AWE – Capítulo 6

Modo Noche

Capítulo 6: Ebrio en Energía Espiritual.

El sonido de los gritos de Bai Xiaochun resonaba por el aire bajo la tercera montaña, atrayendo la asombrada atención de muchos sirvientes. Todos podían ver claramente a Bai Xiaochun, con su wok en la espalda, vistiendo varias capas de ropa y corriendo a toda velocidad a través del distrito de sirvientes. Se veía como una gran pelota gorda.

De hecho, era difícil distinguir a Bai Xiaochun a lo lejos, pero definitivamente se podía ver el wok negro, el cual lo hacía ver casi como un escarabajo mientras corría.

Luego estaban los ocho cuchillos de carnicero guindados en su cinturón, que chocaban y resonaban mientras corría.

—¡Asesinato! —Gritaba mientras corría, aumentando su velocidad—. ¡Alguien sálveme! No quiero morir…

Xu Baocai lo perseguía de cerca, ya pálido, con ojos que destellaban de ferocidad y su corazón lleno de ansiedad y furia.

Perseguir a Bai Xiaochun de esta manera estaba atrayendo mucho la atención de los demás sirvientes, y Xu Baocai estaba preocupado de que la Guardia de Honor se diera cuenta. El nerviosismo en su corazón solo siguió creciendo.

—¡Maldita sea deja de gritar! —Gritó furioso Xu Baocai—. ¡Tranquilízate! ¿Por qué estás gritando? ¡Cállate! —Apretando los dientes, realizó un gesto de conjuro con ambas manos, haciendo que la espada de madera titilara con una luz y saliera disparada hacia Bai Xiaochun.

Un sonido de golpe se pudo escuchar cuando al espada de madera golpeó el wok negro de Bai Xiaochun. En medio de este sonido, Bai Xiaochun siguió corriendo como si nada.

Xu Baocai rechinaba los dientes. El enorme wok en la espalda de Bai Xiaochun cubría casi la mitad de su cuerpo, haciendo que fuera muy difícil golpearlo. Sin embargo, al sentir que no tenía más opción, Xu Baocai siguió adelante con la persecución.

Y así siguieron ambos corriendo por todo el distrito de sirvientes, Bai Xiaochun en cabeza, y Xu Baocai corriendo detrás de él.

—¡Este tipo es muy rápido, incluso con ese wok en la espalda! —pensó Xu Baocai, sin aliento, y quedándose cada vez más atrás en su persecución. Su base de cultivo estaba en el segundo nivel de Condensación de Qi, y estaba corriendo tan rápido como podía. Sin embargo, Bai Xiaochun corría con la pasión de un conejo al que le acababan de pisar la cola. Xu Baocai no podía alcanzarlo sin importar cuanto se esforzaba.

Lo más aterrador es que ya estaba empezando a cansarse, y aún no había podido ni tocar a su oponente. Por el contrario, Bai Xiaochun no parecía estar cansado en lo más mínimo, y también gritaba como un cerdo en el matadero.

Poco después, Bai Xiaochun alcanzó a ver el pequeño sendero que llevaba a Los Hornos, y sus ojos se iluminaron con entusiasmo. Se sintió de repente como si estuviera llegando a casa, y la sensación era tan emocionante que casi lloraba.

—¡Hermano mayor, Sálvame! —gritó—. ¡Está tratando de asesinarme!

Detrás de él se formaba una nube de polvo conforme corría a toda velocidad hacia Los Hornos. El Gran Gordito Zhang y los demás escucharon sus gritos y salieron rápidamente con expresiones de asombro en el rostro.

—¡Hermano mayor, Sálvame! ¡Xu Baocai está tratando de matarme! ¡Mi pobre e insignificante vida está en juego! —Bai Xiaochun se escurrió rápidamente detrás del Gran Gordito Zhang.

Los ojos del Gran Gordito Zhang tenían un brillo feroz a medida que veía atentamente a su alrededor, pero no alcanzó a ver a nadie.

—¿Xu Baocai? —preguntó. Y fue en este momento que Xu Baocai finalmente apareció, jadeando mientras corría por el sendero hacia Los Hornos.

Cuando Bai Xiaochun se dio cuenta de lo lejos que estaba Xu Baocai, su cara se llenó con una expresión de curiosidad.

—¿Eeh? ¿Por qué está corriendo tan lento?

El Gran Gordito Zhang observó a Bai Xiaochun, y luego de vuelta a Xu Baocai que llegaba sin aliento. El movimiento hizo que la grasa de su cara temblara un poco.

Xu Baocai le había dedicado mucho esfuerzo a la persecución, así que al acercarse a Los Hornos y escuchar lo que dijo Bai Xiaochun, se llenó de tanta rabia que se sintió como si estuviera a punto de explotar. Rugió con fuerza, agitó su mano derecha y envió su espada de madera apuñalando un árbol cercano.

Se escuchó un estallido, el árbol tembló y la espada lo atravesó completamente, dejando atrás un agujero.

—Bai Xiaochun. —Gritó—, ¡Nuestras diferencias son irreconciliables! —Sus ojos estaban completamente inyectados de sangre al ver a Bai Xiaochun, y luego al enorme Gran Gordito Zhang, finalmente se volteó molestó y empezó a regresarse por el sendero.

El corazón de Bai Xiaochun palpitaba fuertemente viendo el agujero en el árbol. Luego volvió a ver al enfurecido Xu Baocai, y tragó fuertemente mientras surgía un sentimiento de inquietud dentro de él.

El Gran Gordito Zhang observó la imagen de Xu Baocai retirándose, y sus ojos parpadearon con un resplandor siniestro. Luego le dio una palmada a Bai Xiaochun en el hombro.

—No te preocupes noveno hermano menor, Xu Baocai puede tener algunas buenas conexiones en la secta, pero si se atreve a mostrar su cara por aquí de nuevo, ¡nosotros tus hermanos mayores le cortaremos una de sus piernas! —Sin embargo, casi tan pronto las palabras salieron su boca, su tono cambió. —Aunque, probablemente lo mejor sería que no salieras de Los Hornos, Noveno Hermano menor. Te ves algo delgado, Creo que debería engordarte un poco. Después de todo, el Anciano Zhou estará celebrando su década de cumpleaños en unos días.

Bai Xiaochun asintió con su cabeza distraídamente mientras veía el agujero que la espada de madera de Xu Baocai había dejado en el árbol.

Luego siguió a sus Hermanos Mayores, de vuelta a Los Hornos. Más tarde, se sentó en su habitación amargado y sintiéndose más inquieto que nunca. El hecho de que su oponente pudiera mandar una espada de madera a través de un árbol significaba que, si le hubiera golpeado a él, en este momento seguramente sería un cadáver.

Esto no va a funcionar, no a menos que planee quedarme adentro de Los Hornos por el resto de mi vida. ¿Qué pasa si me atrapa la próxima vez que salga…? —Bai Xiaochun no podía dejar de pensar en la mirada rencorosa que le dirigió Xu Baocai antes de irse.

—Vine aquí a vivir para siempre, no a morir… —Los sentimientos de inseguridad y ansiedad hicieron que los ojos de Bai Xiaochun lentamente se enrojecieran de sangre. Después de un largo rato, apretó sus dientes con determinación.

—¡Joder! ¡Lo haré! ¡Voy a darlo todo! ¡Voy a darlo todo!, ¡tanto que me aterrorizaré a mí mismo, sin mencionar a todos los demás! —Sus ojos ya estaban completamente inyectados de sangre.

En lugar de decir que Bai Xiaochun era el tipo de persona que tenía miedo de morir, sería más preciso decir que simplemente era muy inseguro. La experiencia que acababa de pasar solo sirvió para encender su determinación.

—¡Voy a practicar mi cultivo! ¡Me voy a hacer más fuerte! —Bai Xiaochun ya respiraba con dificultad mientras tomaba esta decisión. Agarró el pergamino de bambú con el Arte del Control de Caldero de Qi Violeta, lo abrió hasta la segunda ilustración e inmediatamente empezó a practicar su cultivo.

Podría estar asustado de morir, pero también era increíblemente persistente y perseverante. Si no lo fuera, jamás hubiera sido capaz de encender ese incienso trece veces a través de los años, a pesar de la amenaza de los relámpagos.

Sonriendo con una determinación perversa, asumió la postura de la segunda ilustración, manteniendo la pose tenazmente. Antes, solo había sido capaz de sostenerla por el tiempo de unos diez respiros, pero esta vez, en realidad logró durar quince.

Terminó destrozado por el dolor, su frente soltaba enormes gotas de sudor. Sin embargo, el brillo feroz de sus ojos no desapareció. Poco después, fue capaz de aguantar por el tiempo de veinte respiros, luego treinta. La pequeña corriente que era el canal de Qi en su cuerpo, ya se había completado en un diez por ciento. Jadeando por aliento, su visión se desvaneció, finalmente descansó por un momento, y luego empezó a cultivar de nuevo.

La noche pasó relativamente tranquila. Pronto era el siguiente día. Luego el día siguiente, y un día siguiente más… Eventualmente pasaron quince días. Aparte de comer e ir al baño, Bai Xiaochun nunca dejó su habitación. Para alguien que apenabas acababa de empezar a practicar el cultivo, algo tan tedioso era usualmente difícil de aguantar. Sin embargo, Bai Xiaochun no estaba ni cerca de rendirse.

El Gran Gordito Zhang y los demás estaban conmocionados por la manera en la que practicaba incesantemente su cultivo. Ha de mencionarse que cultivar el Arte del Control de Caldero de Qi Violeta no era una tarea fácil. En principio, era relativamente sencillo. Sin embargo, las posturas que debían ser mantenidas para alcanzar los distintos niveles conllevaban un dolor inimaginable, por lo tanto, requería una perseverancia increíble.

Normalmente, los sirvientes de la secta se rendían después de solo unos días intentando cultivarlo.

Por lo tanto, cuando el Gran Gordito Zhang y los demás vieron a Bai Xiaochun cultivando continuamente por más de quince días seguidos, sintieron que estaban observando a una persona completamente diferente a la que habían conocido hacía unos meses…

Sus ropas estaban arrugadas, su cabello desaliñado, sus ojos estaban inyectados de sangre. Se veía completamente en ruinas, y al mismo tiempo, completamente concentrado. Sin importar el dolor que sentía, no se rendía.

Otra cosa que sucedió es que empezó a perder un poco de la grasa que había acumulado. Al mismo tiempo, la presión espiritual que emanaba aumento por más de cincuenta por ciento. Ahora estaba muy cerca del gran círculo[i] del primer nivel de Condensación de Qi.

Aparentemente, todos los ingredientes preciosos que había comido se habían acumulado en su grasa. Al practicar el cultivo de esta manera, estaba forzando esos ingredientes a materializarse como parte de su base de cultivo. También hizo que su cuerpo se volviera más resistente que el de una persona promedio.

—Noveno Hermano menor, ¿Por qué no te tomas un descanso? Has estado practicando el cultivo sin parar por más de medio mes. —El Gran Gordito Zhang y los demás lo intentaron persuadir una y otra vez. Sin embargo, cuando les devolvió la mirada, pudieron ver un brillo de determinación en sus ojos que los dejó aturdidos.

Pasó el tiempo el tiempo rápidamente. Bai Xiaochun ya había estado practicando el cultivo como loco por un mes entero. El Gran Gordito Zhang y los demás estaban conmocionados. De hecho, el Gran Gordito Zhang incluso dijo, —¡No está cultivando, se está matando!

En este momento en su cultivo, Bai Xiaochun podía mantener la postura en la segunda ilustración por más del tiempo de 100 respiros. Poco después, alcanzó el tiempo de 150. La energía espiritual dentro de él ya no era más una pequeña corriente. Era mucho, mucho más grande que eso.

Otro mes pasó. El Gran Gordito Zhang y los demás ya temblaban de miedo, preocupados de que Bai Xiaochun realmente se estuviera matando a sí mismo por tanto trabajo. Justo cuando pensaban en un plan para deshacerse de Xu Baocai, un gran ruido se escuchó proviniendo de la cabaña de Bai Xiaochun.

A medida que retumbaba ese sonido, la presión espiritual del segundo nivel de Condensación de Qi estalló desde la cabaña, expandiéndose a decenas de metros por todos lados. Tan pronto el Gran Gordito Zhang y los demás la sintieron, se le quedaron viendo con expresiones de asombro.

—¡El pequeño hermano menor ha avanzado!

—¡El segundo nivel de Condensación de Qi! ¡Ni siquiera ha formado parte de la distribución de bocadillos de Los Hornos por más de seis meses, y sin embargo ya alcanzó el segundo nivel de Condensación de Qi! ¡Eso sí que es excepcional!

—Me tomó todo un año alcanzar el segundo nivel de Condensación de Qi… —En medio de sus exclamaciones de asombro, se pudo escuchar un golpe, la puerta de Bai Xiaochun se abrió repentinamente y este salió corriendo, se veía agotado y desaliñado. Sin embargo, sus ojos tenían un resplandor brillante.

El Gran Gordito Zhang y los demás estaban a punto de acercarse a felicitarlo cuando Bai Xiaochun saltó por el aire y aterrizó ágilmente sobre una cerca de bambú que rodeaba a Los Hornos. Juntó sus manos en su espalda y levantó la cabeza orgullosamente, mirando a la distancia con un resplandor profundo en sus ojos. Se veía tal cual como un orgulloso héroe solitario.

El Gran Gordito Zhang y los demás intercambiaron miradas consternadas.

—¿Por qué está ahí parado? Se ve tan raro…

—El pequeño hermano menor… ¿Acaso fue poseído o algo?

Casi tan pronto observaron a Bai Xiaochun y su extraña apariencia, pudieron escuchar el sonido de su voz, con un tono sabio y orgulloso.

—Xu Baocai es un Elegido consumado entre los sirvientes de la Secta Corriente Espiritual, feroz sin igual, famoso a lo largo y ancho. Su base de cultivo incluso está en el aterrador segundo nivel de Condensación de Qi. Sin embargo, mi nivel de cultivo también está en el segundo nivel de Condensación de Qi. Una batalla entre nosotros, sería una batalla igualada. Es probable que esta sea una batalla de la cual hablaran a lo largo de todas las tierras, una batalla que sacudirá la secta entera. Sin embargo, debe ser luchada, sin importar que tanta sangre fluya, sin importar cuántos huesos se quiebren y cuantos tendones… Esperen un segundo. No, esta batalla es demasiado importante. ¡Debo seguir practicando el cultivo!

Habiendo terminado de hablar, Bai Xiaochun observó a su alrededor por un momento, agitó su manga y volvió a su habitación. La puerta se cerró de golpe detrás de él a la vez empezaba otra sesión de meditación aislada.

El Gran Gordito Zhang y los demás tragaron fuertemente, e intercambiaron miradas. Finalmente, el Tercer Gordito Hei dijo, —¿No me digas que le dimos comida dañada al Hermano menor?

El Segundo Gordito Huang tembló y respondió, —¡Oh no! ¡Esto es malo! ¡El hermano menor está ebrio en energía espiritual! Se volvió loco de cultivar… ¡Ahora no podemos provocarlo!

 


[i] Para los que no han leído muchos Xianxia, en general se usa el término «gran círculo» para referirse como a la cima de algún nivel en particular.


Versión Reeditada.

  • Marce

    cultivar, comer, cagar y así sucesivamente

    • Marcos A. Garcia

      asi es la vida, solo que trabajamos para alcanzar una mayor Condensación de Dinero hasta alcanzar una Fundación establecida “Alto Capital”…. Luego de perfeccionarla ir por la formacion de Nucleo “Negocio”, alcanzar la expacion empresarial naciente.

      • AnimeHunterX

        hay algunos que se quedan atascados en condensación de dinero
        o hay algunos que su Qi baja demasiado y entran en el Nivel de Vagabundo

      • Marcos A. Garcia

        querrás decir “Mortal” ya que dejan de ser cultivadores

      • AnimeHunterX

        eso mismo Son mortales sin dinero
        espera osea que trump esta en el nivel mas alto

      • Marcos A. Garcia

        Aun no alcanza el Apice, apenas llega al nivel de Hegemon, no puede cambiar las leyes de la economia misma sin recibir un contragolpe del caos economico primordial.

      • AnimeHunterX

        jajajajaja te Trumpmaste

      • No creo que llegue al nivel de Hegemon, en todo caso Bill Gates está en el nivel de hegemon, Trump como mucho es un Daolord

      • Marcos A. Garcia

        Tambien estas mal, El Due;o de Oracol es el verdadero Hegemon

        Bill gates no es mas que un Eternal medianamente fuerte como Trump que es uno en el Nivel Eterno pero recién ascendido

      • Ecle-chan

        Eso si… no vivas en Venezuela actualmente… la condensación de capital es un millón inversamente proporcional a los alimentos… a menos que seas un buen turco y tengas el olfato para hacer negocios o seas un político, o estés bien enchufado allí ya has formado el núcleo y quizás pases a formación del alma :V

  • Luciano Rosselló Sosa

    9/10

  • Ecle-chan

    A ver… aun siendo un gordito fue super rápido… presiento algo extraño en su cultvo… ahora… qué más le puede motivar a cultivar, el miedo de morir jajajaja, este será un aprendiz de Voldermort (?)

  • Jos’man

    Jajajajajajaja “Nuestra batalla será legendaria!!”(Kun Fu Panda) Estan en el segundo nivel de condensación de Qi.. :v