AWE – Capítulo 549

Modo Noche

Capítulo 549: Estás por Sufrir tu Merecido Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun estaba extremadamente feliz de ver a Zhou Yixing, y sentía como si acabara de encontrarse con un viejo amigo. Al fin y al cabo, no había visto a ningún otro ser viviente por un buen rato.

Conseguirse inesperadamente a Zhou Yixing justo aquí, hizo que Bai Xiaochun se sintiera como si ambos hubieran estado de algún modo conectados por el destino.

Además, el hecho de que terminara con ganancias tan buenas cada vez que se lo encontraba lo hacía emocionarse aún más.

—¡No corras Zhou Yixing! —gritó—. ¡No te voy a quitar el arco! Solo atrae la atención de estas 2.000 personas de papel, ¿¡de acuerdo mi estrella de la suerte!?

La alegría en la voz de Bai Xiaochun hizo que Zhou Yixing se estremeciera casi al borde de la locura. Realmente sentía que se había topado con más mala suerte de lo que tenía que ser posible en una vida…

—¡Tú eres la estrella de la suerte! ¡¡Toda tu familia es una estrella de la suerte!! —La precisión de los ojos de Bai Xiaochun lo llenó de ira. Se acababa de voltear tan rápido como pudo, pero de algún modo lo reconocieron igualmente. Luego escuchó como lo llamaron «estrella de la suerte», y esto lo volvió aún más loco, tanto que sentía que estaba a punto de colapsar.

Durante sus viajes recientes a través del laberinto, había rezado constantemente por no encontrarse con Bai Xiaochun de nuevo, pero… ¡eso fue exactamente lo que ocurrió!

—Oh cielos, ¿por qué lo hacéis? Este laberinto es enorme, ¿¡por qué tenéis que hacerme encontrarme con este maldito Bai Xiaochun!? —Esta era la tercera vez que Zhou Yixing se topaba con Bai Xiaochun, y esta vez, estaba seguro de que su suerte era la peor del mundo.

Durante su primer encuentro, perdió su llama de nueve colores. Luego le arrebataron su flecha de almas de fuego. La tercera vez… Bai Xiaochun llegó corriendo hacia él con 2.000 personas de papel persiguiéndolo…

Recientemente, Zhou Yixing había estado igual de aterrado por las personas de papel que Bai Xiaochun. Ver más de 2.000 de ellos en un lugar lo había dejado extremadamente aterrado.

—¿¡Acaso le debo una deuda de mi vida pasada o qué!? —Tenía los ojos inyectados de sangre y una expresión retorcida por la ira, así se volteó a ver despiadadamente a Bai Xiaochun.

—¿Quieres que te ayude llamando la atención de esas personas de papel? —gritó—. ¡Muy bien! Ya que te quieres morir, ¡¡supongo que es el destino el que te ha puesto en mis manos para morir hoy!! —¡Zhou Yixing estaba convencido de que sí aprovechaba las personas de papel, tendría su oportunidad de matar a Bai Xiaochun!

—¡La oportunidad perfecta! —aulló y se olvidó de sus reservas. Sacó su gran arco negro con nueve refuerzos espirituales. Luego estiró la cuerda de su arco y desató 36 flechas de almas, ¡una tras otra, al mismo tiempo que volaba hacia atrás alejándose de Bai Xiaochun!

36 era el límite de Zhou Yixing, y ponía tanta presión sobre él, que ya estaba tosiendo sangre. ¡Pero eso solo reflejaba lo mucho que odiaba a Bai Xiaochun! ¡Lo odiaba hasta la médula!

Las 36 flechas de almas volaron velozmente por el aire hacia Bai Xiaochun, cuyo rostro cambió al comprender que, por su emoción de haberse encontrado con su estrella de la suerte, había llevado las cosas demasiado lejos. La verdad era que esta sí que era la oportunidad perfecta para que Zhou Yixing matara a Bai Xiaochun.

—¡No puedo creer que seas tan abusador Sr. Gorila! —gritó. Cuando las 36 flechas de almas se acercaron, quedó claro que se habían fijado en su posición, y que no podría evadirlas. Tomando en cuenta que tenía las personas de papel justo detrás, esto lo ponía en una situación muy peligrosa. Por lo tanto, ondeó su mano y abrió de golpe el Parasol Eterno.

Luego explotaron las 36 flechas de almas, y Zhou Yixing gritó a modo de burla, —¡Estás por sufrir tu merecido Bai Xiaochun!

Ignoró las heridas que podría causarle, inhaló profundamente y desató 30 flechas más.

Estas flechas cortaron el aire como si fueran relámpagos, y llegaron al instante a la posición de Bai Xiaochun para explotar con una fuerza increíble. Aunque Bai Xiaochun hubiera sido más fuerte de lo que ya era, no hubiera podido hacer más que retroceder frente a un ataque como este.

Y cuando lo hizo, las 2.000 personas de papel aumentaron su velocidad, cubriendo la distancia que los separaba en un abrir y cerrar de ojos.

Los rostros de esas personas de papel gritaban con sonrisas extrañas, y sus ojos se llenaron con una mirada de codicia y locura al momento de abalanzarse sobre Bai Xiaochun.

Zhou Yixing veía todo a lo lejos, tan emocionado que hasta temblaba. Luego levantó la cabeza y se rio a todo pulmón.

—Yo no te maté Bai Xiaochun, ¡¡esta es simplemente la voluntad de los Cielos!! —Zhou Yixing se sentía de maravilla por ser capaz de librarse de la depresión que se había adueñado recientemente de su corazón.

Cuando Zhou Yixing vio a las personas de papel abalanzándose sobre Bai Xiaochun, se rio como loco y dijo, —Bai Xiaochun, tu…

Pero antes de poder terminar su frase, ¡se le abrieron los ojos de par en par y se le quedaron las palabras en la boca!

—¡Imposible! —para el asombro de Zhou Yixing, un escudo resplandeciente tras otro había aparecido alrededor de Bai Xiaochun, hasta llegar a más de mil de ellos, lo cual creó una barrera de 30 metros a su alrededor.

Cuando los escudos se extendieron, las personas de papel que habían estado abalanzándose sobre Bai Xiaochun quedaron pegados en su superficie.

Sin embargo, ya que eran tantos, ¡terminaron viéndose como una gran bola de papel!

El miedo había hecho que Bai Xiaochun se empapara de sudor allí adentro de la bola de papel. En el calor del momento, no le dio tiempo de usar su Reino del Pantano, por lo que había recurrido a talismanes defensivos para detener el avance de las personas de papel.

Después de confirmar que los escudos eran efectivos contra las personas de papel, observó entre las rendijas que quedaban entre sus brazos y piernas para ver a Zhou Yixing quien estaba boquiabierto a lo lejos.

—¡Zhou Yixing! —rugió, ¡entonces empezó a moverse hacia él!

Zhou Yixing abrió la boca asombrado, y su mente empezó a dar vueltas cuando esa gran bola de papel empezó a acelerar hacia él. Tan solo el absurdo número de personas de papel representadas en esa gran bola hacía que a Zhou Yixing le dieran escalofríos.

—¿¡Todavía no se muere!? —dijo enfurecido. Se dio la vuelta y empezó a escapar, pero a pesar de la velocidad de la que era capaz, no era rival para Bai Xiaochun.

—¿Qué hago? ¿¡Qué hago!? ¿¡No me digan que de verdad tendré que recurrir a la última teletransportación de mi símbolo de estrella!? —La sensación de locura lo abrumaba, apretó los dientes y se preparó para desatar la luz estelar dentro del símbolo de la estrella. Pero fue entonces que se dio cuenta repentinamente de que las 2.000 personas de papel que estaban pegadas en la superficie de los escudos, estaban de hecho absorbiendo su poder, lo cual hacía que la bola de papel se redujera.

—¿Hmmm? —Zhou Yixing se entusiasmó, y abandonó de inmediato su plan de teletransportarse. Su corazón se llenó de emoción y llegó a la conclusión de que Bai Xiaochun se estaba disparando en su propio pie, y en cuanto desapareciera el escudo, terminaría asesinado en cuerpo y alma.

Con cada momento que pasaba, más se emocionaba Zhou Yixing, a medida que avanzaba, se mantenía viendo de cerca lo que ocurría detrás de él, y hasta se reía por la situación.

Repentinamente, un estruendo fuerte se escuchó desde la bola de papel, lo cual sorprendió a Zhou Yixing. Pero se calmó después de confirmar que mantenía la misma velocidad.

—¡Veamos cuanto tiempo logras aguantar Bai Xiaochun!

Bai Xiaochun estaba riendo fríamente dentro de la bola de papel, y pensaba en que reacción tendría Zhou Yixing si viera el hecho de que… en realidad podía sacar cientos de miles de talismanes de papel desde su bolso de almacenamiento si así le provocaba.

—Hmph. ¡Seguro que se moriría del susto si los saco todos al mismo tiempo! —Pero Bai Xiaochun aun así estaba preocupado. Al fin y al cabo, no era que tuviera un suministro infinito de talismanes, eventualmente se le acabarían. Después de ver a las personas de papel que absorbían la energía del escudo a su alrededor, llegó rápidamente a la conclusión de que los escudos eran deliciosos para ellos.

Su corazón empezó a palpitar con fuerza y empezó a pensar más las cosas, luego sacó otro talismán de papel y lo arrojó a un lado. Y en efecto, algunas de las personas de papel se abalanzaron inmediatamente hacia allí y lo empezaron a absorber rápidamente.

Por los ojos de Bai Xiaochun pasó un destello y se quedó viendo a Zhou Yixing que escapaba a lo lejos… entonces decidió tomar un riesgo más.

 

Descarga: