AWE – Capítulo 535

Modo Noche

Capítulo 535: El Listado

Se podía ver una sonrisa enigmática en el rostro de Bai Lin, una clara evidencia de que aprobaba del recordatorio que les acababa de ofrecer Bai Xiaochun. Al fin y al cabo, había algunas cosas que simplemente no eran apropiadas que Bai Lin dijera directamente. Entonces observó a los mayores generales y asintió.

—Todos habéis visto esos pilares de luz negros, —dijo—. Y estoy seguro de que muchos ya han deducido que ha habido un desarrollo dramático concerniente a la necrópolis en aquella dirección.

—A estas alturas, la necrópolis ha colapsado por completo, revelando una entrada dentro de esa entrada, un sendero que lleva a un impresionante laberinto.

—Afuera de la entrada se encuentra una lápida de piedra, ¡sobre la cual descansa una línea de texto que indica claramente la existencia de un alma deva dentro del laberinto!

Silencio absoluto. El corazón de Bai Xiaochun pegó un brinco. Hacía unos momentos, se había estado calmando finalmente, solo para sentirse súbitamente tan tenso como la cuerda de un arco. Aunque había asumido que el alma deva estaría conectada a la necrópolis, aún tenía la esperanza de que no fuera así. No podía dejar de pensar que todo este escenario había comenzado porque él había estado recolectando las almas de ese agujero, y eso lo ponía muy nervioso.

—El Sénior Chen ya ha emitido sus órdenes. Mañana al anochecer, habrá un grupo de 30.000 soldados que se dirigirán al laberinto, ¡él mismo los liderará! Claro, la seguridad de la Gran Muralla es primordial, así que el Sénior Chen considerará cuidadosamente quienes serán enviados, y anunciará esta noche la lista de nombres.

—Yo también iré, pero no para entrar al laberinto. Los demás generales y yo lideraremos al ejército que acamparán en el área cercana para resguardarlos de cualquier emboscada de las Tierras Desoladas. Hasta el verdadero espíritu de la pagoda estará presente.

—Ustedes deben volver a sus armadas y asegurarse de llevar a cabo cualquier preparación necesaria. Cualquier Despellejador que logre traerme esa alma deva, ¡le conseguirá también una gran recompensa al mayor general que encabece su respectiva armada!

El corazón de Bai Xiaochun palpitaba con fuerza. No le importaba esa alma deva en lo absoluto; solo le importaba su pequeña e insignificante vida.

El hecho de que se seleccionara un grupo tan grande para entrar al laberinto solo lo puso más nervioso. Tan solo pensar en lo aterrador que era ese fantasma maligno, y el hecho de que las Tierras Desoladas tenían una gran recompensa por su cabeza, hacía que su corazón se subiera a su garganta por temor a ser enviado.

—Tomando en cuenta lo importante que es todo esto, —pensó—, y lo baja que es mi base de cultivo, probablemente no me envíen, ¿cierto? —Esto lo hizo sentirse un poco mejor.

Luego observó a Bai Lin y dijo intentando sonar tan serio como le fuera posible, —General, todo esto se me hace algo extraño. ¿Hay un laberinto con una lápida que directamente dice que tiene un alma deva adentro? ¡Se me hace probable que no sea más que una gran trampa de las Tierras Desoladas!

Después de que Bai Xiaochun terminara de hablar, otro mayor general también dijo, —Señor, estaba pensando en lo mismo. Además, incluso si uno de nosotros los Despellejadores logra posar sus manos sobre el alma deva, si el Sénior Chen tiene ganas de llevársela, bueno… Y otra cosa General. ¿¡De verdad podemos confiar en esta información!?

Bai Lin respondió con una pequeña sonrisa. —Nosotros los generales ya discutimos estas cosas con el Sénior Chen. De hecho, el Sénior Chen ya revisó en secreto el laberinto, y ha confirmado que no es una trampa. En cuanto al otro asunto, los generales ya han llegado a un acuerdo formal con él para asegurarse de que no ocurra nada como lo que acabas de mencionar…

—Aceptamos dejarlo seleccionar a los 30.000 individuos que entrarán al laberinto, ¡¡y nosotros aceptamos que quienquiera que obtenga el alma deva recibirá su protección personal y su aprobación!!

—En cuanto a la fiabilidad de la información básica, el Sénior Chen nos ha revelado la verdad en la reunión…

—Las noticias llegaron directamente de la boca de su aprendiz, Zhao Tianjiao, y de su hija Chen Yueshan. Ellos estaban regresando de una misión en las Tierras Desoladas cuando apareció el primer pilar de luz. ¡Fue entonces que él mismo los envió a la necrópolis a investigar!

—Lamentablemente, su situación actual es desconocida, de hecho, ni siquiera estamos seguros de sí están vivos. Se presume que están atrapados en alguna parte del laberinto, y no pueden contactarnos. El laberinto es supuestamente enorme, y definitivamente es imposible que una sola persona lo revise completamente. Esa es una de las razones por las que el Sénior Chen se está llevando a 30.000 personas con él. Además del asunto del alma deva, hay otro propósito importante en la misión; encontrar a Zhao Tianjiao y a Chen Yueshan, y escoltarlos de regreso. —A Bai Xiaochun se le estremeció el corazón al escuchar esto.

—Hermano Mayor Zhao… —Bai Xiaochun recordaba lo aterrador que había sido ese gigantesco fantasma maligno, y luego pensó en la desaparición de Zhao Tianjiao y Chen Yueshan. Luego empezó a jadear por la ansiedad.

La reunión de los mayores generales concluyó poco después y Bai Lin les permitió retirarse. Bai Xiaochun estaba muy preocupado. Por un lado, probablemente Zhao Tianjiao estaba en problemas y por el otro, temía ser elegido para entrar al laberinto.

—Con tantas personas para ir a buscar al Hermano Mayor Zhao y a la Hermana Mayor Chen, deberían estar bien. Así que de verdad, de verdad espero que no me elijan. —Después de suspirar continuamente en su camino a su guarnición, se sentó en su habitación de manera pensativa y cabizbaja.

—Será mejor que no me seleccionen para ir al laberinto. En cuanto los Desolados me vean seguro que se vuelven locos. ¡Además, tomando en cuenta lo lejos que está ese lugar de la Gran Muralla, quizás haya cultivadores de las cinco legiones que se pongan codiciosos dada la recompensa! —Tan solo pensar en la increíble recompensa que había puesto la Dama Polvo Rojo por su cabeza, y la manera en la que tantos cultivadores de las cinco legiones habían volteado a verlo en ese momento, hacía que su corazón se helara con la sensación de peligro. Pero luego pensaba que Zhao Tianjiao y Chen Yueshan estaban en peligro básicamente por la situación que él había causado, y se ponía aún más ansioso.

La luz del amanecer inundó el cielo poco después. Pero Bai Xiaochun no estaba de humor para salir a hacer nada. En vez de eso se quedó adentro inquieto por la lista de nombres.

Mientras tanto, Chen Hetian se encontraba en la pagoda bajo el gran ojo, tenía un rostro sombrío, y un humor terrible, se sentía ansioso y arrepentido. Al fin y al cabo, si él no hubiera enviado a su aprendiz y a su hija a la necrópolis, las cosas no estarían moviéndose en esta dirección.

Su hija y su aprendiz habían pasado por una misión muy peligrosa en las Tierras Desoladas, y apenas estaban volviendo a la seguridad cuando él les ordenó que entraran a otro peligro. Tan solo pensar en ello le hacía sentir punzadas de dolor en el corazón. Afortunadamente, la tablilla vital de su hija aún estaba intacta. Además, le había dado muchos tesoros preciosos para protegerse. Por lo que no estaba completamente abrumado por la preocupación.

Solo había aceptado que vinieran a las Tierras Desoladas después de considerar y deliberar las cosas cuidadosamente. Estaba constantemente preocupados por ellos, y solo se relajó un poco al descubrir que estaban en su camino de vuelta.

Jamás se hubiera imaginado que las cosas saldrían de esta manera.

Ni siquiera le había revelado toda la verdad de la situación a Bai Lin y los demás generales. Zhao Tianjiao y Chen Yueshan habían estado escapando de varios cultivadores de almas de las Tierras Desoladas, cuando se toparon con un hechizo restrictivo que desató ocho pilares de luz. Solo entonces, cuando las montañas se derrumbaban y la tierra temblaba violentamente, apareció la entrada al laberinto.

Además de eso, había aparecido una poderosa fuerza gravitacional que los absorbió a todos. Zhao Tianjiao solo pudo enviar un mensaje rápido antes de perder el contacto, sus palabras mostraban su temor y nerviosismo.

—¡Este laberinto es una tierra de fantasmas! Se abre al anochecer y se cierra en la mañana…

—El laberinto es una tierra de fantasmas… —murmuró Chen Hetian. Después de que el ejército de las Tierras Desoladas se retiró, él desapareció por varias horas, y fue entonces que fue personalmente a la ubicación del laberinto.

Incluso entró cuidadosamente. Pero una vez adentro, se dio cuenta de que el lugar no era solo enorme, pero también había algo que suprimía rápidamente su sentido divino hasta un punto muy limitado. Estaba claro que no había manera de que pudiera entrar a buscar a su hija y a su aprendiz por sí solo.

Además, en el corto tiempo que había pasado allí, pudo ver cosas que incluso a él le causaban temor. Pero la idea de que su hija y su aprendiz podían morir en cualquier momento le generaba una gran ansiedad a Chen Hetian.

Por lo tanto, había llegado a un acuerdo con Bai Lin y los demás generales. Tomando en cuenta el nivel de la base de cultivo de Chen Hetian, no le importaba mucho esa alma deva. Por lo tanto, por la seguridad de su hija y su aprendiz, decidió reclutar la ayuda de las legiones para buscar en el laberinto.

Si hubiera estado en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado en vez de en el Gremio de Venas de Acero, hubiera convocado fácilmente a 3.000.000 de cultivadores. Pero estaba lidiando con las cinco legiones del Gremio de Venas de Acero, los cuales solo respondían directamente al patriarca semidiós. Y en lo que concernía a la seguridad de la Gran Muralla, 30.000 cultivadores no era un número pequeño. Pero el muro podía mantenerse en su ausencia, por lo que llegaron a un acuerdo.

En este momento, Chen Hetian sostenía una tablilla de jade en sus manos, dentro de la cual estaban registrados todos los cultivadores de las cinco legiones. La información incluía una descripción detallada de la base de cultivo de cada uno, al igual que las habilidades y técnicas en las que eran buenos.

Mientras Chen Hetian revisaba los registros, seleccionaba uno por uno a los cultivadores que se unirían a la misión.

La mayoría de los cultivadores elegidos estaban en la etapa de la Formación del Núcleo, eran buenos en el uso del sentido divino y eran veloces.

También seleccionó a algunos cultivadores en el Alma Naciente, pero el número que podía elegir era limitado, por lo que tenía mucho cuidado con su elección.

Poco después ya casi terminaba la lista de 30.000 personas, y fue entonces que su sentido divino se fijó en un nombre en particular.

—Bai Xiaochun… —murmuró. Bai Xiaochun solo se había unido a los Despellejadores por una serie de casualidades, y solo llevaba pocos años como miembro. Para los cultivadores, ese era un periodo de tiempo bastante corto, sin embargo, ya había muchos registros de sus logros, muchos de los cuales venían de aquella vez que fue absorbido de manera inesperada hacia el campo de batalla.

En primer lugar, ¡se mencionaba su increíble velocidad!


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Trascendente Eterno, Dagoberto Mendez! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga: