AWE – Capítulo 5

Modo Noche

Capítulo 5: ¿Qué pasa si pierdo mi pobre e insignificante vida?

Después de esperar lo que parecía por siempre, nada inusual ocurrió. Bai Xiaochun observó pensativo los patrones en el wok de tortuga, luego miró a la estufa. No quedaba nada de madera, solo cenizas, así que se fue, para regresar unos minutos después con algo más leña.

La leña para uso personal no era muy común en Los Hornos, así que se vio forzado a buscar al Gran Gordito Zhang para hacer un pedido especial por un poco más.

Después de encender el fuego, Bai Xiaochun una vez más se concentró en el primer diseño del wok de Tortuga. Mientras la leña ardía, el diseño se iluminó. El corazón de Bai Xiaochun empezó a latir con emoción, y de repente, la espada de madera empezó a brillar con una luz plateada deslumbrante.

Retrocedió algunos pasos, después de los cuales, la luz lentamente se desvaneció, una sensación penetrante empezó a emanar desde dentro del wok.

Tomó un respiro profundo y se acercó cuidadosamente al wok. La espada de madera, justo como el grano de arroz espiritual, ahora tenía un diseño plateado en ella, ¡El cual gradualmente se decoloró a un color plateado profundo!

La espada parecía distinta de antes. A pesar de que aún estaba hecha de madera, ahora parecía más como si estuviera hecha de metal. Los ojos de Bai Xiaochun se iluminaron y cuidadosamente sacó la espada del wok. Se sentía más pesada y emanaba cierta frialdad.

“¡Funcionó! ¡Mi primer refuerzo espiritual en la espada de madera funcionó!”

En cuanto al arroz spiritual, decidió comérselo poco a poco por un periodo de tiempo. También sería cuidadoso de no dejar a nadie ver la espada de madera. Como medida adicional, se le ocurrió la idea de pintar por encima del diseño brillante de alguna manera.

Finalmente, puso en orden su habitación, y salió despreocupadamente, como si nada inusual hubiera ocurrido. Durante los próximos días, obtuvo algunos materiales líquidos de Los Hornos los cuales uso para pintar la espada, haciéndola ver brillante y colorida, aunque algo espantosa. Lo más importante es que el diseño espiritual estaba lo suficientemente cubierto para que no fuera obvio. Al final, Bai Xiaochun asintió con satisfacción.

Mientras los días pasaban, Bai Xiaochun se acostumbró a la vida en Los Hornos como pez en el agua. Rápidamente se integró con los demás Hermanos mayores, y se familiarizó con el trabajo allí. Pronto descubrió que diferentes tipos de fuego eran necesarios para cocinar diferentes alimentos espirituales. De hecho, los diferentes tipos de fuego se describían en términos de su color, había llamas de un solo color, llamas de dos colores y así sucesivamente. La leña que usó anteriormente para calentar el wok de tortuga era leña unicolor.

El Gran Gordito Zhang, se le tomo cariño particularmente a Bai Xiaochun, y se encargó de él de manera especial. Además, justo como había dicho, después de unos meses Bai Xiaochun estaba empezando a ganar peso.

Ya no era el chico flacuchento que había sido al unirse a la secta. Estaba más gordo, pero al mismo tiempo, su piel estaba más limpia y clara que antes. También se veía más inofensivo que nunca, y claramente se acercaba al punto de merecer el título de Noveno Gordito Bai.

También experimentó la hora especial de bocadillos en más de una ocasión. Sin embargo, lo que más frustraba a Bai Xiaochun era que, a pesar de ganar peso, su cultivo parecía progresar más lento que nunca. Eventualmente, dejó de preocuparse por eso y pasaba la mayor parte de su tiempo comiendo y bebiendo con sus Hermanos mayores.

Además, el Gran Gordito Zhang le enseñó más de la secta en general. Aprendió que los discípulos de la secta estaban divididos en Internos y Externos. Cualquier sirviente que pudiera practicar su cultivo hasta el tercer nivel de Condensación de Qi, sería capaz de desafiar las pruebas de fuego, los cuales eran caminos que existían en los distintos picos de montaña de la secta. Cualquier sirviente que pasara la prueba podría unirse a la respectiva montaña como discípulo de la Secta Externa. Solo siendo un discípulo de la Secta Externa podía uno ser considerado realmente parte de la Secta Corriente Espiritual.

Sin embargo, lograr tal hazaña podría contar como un estupendo logro, y sería equivalente al viejo dicho del “pez saltando sobre la puerta del dragón” (1). Solo los tres mejores competidores en las pruebas de fuego mensuales sería aceptado, lo que significa que el número de discípulos que podía unirse a la Secta Externa era limitado.

En un día en particular, el Séptimo Gordito le tocaba salir a comprar suministros, pero terminó ocupado con otros asuntos. Por lo tanto, el Gran Gordito Zhang llamó a Bai Xiaochun, y le dijo que tomara el lugar del Séptimo Gordito. Bai Xiaochun dudó por un momento, recordando el incidente con Xu Baocai hacía unos meses. Aunque probablemente no era nada por lo que preocuparse, no podía quitarse la ansiedad. Antes de salir, volvió a su habitación y cogió ocho cuchillos de carnicero (2). Y también se puso seis abrigos de cuero grandes. Para cuando terminó de vestirse realmente parecía una pelota.

Sin embargo, también se sentía mucho más seguro. Lo cual era algo importante. Lo último que hizo fue amarrar el wok a su espalda, haciéndolo sentir bastante seguro. Caminó fuera de Los Hornos y bajando la montaña.

Mientras caminaba por los caminos de piedra caliza verdes de la secta, miraba alrededor a los hermosos edificios y patios, y empezó a sentirse más orgulloso que nunca.

“¡Como vuela el tiempo!” Reflexionó juntando sus manos en su espalda. “La vida es como un sueño. Yo, Bai Xiaochun, tan solo he pasado unos meses practicando el cultivo. Sin embargo, al pensar en el mundo mortal,  y mi vida en la aldea, se me aguan los ojos.” Caminaba con ocho cuchillos de carnicero guindados en su correa, un wok en su espalda y varias capaz de ropa, mirándose bastante como una pelota de juguete desmoronada. En ocasiones, encontraría otros sirvientes, los cuales lo miraban fijamente de reojo mientras pasaba.

Incluso había algunas discípulas femeninas, que no podían sino reír fuerte al verlo. Cubrían sus bocas con las manos y el sonido de las carcajadas era como campanas de plata, claras y melodiosas.

Con el rostro un poco sonrojado, Bai Xiaochun no pudo evitar sentirse más increíble que nunca. Aclarando su garganta, sacó el pecho y siguió paseando.

Sin que pasara mucho tiempo, y antes de que siquiera abandonara el distrito de sirvientes de la tercera cumbre, se dio cuenta de que habían algunos sirvientes corriendo a la distancia viéndose bastante emocionados. Parecían estarse dirigiendo al camino que llevaba a la cima de la tercera montaña, un lugar donde los discípulos de la Secta Externa se reunían con frecuencia.

Más y más sirvientes empezaron a correr en esa dirección, viéndose muy emocionados. Sorprendido por la escena, Bai Xiaochun rápidamente agarró a un sirviente flacucho que justo le pasaba por un lado.

“¿Hermano menor, que está pasando?” Bai Xiaochun preguntó curiosamente. “¿Por qué todos corren hacia allá?”

El joven se volteó molesto, pero al ver el wok negro en la espalda de Bai Xiaochun su expresión se volvió una de envidia.

“No me di cuenta que eras de Los Hornos, Hermano mayor. ¿Por qué no vienes también? Dos Elegidos de la Secta Externa, Zhou Hong y Zhang Yide, están luchando en la arena de la prueba de fuego. Al parecer, tienen algún problema entre ellos. Lo que sea que pase, los dos están en el sexto nivel de Condensación de Qi, así que deberíamos ser capaces de aprender un poco viéndolos, y quizás incluso obtener algo de iluminación.” Terminando su explicación, el joven se fue rápidamente, aparentemente preocupado de perderse algo de la acción.

Sintiéndose curioso, Bai Xiaochun fue rápidamente, siguiendo el flujo de gente mientras salían del distrito de sirvientes y se dirijan al pie de la tercera montaña, donde una  gran y alta plataforma podía ser vista.

La plataforma tenía unos 3000 metros de ancho y estaba rodeada de una multitud de sirvientes. Inclusive había personas viendo desde lugares arriba en la montaña, los cuales vestían ropas resplandecientes y claramente eran discípulos de la Secta Externa.

Dos jóvenes ocupaban la plataforma, los cuales vestían trajes extravagantes. Uno de ellos tenía una cicatriz a lo largo de su cara, el otro tenia la piel tan blanca como el jade. Los dos luchaban de un lado a otro, haciendo que sonidos de explosiones retumbaran.

El brillo de objetos mágicos rodeaba a ambos. Flotando frente al joven de la cicatriz había una pequeña bandera ondeando por sí sola, como si una mano invisible la estuviera ondeando. La bandera flotante tomó la forma de un Tigre de Niebla, el cual rugía estrepitosamente.

El joven con rostro de jade, danzaba de un lado a otro mientras luchaba. Sostenía una pequeña espada azul que silbaba por el aire, dejando destellos de luz en su camino.

Cuando Bai Xiaochun vio la espada volar, quedó boquiabierta. Aunque podía controlar su propia espada de una manera similar, sería imposible si quiera compararse al nivel de habilidad del joven con cara de jade.

Lo que era aún más destacable era como ninguno de los dos jóvenes parecía estar conteniéndose. Intención asesina emanaba de ellos, y en poco tiempo, numerosas situaciones mortales surgieron. Ambos estaban heridos de gravedad, y a pesar del hecho de que las heridas no eran críticas, aun así era una imagen chocante.

Esta era la primera vez que Bai Xiaochun veía cultivadores luchar, y era muy diferente de como se había imaginado que los Inmortales se verían luchando. La manera cruel y feroz en que se atacaban el uno al otro hizo que su corazón palpitara de miedo.

“¿La Cultivación Inmortal… No es solo sobre vivir para siempre? ¿Sobre qué es toda esta lucha y matanza? ¿Qué pasa si termino perdiendo mi pobre e insignificante vida…?” Bai Xiaochun tragó nerviosamente mientras veía al Tigre de Niebla del joven con la cicatriz arremetiendo vorazmente contra el otro joven. Limpiándose el sudor de la frente, Bai Xiaochun repentinamente se dio cuenta de que el mundo exterior era un lugar muy peligroso, probablemente una mucho mejor idea sería quedarse en Los Hornos donde era seguro.

Habiendo llegado a esta conclusión, se apresuró a irse, cuando de repente, escuchó a alguien gritando su nombre.

“¡¡¡Bai Xiaochun!!!”

Volteó la cabeza y vio al autor del Anuncio de Sangre, Xu Baocai, apresurándose hacia él, una expresión cruel en su rostro. Una espada de madera flotaba a su lado, brillando con una luz inusual que claramente sobrepasaba el primer nivel de Condensación de Qi. Mientras la espada volaba, dejó un rayo de luz en su camino, y una formidable presión espiritual emanaba.

Cuando Bai Xiaochun vio la espada de madera moviéndose en su dirección, se le abrieron los ojos, y una intensa sensación de crisis mortal surgió dentro de él.

“¡Me va a matar!” pensó.

Inmediatamente, empezó a correr en la dirección opuesta, gritando “¡Asesinato! ¡Asesinato!”
Los demás sirvientes en el área escucharon y se voltearon impactados. Los gritos eran tan fuertes que incluso Zhou Hong y Zhang Yide dejaron de luchar.

De hecho, incluso Xu Baocai se vio enervado por los gritos. Obviamente apenas había gritado el nombre de Bai Xiaochun y empezó a perseguirlo. Su espada ni siquiera había tocado a Bai Xiaochun y sin embargo, ya estaba gritando como si lo hubieran apuñalado repetidamente.

Xu Baocai odiaba a Bai Xiaochun tanto que sus encías picaban. Con cara pálida, corrió tras de él, gritando “¡Vamos, Bai Xiaochun, tu sabes luchar! ¿¡Para que estás corriendo!?”

“¿¡Si supiera cómo luchar, porque estaría corriendo idiota!? ¡Te hubiera matado hacía tiempo! ¡Asesinato! ¡Asesinato!” Los gritos de Bai Xiaochun se hacían más y más fuertes mientras corría en la dirección opuesta como un pequeño conejo gordo.

Mientras tanto, en un edificio que sobresalía en el aire en el mismísimo pico de la montaña, dos hombres estaban en medio de una partida de Go. Uno era de mediana edad y el otro era un hombre mayor. El de mediana edad no era más que Li Qinghou. En cuanto al hombre mayor, tenía una cabeza llena de cabello blanco, y una tez rojiza. Sus ojos resplandecían brillantemente, y claramente no era un individuo ordinario. En este momento, observaba la escena que ocurría debajo.

Riendo, dijo, “Que niño tan interesante has traído a la secta, Qinghou.”

“Que embarazoso, Líder de Secta. La personalidad del chico definitivamente necesita mucho más trabajo.” Sintiendo un dolor de cabeza aproximarse, Li Qinghou colocó su pieza en el tablero y sacudió su cabeza.

“Los chicos en Los Hornos son bastante presumidos, y sin embargo este chico encaja perfectamente.” Se burló el hombre mayor acariciándose la barba. “No es tarea fácil. Hmm…”

(1)  Mitología China sobre la Puerta del Dragón ubicada en la cima de una cascada y si un pez logra dar el salto final sobre la cascada se transformara en un dragón.

(2)   El término usado es cuchillo de cocina, o de vegetales, pero en china el cuchillo que usan para uso general en la cocina, es el que en occidente asociamos más con un cuchillo de carnicero.  Ejemplo