta es la píldora que necesito! —Mientras más lo pensaba, más le parecía que tenía sentido. Por lo que sacó una gran cantidad de puntos de méritos para adquirir las plantas medicinales que necesitaba, y todas eran bastante poco comunes.

A medida que revisaba los objetos que tenía disponibles, alcanzó a ver repentinamente una planta espiritual particular que no poseía ninguna flor, sino que tenía siete hojas, cada una de un color distinto.

Y los ojos de Bai Xiaochun se iluminaron casi de inmediato y quedó boquiabierto al verla.

—¡¡Hierba de Siete Colores del Mar de Niebla!! —En la Secta Corriente Espiritual había leído sobre esta hierba de siete colores del mar de niebla en una tablilla de jade. Era una planta espiritual conocida por la niebla alucinógena que podía producir y usarse en píldoras medicinales psicodélicas. No solo era muy efectiva, pero no tenía ningún efecto secundario.

—¡Deme un poco de esa! —dijo emocionado mientras apuntaba a la hierba de siete colores del mar de niebla.

—Hermano Mayor Bai, la secta limita la venta de este tipo de planta medicinal. Solo la pueden comprar aquellos que estén entre las primeras 1.000 Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado.

—¿Eh? —dijo Bai Xiaochun abriendo la boca por la sorpresa. Pero aún después de vacilar un momento, no pudo contener su emoción por la planta, así que se fue volando de inmediato hacia el templo principal del Gremio Extermina Diablos.

Muchos discípulos del Gremio Extermina Diablos lo veían respetuosamente en el trayecto. Cuando venía aquí, usualmente caminaba por allí para alardear un poco, pero esta vez estaba tan emocionado que simplemente entró directamente al templo.

—Maestro de Gremio, —gritó incluso antes de llegar—, soy yo, Bai Xiaochun. ¿Podría solicitar una audiencia? —El Maestro Nube del Dao estaba montando guardia afuera del templo, y cuando vio que era Bai Xiaochun el que venía, le sonrió y le dejó pasar, permitiéndole entrar directamente al templo.

Feng Youde estaba sentado meditando al final del templo. Pero sus ojos se abrieron apenas vio que Bai Xiaochun entraba de prisa.

Forzó una sonrisa en su rostro y dijo, —¿En qué podría ayudarte Xiaochun…?

Bai Xiaochun había estado recientemente en el Desfiladero de Diez Mil Montañas, por lo que el Gremio Extermina Diablos había estado más tranquilo. Antes de eso, siempre venía a molestar a Feng Youde con una u otra cosa.

—Maestro de Gremio, —dijo Bai Xiaochun ansioso—, De verdad necesito un poco de hierba de siete colores del mar de niebla. ¿Será que usted tiene un poco? ¿Podría darme algunos tallos…?

Feng Youde sacó una tablilla de jade para revisar cuanta hierba de siete colores del mar de niebla quedaba en el Gremio Extermina Diablos. Pero después de un momento, le pasó un pequeño temblor en el rostro; a pesar de que la hierba de siete colores del mar de niebla no era una planta particularmente escasa, el suministro que tenían a la mano no era tan grande. Al Gremio Extermina Diablos solo le quedaban tres tallos. Y, además, considerando los efectos alucinógenos de la planta, solo podía ser manejado de manera segura por cultivadores que tuvieran base de cultivo relativamente altas. Por lo que la secta había impuesto limitaciones en su distribución.

Feng Youde suspiró y dijo, —Ah, no es gran cosa. Solo ve a buscar a alguien entre los primeros 1.000 de las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y pídele que la compre por ti.

En este momento, realmente sentía como si se hubiera convertido en el Protector Dao de Bai Xiaochun. No pudo sino contener la tristeza que había aparecido en su corazón, alzó su voz y dijo, —Maestro Nube del Dao, ¿podrías manejar esto por favor?

El Maestro Nube del Dao asintió y se puso en movimiento rápidamente.

Bai Xiaochun quedó conmovido de inmediato. Su propósito al venir a pedirle ayuda a Feng Youde, era precisamente hacer que alguien de entre los primeros 1.000 le comprara la planta.  Puso su brazo alrededor de los hombros del Maestro Nube del Dao y se lo llevó del salón rápidamente.

—Hermano Menor Bai, —dijo rápidamente el Maestro Nube del Dao—, El Gremio Extermina Diablos solo tiene unas pocas decenas de discípulos entre los primeros 1.000. Todos son Elegidos, así que obviamente son muy orgullosos y arrogantes. Así que cualquiera que acepte tu petición esperará algún tipo de compensación. —El Maestro Nube del Dao no tenía intención de ocultarle esto a Bai Xiaochun. Al ser el guardia de honor del Gremio Extermina Diablos, no solo no quería ofender a Bai Xiaochun, pero tampoco quería provocar a aquellos entre los primeros 1.000.

—¡No hay problema! —dijo Bai Xiaochun sacudiendo su manga. Si había algo que no le faltaba, eran justamente puntos de mérito. Ya estaba lleno de entusiasmo y se apresuró junto al Maestro Nube del Dao hacia una cueva de inmortal lejana.

Después de llegar a cierta distancia de la cueva, el Maestro Nube del Dao se detuvo para darle una explicación. —Esta es la cueva de inmortal del Hermano Menor Zhou. Ya está en la etapa avanzada de la Formación del Núcleo, y a pesar de no tener ni cien años de edad. Ya ha llegado a la porción verde del arcoíris, ¡consiguiendo el rango 777 entre las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado!

—El Hermano Menor Zhou es un verdadero Elegido, y es muy famoso en el Gremio Extermina Diablos. También tiene muchos seguidores entre los discípulos de rango más bajo. Vayamos a visitarlo. Pero recuerda ser muy cortés, y no vayas a hacer nada que lo ofenda. —El Maestro Nube del Dao decidió advertirle varias veces sobre esto, y Bai Xiaochun simplemente asintió una y otra vez. Sabía que estaba pidiendo un favor, así que sería mejor comportarse bien.

Antes de que ambos pudieran siquiera acercarse a la puerta, aparecieron tres cultivadores para bloquearlos. Estos tenían bases de cultivo profundas, pero una vez vieron que el Maestro Nube del Dao era quien se acercaba, se apartaron. Pero, aun así, después de llegar a la puerta, vieron que sin importar que tanto el Maestro Nube del Dao lo llamara, no había ni la más mínima respuesta.

—Supongo que el Hermano Menor Zhou no está en casa… —dijo el Maestro Nube del Dao de manera algo incómoda.

Bai Xiaochun frunció el ceño y abrió ligeramente su tercer ojo. En ese instante, pudo ver adentro de la cueva de inmortal. Allí había un joven sentado en un gran mueble, siendo atendido por varias sirvientas. Su rostro tenía una mirada de desdén y burla e ignoraba descaradamente a Bai Xiaochun y al Maestro Nube del Dao.

—No te preocupes Hermano Menor Bai, simplemente sigamos. La próxima cueva de inmortal le pertenece al Hermano Menor Chen. Es un amigo mío, así que debería ayudar con un pequeño asunto como este. —Bai Xiaochun estaba empezando a deprimirse, pero siguió al Maestro Nube del Dao hacia la segunda cueva de inmortal.

Al parecer, el Maestro Nube del Dao sí que era amigo de este Hermano Menor Chen, quien abrió la puerta de inmediato y les permitió entrar. Pero a pesar de que no los trató fríamente, tampoco los trató con mucha amabilidad. Después de que el Maestro Nube del Dao explicara la situación, el Hermano Menor Chen observó fríamente a Bai y dijo, —Lo haré cuando termine mi sesión de meditación aislada.

—¡Muchas Gracias Hermano Mayor Chen! —respondió Bai Xiaochun—. Por cierto, cuánto tardará tu…

—Dos años mínimo. Quizás cinco. —Dijo con un tono impaciente y haciendo que se fueran de su cueva de inmortal.

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Patriarca Luis Cortés! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga:
<