AWE – Capítulo 420

Modo Noche

Capítulo 420: ¡Me Menosprecian!

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de manera irritada, si no hubiera sido por el hecho de que el Maestro Nube del Dao estaba tirando de él para que se fuera, sin lugar a dudas hubiera empezado a discutir con este cultivador llamado Chen, quien simplemente se quedó viendo fríamente como se iban de la cueva.

Luego se escuchó un golpe fuerte, y la puerta se cerró. Poco después, una voz fría se escuchó desde la cueva. —¿No puedes esperar? ¡Entonces ve a retar las pruebas tú mismo!

—¡Está bien! —le rugió Bai Xiaochun enojado—. ¿Qué tienen de bueno los primeros 1.000 puestos de todos modos? Si no quieres ayudar, que así sea, ¡¡no tienes por qué ser tan cretino!!

El Maestro Nube del Dao sonrió amargamente e intentó confortar a Bai Xiaochun un poco. —Tranquilo Hermano Menor Bai. —dijo sacudiendo su cabeza—. Ah. Escucha, ¡todos los que están en los primeros 1.000 son los mejores Elegidos! No son el tipo de personas a las que puedas simplemente decirles que hacer. La secta los ve como figuras que serán importantes en el futuro, especialmente con un rango entre los primeros cientos. Por ejemplo, escuché que hace poco, Sima Feiru se apropió de todo un distrito de cultivo y no deja que nadie entre. Esto causó bastantes problemas, pero al final no se hizo nada al respecto. Y nadie quiere arriesgarse a ofenderlo.

Bai Xiaochun ya había escuchado antes de este Sima Feiru, y sabía que su rango estaba alrededor de los 90. Era un Elegido espectacular y dominante, no del Gremio Extermina Diablos, sino del Gremio del Santuario de la Secta.

Luego, para la frustración de Bai Xiaochun, el Maestro Nube del Dao lo llevó a la tercera ubicación y luego a la cuarta…

De las pocas decenas de cultivadores en el Gremio Extermina Diablos que estaban entre los primeros 1.000 puestos, la mayoría de estos se encontraban en meditación aislada. A medida que pasaban los días, ni un solo Elegido le había prestado atención a Bai Xiaochun y al Maestro Nube del Dao. Ambos eran simplemente ignorados o rechazados directamente. Aunque se podían ver expresiones diferentes entre los Elegidos, ninguno ocultaba la arrogancia que les llegaba hasta los huesos. Bai Xiaochun no podía haber estado más irritado.

—¡Son tan arrogantes como pollos de cola espiritual! —Ahora era el anochecer, y Bai Xiaochun se sentía furioso y humillado por la manera en la que había salido esta tarea tan aparentemente sencilla. De hecho, incluso sentía el impulso de simplemente entrar a las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado.

—Hermano Menor Bai, ah… falta uno más. Es más razonable que los demás, ¡¡así que definitivamente deberíamos poder lograrlo!! No te molestes. ¡Así es como son los Elegidos! Han luchado y se han abierto camino entre decenas de miles de personas para llegar a donde están ahora. ¡Piensa en el peligro involucrado! Es normal que sean un poco orgullosos y arrogantes… —El Maestro Nube del Dao había estado intentando calmar a Bai Xiaochun así durante todo el día. Aunque se sentía un poco avergonzado por lo ocurrido, también sentía un poco de desdén por Bai Xiaochun que dependía de Feng Youde para que le hiciera todo. Si realmente fuera habilidoso, ¿por qué no retaba las pruebas él mismo en vez de estar pidiendo ayuda?

Bai Xiaochun inhaló profundamente, contuvo lo triste que estaba y siguió al Maestro Nube del Dao hasta la última cueva de inmortal. Resultaba que este cultivador si era un poco más razonable. Después de escuchar su petición, le sonrió de inmediato.

—Ah, este es un asunto sencillo. En realidad, ya he hecho cosas como esta antes. Pero te cobraré una comisión para hacer de intermediario Hermano Menor Bai, he escuchado mucho de ti, ¡¡así que 1.000.000 de puntos de mérito bastará, y podré conseguirte esas plantas medicinales!!

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par. 1.000.000 de puntos de mérito no era algo que no pudiera pagar, pero la hierba de siete colores del mar de niebla que quería solo costaba un par de decenas de miles. ¿Y este tipo quería cobrarle 1.000.000?

Al ver la expresión de Bai Xiaochun, el cultivador sonrió, era una sonrisa de confianza y desdén. —¿Te parece costoso? ¿No quieres pagar? ¡Está bien! Si eres tan bueno, por qué no intentas entrar a las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. Si logras entrar a los primeros 1.000, entonces no necesitarás mi ayuda.

Bai Xiaochun intentó calmar su respiración, se dio la vuelta y se fue sin decir ni una palabra más. El Maestro Nube del Dao se apresuró detrás de él suspirando. Estaba preocupado de que Bai Xiaochun se volviera loco de ira, y se preparó para ofrecerle algunas palabras de consuelo. Pero a cierta distancia, Bai Xiaochun se detuvo y volteó a verlo.

—Muchas gracias por su ayuda el día de hoy Maestro Nube del Dao.

Después de vacilar por un momento, el Maestro Nube del Dao dijo, —Uhm… Escucha Hermano Menor Bai, aún podemos lograr que esto funcione. Vayamos a hablar con el maestro de gremio. Podrá emitir un decreto Dhármico y forzarlos a ayudarte, lo quieran o no.

Pero era obvio que Bai Xiaochun había notado esas miradas de desdén que el Maestro Nube del Dao había intentado ocultar durante el día. Así que le respondió apretando los dientes, —¡No hace falta!

Los ojos del Maestro Nube del Dao se abrieron ampliamente y respondió, —Quieres decir qué…

—¿Solo son los primeros 1.000 no? ¡Iré a retar las pruebas! —Sacudió su manga, se convirtió en un rayo de luz y salió disparado a su cueva de inmortal.

El Maestro Nube del Dao se quedó de pie viendo cómo se iba. Y después de un momento se rio suavemente. —Si realmente tienes lo que hace falta, ¿entonces por qué estabas pidiendo ayuda? Apuesto a que en unos días vendrás de nuevo a pedirle ayuda al maestro de gremio.

Después de volver a su cueva de inmortal, Bai Xiaochun descansó un rato y luego le envió un mensaje a sus Protectores Dao, solicitándoles que le consiguieran tanta información como pudieran sobre las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. Durante el mes siguiente, averiguó todo tipo de cosas y Bai Xiaochun incluso fue al Arcoíris de Innumerables Estrellas para observar a las personas que intentaban entrar a la lista de las superestrellas.

Después de que pasara medio mes. Bai Xiaochun finalmente se sintió lo suficientemente preparado. Apretó los dientes y dijo, —¿Solo son los primeros 1.000 no? ¿Qué tiene eso de especial? Cuando vuelva, ¡no hay dudas de que estaré entre los primeros 1.000!

Entonces empacó sus cosas con un brillo en sus ojos, y se dirigió al portal de teletransportación que llevaba al Arcoíris de Innumerables Estrellas y a las pruebas de las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado.

Las pruebas ocupaban casi un treinta por ciento del Arcoíris de Innumerables Estrellas, e independientemente de que fuera de día o de noche, la entrada casi siempre estaba hasta el tope de personas. Las personas entraban constantemente a las pruebas, y si alguien alguna vez lograba hacer que su estrella subiera de rango, las personas lo notaban de inmediato y se ponían celosas.

La entrada a la prueba era una puerta de un color negro verdoso y muy antigua, de 3.000 metros de altura y con un sinfín de símbolos mágicos muy profundos allí tallados, estos emanaban una luz muy rara y una presión tremenda.

A ambos lados de la puerta había unas enormes estatuas, pero no eran de cultivadores, sino de bestias gigantescas parecidas a leones, de apariencia totalmente salvaje y feroz.

La puerta solo se abría un poco, una rendija que se veía muy pequeña a lo lejos, pero en realidad tenía varias decenas de metros de ancho, lo que permitía que hubiera mucho espacio por donde entrar. Cuando Bai Xiaochun llegó, vio a un tipo apuesto con una túnica de Daoísta verde que volaba sobre una nube camino a la entrada.

Cuando los demás cultivadores de la zona lo vieron, empezaron a gritar asombrados.

—¡Ese es Zhao Yidong del Arcoíris del Cuadrante Estrellado! ¡El Hermano Mayor Zhao!

—¡No hay dudas de que esta vez el Hermano Mayor Zhao definitivamente entrará a los primeros 1.000!

—Sí, eso es lo que pensaba. El Hermano Mayor Zhao es un Elegido del Arcoíris del Cuadrante Estrellado, y un miembro del Gremio de Centinelas del Mar. Llegó a los primeros 5.000 la primera vez que entró a la prueba. La segunda vez, llegó a los primeros 3.000. Y la tercera vez llegó al puesto 1.500. Esta es la cuarta vez, ¡y creo que definitivamente llegará a los primeros 1.000!

Mientras gritaban asombrados, la estrella que representaba al Hermano Mayor Zhao se iluminó allí en la sección verde, haciendo que aún más personas le prestaran atención.

Mientras todos se centraban en Zhao Yidong, Bai Xiaochun inhaló profundamente y se dirigió a la puerta. Prácticamente nadie se percató de su presencia; todos querían ver si Zhao Yidong lograría llegar a los primeros 1.000.

Los distintos puntos que separaban a las personas en la prueba eran, el puesto 10.000, luego el puesto 1.000, el 500 y el 100. Además, avanzar a un nivel más alto conllevaba unas recompensas mucho mayores.

Subir de rango entre las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado era una de las maneras de hacerse famoso. Estar entre los primeros 10.000 ya era un motivo para enorgullecerse, ¡pero solo entrando a los primeros 1.000 podría uno ser considerado un verdadero Elegido de los Gremios!

Quienquiera que llegara a los primeros 500, sería considerado un Elegido de todo su Cuadrante. Y después de eso venían los primeros 100. ¡Aquellos que llegaban este nivel eran considerados las verdaderas superestrellas de toda Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado!

¡Yo también puedo hacerlo! —pensó Bai Xiaochun con un brillo de determinación en sus ojos. Debido a lo que acababa de vivir en el Gremio Extermina Diablos, y debido a la atmósfera apasionada que lo rodeaba, el corazón de Bai Xiaochun ya estaba empezando a palpitar de emoción. Se sentía repentinamente como en sus días en la Condensación de Qi, cuando estaba retando las lápidas de piedra con las pruebas sobre plantas y vegetación.

Después de esto, salió disparado por esa rendija de la puerta, y en solo un abrir y cerrar de ojos llegó adentro. Pudo escuchar unos estruendos intensos en sus oídos, y no podía ver nada claramente era como si un gran número de imágenes estuvieran centelleando frente a él. Todo estaba borroso, casi como si el mundo entero se hubiera puesto de cabeza.

Una gran fuerza empezó a arrastrarlo, una que se había convertido en una presión increíble al combinarla con el poder de la teletransportación que estaba siendo ejercido por la puerta, ¡era como si una enorme mano lo estuviera agarrando y arrojándolo a otra dimensión!

Su cuerpo entero estaba temblando, y su rostro se puso totalmente pálido; esta era la primera vez que vivía una teletransportación tan intensa. De no ser por el poder de su base de cultivo, quizás habría temblando hasta colapsar.

Aunque de hecho, todos los que tomaban la prueba sentían esto. La verdad era que quienquiera que no lograra manejar la presión sería expulsado; ¡la prueba de fuego ya había comenzado con esta teletransportación!

A medida que su visión se aclaraba nuevamente, una ráfaga de calor impactó su rostro, y por el aroma que pudo percibir, incluso se empezó a preguntar si se le estaba quemando el cabello. Decidió retroceder varios pasos rápidamente y luego observó a su alrededor para descubrir que se encontraba en un mundo cuyos límites estaban conformados por unos gigantescos riscos carmesíes.

Bajo esos riscos había un mar de lava que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. El fuego era intenso y la roca derretida surgía por todos lados, haciendo que unos sonidos estruendosos resonaran por doquier.

También había muchas bestias salvajes que salían volando del risco e intentaban avanzar a lo lejos.

Pero la mayoría eran calcinadas por las llamas y terminaban hechas ceniza y siendo consumidos por el mar de lava.

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Patriarca Luis Cortés! ¡Muchísimas Gracias!