AWE – Capítulo 526

Modo Noche

Capítulo 526: ¿Un Nuevo Mayor General?

Song Que se rió fríamente, convencido de que esta vez, estaría seguro de aplastar más de diez veces a Bai Xiaochun. Hasta podía imaginarse a sí mismo aplastando a Bai Xiaochun bajo sus pies y forzándolo a rogar por piedad.

—¿¡Te atreves a llamarte mi tío!? ¡Bueno, esta vez te haré llamarme abuelo! —La idea de Bai Xiaochun humillado y arrastrándose llenaba el despiadado corazón de Song Que con una calidez placentera.

Claro, no había recibido ninguna noticia sobre las hazañas de Bai Xiaochun en la Ciudad de la Gran Muralla. después de tres años aislado del mundo, había vuelto directamente a la Gran Muralla, sin ninguna manera de saber cómo habían cambiado las cosas.

Song Que finalmente llegó a la Gran Muralla con un corazón lleno de orgullo y posó sus ojos sobre el enorme escudo de la formación de hechizos. Claro, antes de que él y su grupo pudiera siquiera acercarse al escudo, unas frías miradas llenas de intención asesina se fijaron sobre ellos.

Luego se escuchó una voz gélida desde el muro.

—¿¡Quién anda ahí!?

La expresión de Song Que cambió, suprimió la arrogancia de su corazón y se detuvo. Sin importar que tan bien pensara de sí mismo afuera del muro, ahora que estaba de vuelta aquí, no se atrevía a hacer nada imprudente.

Al fin y al cabo, no se encontraba en posición de ser capaz de provocar a las cinco legiones. Sus dos compañeros detrás de él también se detuvieron, tenían el rostro pálido.

Song Que juntó sus manos respetuosamente y dijo en voz alta, —Señor, soy su humilde servidor Song Que. Estos dos son amigos y compañeros discípulos de la secta. Estamos volviendo de nuestras misiones en el exterior, y nos gustaría solicitar la entrada a la Ciudad de la Gran Muralla.

La persona que acababa de hablar hacía un momento desde el muro, era nada más y nada menos que Zhao Long, quién casualmente estaba de guardia en este momento. Por supuesto, él era un miembro de la 3era Armada de los Despellejadores, y uno de los guardias privados de Bai Xiaochun. Ya que Bai Xiaochun se encontraba en meditación aislada todavía, la mayoría de los asuntos relacionados a la 3era Armada los manejaban él y los diez coroneles.

Zhao Long observó a Song Que y a sus compañeros, y su mirada se ablandó después de un momento. Después de todo, sabía bien que Bai Xiaochun había venido de los cuarteles generales de la secta, al igual que estos Elegidos, así que era posible que se conocieran. Ondeó su mano y envió a algunos cultivadores a que fueran volando a recibir los medallones de identidad y sus permisos de excursión para su respectiva inspección.

Zhao Long observó los medallones por sí mismo, usando una técnica especial para confirmar que no hubiera nada raro con ellos. Luego revisó las tablillas de jade que eran los permisos de excursión, los cuales eran requeridos para cualquier cultivador que saliera del muro. Siempre que alguno salía, los soldados de cualquiera fuera la región que estuviera de guardia; sellaba los permisos. Al volver, si estaban de guardia soldados de otra legión, el permiso debía ser enviado a la legión original para ser verificados.

Pero Zhao Long pudo ver de un vistazo que sus sellos de verificación provenían de la 3era Armada de los Despellejadores. La única diferencia era que habían sido emitidos bajo el mando del mayor general anterior. De acuerdo a las reglas y regulaciones de las cinco legiones, siempre que un mayor general asumía el mando, se tenían que crear nuevos sellos de verificación.

Zhao Long levantó la mirada y dijo, —Sus medallones de identidad son auténticos. Sin embargo, permítanme recordarles que una vez que entren a la ciudad, la formación de hechizos se fijará en sus medallones de identidad. Si vuestra verdadera identidad no encaja con la información en el medallón, si son impostores o han sido poseídos, ¡entonces serán asesinados al instante en cuerpo y alma!

Song Que y sus compañeros quedaron algo sorprendidos, pero después de intercambiar miradas y de asentir, siguieron adelante. Esta era la primera vez que alguno de ellos volvía a la Ciudad de la Gran Muralla después de salir, por lo que era imposible para ellos no estar nerviosos. Después de todo, era imposible siquiera determinar cuántas miradas asesinas y frías había sobre la muralla viéndolos fijamente.

Poco después pasaron a través de la formación de hechizos. Unas fluctuaciones y ondulaciones aparecieron y los escanearon exhaustivamente, luego se desvanecieron lentamente. Después de eso, se encontraron a sí mismos bajo el muro.

Song Que dejó salir un suspiro de alivio y alzó la mirada hacia las figuras sobre el muro, repentinamente sintió un impulso de unirse a las cinco legiones.

Después de todas las cosas espectaculares que había logrado afuera, no le parecía que unirse a las cinco legiones fuera una mala opción, o algo particularmente difícil.

Al ver que el grupo pasó a través de la formación de hechizos sin problemas, Zhao Long dejó salir una pequeña sonrisa y emitió órdenes para que abrieran su lado de la puerta. Cuando el grupo finalmente pasó por la puerta, se encontraron a Zhao Long esperándolos del otro lado.

Zhao Long juntó sus manos en saludo, sonrió y dijo, —Esa inspección era una formalidad necesaria Compañeros Daoístas, espero que no se hayan ofendido.

Poco después, su mirada se posó sobre Song Que, quien claramente era el más excepcional del grupo, y a quien veía digno de reclutar.

Song Que sonrió como respuesta. Podía ver que Zhao Long parecía estar prestándole particular atención, y ya se sentía de maravilla. Era obvio que Zhao Long no era un soldado ordinario, así que Song Que juntó sus manos respetuosamente y luego empezó a charlar amigablemente. Poco después incluso se dieron sus nombres.

Ahora que se conocían mejor el uno al otro, Zhao Long dijo, —Hermano Song, ¿te interesaría unirte a los Despellejadores?

—Uhm… —Aunque Song Que en realidad estaba contento, puso una mirada de vacilación en la cara.

Por lo que Zhao Long podía ver, Song Que era un individuo bastante talentoso, así que había decidido reclutarlo para Bai Xiaochun. Luego dijo con una expresión facial cálida, —No te preocupes, no tienes que tomar la decisión de inmediato. Tómate tu tiempo para pensarlo, y me puedes decir tu respuesta después. Por cierto, ustedes tres tendrán que actualizar los sellos de sus permisos de excursión.

—Vuestro sello actual fue emitido por nuestra 3era Armada, pero recientemente un mayor general nuevo asumió el mando. Los tres tendrán que venir conmigo a la guarnición para actualizar vuestros sellos.

—¿¡Un nuevo mayor general!? —exclamó Song Que. Sus dos compañeros también intercambiaron una mirada sorprendida. Aunque no estaban muy familiarizados con la Gran Muralla, sabían que los mayores generales eran personas extremadamente importantes, ¡así que un cambio de comando no era algo que ocurriera con frecuencia!

Song Que no se atrevía a hacer nada imprudente. Claro, podría charlar casualmente con Zhao Long, pero en lo concerniente a un mayor general, no se atrevería a hacer nada posiblemente ofensivo. Estaba muy al tanto de que los cultivadores de las cinco legiones, aquellos que vivían para defender la Gran Muralla, eran los individuos más aterradores. Especialmente sus mayores generales, quienes eran figuras exaltadas que podían sacudir los Cielos y la tierra.

Aunque Song Que se veía a sí mismo como un gran Elegido, frente a un mayor general, sería como un insecto. tan solo pensar en cómo se sentiría ser un mayor general hacía que suspirara.

—Me pregunto si yo, Song Que, tendrá algún día la oportunidad de llegar a una gran posición como la de un mayor general. —Aunque pensar en eso lo desanimaba un poco, se forzó a sí mismo a mantenerse optimista, y también se recordó a si mismo que, aunque quizás no había vuelto como un poderoso mayor general, aun así estaba vastamente encima de todos los demás en su generación. También anticipaba mucho encontrarse con Bai Xiaochun, a quien aplastaría bajo sus pies al instante. Cuando eso ocurriera, ¡se aseguraría de que Bai Xiaochun supiera como era un verdadero Elegido!

Esas ideas hacían que su corazón se llenara de alegría, ¡y casi no podía ni esperar a terminar las formalidades de su permiso de excursión para poder ir a buscar a Bai Xiaochun!

Asintió de inmediato hacia Zhao Long, al igual que sus compañeros, y poco después los tres se encontraban camino a la guarnición de la 3era Armada.

En el trayecto, Song Que pensó en preguntar más detalles sobre el mayor general, pero luego decidió no hacerlo. Sino que le dirigió una mirada particular a su compañera. Ambos habían estado trabajando juntos por un buen tiempo, por lo que pudo comprender al instante el gesto y decidió preguntar ella misma.

—¿Quién es este nuevo mayor general? —preguntó.

—¿No lo saben? —dijo Zhao Long. Y respondió riendo, —Bueno, no quiero decir mucho. Quién sabe, quizás ustedes y el mayor general ya se conozcan.

Dicho esto, culminó el tema de conversación y Song Que y sus compañeros quedaron con más curiosidad que antes.

Mientras Song Que y sus compañeros actualizaban sus sellos, Bai Xiaochun casualmente estaba llegando a un momento crítico en su cultivo. Después de absorber tantos materiales preciosos, sus ojos brillaron con determinación a la vez que apretaba los dientes y sentía el poder que fluía por sus canales de qi.

Las fluctuaciones se convirtieron en una ola poderosa que salió desde su cabeza, la cual se transformó en una especie de dragón de agua celestial que salió disparado por el último canal de qi de su cabeza.

¡BOOOOOOOOOM!

Solo Bai Xiaochun podía escuchar los intensos sonidos que impactaban su mente. Y al mismo tiempo, empezó a temblar violentamente, hasta pudo escuchar sonidos de crujidos en sus oídos.

Era casi como si la intensa fuerza vital hubiera abierto una puerta, después de lo cual Bai Xiaochun dejó salir un rugido y realizó un gesto de conjuro de dos manos. Al instante aplastó más materiales preciosos y luego los aspiró por la boca.

Cuando el último canal de qi en su cabeza fue destrozado, permitió que la fuerza vital cruzara libremente por todo su cuerpo, y repentinamente pudo sentir algo parecido a un sello o un peso que lo presionaba con la fuerza de una montaña. De hecho, era bastante incómodo.

Era casi como si algo estuviera suprimiéndolo completamente. Aunque jamás había podido detectar esta presión en específico antes, ahora inundaba su consciencia. Además de eso, era algo que ya había sentido dos veces antes, cuando trabajaba con su Piel Imperecedera y su Rey Celestial Imperecedero.

En este momento, había logrado hacer contacto con… —¡El tercer grillete!

 

Descarga: