AWE – Capítulo 423

Modo Noche

Capítulo 423: Sin Parar

En este momento, Bai Xiaochun estaba a solo unos 3.000 metros de la salida de la prueba de fuego naranja. Tomando en cuenta la velocidad de la que era capaz, solo le tomaría un pequeño esfuerzo avanzar hasta la prueba amarilla.

De hecho, había muchos otros discípulos en la zona que a pesar de dar su mejor esfuerzo, no podían pasar a través del viento y las habilidades divinas para llegar al lugar donde estaba él de pie.

Muchos estaban sorprendidos al ver que había llegado tan rápido, pero ninguno le prestaba mucha atención. Al fin y al cabo, estaban centrados en su propia situación; un segundo de distracción podría hacer que terminaran muertos.

Debido al peligro tan intenso, todos los demás discípulos estaban básicamente arriesgando su vida.

La diferencia entre los demás discípulos y Bai Xiaochun, quien simplemente estaba de pie viendo como peleaban los golems era demasiado obvia, y algunos de los cultivadores de afuera que aún lo veían quedaron algo sorprendidos.

—¿Qué le pasa a este Bai Xiaochun? No hizo nada especial en esta sección, pero sí que avanzó bastante rápido. ¿¡Por qué no va a la salida y termina con esto!?

—Este tipo es bastante sorprendente, ya está en los primeros 10.000 una vez que llegue a la sección amarilla del arcoíris, ¡estará automáticamente entre los primeros 5.000!

—Pero, ¿qué está haciendo ahí de pie?

Los cultivadores que lo veían afuera estaban confundidos, Bai Xiaochun aún estaba intentando decidir qué hacer. Permanecía allí de pie, a medida que los distintos aspectos clave sobre el Conjuro de la Montaña Viviente eran despejados de su mente, y con cada segundo que pasaba, podía ver más claramente que esta era una oportunidad que no podía dejar pasar.

Lamentablemente para él, su sentido divino estaba muy restringido en esta prueba de fuego, solo podía extenderlo a unos cientos de metros. Así que solo podía ver a los gigantes a simple vista, y esto era como verlos a través de un velo.

—Si pudiera acercarme un poco y observarlos con mi sentido divino… ¡entonces estoy seguro de podría entender mucho mejor a estos golems de piedra! —Ya tenía los ojos inyectados de sangre, empezó a caminar de un lado a otro por un momento, apretando los dientes intentando decidir qué hacer, hasta que dijo. —Bueno, si pasa lo peor, ¡puedo usar el colgante de jade para irme!

Y entonces se puso en movimiento, pero no hacia la salida, ¡sino todo lo contrario!

Todos los que lo veían quedaron totalmente sorprendidos de inmediato, pero antes de que alguno pudiera gritar de asombro, Bai Xiaochun se convirtió en un rayo de luz que avanzó velozmente por el suelo de la prueba de fuego naranja. Todos los demás cultivadores que estaban adentro se quedaron viéndolo con los ojos bien abiertos.

—¿Qué está haciendo…?

Al mismo tiempo, Bai Xiaochun avanzaba como un rayo, dirigiéndose directamente hacia los golems de piedra, y luego sin bajar la velocidad ni un momento, empezó a subir por la pierna del que tenía más cerca.

A lo lejos, Bai Xiaochun se veía como un insecto diminuto comparado a ese gigantesco golem de piedra. Pero era extremadamente ágil, y logró brincar velozmente hasta la espalda del gigante. Eventualmente alcanzó un lugar que sobresalía entre las rocas, y allí fue capaz de sentarse de piernas cruzadas a pesar del movimiento del gigante, y entonces pudo enviar su sentido divino para observarlo.

A estas alturas, todos los demás estaban boquiabiertos por el asombro; tanto en la prueba de fuego, como la audiencia de afuera que veía lo que pasaba en esas pantallas proyectadas…

—Qué… ¿saltó sobre el gigante?

—¿¡Acaso este Bai Xiaochun está loco!?

—Esperen… ¿va a empezar a practicar su cultivo? ¡Cielos! ¿Qué diablos está pensando? La mayoría intenta salir de ahí tan rápido como sea posible. Pero este tipo volvió, y ahora está llegando al punto de ponerse a cultivar. Esta es una prueba de fuego, ¡no un lugar para cultivar! —Las acciones de Bai Xiaochun una vez más estaban causando una gran conmoción, tanto afuera como adentro de la prueba de fuego.

Mientras tanto, la estrella de Zhao Yidong ya no era el blanco de tanta atención. Las acciones de Bai Xiaochun estaban causando una gran conmoción en la audiencia a pesar de estar solo en la prueba de fuego naranja.

A medida que pasaba el tiempo, las noticias seguían divulgándose entre los miembros de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y cada vez había más personas viendo lo que ocurría.

Song Que, por su parte, estaba en medio de una sesión de meditación, cuando su bolso de almacenamiento empezó a vibrar repentinamente. Abrió sus ojos y sacó una tablilla de jade de adentro que contenía un mensaje corto de uno de sus amigos. Después de escanearlo, se le abrieron los ojos de par en par y se puso de pie de golpe.

—¿¡Bai Xiaochun!? —Salió velozmente sin dudar ni un segundo y fue a ver la sección naranja del arcoíris que estaba arriba de él. Después de descubrir una estrella particularmente brillante, se centró en ella, y poco después, el nombre de Bai Xiaochun apareció en su mente.

Conforme el asombro y la conmoción se extendían, Bai Xiaochun estaba adentro de la prueba de fuego, esforzándose lo más posible para mantenerse fijo sobre la espalda del gigante. Soportaba los intensos vientos, a medida que enviaba su sentido divino para ver la estructura interna del golem de piedra.

¡Este era el lugar más apropiado para estudiar este golem de piedra!

—Para fusionarte con la montaña, —murmuró—, ¡tienes que entenderla primero! —Dicho esto, se puso de pie, y empezó a escalar aún más entre las grietas que estaban en la espalda del gigante de piedra. Durante todo el trayecto el golem estaba luchando ferozmente con su oponente, moviéndose de un lado a otro y creando unos sonidos estridentes capaces de desgarrar los Cielos y arrasar la tierra.

Bai Xiaochun casi sale disparado varias veces, especialmente cuando el otro golem de piedra logró asestar un gran golpe sobre el que estaba escalando Bai Xiaochun, e hizo que todo a su alrededor se sacudiera violentamente.

En otra ocasión, el gigante de piedra usó un puñetazo que convocó una habilidad divina, y Bai Xiaochun terminó tosiendo sangre. A pesar de estar más o menos oculto en la espalda del gigante, aun así pudo sentir como sus órganos internos vibraban hasta casi colapsar.

Y sin embargo, sus ojos estaban llenos de determinación. Se aferró con fuerza a la superficie rocosa, y envió su sentido divino de nuevo para entender mejor al golem de piedra.

Todos los que veían esta escena estaban boquiabiertos, e incluso los dos gigantes de piedra lo habían notado. Pero aparte del brillo extraño que apareció en sus ojos, no hicieron nada particular y siguieron con su pelea de manera normal.

Mientras tanto, en otro lugar del Arcoíris de Innumerables Estrellas, afuera del Desfiladero de Diez Mil Montañas. Montaña de Piedra estaba sentado de piernas cruzadas sobre la misma gran roca de color negro verdoso. Sus ojos se abrieron lentamente, y volteó en dirección a las pruebas de las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, su mirada se posó sobre la estrella de Bai Xiaochun que estaba en la porción naranja del arcoíris. Y gradualmente, una luz extraña llenó los ojos de este hombre y una sonrisa apreció en su rostro.

—Eso sí que es astuto, —murmuró en voz baja.

De vuelta en la prueba de fuego naranja, Bai Xiaochun inhaló profundamente y siguió escalando por la espalda del gigante. A estas alturas, comprendía muy bien la composición interna de esta gigantesca criatura de piedra, solo le faltaba la cabeza. Pero claro, esta era la región más peligrosa de todas. Pero Bai Xiaochun en este momento estaba inmerso en su Conjuro de la Montaña Viviente, más o menos del mismo modo en el que a menudo se quedaba inmerso en su confección de medicina. Una vez más estaba poseído con esa aparente falta de temor a la muerte a medida que se elevaba más y más, incluso en medio del feroz combate de los dos golems de piedra.

Incluso salieron un par de alas de su espalda las cuales lo impulsaron velozmente, y usó su Embestida Sacude Montañas y los Tendones Imperecederos de su pierna izquierda. Se escucharon varios estallidos sónicos y una serie de imágenes residuales se formó detrás de él a medida que salía disparado a toda velocidad hacia la cima, camino a la cabeza del gigante de piedra. Allí el viento era increíblemente intenso, haciéndole casi imposible mantenerse firme, pero se aferró a uno de los cabellos que sobresalían sobre la cabeza del gigante, y luego envió su sentido divino para explorarlo completamente.

Al parecer, a este golem de piedra no le agradaba que se estuvieran metiendo en su cabeza. Frunció el ceño, e intentó sacudir su cabeza hacia a un lado, haciendo que surgiera un viento muy violento en la prueba de fuego. Casi al instante, los demás cultivadores dentro de la prueba de fuego empezaron a dejar salir gritos agonizantes y a aplastar rápidamente sus colgantes de jade para teletransportarse.

Bai Xiaochun finalmente llegó a su límite y salió volando de la cabeza del gigante. Pero al mismo tiempo, el enorme golem de piedra movió su gigantesca mano hacia Bai Xiaochun, casi del mismo modo en la que un humano haría para intentar atrapar a una mosca en el aire.

Cuando Bai Xiaochun vio esa enorme mano que cubría todo su campo de visión, sus ojos repentinamente se iluminaron con comprensión.

—¡Fusión espiritual! —rugió Bai Xiaochun, sus manos destellaron con un gesto de conjuro de dos manos y usó las técnicas de fusión espiritual que describía el Conjuro de la Montaña Viviente. Ya había intentado esto muchas veces en el Desfiladero de Diez Mil Montañas, y siempre fallaba. Pero esta vez, sintió repentinamente algo en su mente, una especie de conexión con este gigantesco golem de piedra.

Era una conexión única e indescriptible, casi como si sus emociones se estuvieran uniendo a las del gigante. Podía sentir lo antiguo que este era, y podía sentir su furia, su locura y su amargura. También podía sentir lo mucho que odiaba este mundo, y especialmente a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado.

Bai Xiaochun se estremeció, y le ocurrió lo mismo al golem de piedra. Sus ojos brillaron con una luz intensa y se quedó viendo a Bai Xiaochun, repentinamente, en vez de intentar agarrar a Bai Xiaochun, ¡le dio un suave golpe con la mano!

En ese instante Bai Xiaochun salió volando por el aire, ¡dando vueltas hasta la salida de la prueba de fuego naranja!

Bai Xiaochun apenas logró abrir la boca antes de entrar al rango de la teletransportación hacia la salida, y fue absorbido hacia la prueba de fuego amarilla. En los momentos antes de desaparecer, volteó a ver a los dos gigantes de piedra y se dio cuenta de que lo estaban mirando.

Poco después, los sonidos de estruendos intensos reanudaron. Al parecer, este combate continuaría por toda la eternidad. ¡No descansarían hasta morir!

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡Santiago Meléndez Reyes! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga: