AWE – Capítulo 520

Modo Noche

Capítulo 520: ¡Pilar de Luz Negro!

Cuando la mano de fantasma avanzaba, el aire a su alrededor se distorsionaba, y hacía que todo alrededor de Bai Xiaochun quedara completamente congelado. ¡Era como si Bai Xiaochun estuviera atrapado en una celda!

Debido a la profunda sensación de crisis, sus ojos estaban inyectados de sangre y empezaron a sobresalirle venas azules de su cara y cuello. Pero justo cuando la mano estaba a punto de atraparlo, rugió y convocó profundamente el poder de su Restricción Imperecedera.

Dio un paso adelante e hizo que su cuerpo se tornara borroso repentinamente. Para cuando su pie terminó el paso, ¡se desvaneció súbitamente!

Un estallido se escuchó y la sorprendente mano de fantasma se cerró alrededor del lugar que acababa de ocupar Bai Xiaochun, pero no pudo atrapar más que aire.

El agujero se llenó con un rugido enfurecido, un rugido tan fuerte que atravesó todas las formaciones de hechizos, e hizo que todo temblara, lo cual llamó la atención de muchas personas de la zona.

Mientras tanto, a unos quinientos metros de la entrada, Bai Xiaochun reapareció tambaleándose, tosió varias bocanadas de sangre, su rostro estaba totalmente pálido.

Increíblemente, tenía la espalda ensangrentada, ¡se veían cinco largas desgarraduras!

Parecían el tipo de heridas serias que podrían dañar hasta sus órganos internos. Afortunadamente, Bai Xiaochun poseía un cuerpo carnal muy poderoso, por lo que logró mantenerse fuerte. Le salía sangre de la boca, y su corazón palpitaba con el temor residual, pero no se detuvo ni un instante y se fue corriendo.

Mientras salía disparado de esas extrañas montañas, un pilar de luz negro salió disparado hacia el cielo detrás de él, y creó una onda de choque que se extendió por todos lados.

Los hechizos restrictivos del área fueron impactados completamente por la poderosa energía que salía disparada del agujero y fueron completamente destruidos.

Bai Xiaochun quedó totalmente aterrado, y estaba corriendo por su vida a través de este salvaje terreno, su corazón palpitaba fuertemente y estaba centrado únicamente en volver a la Gran Muralla.

—Estoy acabado. Eso es todo. Fui demasiado codicioso y terminé invocando algo grande… ¿no? —Haber provocado esa catástrofe lo dejó consternado y siguió adelante a toda velocidad.

Mientras tanto, muchos salvajes y cultivadores de almas cerca del agujero podían ver lo que ocurría, y voltearon muy sorprendidos a ver.

—¿¡Qué diablos está pasando!?

—¡Esas fluctuaciones son increíbles! —Mientras gritaban sorprendidos, empezaron a dirigirse hacia el agujero para investigar.

Afortunadamente para ellos, después de que el pilar de luz negro saliera disparado y destruyera las formaciones de hechizos y hechizos restrictivos naturales, la enorme mano de fantasma no volvió a aparecer.

Por lo tanto, no se encontraban en ningún peligro extraño, es más, después de llegar al agujero y mirar hacia adentro, algunos incluso entraron volando para revisar más.

Las fuerzas de la Ciudad de la Gran Muralla también se percataron del pilar de luz negro. Chen Hetian salió de la gran pagoda y se quedó viendo al pilar negro y a sus increíbles fluctuaciones, su rostro tenía una expresión muy seria.

—Envíen a alguien a investigar, —ordenó—. ¡Descubran que es eso! —Mientras emitía sus órdenes, Bai Lin también vio el pilar negro y sentía sus fluctuaciones.

En lo profundo de las Tierras Desoladas, sobre una planicie abarrotada de campamentos de cientos de tribus salvajes, se podía ver una tienda de campaña grande justo en el centro. Adentro de esta se encontraba una joven mujer vestida con una túnica roja larga, quien era justamente la Dama Polvo-Rojo. Sus ojos se abrieron repentinamente y alzó la mirada al cielo en dirección al pilar de luz.

—¿Acaso será…? —Después de dudar por un momento, emitió órdenes a sus tropas para que investigaran.

Mientras las dos grandes fuerzas de la zona enviaban personal a investigar, dos figuras se podían ver de pie en unas montañas a varios kilómetros. Una era un hombre joven y la otra una mujer joven, parecían estar en muy mala condición. Sus ropas estaban desgarradas y sus ojos mostraban expresiones perturbadas, del tipo que dejaría a cualquier conmocionado. Se veían casi como bestias salvajes.

Nada en estos dos indicaba que fueran cultivadores. Emanaban fluctuaciones de poder de almas, y también poseían auras asesinas impresionantes.

El joven se veía frío y arrogante, mientras que la joven era extremadamente hermosa. Estaba claro que ambos habían sido heridos recientemente. Aunque sus heridas ya habían sanado, la evidencia de su presencia era clara; al parecer, estos dos habían pasado por muchas batallas sangrientas. ¡El joven y la joven eran precisamente Zhao Tianjiao y Chen Yueshan!

Después de salir de la Gran Muralla hacía años, empezaron a viajar a través de las Tierras Desoladas. Formaron parte de muchos combates e incluso habían armado un pequeño equipo conformado por otros cultivadores de la Gran Muralla, a quienes se habían encontrado en sus viajes. Pero a estas alturas, todos los demás ya habían muerto, dejándolos a ellos dos como los únicos supervivientes. Habían pasado por lo que era en esencia, un bautismo de sangre, el cual los dejó completamente renacidos por dentro y por fuera.

En el pasado, aún había algo suave e inmaduro en ellos, pero eso ya había desaparecido. En vez de eso, ¡se veían completamente calmados y fríos!

—Tenemos que volver a la Gran Muralla tan rápido como podamos… —dijo Zhao Tianjiao—. Ya le he enviado un mensaje al Maestro. Una vez que volvamos, podemos pasar el resto de nuestro tiempo como miembros de las cinco legiones. —Se rio, e hizo que la cicatriz que recorría desde la esquina derecha de su boca hasta su oreja se torciera de manera feroz.

Chen Yueshan se veía un poco consternada allí de pie junto a Zhao Tianjiao. En respuesta a sus palabras, volteó a verlo y asintió, su mirada se quedó por un momento sobre la cicatriz. Se había ganado esa cicatriz en una batalla, después de salvarla de un peligroso nigromante.

Tan solo pensar en la amargura de aquella batalla hacía que su corazón palpitara por el temor. Afortunadamente, su entrenamiento afuera del muro no solo había resultado en heridas, ¡también había resultado en que encontraran un alma de bestia deva!

Justo cuando estaban a punto de volver a la Gran Muralla, vieron un impresionante pilar de luz negro que salió disparado al aire a lo lejos. Después de discutir las cosas un poco, Zhao Tianjiao le envió un mensaje a su maestro Chen Hetian, preguntando por instrucciones sobre su siguiente paso. Cuando recibieron respuesta, empezaron a moverse, no hacia la Gran Muralla, sino hacia el pilar negro.

Gracias a ese pilar de luz negro, tanto las Tierras Desoladas como la Gran Muralla estaban enviando personas a investigar las cosas.

Mientras tanto, Bai Xiaochun estaba corriendo desde allí a toda velocidad, su rostro estaba totalmente pálido. Eventualmente alcanzó a ver la Gran Muralla, después de lo cual apretó los dientes y volvió a convocar su Restricción Imperecedera para entrar.

Después de toser un poco más de sangre, logró arrastrarse de vuelta a su residencia en su centro de comando, después de lo cual cayó inconsciente.

Despertó tres días después, y se esforzó para sentarse de piernas cruzadas. Después de examinarse a sí mismo, descubrió que sus cinco órganos yin y seis órganos yang se encontraban en un dolor extremo, y su base de cultivo estaba en un caos total.

Esa mano fantasmal era absolutamente aterradora, —pensó—. Y ni siquiera me atrapó, solo me rozó la espalda… —Cuando recordó todo lo ocurrido, el temor en su corazón siguió carcomiéndolo. Claro, también sabía que una de las razones por las que estaba tan herido, era que había usado la Restricción Imperecedera para atravesar el aire y pasar por múltiples formaciones de hechizos.

Fueran los hechizos restrictivos naturales de las montañas, o la formación de hechizos de la Gran Muralla, atravesar el aire para pasarlas era muy dañino para su cuerpo.

Afortunadamente, su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre era muy poderosa, y era capaz de soportar esta presión. Normalmente, incluso un cultivador en el Alma Naciente encontraría muy difícil lograr lo que él acababa de hacer.

Otro lado bueno de la situación, era que los poderes regenerativos de Bai Xiaochun excedían vastamente los de las personas normales. Combinadas a las píldoras medicinales de las que disponía, le tomó solo siete días recuperarse casi por completo.

Durante ese tiempo, no se atrevió a salir ni una vez. Reflexionó sobre la mano de fantasma, el pilar de luz negro, la destrucción de la necrópolis, y el enorme esqueleto de cocodrilo de 300.000 metros, ¡al final llegó a la conclusión de que ese agujero sin dudas contenía algún secreto monumental!

Tan solo recordar que él había sido el responsable de todo lo ocurrido, le hacía temer aún más. Y a la vez sentía que todo era muy injusto.

No es que lo hiciera a propósito… —pensó suspirando. Al fin y al cabo, solo había estado intentando conseguir algunas almas.

Durante su periodo de recuperación, siguió recibiendo reportes de Zhao Long y el resto de su regimiento. Así descubrió que tanto la Ciudad de la Gran Muralla como las Tierras Desoladas se habían tomado muy en serio el asunto del pilar de luz negro. De hecho, muchas personas habían entrado al agujero para explorar el área.

Lamentablemente, no había más noticias que eso.

Pasaron quince días más, tiempo durante el cual las noticias llegaban en cuenta gotas. Tomando en cuenta que Bai Xiaochun era solo un coronel, no tenía acceso a tantos detalles. Por lo que fue hasta Bai Lin para pedirle más información. Al parecer, muchas personas habían sido enviadas para reunir inteligencia, y aunque había habido algunos conflictos con las fuerzas de las Tierras Desoladas, aun así, eran capaces de volver con un poco de información útil. Supuestamente, había una gran necrópolis en la zona desde donde se originaba el rayo de luz. Cuando Bai Xiaochun escuchó eso, se sintió un poco más tranquilo.

—Supongo que solo abrí una necrópolis, eso es todo, —dijo para consolarse a sí mismo. Se quedó viendo a las tranquilas calles de la ciudad, frotó su bolso de almacenamiento y sus ojos empezaron a brillar. —Bueno, la razón por la que pasé por todo eso fue para convertirme en mayor general. ¡Creo que ya ha llegado la hora de terminar el trabajo!

 

Descarga: