AWE – Capítulo 540

Modo Noche

Capítulo 540: Llama de Nueve Colores

Dos de los tres cultivadores de almas realizaron gestos de conjuros, las cuales mandaron sus dos espadas voladoras a toda velocidad por el aire hacia Bai Xiaochun.

Ambas espadas tenían seis refuerzos espirituales, por lo que Bai Xiaochun estaba muy al tanto de lo peligrosas que eran.

Al mismo tiempo, el cultivador en la pseudo-Alma Naciente empezó a recitar un encantamiento indescifrable que hizo que la perla que flotaba sobre él se llenara con una niebla negra. Luego, apareció la imagen de un fantasma maligno, el cual se abalanzó sobre Bai Xiaochun con las manos extendidas.

Tomando en cuenta lo rápido que bloquearon todas las rutas desde las que Bai Xiaochun podía acercarse a ellos, era obvio que este grupo había trabajado antes en equipo. Pero justo cuando se preparaban para avanzar juntos, Bai Xiaochun dejó salir un frío bufido.

—Así que tienen tesoros reforzados espiritualmente ¿eh? ¡Bueno yo también! —Y con un movimiento de su mano, ¡sacó un parasol negro de su bolso de almacenamiento!

Ese era precisamente el Parasol Eterno.

Anteriormente, la base de cultivo de Bai Xiaochun solo le había permitido usar una fracción del poder del parasol. Pero ahora se encontraba en el gran círculo de la etapa del Núcleo Dorado, y aunque aún no podía desatar todo su poder, ya no tenía problemas usándolo como antes.

Casi en el mismo momento en el que sacó el parasol, Bai Xiaochun lo colocó frente a él y presionó su dedo sobre el mango. Entonces se escuchó como algo reventándose y el parasol negro se abrió, justo a tiempo para recibir las espadas voladoras y el fantasma de niebla.

Las dos espadas voladoras impactaron la barrera defensiva de parasol, y terminaron volando a un lado. En cuanto al fantasma de niebla, este dejó salir un chillido e hizo un gesto como de intentar retirarse. Pero fue entonces que una cara sonriente muy extraña apareció sobre la superficie del parasol. Esta empezó a inhalar, y el fantasma solo pudo chillar y ser absorbido. Aunque estas cosas tardan un poco en describirse, ocurrió en lo que tarda en salir una chispa de un yesquero.

Poco después, los tres cultivadores de almas se quedaron viendo a Bai Xiaochun con expresiones de completo y absoluto asombro, y el experto en la pseudo-Alma Naciente quedó tan impactado que casi se le salían los ojos de la cara. Ver los ocho diseños plateados sobre la superficie del Parasol Eterno lo dejó prácticamente sin aliento. Pero justo después, un resplandor feroz pasó por sus ojos, y aprovechó el momento de asombro de sus dos compañeros para empujarlos repentinamente frente a él.

El rostro de ambos cambió; ¡jamás se hubieran imaginado que su propio líder actuaría de manera tan despiadada! Pero sus cuerpos estaban completamente fuera de su control y se movieron hacia Bai Xiaochun. Y al mismo tiempo el cultivador en la pseudo-Alma Naciente se retiró tan rápido como podía.

Él podía ver claramente que este cultivador de mediana edad no solo tenía un cuerpo carnal muy poderoso, sino que tenía una base de cultivo profunda y objetos mágicos sorprendentes. Era como un lobo al acecho que tenía plena confianza en poder moverse por sí solo. No solo no temía que lo emboscaran, sino que se quedaba al descubierto a propósito para llamar la atención.

Mientras los tres cultivadores de almas entraban en caos, Bai Xiaochun cerró el parasol y dio un paso adelante, usó una velocidad tan deslumbrante que se transformó en una serie de imágenes residuales que apareció instantáneamente frente a sus dos oponentes más débiles. Luego dio dos puñetazos veloces con su mano derecha, uno en el pecho de cada uno.

Unos chillidos agonizantes resonaron y de la boca de ambos cultivadores de almas salió una gran cantidad de sangre, salieron volando hacia atrás como cometas con la cuerda cortada. Inesperadamente, también empezaron a degenerar, su fuerza vital estaba siendo convertida en una niebla blanca que salía desde sus ojos, oídos, nariz y boca, dirigiéndose hacia el Parasol Eterno.

Bai Xiaochun estaba acostumbrado a que el Parasol Eterno consumiera fuerza vital, y ahora que había recibido ocho refuerzos espirituales, era aún más poderoso que antes. Sin embargo, el hecho de que pudiera hacerlo desde lejos era algo nuevo. Claro, este no era el momento de preocuparse por ese nuevo desarrollo. Al ver que el cultivador con la pseudo-Alma Naciente intentaba escapar, se dispuso a perseguirlo al instante.

Cuando el cultivador con la pseudo-Alma Naciente escuchó los gritos de sus compañeros, volteó por encima del hombro y vio que su fuerza vital estaba siendo extraída. La mente le dio vueltas y dijo, —No eres un cultivador de almas, ¡¡eres un nigromante!!

Bai Xiaochun quedó algo sorprendido, pero no permitió que se notara. Dejó salir un frio bufido y avanzó con una velocidad explosiva que claramente le permitiría alcanzarlo en unos momentos. El cultivador con la pseudo-Alma Naciente maldecía por dentro; a pesar del nivel de su base de cultivo, podía ver por la demostración de poder de Bai Xiaochun, que no habría manera de que él pudiera siquiera pelear. Al final gritó, —¡Espere exaltado! ¡¡Estoy dispuesto a volverme su seguidor!! ¡Es mucho mejor explorar el laberinto con un seguidor que hacerlo solo, exaltado…!

La expresión de Bai Xiaochun cambió, y se dio cuenta de que lo que el tipo decía de hecho tenía sentido. Siempre y cuando estuviera solo, seguro se encontraría con más emboscadas, y mientras más luchara, más probable sería que sus habilidades divinas y técnicas mágicas expusieran su verdadera identidad.

Con alguien que lo acompañara en el laberinto, podría evadir muchas situaciones molestas… Llegado a este punto en sus idas, ondeó su mano y envió una poderosa ráfaga de energía hacia el cultivador con la pseudo-Alma Naciente.

Al hombre le salió sangre de la boca, y sus ojos mostraban su ira. Pero al final apretó los dientes y dejó de escapar. Luego juntó sus manos respetuosamente y se inclinó hacia Bai Xiaochun.

—¡Yo, Chen Jue, estoy dispuesto a volverme su seguidor, oh exaltado!

Bai Xiaochun no respondió nada. Después de ver a Chen Jue de arriba a abajo varias veces, apuntó hacia la frente del tipo y envió una corriente de qi glacial hacia él, la cual se posó sobre su pecho.

Ahora, con solo pensarlo, podría hacer estallar ese qi glacial, lo cual destruiría el corazón del hombre.

Chen Jue se estremeció, pero no se atrevió a evadir el qi glacial. Después de aceptar el hechizo restrictivo de Bai Xiaochun, suspiró de alivio por haber logrado mantener su vida, al menos temporalmente.

—¡Vayámonos! —dijo Bai Xiaochun con una voz áspera, y siguió adelante.

—¡Si Señor! —dijo Chen Jue, inhaló profundamente y procedió a escanear el área delante de ellos para ver cualquier potencial amenaza. Sabía que su única oportunidad de seguir con vida sería mantenerse cerca de este nigromante, y esperar que le devolvieran la libertad después de que todo acabara.

Aunque no se podía ver ninguna expresión en el rostro de Bai Xiaochun, estaba viendo en secreto a Chen Jue, y se sentía muy satisfecho con su propio ingenio. A donde quiera que fuera, las personas se peleaban con todo por la oportunidad de seguirlo. Realmente no tenía más opción que aceptar este arreglo, aunque sí que le daba curiosidad saber cómo reaccionaría este hombre si supiera que ahora se había vuelto seguidor de Bai Xiaochun.

Sí que era bastante divertido. De hecho, Bai Xiaochun decidió que, de ahora en adelante, pretendería ser un hombre de pocas palabras; así se vería aún más amenazante.

—Además, lo que este Chen Jue dijo si tiene sentido. Mientras más cultivadores de almas tenga siguiéndome, más seguro estaré… —Siguió pensando en el asunto, y moviéndose hacia adelante con Chen Jue.

Todos los cruces se veían iguales en el laberinto, y era prácticamente imposible dejar marcas en las paredes. A Bai Xiaochun ya le daba vueltas la mente por intentar seguirle el paso a su ubicación. Al final, decidió que solo iría siempre a la derecha. Cuando avanzaba, se mantenía pegado a la pared derecha del túnel, y cuando llegaba a alguna bifurcación, siempre escogía el camino de la derecha.

En un abrir y cerrar de ojos pasaron tres días, tiempo durante el cual Bai Xiaochun y Chen Jue se encontraron con Desolados y cultivadores de la Gran Muralla en muchas ocasiones. Poco después, Bai Xiaochun se dio cuenta de que muchos otros hacían lo mismo que él, viajar en una dirección fija.

Todos tendían mayormente a evitarse. Parecía que nadie quería meterse en un combate. Incluso cuando se encontraban con grupos grandes de cultivadores de almas de las Tierras Desoladas, cuando veían la manera en la que Chen Jue trataba a Bai Xiaochun, y veían el Parasol Negro con sus ocho diseños plateados, llegaban al instante a la conclusión de que tenía que ser un nigromante, alguien que no debía ser provocado.

Gracias a eso, no se encontraron ninguna situación peligrosa por esos tres días. A cierto punto, llegado el cuarto día, se detuvo repentinamente, por sus ojos pasaba un destello.

—Hay algo raro adelante, —le dijo a Chen Jue con una voz áspera. Chen Jue se quedó viendo adelante sorprendido, pero no veía nada fuera de lo normal.

Bai Xiaochun tampoco podía ver nada en específico. Pero desde aquella batalla en el Clan Luochen en adelante, había desarrollado continuamente su sensibilidad al peligro. Gracias a eso, nunca se equivocaba al identificar situaciones peligrosas.

Podía sentirlo incluso si el área adelante no parecía nada inusual, podía sentir que allí acechaba alguna intención asesina. Bai Xiaochun empezó a retroceder sin dudarlo. Y aunque Chen Jue no estaba seguro de qué diablos pasaba, no se atrevía a contradecir a Bai Xiaochun y también empezó a retroceder.

Casi a la vez, se pudo escuchar una risa fría, y unas ondulaciones se extendieron por el aire en un parpadeo, eran como ondas en el agua, muchas figuras aparecieron al mismo tiempo.

Sorprendentemente, ¡ahora había más de una decena de personas en el túnel!

Todos tenían bases de cultivo profundas, y todos arremetieron hacia Bai Xiaochun.

Por los ojos de Bai Xiaochun pasó un destello de intención asesina, entonces se dio la vuelta y levantó el Parasol Eterno. Los ocho diseños plateados desataron una luz deslumbrante y el rostro extraño apareció de nuevo. Justo cuando parecía que la batalla estaba por comenzar, una fría voz vino desde las ondulaciones en el aire.

—¡No sean tan irrespetuosos!

Los cultivadores que estaban a punto de arremeter hacia Bai Xiaochun se detuvieron casi al instante.

Al mismo tiempo, un joven salió de entre esas ondulaciones, tenía una expresión severa. Llevaba unas ropas largas y costosos y tenía un símbolo con forma de estrella en su frente. ¡Ese era justamente Zhou Yixing!

De él emanaban unas intensas fluctuaciones de poder de almas, unas que eran completamente diferentes de las de los cultivadores de almas. Había algo difícil de percibir en él, una presión indescifrable de magnitud increíble.

Lo que era aún más sorprendente, era que había una llamarada radiante sobre su mano.

Esa llama tenía muchos colores. De hecho, examinarla de cerca permitía distinguir nueve colores distintos. En el instante en el que Bai Xiaochun vio esto, sus ojos se abrieron de par en par y su mente empezó a dar vueltas. Ese fuego era…

¡¡Una llama de nueve colores!!

 

Descarga: