AWE – Capítulo 539

Modo Noche

Capítulo 539: Malas Intenciones

Pasaron dos horas más, tiempo durante el cual aparecían cada vez más personas cerca de la entrada del laberinto. Eventualmente, llegó un joven que hizo que todos los demás cultivadores de almas y salvajes de la zona voltearan impactados.

—¡Largo de aquí! —dijo. La frialdad en su voz hizo que todos en el área se dispersaran de inmediato para abrirle paso.

El joven flotaba en el aire sobre la entrada del laberinto, era extremadamente atractivo y llevaba ropas lujosas que lo hacían ver muy distinto del resto de los cultivadores de almas y salvajes. Había algo noble y grandioso en su porte.

En su frente tenía una marca con forma de estrella, un símbolo que pulsaba con un poder extraño y que hacía que el joven irradiara una presión misteriosa.

En su espalda tenía atado un gran arco totalmente negro con nueve diseños plateados en su superficie. Quienquiera que viera esa arma se llenaría de temor y envidia al instante.

En poco tiempo, el área se llenó de susurros. —Viene de unos de los clanes aristocráticos de nigromantes…

Los ojos de los cultivadores de almas mostraban miradas de respeto, y los salvajes temblaban y se inclinaban en saludo.

En las Tierras Desoladas, los nigromantes ocupaban posiciones extremadamente altas, y los clanes aristocráticos de nigromantes eran extremadamente poderosos, al punto en el que incluso eran muy valorados por la nobleza[i].

La manera más fácil de identificar si un nigromante era un cultivador solitario o un miembro de un clan aristocrático, sería ver su frente. Solo los nigromantes de clanes aristocráticos tendrían símbolos ancestrales como el de este joven.

Este joven no estaba en la etapa del Alma Naciente, solo en el gran círculo de la Formación del Núcleo. Pero debido a su estatus como un nigromante de la aristocracia, era el tipo de persona que comandaba respecto a donde quiera que fuera dentro de las Tierras Desoladas.

Su nombre era Zhou Yixing[ii], y mientras permanecía allí afuera de la entrada del laberinto, ignoraba completamente a los cultivadores de almas y a los salvajes circundantes. Originalmente, no tenía planeado entrar al laberinto. Ni había participado en la guerra reciente contra la Gran Muralla. Esas cosas estaban por debajo de él. Después de todo, aunque el clan del que provenía no podía considerarse extremadamente grande, era bastante famoso en esa área particular.

Solo tenía una razón para haber venido al laberinto: ¡Bai Xiaochun!

 —Aunque mi Clan Zhou pueda conseguir pronto un set completo de almas de bestia deva, probablemente yo no pueda obtenerlas… pero si logro matar a Bai Xiaochun, sin dudas obtendré esas almas para mí solo. Luego, después de llegar a la etapa del Alma Naciente, podré alzarme a la prominencia entre los rangos de los nigromantes. Finalmente podré invocar llamas de diez colores, o quizás incluso una llama de once colores. Con una llama de diez colores, llegaré a la cima absoluta del rango de maestro nigromante. y si logro crear la llama de once colores, entonces finalmente seré un nigromante terrestre!! —Y con estas ideas en mente, los ojos de Zhou Yixing resplandecían con anticipación y se fue volando directamente hacia la entrada para ser teletransportado dentro del laberinto.

Llegado este punto, ya había más de 200.000 personas adentro del laberinto, y solo 30.000 de ellos eran de la Gran Muralla. El resto de ese número estaba compuesto por cultivadores de almas y por salvajes, al igual que varios cientos de nigromantes.

Aunque todos fueron teletransportados a lugares distintos del laberinto, ya que eran 200.000 personas, su llegada sí que fue un gran impacto.

El laberinto era una extensión muy grande y complicada en la que el sentido divino estaba seriamente limitado. En cuanto a todas las personas que querían rastrear a Bai Xiaochun, simplemente se dispersaron por direcciones distintas para buscarlo, pero ninguno de ellos fue capaz de conseguir ni un rastro.

Eso solo puso más ansiosos a los Desolados, pues les preocupaba la idea de que alguien más pudiera encontrarlo. Debido a eso, siempre que los Desolados se encontraban con cultivadores de la Gran Muralla, en realidad los ignoraban, no querían perder tiempo en su búsqueda.

No todos los Desolados buscaban a Bai Xiaochun. Pero sí que había atraído la atención de la mayoría de ellos, por lo que había mucho menos presión para los cultivadores de la Gran Muralla.

Claro, si los Desolados se topaban con un cultivador solitario de la Gran Muralla, los atacaban para intentar conseguir algún tesoro. Y esto tampoco estaba limitado a las fuerzas de la Gran Muralla; los Desolados se atacaban los unos a los otros si había la oportunidad.

A la vez, empezaron a ocurrir muchas cosas sumamente extrañas en las diversas partes del laberinto…

***

Bai Xiaochun se había puesto su máscara de carne hacía un buen rato, y se veía como un cultivador de almas de mediana edad. En este momento avanzaba con mucho cuidado por el laberinto, con terror a ser reconocido. Al primer momento de entrar al laberinto, salió disparado por los túneles a toda velocidad, escogiendo direcciones al azar con la esperanza de perder a sus perseguidores. Eso lo había logrado, y como resultado de eso, no tenía idea de donde se encontraba. Intentó usar algunas técnicas mágicas para buscar una salida, pero descubrió rápidamente que el laberinto contenía una presión selladora que hacía que esas magias de los Cielos y la tierra fueran imposibles de usar.

 —¿Y qué si estoy perdido? Todos los demás estarán tan perdidos como yo. —Se frotó un poco la frente, observó alrededor a las paredes de los túneles, las cuales para él, se veían exactamente iguales. Casi se sentía mareado.

El techo de los túneles era bajo, lo cual hacía imposible elevarse por el aire y orientarse. Además, el sentido divino estaba muy limitado. Bai Xiaochun incluso intentó atravesar las paredes a la fuerza, pero no sirvió de nada. Y lo que era aún más frustrante, era imposible siquiera dejar marcas en las paredes para llevar seguimiento de los túneles por los que ya habían pasado. Lo peor de todo era que el lugar entero se sentía totalmente gélido.

Era una frialdad siniestra muy distinta de su qi glacial, y hacía que el laberinto entero pareciera un cementerio o algo así. A Bai Xiaochun muchas veces le dio la sensación de que alguien lo veía desde atrás.

Pero siempre que volteaba, no veía a nadie.

—¿Qué clase de horrible lugar es este…? —murmuró mordiéndose el labio. Después de caminar varios pasos más, se detuvo repentinamente, sus ojos brillaban con una ferocidad que los hacía ver como una cuchilla afilada desenvainada.

Fue en ese momento que cuatro figuras pasaron rápidamente por la esquina delante de él. Tres de ellos eran cultivadores de almas, y uno era un gigante salvaje que había reducido el tamaño de su cuerpo hasta una altura de tres metros.

Era obvio que eran alguna clase de equipo, y todos tenían bases de cultivo profundas, al gran círculo de la Formación del Núcleo. Sorprendentemente, uno de los cultivadores de almas ya había formado parcialmente su Alma Naciente, lo que indicaba que había fallado en su intento de llegar al Alma Naciente, por lo que ahora se consideraba un cultivador en la pseudo-Alma Naciente.

Estar en ese nivel tenía sus beneficios y sus problemas. Lo bueno era que ese nivel se podía considerar más alto que el gran círculo de la Formación del Núcleo. Lo malo era que si una persona con ese tipo de base de cultivo intentaba completar su Alma Naciente, la dificultad sería diez veces más alta de lo normal.

Ese grupo de cuatro se estaba moviendo en formación, el gigante estaba a la cabeza, y los tres cultivadores de almas lo seguían detrás. Aunque los cultivadores de almas no llevaban ropas extravagantes, sí tenían objetos mágicos dando vueltas a su alrededor.

Uno de ellos llevaba una espada voladora verde con seis diseños plateados. Otro tenía una espada parecida, ¡pero era roja!

¡Estaba claro que esas dos espadas habían recibido seis refuerzos espirituales!

Lo más sorprendente de todo era el cultivador en la pseudo-Alma Naciente, quien tenía una perla resplandeciente flotando sobre él, ¡esa tenía siete diseños plateados!

Ese grupo de cuatro dio la vuelta en la esquina con expresiones de cautela en la cara, y alcanzaron a ver a Bai Xiaochun casi al instante, quien llevaba su máscara.

Bai Xiaochun permaneció allí de pie devolviéndoles la mirada. Este no era el primer grupo de Desolados que se había encontrado. Ya se había topado con varios grupos en su camino, y todos simplemente lo vieron por un momento y luego siguieron adelante.

Bai Xiaochun y el grupo de cuatro personas se quedaron viéndose por el tiempo de varios respiros, parecían estarse juzgando mutuamente. Luego, Bai Xiaochun retrocedió un poco y les abrió paso para que siguieran. Los Desolados siguieron adelante, viendo las múltiples capas de armadura que llevaba Bai Xiaochun. Después de llegar a unos treinta metros, el gigante repentinamente se volteó y empezó a correr hacia él riendo como loco.

 —Aún no saben quién soy en realidad, —pensó Bai Xiaochun—. Solo les gustó mi armadura, y como estoy solo, creen que pueden robarme. ¡Tengo que terminar con esto rápido! —Por sus ojos pasó un destello gélido cuando vio al gigante acercándose, entonces dio un paso adelante con una velocidad que dejó totalmente pasmados a sus oponentes.

Antes de que alguno lograra siquiera verlo con claridad, pudieron escuchar un golpe apagado, y luego los gritos del gigante salvaje, el cual salió volando por el aire por un momento corto antes de explotar en trocitos, mandó salpicaduras de sangre que eran como flechas hacia los cultivadores de almas.

Cuando las cosas quedaron claras, vieron a Bai Xiaochun de pie en el lugar que había estado ocupando el gigante salvaje, estaba bajando lentamente su puño.

Los ojos de los tres se abrieron de par en par, y sus corazones empezaron a palpitar con fuerza al darse cuenta de que habían provocado a algún experto poderoso. Sin embargo, ya era muy tarde para los arrepentimientos. Los tres cultivadores de almas habían luchado en el campo de batalla, y sabían que cuando los enemigos se enfrentaban en combates el uno al otro, solo había una opción.

La sangre que salpicaba hacia ellos contenía toxinas muy corrosivas, y ninguno de los tres podía hacer nada para defenderse. Por lo que el cultivador en la pseudo-Alma Naciente mandó una ráfaga de luz desde su perla, la cual creó un escudo resplandeciente que bloqueó la mayoría de la sangre. Luego, la intención asesina de los tres cultivadores empezó a alzarse.

—¡Muere!

 


[i] En inglés (y español), las palabras «aristocracia» y «nobleza» son básicamente sinónimos, pero los dos términos que se usan aquí en Chino son muy distintos. En este caso, los «clanes aristocráticos» son básicamente clanes ricos y poderosos con largas historias. Por otro lado, la nobleza serían las personas conectadas al gobierno y a los regentes, y a sus respectivas familias de aquellos que reinan sobre la tierra.

[ii] El nombre de Zhou Yixing, «Yixing», significa literalmente «una estrella»

Descarga:
<