AWE – Capítulo 544

Modo Noche

Capítulo 544: ¡Sacrificio de Carne y Sangre!

A Bai Xiaochun se le puso el rostro totalmente pálido, no porque su base de cultivo se hubiera visto afectada, sino por el temor que sentía; entre ese grupo de cientos de personas reunidas en la plaza, había algunos con bases de cultivo en el Alma Naciente. Y eso dejó petrificado a Bai Xiaochun.

Empezó a retroceder un poco, pero solo dio un paso antes de darse cuenta de que reconocía a algunas personas en esa plaza.

—Zhao Long… Maestro Deidad Adivina… —Ambos se comportaban exactamente igual que los demás en la plaza, veían fijamente a ese plato de bollos sangrientos, sus expresiones mostraban una locura salvaje.

Llegado este punto, Bai Xiaochun estaba empezando a tener problemas para decidir qué hacer.

—Zhao Long ha sido un seguidor devoto y leal por ya varios años. Cuando quedé atrapado en el campo de batalla, él encabezó al grupo que intentaba alcanzarme… —Los ojos de Bai Xiaochun se inyectaban de sangre lentamente.

—Fui yo quien forzó al Maestro Deidad Adivina a volverse mi protector Dao, y también fui yo quien lo enlistó en el ejército. Esta tribulación que ambos enfrentan hoy es mi culpa… —Bai Xiaochun estaba tan dolido que apenas podía mantener su respiración. Sus ojos estaban completamente inyectados de sangre, ¡pero también estaba asustado! El terror que sentía por la idea de morir era casi completamente abrumador.

Estaba claro que la plaza que se extendía frente a él era un lugar de peligro extremo. Si se volteaba y se iba en este momento, seguramente saldría a salvo. Pero si entraba a la plaza, ¿quién sabe si se vería o no arrastrado a la misma calamidad?

Mientras permanecía allí lleno de indecisión, era casi como si hubiera dos personas a cada lado de él, uno le decía que fuera a salvar a sus amigos, y el otro le gritaba que escapara de inmediato.

Bai Xiaochun no pudo evitar pensar en aquella situación en el Clan Luochen hacía tantos años. Aunque su predicamento actual no era igual, sí que era parecido…

Aún estaba allí de pie vacilando, cuando las llamas sobre las dos grandes velas repentinamente se agitaron con locura, lo cual hizo que los cientos de cultivadores en la plaza aullaran repentinamente y arremetieran salvajemente hacia el plato repleto con bollos sangrientos. En sus ojos, lo que yacía en ese plato frente a ellos no era un montón de bollos sangrientos, sino la habilidad de vivir por siempre, o de incrementar sus bases de cultivo, u otras formas asombrosas de buena fortuna.

En tan solo un instante, todos se volvieron locos, al punto de empezar a luchar los unos con los otros para ser el primero en agarrar un bollo sangriento. Aquellos que lograban obtener uno le daban un gran mordisco con emoción y luego empezaban a reír con locura.

Aquellos que no obtenían alguno se llenaban de ira y buscaban a alguien a quien robarle. ¡La escena que transcurría frente a Bai Xiaochun en este momento lo dejó temblando de miedo y terror!

Además, ya que él observaba desde afuera, ¡se dio cuenta rápidamente de que ninguno de ellos se comía realmente los bollos sangrientos! Lo que Bai Xiaochun había asumido que eran bollos corpóreos, en realidad no eran reales. ¡Las personas en la plaza en realidad estaban peleando por nada!

Y no solo eso, aquellos que creían que estaban comiendo uno de los bollos, ¡¡en realidad estaban devorando vorazmente sus propias manos!!

Algunos ya se habían arrancado los dedos, con lo que salpicaban sangre por todos lados. ¡Pero no estaban satisfechos! Con total locura seguían mordiendo sus palmas, ¡masticándolo todo hasta sus muñecas!

Algunos incluso ya iban por los codos, con expresiones de deleite en la cara…

Aquellos en la plaza que no lograban conseguir uno de esos “bollos sangrientos” estaban como locos intentando comerse las manos de los que sí habían agarrado uno. Ya había batallas amargas por todos lados.

Algunos caían bajo ataques mágicos, y cuando sus cuerpos estallaban derramando sangre y carne, otros en la zona luego se amontaban encima y empezaban a devorarlos…

Cuando todas estas cosas empezaron a ocurrir, las llamas sobre esas dos enormes velas se agitaron, y se pudieron escuchar dos voces femeninas cantando…

—Coman, coman… está delicioso, ¿no…?

Bai Xiaochun sentía como si a su mente le hubieran caído un sinfín de rayos, ¡y temblaba físicamente por el horror de lo que ocurría frente a él!

Fue entonces que vio al Maestro Deidad Adivina que finalmente había logrado conseguir uno de esos “bollos sangrientos”, y entonces empezó a reír como loco al levantar sus manos hacia su boca. Zhao Long a su lado no había logrado obtener ninguno, y ahora estaba empezando a luchar por el cadáver de uno de los otros cultivadores…

En ese momento las dudas de Bai Xiaochun se desvanecieron. Y tomó su decisión con los ojos inyectados de sangre. Se olvidó de todos sus miedos y dio un paso adelante.

En el instante en el que su pie tocó el suelo frente a él, fue como si todo a su alrededor se ralentizara. Y a la vez, su qi glacial se extendió para inundar la plaza. Al siguiente instante, Bai Xiaochun se movió con una velocidad tan increíble, que combinada a la teletransportación de su dominio glacial, apareció justo frente al Maestro Deidad Adivina. Y sin dudar ni un instante, agarró la mano del Maestro Deidad Adivina justo antes de que llegara a su boca. La jaló y gritó, —¡Despierta Maestro Deidad Adivina!

Se escuchó un sonido de golpe cuando los dientes del Maestro Deidad Adivina mordieron a la nada. Entonces alzó la mirada hacia Bai Xiaochun y rugió; estaba claro que quienquiera que interfiriera de algún modo con él, no era más que un enemigo.

Las manos del Maestro Deidad Adivina se movieron velozmente en un gesto de conjuro y luego fueron presionadas hacia Bai Xiaochun. También se abalanzó hacia adelante como un perro rabioso, intentando morder la mano que Bai Xiaochun había sujetado.

Bai Xiaochun volteó con nerviosismo hacia Zhao Long, quien ahora reía como maníaco arrastrando a uno de los cadáveres a un lado. Lamentablemente, la visión de Bai Xiaochun se estaba empezando a nublar. De hecho, ¡el plato de bollos sangrientos adelante se estaba empezando a convertir en un plato repleto de Píldoras de Vivir por Siempre y Nunca Morir!

Tan solo ver esas píldoras hacía que la mente de Bai Xiaochun diera vueltas. Pero se mordió su propia lengua para aclarar su mente. El qi glacial en el área ya estaba empezando a debilitarse, así que su tiempo era muy limitado.

—¡Maldita sea! —gritó. Hecho esto, levantó su mano izquierda y sujetó al Maestro Deidad Adivina por el cuello. Lo agarró firmemente, sin importar que tanto se resistiera, y entonces se movió velozmente hacia Zhao Long, quien estaba en medio de un mordisco de carne sangrienta, y también lo atrapó. Luego se fue velozmente por el mismo túnel por el que había venido.

Repentinamente se escucharon dos gritos espeluznantes desde las llamas de las velas, y dos mujeres se revelaron. Se veían exactamente iguales, de mediana edad, con el cabello enmarañado y ambas viendo fijamente a Bai Xiaochun.

—¿¡Cómo te atreves a meterte en nuestros asuntos!? Has perturbado nuestro sacrificio de carne y sangre, ¡no saldrás con vida de este lugar!

Bai Xiaochun se estremeció al escuchar estas voces. Luego observó a su alrededor y pudo ver que todo en el área se convertía lentamente en montones de Píldoras de Vivir por Siempre y Nunca Morir.

—Vivir por siempre… vivir por siempre… —Y justo cuando se sentía a sí mismo descendiendo en la locura, repentinamente, una pequeña hebra de Poder de Voluntad surgió desde su Núcleo Dorado.

El Poder de Voluntad se vertió en su mente como si fuera un agua hirviendo vertiéndose sobre la nieve. Las ilusiones que estaba viendo se desvanecieron al instante, y se quedó pálido viendo a más del ochenta por ciento del qi glacial a su alrededor que había sido disuelto por las velas.

Una vez que se derritiera por completo, sería incapaz de teletransportarse, y tendría que depender solo de la velocidad de su cuerpo carnal para escapar, lo cual no sería suficiente…

A estas alturas, muchos de los cultivadores de la zona habían alcanzado a ver a Bai Xiaochun, y para ellos, ¡él también era un golpe de buena fortuna! Así que empezaron a voltearse y moverse velozmente en su dirección..

Bai Xiaochun rugió y convocó todo el poder que podía para teletransportarse a través de su qi glacial. Justo cuando este colapsaba, apareció al borde de la plaza, y luego salió disparado como un rayo hacia el túnel más cercano.

Al voltear hacia atrás por encima del hombro, pudo ver a dos mujeres que flotaban en las llamas de la vela, las cuales gritaban hacia él.

—¿Crees que puedes escapar así nada más? —gritaron volando repentinamente por el aire hacia él.

Mientras huía a toda velocidad, el aire se distorsionó en un túnel distinto, y Gongsun Wan’er apareció. Entonces dio un paso adelante y estiró su mano de manera despiadada hacia las dos mujeres.

—¡Largo de aquí! ¡Cómo se atreven a meterse con los míos!

Las dos mujeres gritaron miserablemente. Aunque el movimiento del brazo de Gongsun Wan’er no contenía ni un rastro de poder mágico, las dos mujeres titilaron como si estuvieran a punto de desvanecerse. Y a la vez, aparecieron miradas de terror y asombro sin precedentes en sus rostros.

No se atrevieron a dar ni un paso más adelante, se tiraron al suelo e hicieron kowtow.

—Regresen a su sacrificio de carne y sangre, —dijo fríamente Gongsun Wan’er—. Y de ahora en adelante, preocúpense por sus asuntos. —Cuando habló, la pequeña segunda pupila de cada uno de sus ojos se iluminó con una luz misteriosa.

Esa misma luz era justamente lo que hacía que las dos mujeres temblaran aterradas y retrocedieran lentamente hacia sus velas.

 

Descarga: