AWE – Capítulo 56

Modo Noche
Capítulo 56: Permaneciendo juntos para sobrevivir.

Al anochecer del día siguiente, Bai Xiaochun y los demás aún estaban moviéndose rápidamente. Ocasionalmente, hacían intentos de usar las tablillas de jade de transmisión, pero nunca tuvieron éxito en hacer contacto con la secta.

Por suerte, tenían bastantes píldoras medicinales. Los siete cultivadores del Clan Luochen que mató Bai Xiaochun tenían todos bolso de almacenamiento. Aunque los recursos dentro de ellos no estaban al mismo nivel que lo que estaban disponibles en la Secta Corriente Espiritual, en un momento como este, era más que suficiente.

Con píldoras medicinales para reforzarlos, Du Lingfei y Hou Yunfei estaban de buen humor. Con sus heridas bajo control lograron continuar avanzando toda la noche.

Bai Xiaochun temblaba de miedo todo el tiempo. La más mínima brisa o movimiento de las hojas hacia que sudor saliera de su frente. Su corazón se sentía apretado, y sus ojos estaban completamente inyectados de sangre. También estaba aún adolorido de la batalla, lo cual frecuentemente lo dejaba apretando los dientes de dolor.

No era que el dolor fuera intolerable. En realidad, no se comparaba al dolor que había sentido cuando cultivaba la Técnica Imperecedera de Vivir Por Siempre. Lo que le molestaba era de hecho la imagen de la sangre y las heridas, y el miedo de que pudieran empeorar y eventualmente volverse amenazadoras para su vida. No podía evitar hacer muecas de ansiedad mientras pensaba en ello.

Antes de que todo esto ocurriera, Du Lingfei definitivamente se hubiera burlado de él por esto, y lo hubiera subestimado aún más que antes. Pero ahora, todo era diferente, una mirada cálida podía verse en sus ojos mientras lo confortaba continuamente.

“Está bien. No te asustes, Hermano Menor Bai. Esta herida se ve mal, pero no es de amenaza para tu vida.”

“No te muevas, pondré algo de ungüento medicinal en ella….”

Viendo a Bai Xiaochun contraerse de dolor a pesar del daño crítico en el que estaban hizo que Du Lingfei sonriera en secreto. Dentro de esa sonrisa había numerosas emociones indefinibles.

Ella sabía lo mucho que Bai Xiaochun le temía a la muerte, y era este conocimiento lo que le conmovió e impactó tanto el hecho de que hubiera regresado. De hecho, incluso sentía que había una valentía excepcional escondida en alguna parte dentro de él.

Esa valentía podía dar a luz a una figura con venas de acero, lo cual era algo que jamás sería capaz de olvidar.

Con Du Lingfei confortándolo constantemente, Bai Xiaochun empezó a sentirse más y más satisfecho consigo mismo, y estaba empezando a sentir que tomar un riesgo tan mortal definitivamente había sido la decisión correcta. Después de todo, resultó en la hermosa Du Lingfei tratándolo tan cálidamente de repente.

Cuando Hou Yunfei vio lo que estaba pasando, observó con ojos sonrientes. Considerando que estaban escapando juntos por sus vidas, era simplemente natural que sentimientos cálidos se desarrollaran entre ellos, y que se volvieran más cercanos.

“Hermano Menor Bai, Hermana Menor Du,” dijo con un tono serio, “Si podemos volver vivos a la secta, recordaré esta amabilidad que me han mostrado, ¡Por el resto de mi vida!”

“¿Si logramos regresar…?” Una mirada de anhelo apareció en los ojos de Du Lingfei, pero rápidamente suspiró y se volteó a ver a Bai Xiaochun. Un dolor surgió en su corazón al darse cuenta de que las oportunidades de que los tres regresaran vivos… Eran minúsculas.

Bai Xiaochun entró en silencio.

El tiempo transcurrió. Dos días pasaron, durante los cuales los tres continuaron adelante sin casi ningún descanso. Constantes intentos de usar las tablillas de jade terminaron todos en fracaso.

Las heridas de Hou Yunfei se estaban haciendo más serias, al igual que las de Du Lingfei, cuyo rostro estaba volviéndose más y más pálido. Gradualmente, incluso sus facultades mentales se estaban degradando.

Hou Yunfei suspiró se volteó hacia Bai Xiaochun y Du Lingfei y dijo, “Que mal que no podamos simplemente escondernos en alguna parte y dejar pasar la tormenta, pero realmente necesitamos llevar las noticias a la secta. Por supuesto, si mis cálculos son correctos, la ceremonia del Clan Luochen terminará pronto, cuando esto pase… Su experto en el Establecimiento de la Fundación vendrá por nosotros. Sin importar como intentemos escondernos de él, seremos asesinados sin ninguna duda.”

Fue en este punto que el rostro de Bai Xiaochun repentinamente cambió. Agarrando a Du Lingfei y Hou Yunfei, dio un salto a una zanja cercana y se agachó.

Du Lingfei y Hou Yunfei tenían ambos expresiones muy serias en sus rostros, e inmediatamente dejaron de charlar.

Antes de que pasara mucho tiempo, un rayo de luz apareció en el aire sobre ellos, el cual era de hecho una nube de sangre. Dentro de la nube estaba un miembro del Clan Luochen en el octavo nivel de Condensación de Qi, quién estaba mirando alrededor cuidadosamente en todas direcciones. Sin embargo, debido a que Bai Xiaochun llevó al grupo a esconderse, no fueron notados, y el miembro del Clan Luochen procedió adelante a la distancia.

El corazón de Bai Xiaochun palpitaba fuertemente mientras veía al cultivador desaparecer. Sus ojos estaban completamente inyectados de sangre, y casi quería saltar y atacar al hombre. Sin embargo, no podía hacer eso al menos que estuviera seguro de que podía matarlo. De otro modo, los otros miembros del Clan Luochen podrían aparecer.

“Nos han alcanzado….” Dijo Du Lingfei suspirando. Volteó a ver a Bai Xiaochun y dudó, como si hubiera algo que quisiera decirle. Sin embargo, antes de que pudiera, él le agarró la mano y empezó a correr de nuevo.

Los tres no dijeron nada mientras seguían adelante. Sentían como si todo les pesara encima, aplastando sus corazones. La sombra de la muerte acechaba más grande que nunca, amenazando con consumirlos completamente.

“¡Aún hay esperanza!” Dijo repentinamente Hou Yunfei. “Aunque el Patriarca del Clan Luochen es un cultivador en el Establecimiento de la Fundación, mucho más allá de nosotros en términos de cultivo, su formación de hechizos tiene que tener un límite. El Patriarca de mi Clan Hou también es un cultivador en el Establecimiento de la Fundación, y una vez fui lo suficientemente afortunado de ver una formación de hechizos de seguridad que él había preparado. Podía cubrir una distancia de 5.000 kilómetros, y requería sellar ciertos nodos de hechizos de antemano.”

Los ojos de Du Lingfei brillaron mientras respondía, “Hermano Mayor Hou, ¡¿Quieres decir que a pesar de que la formación de hechizos fue preparada de antemano por el Patriarca del Clan Luochen, incluso si excede los 5.000 kilómetros, no será por mucho?!”

“¡Exactamente!” Declaró Hou Yunfei. “Por lo tanto, mientras más nos alejemos del Clan Luochen, mayores las posibilidades de que nuestras tablillas de jade funcionen. Si logramos mandar las noticias a la secta, ¡Definitivamente enviarán a alguien a salvarnos!”

“5,000 kilómetros,” Bai Xiaochun murmuró, apretando sus dientes. “A nuestra velocidad actual, eso tomará ocho o nueve días más para alcanzar el borde….”

Mientras seguían adelante, fueron forzados a esconderse en numerosas ocasiones cuando los miembros del Clan Luochen se aceraban. Sin embargo, cada vez, la asombrosa habilidad para sentir el peligro de Bai Xiaochun los mantuvo a salvo.

Considerando lo mucho que estaba en guardia, y el hecho de que estaba llevando a Du Lingfei y Hou Yunfei junto a él mientras escapaban, Bai Xiaochun estaba poniéndose más y más exhausto, su rostro estaba más y más pálido.

Las heridas de Hou Yunfei y Du Lingfei continuaron empeorando, y como resultado, su velocidad sufrió. Eventualmente llegó al punto en el que Bai Xiaochun estaba prácticamente cargándolos a los dos.

Bai Xiaochun estaba más cauteloso que nunca mientras los llevaba consigo por tres días seguidos.

Tres días de correr y esconderse dejaron a Bai Xiaochun más y más agotado. Su rostro estaba demacrado mientras llevaba el grupo a un valle. Sin embargo, después de tomar solo unos pocos pasos adentro, su rostro vaciló, y jaló a Du Lingfei y Hou Yunfei a un lado, donde se escondieron detrás de una gran roca. Desafortunadamente, un poco lentos, y unos momentos después pudieron escuchar el sonido de alguien moviéndose por el aire hacia ellos.

Un rayo de luz blanca descendió de en medio del aire, chocando contra la roca detrás de la cual se estaban escondiendo, y destruyéndola completamente. Hou Yunfei tosió un bocado de sangre, y Du Lingfei no pudo evitar que sangre fluyera de las esquinas de su boca. Un frío bufido resonó por el aire.

“Así que, ¡Aquí es donde se han estado escondiendo!”

Un cultivador del Clan Luochen apareció, parado sobre una nube de sangre. Estaba en el séptimo nivel de Condensación de Qi, y sostenía un espejo en su mano derecha. Tan pronto los vio, le dio una palmada a su bolso de almacenamiento y sacó una tablilla de jade. Justo cuando estaba a punto de transmitir una información, Hou Yunfei gritó, “¡No le dejen hacer contacto!”

La pálida Du Lingfei estaba a punto de desatar una espada voladora cuando Bai Xiaochun, quién había estado retrocediendo lentamente, apretó sus dientes y se detuvo en su lugar. Con sus ojos inyectados de sangre y sus rodillas temblando, concentró su sangre y qi, y luego la tierra bajo sus pies se destrozó mientras se lanzaba por el aire, convirtiéndose en un rayo de luz.

Mientras el cultivador del Clan Luochen estaba a punto de transmitir la información, Bai Xiaochun salió disparado hacia él con una increíble velocidad. El rostro del cultivador cambió, y retrocedió, incapaz de hacer contacto exitosamente. Realizando un gesto de conjuro, sacudió el espejo en su mano izquierda, haciendo que un rayo de luz saliera disparado en dirección a Bai Xiaochun.

Los ojos de Bai Xiaochun brillaron con una luz feroz; En vez de esquivar, permitió que la luz blanca impactara contra él. Su arremetida lo llevó hacia el impactado cultivador del Clan Luochen, después de lo cual estiró su mano derecha, juntando sus dedos índice y pulgar. Una luz negra salió y se aferró a la garganta del cultivador.

¡Agarre Destructor de Gargantas!

Sonidos de crujidos resonaron, y los ojos de cultivador se abrieron ampliamente. Sangre escurrió de su boca, y cayó muerto, el mensaje a sus compañeros del clan sin enviarse.

Sangre también salía de la boca de Bai Xiaochun mientras recogía el bolso de almacenamiento de su enemigo, luego caminó de regreso hacia Du Lingfei. Allí, tembló y casi se cae al suelo, pero apretó sus dientes y logró mantenerse de pie.

“¡Vámonos!” Dijo, halando a Du Lingfei y Hou Yunfei consigo.

“¡Suéltame!” Dijo Hou Yunfei. “Ustedes dos váyanse. Sin mí, serán un poco más rápidos”

Su mirada era una de determinación mientras veía a Bai Xiaochun y a Du Lingfei.

Du Lingfei miró profundamente a Bai Xiaochun, y repentinamente dijo algo que había estado contemplando decir por los últimos días. “Hermano Menor Bai, ¿Por qué no te vas solo…?”

“¡Cállense!” Gritó Bai Xiaochun. “Estoy asustado de morir, pero estoy arriesgando mi vida. ¡No hay manera que ustedes dos hagan que ese sacrificio no signifique nada! ¡Vamos, vámonos! ¡Juntos!” Sin darles ninguna oportunidad de hablar más, jaló a los dos junto a él. Hou Yunfei y Du Lingfei no dijeron más nada, pero estaban más conmovidos que nunca.

Bai Xiaochun era extremadamente cauteloso mientras los guiaba adelante, constantemente cambiando direcciones, y teniendo cuidado de evitar a los cultivadores del Clan Luochen cuando se acercaban mucho. Pasaron tres días más. Era el anochecer, y el relámpago ocasional danzaba por el cielo. Nubes negras se estaban formando y lluvia empezó a caer, grandes gotas del tamaño de canicas que hacían que sonidos de salpicaduras llenaran el aire.

Empezó a ponerse muy frio, haciendo que Du Lingfei y Hou Yunfei temblaran; Sus rostros solo se tornaban más y más pálidos. El nerviosismo envolvía el corazón de Bai Xiaochun. Sabiendo que los otros dos no serían capaces de sobrevivir en un frío tan intenso, encontró una cueva en una montaña, donde empezó un fuego.

Después de sellar la entrada de la cueva para asegurarse de que la luz del fuego no emanara, se sentó de piernas cruzadas frente a Du Lingfei y Hou Yunfei.

El fuego chasqueaba, y emanaba suficiente calor para expulsar el frio gradualmente. Un poco de color gradualmente regresó a los rostros de Du Lingfei y Hou Yunfei, aunque aún se veían bastante pálidos.

Los tres se sentaron silenciosamente en la cueva, observando el fuego e hirviendo de ansiedad.

Finalmente, Bai Xiaochun rio y rompió el silencio, “En tres días más, deberíamos ser capaces de pasar el rango de los 5.000 kilómetros. ¡Jajaja! Solo esperen a que lleguemos a la secta. Esto definitivamente contará como un gran servicio meritorio. ¿Me pregunto qué recompensa obtendremos?”

Du Lingfei lo miró, su mirada era suave.

Hou Yunfei estaba a punto de reír, pero tan pronto abrió su boca, tosió un poco de sangre, y su rostro palideció mientras se balanceaba a punto de colapsar.

Después de días corriendo, hacía tiempo que se les habían acabado las píldoras medicinales.

Bai Xiaochun se puso de pie y estaba a punto de ir a examinar a Hou Yunfei, cuando repentinamente su rostro vaciló. ¡Sacudió su manga para proteger a sus dos amigos, mientras la roca que había colocado en su lugar para bloquear la luz del fuego repentinamente explotó!