AWE – Capítulo 517

Modo Noche

Capítulo 517: ¿Acaso será un Deva?

Los mil hombres del regimiento de Bai Xiaochun se le quedaron viendo con asombro y fervor. Pero al considerar quien era Bai Xiaochun en el ejército, se dieron cuenta de que, con él, no había nada que fuera imposible.

¡Él era el Gran Maestro Bai! ¡Estaba entre los primeros diez puestos de la Lista de Ejecución de las Tierras Desoladas! ¡Había aplastado en combate a un cultivador en el Alma Naciente!

En lo concerniente al número de almas que había eliminado, era imposible siquiera saberlo. De hecho, llamarlo la debilidad de todas las almas vengativas no sería una exageración.

Estos cultivadores veían a Bai Xiaochun con una devoción ciega, por lo que pudieron tomarse las cosas un poco mejor. Pero el viejo cultivador de almas estaba tan impactado que sintió que el mundo le empezaba a dar vueltas alrededor.

—Cómo… ¿¡cómo puede ser posible!?

—T-tienen… ¡tienen que haber cientos de millones de almas allí! Esto… es… —El viejo ya había llegado al punto en el que apenas podía hablar con coherencia. Tomando en cuenta lo que él mismo acababa de experimentar, el hecho de que Bai Xiaochun actuara con completa calma era casi imposible de aceptar.

Pero lo que ocurrió después fue aún más aterrador. Mientras la mente del hombre se balanceaba al borde del colapso, se quedó viendo como Bai Xiaochun sacaba otra Píldora de Convergencia de Almas y la aplastaba. Más almas fueron absorbidas de inmediato, después de lo cual sacó otra píldora.

Y así fue como Bai Xiaochun siguió adelante hacia las profundidades del agujero. Con cada paso que daba, sacaba otra Píldora de Convergencia de Almas. 10.000 almas. 30.000. 50.000. 100.000… 200.000. 500.000… No pasó mucho tiempo antes de que Bai Xiaochun llegara a recolectar por lo menos 1.000.000 de almas. Y apenas estaba esforzándose…

De las 10.000.000 de almas más o menos que existían en la entrada del agujero, era evidente que Bai Xiaochun ya había recogido más del diez por ciento. El viejo cultivador de almas estaba completa y absolutamente atónito.

Lo que era especialmente impactante, era la manera tan casual en la que Bai Xiaochun avanzaba, casi como si estuviera paseando por su propio patio. Los ojos del viejo parecía que saldrían de su cara en cualquier momento, y apenas podía respirar.

—¡Alma Naciente! —gritó por dentro. —Maldita sea, ¡este tipo tiene que ser un excéntrico en el Alma Naciente! ¡¡Esa es la única explicación para todo esto!! ¡¡Tiene que ser un excéntrico en el Alma Naciente con algún tipo de tesoro mágico poderoso!! —El viejo estaba convencido de que esta era la única manera de explicar el desempeño tan increíble de Bai Xiaochun. La manera en la que eliminaba a expertos en la Formación del Núcleo como si fuera un juego de niños, ¡indicaba que tenía que ser un cultivador en el Alma Naciente!

—Malditos sean los cultivadores de Alcance Celestial. ¡No puedo creer que a un experto claramente en el Alma Naciente le parezca divertido disfrazarse como cultivador en la Formación del Núcleo y luego salir a molestar a otros!! —Mientras el hombre se revolcaba en su amargura, Bai Xiaochun llegó al punto en el que había recolectado la mayoría de las almas que estaban alrededor de la entrada. Aunque estaba emocionado, repentinamente se dio cuenta que casi no le quedaban Píldoras de Convergencia de Almas.

Salió volando del agujero rápidamente y se acercó a Zhao Long y a los demás miembros de su regimiento, quienes lo estaban viendo como si fuera algún tipo de dios.

—¡Hey rápido préstenme sus Píldoras de Convergencia de Almas! —Dijo Bai Xiaochun—. ¡Se las pagaré después! —Y sin dudarlo ni un momento, los cultivadores del regimiento empezaron a sacar sus Píldoras de Convergencia de Almas y a entregárselas a Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun estaba maravillado por recibir repentinamente tantas Píldoras de Convergencia de Almas. Así que se volteó rápidamente y volvió velozmente al agujero, allí empezó a bajar hacia el fondo del agujero para recoger más almas.

Zhao Long y los demás vacilaban un poco, pero luego se acercaron con mucha cautela hacia el borde del agujero para ver adentro.

Lo que vieron fue extremadamente impresionante. Allí estaba Bai Xiaochun, de pie sobre una superficie blanca y mirando a su alrededor con incredulidad y asombro.

Al principio, nadie estaba muy seguro de que era lo que estaba viendo, pero después de examinar las cosas de cerca, se dieron cuenta de lo que era esa superficie blanca, y fue como si les cayera un rayo en la mente.

—Eso es…

—Cielos, está parado sobre… sobre… —todos los miembros del regimiento sentían que su cabeza estaba a punto de explotar, y el cultivador de almas estaba literalmente gritando.

—¿¡Cómo es esto posible!? ¿¡Es un esqueleto!?

La boca del agujero en realidad era una entrada que llevaba a lo que veían ahora, ¡una gigantesca necrópolis!

Era prácticamente imposible describir el tamaño de la necrópolis, ¡pero era posible ver que había un impresionante esqueleto adentro!

Tenía un tamaño de 300.000 metros, y por lo que podían ver desde el pasadizo, ¡esa solo era una parte del cráneo!

De hecho, Bai Xiaochun estaba aún más conmocionado que el resto. Al principio no había comprendido exactamente que era esa superficie blanca sobre la que estaba de pie, pero después de un momento, se dio cuenta de que era un cráneo. Y luego vio… ¡¡un esqueleto espeluznante de 300.000 metros!!

No era una cráneo humano, sino más bien la de alguna gigantesca criatura con forma de cocodrilo, la cual se extendía hacia abajo, hacia la necrópolis. Los huesos eran como montañas, tan sorprendentes que Bai Xiaochun suspiró asombrado.

Además, la enorme necrópolis también contenía… ¡¡un número aparentemente interminable de almas vengativas!! Ninguna de las almas tenía forma definida, sino que existían como esferas de niebla de diferentes colores, dentro de las cuales aparecían rostros ocasionalmente.

Tomando en cuenta el número de almas que flotaban alrededor de la necrópolis, era posible estimar que había al menos 100.000.000, quizás más. Hasta un deva que presenciara esto quedaría impactado. Después de todo, si 100.000.000 de almas atacaba al mismo tiempo, hasta un deva podría perecer bajo su asalto, al menos que poseyera algún método especial para controlar almas.

—Cocodrilo… esa alma de bestia deva que atrapé se veía como un cocodrilo. Será que… ¿¡este esqueleto era su cuerpo carnal!? —Tan solo pensar en eso dejó impactado a Bai Xiaochun.

—Eso quiere decir que todas estas almas aparecieron después de que muriera, o… ¿¡estás la mataron!? —Era imposible determinar la respuesta a esta pregunta con solo mirar, pero Bai Xiaochun ciertamente esperaba que su primera suposición fuera la correcta, no la segunda.

Y sin embargo, por alguna razón, tenía la sensación de que aquí ocurría algo muy, muy extraño, y que la segunda posibilidad… quizás no estaría muy lejos de la verdad.

Le tomó un buen rato calmarse. Lo único que podía hacer era enterrar en su corazón sus especulaciones. Pero una cosa era segura; definitivamente había un gran secreto aquí oculto. Estaba claro que los hechizos restrictivos que llenaban el área eran una de las razones por la que nadie había notado los extraños fenómenos o había venido a investigar. Claro, se había abierto un gran agujero, lo cual seguramente querría decir que no pasaría mucho tiempo antes de que la Gran Muralla o las Tierras Desoladas descubrieran este lugar, y cuando eso ocurriera, sería imposible para Bai Xiaochun venir a investigar esta área por sí solo.

¡¡Estas almas son créditos de batalla!! —pensó con las cejas moviéndose en anticipación. Hecho esto, sacó la mano y empezó a aplastar Píldoras de Convergencia de Almas. En un abrir y cerrar de ojos, incontables almas fueron absorbidas hacia él formando esferas de almas.

Sin embargo, había tantas almas en la zona que el suelo empezó a temblar, y los gritos de las almas punzaban peligrosamente la mente de los presentes.

Los cultivadores del regimiento de Bai Xiaochun, y el viejo cultivador de almas, sentían que sus propias almas se estremecían como respuesta a ese aterrador sonido, a algunos incluso les empezó a salir sangre por las esquinas de la boca. Tuvieron que retroceder rápidamente, aterrorizados. El cultivador de almas estaba particularmente asustado, ya que su base de cultivo había sido sellada. Estaba tosiendo grandes bocanadas de sangre y su rostro estaba tan pálido como la muerte misma.

—¿¡Cuántas almas hay ahí abajo!? ¡No puede ser! Ese sonido tiene que haber venido de al menos 10.000.000 de almas. O quizás incluso… ¡¡100.000.000!! —La mente del viejo daba vueltas con incredulidad. Por su experiencia, hasta cuando salían los grandes ejércitos al combate, nunca avanzaban con más de 10.000.000 de almas. Una fuerza de 100.000.000 era algo que jamás había visto personalmente.

Zhao Long y los demás cultivadores del regimiento estaban asombrados y preocupados por Bai Xiaochun. Pero ninguno dejó ver estas emociones mientras retrocedían y mantenían sus ojos fijos sobre el agujero.

Allí abajo, Bai Xiaochun estaba viendo a su alrededor con un rostro pálido al darse cuenta de que había descubierto otro uso de la máscara. Sorprendentemente, podía reducir los efectos que sentía por el chillido de las almas, lo que le permitía permanecer allí sin ser herido.

—¡Rico! ¡Soy rico! —dijo emocionado consigo mismo. Sus ojos estaban brillando de emoción, y siguió recolectando cada vez más y más esferas de almas, al mismo tiempo que calculaba mentalmente cuantos créditos de batalla ganaría.

Un día pasó volando, y durante ese tiempo, los aullidos aterradores resonaron continuamente desde el agujero. Todos afuera veían con nervios, a excepción del viejo cultivador de almas, quien temblaba intensamente por el terror y el asombro.

—¡No puede ser! ¿¡Qué tipo de base de cultivo tiene este tipo!?

—Es imposible que un cultivador en la Formación del Núcleo pueda permanecer tan cerca de ese sonido sin que su cabeza explote. ¡¡Ni siquiera un experto en el Alma Naciente podría permanecer tanto tiempo!!

—El único tipo de persona que podría, sería… ¡¡un deva!!

—Él… no puede ser que sea… un deva, ¿¡o sí!? —las ideas del viejo estaban en caos y su terror aumentaba cada vez más. Anteriormente le quedaba un rastro de esperanza de salir con vida de esta situación y buscar venganza en el futuro. Pero estas ideas ya habían desaparecido hace mucho.

—¡Cielos! Si de verdad es un deva, entonces todo tiene sentido. Los excéntricos Deva siempre tienen hábitos raros, quizás incluso… pretender ser un cultivador en la Formación del Núcleo… —El viejo se sintió aún más aterrado que antes, ya convencido de que había llegado al fondo del asunto.

 

Descarga:
<