AWE – Capítulo 49

Modo Noche
Capítulo 49: El Clan Luochen.
 

A pesar de que Feng Yan había estado en muchas misiones fuera de la secta, esta era su primera vez viajando tan lejos. Incluso se le puso la piel de gallina después de lo que acababa de pasar, sin mencionar a Du Lingfei, quien estaba petrificada.
 
Por suerte, ninguna de las criaturas increíblemente poderosas que se encontraron mostró algún interés en atacarlos. Como mucho, los mirarían curiosamente. Aparentemente, el aura que emitían los tres hacía que tales criaturas se alejaran de ellos.
 
Bai Xiaochun le dio la impresión de que esto era porque eran discípulos de la Secta Corriente Espiritual. Aunque esta área estaba muy lejos de la secta, aún era dentro de su esfera de influencia.
 
A pesar del miedo que sentía el grupo, continuaron adelante. Después del primer mes de viaje, contactaron a la secta en el día programado, informándolos de su localización actual. Lo mismo pasó después del segundo mes. Fue más o menos en ese tiempo que alcanzaron el área de las Montañas Estrella Caída el cual era el límite del territorio de la Secta Corriente Espiritual.
 
Durante el camino, Feng Yan había considerado atacar en secreto a Bai Xiaochun, pero las cosas que estaba viendo en el viaje lo hicieron perder confianza. No estaba de humor para luchar, y sumado a eso lo cauteloso que era Bai Xiaochun, y lo cerca que se le pegaba a Du Lingfei, Feng Yan estaba simplemente demasiado aprensivo, y no podía encontrar una oportunidad de hacer su movida. Al final, fue forzado a simplemente esperar su momento.
 
Cuando Feng Yan veía a Bai Xiaochun, un destello siniestro imperceptible podía ser visto en sus ojos.
 
“Así que, realmente está determinado a matarme, huh….” Pensó Bai Xiaochun estrechando sus ojos. “Me odia tanto….” Bai Xiaochun se estaba preocupando. Era una persona perceptiva, y ahora estaba muy seguro de lo que estaba pasando por la cabeza de Feng Yan.
 
Las Montañas Estrella Caída eran una cadena montañosa que pasaba de norte a sur. Parecían interminables, como un enorme dragón durmiente que dividía las tierras.
 
De hecho, incluso el cielo se veía diferente sobre las montañas. Casi como si estuviera teñido de sangre.
 
De acuerdo a las leyendas, hace muchos años, una estrella había caído de los cielos y chocó contra la tierra, causando que algunas de las tierras colapsaran, y otras partes se elevaran en la forma de esta cadena montañosa.
 
Las montañas estaban cubiertas de una densa jungla y llena de bestias salvajes. Sin embargo, numerosos tipos de plantas y vegetación podían encontrarse allí. Debido a esto, siempre había cultivadores dispuestos a ir y afrontar el peligro, a pesar de lo aterrador que podía parecer.
 
“Estas son las Montañas Estrella Caída.” Dijo Du Lingfei. El largo viaje la había dejado exhausta, así que alcanzar a ver su destino después de todo este tiempo hizo que dejara salir un suspiro de alivio.
 
“El último mensaje enviado a la secta por el Hermano Menor Hou vino de esta área.” Dijo Feng Yan, sacando un dispositivo mágico de su bolsa de posesión: una Brújula Feng Shui.
 
La Brújula Feng Shui tenía una aguja de plata en ella, la cual estaba en este momento dando vueltas en círculos.
 
“De acuerdo a las reglas de la secta, los discípulos en misiones en el exterior  se supone que notifiquen a la secta su localización una vez al mes. Esta Brújula Corriente Espiritual debería ayudarnos a localizar la última posición conocida del Hermano Menor Hou.” Mientras hablaba, la aguja de plata en la brújula Feng Shui repentinamente apuntó a una dirección particular.
 
“¡Lo tengo!” Dijo Feng Yan poniéndose en movimiento. La expresión de Du Lingfei vaciló mientras lo siguió por detrás.
 
Bai Xiaochun observó las Montañas Estrella Caída, y la gruesa vegetación que las cubría. Era un mar de plantas, dentro del cual podía escucharse los sonidos de distintas bestias. Incluso el rugido ocasional resonaba.
 
Bai Xiaochun tenía una expresión muy seria en su rostro mientras activaba el escudo de su colgante de jade. Con esto en su lugar, ni siquiera la más mínima brisa lo pasaría sin que se diera cuenta. Solo entonces siguió con cautela detrás de Feng Yan.
 
Feng Yan y Du Lingfei avanzaron sin pasar por un momento, acelerando por las Montañas Estrella Caída hasta que se encontraron en un profundo valle. El valle estaba lleno de árboles que había crecido juntos por tantos años que sus ramas estaban todas entrelazadas. La complicada y enredada corteza le añadía el efecto; Si fuera de noche, la escena sería extremadamente aterradora.
 
Después de proceder por el valle por dos horas, repentinamente se detuvieron. Feng Yan bajó a ver la brújula Feng Shui, la aguja del cual estaba apuntando a un árbol con el tronco tan amplio que diez personas podrían darle la vuelta con los brazos extendidos.
 
Feng Yan miró a Bai Xiaochun y luego apuntó al enorme árbol. “Hermano Menor Bai, por favor ve a investigar.”
 
Bai Xiaochun dudó por un momento, luego observó el árbol. Al ver nada inicialmente sospechoso, le dio un toque al colgante de Jade guindando de su cadera, haciendo que el escudo verde se hiciera un poco más fuerte. También colocó algunos talismanes de papel sobre su cuerpo antes de acercarse finalmente.
 
“¡¿Tan asustado de morir, y sin embargo aún quieres practicar el cultivo?!” Du Lingfei dejó salir un frio bufido. Nunca le había agradado Bai Xiaochun, así que a pesar de que ella misma estaba asustada de los peligros que habían presenciado, verlo tan increíblemente aterrado de morir la hizo verlo con desdén aún más.
 
Bai Xiaochun no tenía tiempo de preocuparse por Du Lingfei. Acercándose cautelosamente al árbol, notó una porción de corteza que parecía haber crecido recientemente. Sacando una espada voladora, cortó esa porción del árbol y encontró una tablilla de jade escondida dentro.
 
Después de sacar la tablilla de jade del árbol, Bai Xiaochun la escaneó con su sentido divino, después de lo cual su expresión vaciló, y le arrojó la tablilla a Feng Yan.
 
Dentro de la tablilla de jade, había una sola pieza de información.
 
He encontrado algunas pistas, y voy al Clan Luochen para obtener pruebas….
 
Después de verlo por un momento, Feng Yan frunció el ceño, y luego le pasó la tablilla de jade a Du Lingfei. Ella lo miró después de lo cual su expresión se puso seria.
 
“El Clan Luochen….” Murmuró después de un largo rato. Luego se volteó a mirar más profundo en las Montañas Estrella Caída.
 
Estas montañas eran muy grandes, y llenas de numerosos recursos naturales. Considerando que este lugar estaba en el borde mismo del territorio de la Secta Corriente Espiritual, donde limitaba con el territorio de la Secta Corriente de Sangre, era natural que la Secta Corriente Espiritual tuviese el área bajo guardia. Estos guardias no eran más que… El Clan Luochen.
 
El Clan Luochen era un clan relativamente grande, el cual había montado guardia en las Montañas Estrella Caída por miles de años. Cada generación del clan tenía Patriarcas en el Establecimiento de la Fundación. Hablando en general, la mera amenaza que posaban tales personas era más que suficiente para ayudarlos en sus labores de guardia.
 
De hecho, las instrucciones de la misión incluso decían que hicieran contacto con el Clan Luochen si se encontraban en peligro.
 
Sin embargo, la tablilla de jade de Hou Yunfei parecía indicar que el Clan Luochen… Era a donde se había estado dirigiendo para encontrar algún tipo de evidencia. Después de eso fue que perdió contacto.
 
“¿Qué piensan chicos?” Preguntó Feng Yan. “¿Deberíamos ir a revisar el Clan Luochen?” Feng Yan miró casualmente a Bai Xiaochun y Du Lingfei.
 
Bai Xiaochun dijo inmediatamente, “Hermano Mayor Feng, Hermana Mayor Du, habiendo encontrado esta tablilla de jade, nuestra misión esta completada…. Deberíamos poner la seguridad ante nada. ¿Cuál es el punto de seguir?” El lugar entero hacía sentir a Bai Xiaochun como si una presión invisible estuviera aplastándolo.
 
Du Lingfei dudó por un momento. Si regresaban ahora, solo serían capaces de adquirir la cantidad mínima de puntos de mérito. Sin embargo, si investigaban más, podrían ser capaces de obtener más.
 
Feng Yan podía ver que Du Lingfei estaba dudando, y frunció el ceño, pensando en cómo regresarse ahora podría reducir sus oportunidades de matar a Bai Xiaochun.
 
Después de un momento, dijo, “Pienso que deberíamos ir al Clan Luochen y mirar alrededor. Pasamos todo el camino hasta acá, ¿Cómo podemos simplemente regresarnos ahora? Después de encontrar que le pasó exactamente al Hermano Mayor Hou, quizás podríamos incluso obtener alguna ayuda del Clan Luochen para encontrarlo. Si lo hacemos, nos recompensarán con muchos más puntos de mérito.
 
“Además… Mientras no vayamos a lo profundo de las Montañas Estrella Caída, deberíamos estar relativamente seguros. Por otra parte, si estas preocupado por el Clan Luochen, no te olvides que todos los clanes de cultivadores en el territorio de la Secta Corriente Espiritual tienen sellos especiales colocados en su sangre haciendo imposible que se vuelvan traidores. ¿Cómo podrían posiblemente tratarnos con alguna falta de respeto?” Después de terminar de hablar, Feng Yan pasó su mirada lentamente hacia Du Lingfei.
 
Ella asintió. Después de todo, lo que decía tenía sentido. “Muy bien. Iremos al Clan Luochen a dar un vistazo. Quién sabe, quizás el Hermano Menor Hou salió del Clan Luochen, y luego fue que despareció.”
 
Viendo que había aceptado, Feng Yan sonrió. Luego se volteó a ver a Bai Xiaochun y su mirada se puso un poco más fría.
 
Frunciendo el ceño, Bai Xiaochun preguntó: “Ya completamos la misión, ¿Por qué arrastrarnos a otros asuntos?”
 
“Si estás tan asustado, entonces simplemente no vengas.” Du Lingfei dijo ignorando a Bai Xiaochun mientras partía.
 
“Hermano Menor Bai,” dijo Feng Yan, “Soy responsable de evaluar nuestro desempeño en esta tarea. Se supone que tomemos nuestras decisiones de manera unánime. Si no vienes con nosotros, será difícil que haga mi evaluación.” Con una sonrisa enigmática, empezó a seguir a Du Lingfei. En su opinión, Bai Xiaochun seguramente vendría. Si no lo hacía, Du Lingfei sería capaz de corroborar el hecho de que había cometido un abandono de su deber. Cuando esto pasara. La Sala de la Justicia seguramente no dejaría las cosas pasar.
 
El rostro de Bai Xiaochun se oscureció, y su sangre empezó a hervir en sus venas mientras observaba con los ojos inyectados de sangre a Feng Yan alejándose. Podría estar asustado de la muerte, pero a este punto, estaba llegando a la conclusión de que necesitaba tomar control de la situación. Solo ajustando las cosas con Feng Yan podía asegurarse de que su propia posición estuviera estable.
 
“Feng Yan, ¡Estás forzando mi mano!” Mensó. Después de pararse allí con reserva por el tiempo de algunos respiros, bajó su cabeza por un momento, y luego avanzó para seguir a Du Lingfei y Feng Yan. Pronto, desaparecieron en la jungla.
 
Cuatro horas después, aún procedían por el camino. La noche estaba cayendo, y el sol se estaba poniendo, haciendo que la jungla lentamente se pusiera más y más oscura.
 
“¡Llegamos!” Feng Yan dijo repentinamente. Los tres dejaron de caminar y miraron dentro de la jungla. Adelante, había menos árboles y numerosas rocas enormes de piedra caliza podían verse sobresaliendo del suelo.
 
Numerosos patios de residencias eran visibles, los cuales estaban organizados para formar una mansión más grande que aparentemente podía contener cientos de personas. A esta hora del anochecer un clan normalmente estaría en su momento más activo, pero inesperadamente, la mansión estaba completamente oscura y tranquila. Considerando la oscuridad del cielo, el lugar entero parecía casi abandonado.
 
La única luz la proveían dos lámparas que colgaban de la puerta principal. A pesar de que no había viento, las dos lámparas se balanceaban de un lado a otro, proyectando sombras parpadeantes en los leones guardianes de piedra debajo de ellas.
 
La escena hizo que los rostros de Feng Yan y Du Lingfei vacilaran.
 
En cuanto a Bai Xiaochun, tan pronto pasó sus ojos sobre la mansión, una sensación de peligro inminente surgió en su corazón. Se sentía como si cada centímetro de carne en su cuerpo quisiera gritar.
 
“Algo no está bien sobre…” Dijo Feng Yan, su corazón palpitando fuertemente. Sin embargo, antes de que pudiera terminar de hablar, la puerta principal se abrió completamente, y un viento vil sopló hacia afuera. Al mismo tiempo, una figura emergió silenciosamente por la puerta.