AWE – Capítulo 614

Modo Noche

Capítulo 614: El Padre Bai Atónito.

Antes de llegar al Reino Deva, y, de hecho, incluso antes de llegar a la verdadera etapa del Alma Naciente del Dao de los Cielos, ¡no podía subestimar a ningún experto en el Alma Naciente!

Quizás hubiera sido más fácil con alguien en la etapa inicial del Alma Naciente, pero este era un nivel que estaba por encima de eso. Las personas en la etapa intermedia del Alma Naciente a menudo pasaban menos tiempo pensando en su próximo avance, ¡y más tiempo centrados en desarrollar sus ases bajo la manga!

El líder del clan era el ejemplo perfecto. Quizás no sería imposible para él avanzar a la etapa avanzada del Alma Naciente. Pero en vez de centrarse en eso, ¡había pasado mucho tiempo perfeccionando sus ases bajo la manga!

¡Y eso era exactamente lo que era la Simbiosis de Almas del Clan Bai!

En cuanto las almas vengativas entraron en su cuerpo, se sentía como si lo estuvieran consumiendo vivo. Al convocar todo el poder posible, era capaz de usar esta magia secreta para unir el poder de decenas de miles de almas, ¡usaba su cuerpo como medio mediante el cual desatar un poder capaz de sacudir los Cielos y destruir la tierra!

Incluso para alguien en su nivel de poder, usar una magia secreta como esta sería una carga pesada. Pero en medio de su furia y su deseo de matar a Bai Hao, encontró la determinación necesaria para ignorar todos los aspectos negativos.

—¡¡Morirás!! —rugió feroz y salvajemente. Su voz sonaba como la combinación de decenas de miles de otras voces, hasta causó unos destellos de colores en el cielo, y una ráfaga de viento masiva arrasó por el área.

La expresión de Bai Xiaochun mostró un poco de temor. A estas alturas, el líder del clan ni se veía humano.

—¡¡Hora de morir!!

El líder del clan levantó la cabeza y rugió, al mismo tiempo que sacudía sus manos hacia arriba, lo cual hizo que una cantidad inconmensurable de niebla negra emanara de él y tomara la forma de una gigantesca cabeza de fantasma.

Esa feroz cabeza rodeó completamente al líder del clan, y luego salieron ambos volando hacia Bai Xiaochun.

El aire parecía resquebrajarse a su paso, y la tierra era fracturada bajo su avance. Montañas enteras colapsaban, y un cráter de 3.000 metros de diámetro se abrió.

El aire se llenó como de lamentos, aullidos de incontables fantasmas y lobos, incontables voces, todas provenientes de esa enorme cabeza.

—¡Muere!

—¡¡Muere!!

—¡¡¡Muere!!!

La expresión de Bai Xiaochun se llenó de seriedad, y a la vez, apareció otra imagen de él, ¡su clon de agua salió!

En este momento tenía a tres clones rodeando a su verdadero ser. Todos frente a la enorme cabeza, y todos gritando fuertemente del mismo modo impresionante.

—¡¡Conjuro de la Montaña Viviente!!

¡Estruendos ensordecedores inundaron el aire!

El verdadero ser de Bai Xiaochun empezó a crecer. Un sinfín de grandes rocas se formaron a su alrededor hasta ocultar completamente su cuerpo, el cual se vio reemplazado por… ¡un gigantesco e impresionante golem de piedra de 300 metros!

De hecho, no era un solo golem de piedra…

Sus tres clones también usaron el Conjuro de la Montaña Viviente. Así que un segundo, tercer y cuarto golem de piedra aparecieron. Luego, los cuatro se arrojaron de cabeza hacia el líder del clan que se avecinaba junto a la gigantesca cabeza que había invocado.

El ataque combinado de los cuatro golems de piedra parecía poder sacudir los Cielos y la tierra, y cuando impactó a la gigantesca cabeza, el estallido resultante sacudió hasta los más altos Cielos y lo más profundo del inframundo.

Una onda de choque impresionante se extendió por todos lados, abarcando decenas de miles de metros y destruyendo todo a su paso.

La gigantesca cabeza se redujo a más de la mitad al instante, pero el verdadero ser de Bai Xiaochun y sus tres clones también salieron volando hacia atrás con sangre saliendo de sus bocas. Se pudieron escuchar cosas quebrándose, grietas parecidas a telarañas se habían extendido sobre la superficie de los golems de piedra. Y poco después terminaron destrozados en mil pedazos.

A medida que el verdadero ser de Bai Xiaochun y sus clones retrocedían, el líder del clan reía siniestramente desde dentro de la gran cabeza.

—¿¡Qué trucos te quedan bastardo ingrato!? —En medio de su risa, el fantasma se volvió a arrojar con locura sobre Bai Xiaochun, repleto de intención asesina y de una furia intensa.

Por cómo se veían las cosas, ¡¡el líder del clan estaba intentando eliminar a Bai Xiaochun de un solo golpe a toda potencia!!

—¿Cómo iba a saber que ni tres clones podrían vencer esa magia secreta…? —La luz de la determinación pasó por los ojos de Bai Xiaochun, inhaló profundamente, y decidió recurrir a algo que habría preferido no usar.

Tomando en cuenta el punto al que había llegado la batalla, el hecho de que nadie interfiriera indicaba que el patriarca deva realmente no estaba en el área.

Probablemente había otros miembros del clan buscándolo, pero ninguno estaba tan enloquecidamente furioso como el líder del clan, ni eran capaces de su velocidad.

—Bueno tiene sentido; no creo que nadie me odie tanto como este líder del clan…

Llegado a este punto en sus ideas, Bai Xiaochun no vaciló más. Aunque temblaba, sus ojos contenían un intenso deseo de pelear, un deseo que provenía de su instinto, algo imposible de evitar.

Su Dao era vivir por siempre, y no le gustaban todas estas peleas y matanzas. Hasta le temía a la muerte. Aunque muchas veces no era necesario llegar a las peleas, en algunas ocasiones, si querías seguir viviendo, tendrías que luchar a muerte. Ya se había metido en su naturaleza el simplemente apretar los dientes y luchar, a pesar del miedo que existía en su corazón.

—Ni siquiera una deva me pudo matar, ¡sin mencionar a un insignificante cultivador en la etapa intermedia del Alma Naciente! —Sus manos destellaron con un gesto de conjuro de dos manos, ¡y apareció otra imagen de él! Esta vez, era su cuarto clon, ¡el clon de tierra!

Ahora tenía a cuatro clones rodeando a su verdadero ser, uno a cada lado, una formación que causó estruendos al instante alrededor del cielo, y que las tierras empezaran a temblar.

El líder del clan no pudo evitar quedarse boquiabierto al ver esto, y su rostro cambió al instante. Pero luego apretó los dientes y se arrojó de frente hacia Bai Xiaochun, como si no le importara su vida o muerte, su rostro revelaba una sonrisa feroz.

Bai Xiaochun murmuró suspirando, —Bai Hao, ha llegado la hora de que tu Maestro le enseñe una lección a tu padre, ¡es hora de que entienda la inimaginable diferencia entre ustedes dos!

Respiró hondo, y luego él y sus cuatro clones levantaron los brazos en el aire, justo como un director de orquesta al mando.

—Reino…

Con su verdadero ser y sus cuatro clones haciendo lo mismo, ¡hicieron que el área entera de 30.000 metros se convirtiera en una ciénaga pantanosa!

Los alrededores se vieron repletos por una densa capa de vapor de agua, la tierra se ablandaba. Y en medio de la niebla que se acumulaba, ¡apareció un aura que parecía provenir de tiempos caóticos y primordiales!

Era como si este terreno de 30.000 metros hubiera sido completamente aislado de las Tierras Desoladas, y se hubiera convertido en su propia dimensión. Al líder del clan se le volvieron a abrir los ojos de par en par, y su rostro pálido mostró una expresión espantosa.

Antes de poder acercarse más, un destello pasó por los ojos de Bai Xiaochun, y bajó las manos ferozmente. Sus cuatro clones hicieron lo mismo al mismo tiempo.

—¡… del Pantano!

¡BOOOOOOOOOM!

¡¡BUUUUUUUUUUM!!

¡¡Pum-pum!! ¡¡Pum-pum!!

Un sonido que sonaba casi como un latido de corazón inundó el área, el cielo se opacó y las tierras se sacudieron. Entonces aparecieron unas púas, ¡unas púas que salieron disparadas del suelo con una velocidad impresionante!

Bajo esas púas se podían ver cinco montañas tan descomunales, ¡que tan solo verlas haría temblar el corazón de cualquiera!

¡Las cinco montañas negras y curvas eran nada más y nada menos que la zarpa de la bestia que conformaba el espíritu de esencia vital de Bai Xiaochun!!

Hasta ahora, jamás había aparecido en su totalidad, solo las garras. En cuanto al líder del clan, sin importar que magias secretas intentara desatar; comparado a este bestia, era como una simple luciérnaga frente a la luna llena.

El profundo terror que se aferró a él lo dejó temblando físicamente, incapaz de evitar gritar. En toda su larga vida cultivando, jamás había sentido tanto asombro o terror, ni frente al patriarca deva. La sensación se aferró a su pecho como una prensa, y sus ojos se abrieron de par en par… una terrible premonición recorrió su cuerpo…

Aunque sus ases bajo la manga fueran aún más poderosos, ¡sería imposible escapar de la muerte a manos de esta gigantesca bestia y de su enorme garra!

—No… ¡¡no puedo morir aquí!! —gritó, su aura se había tornado totalmente caótica. Abandonó cualquier intento de atacar a Bai Xiaochun y volteó para escaparse.

El terror que se aferró a su corazón era una cosa de pesadillas. ¿Cómo podría haberse imaginado que este hijo ingrato sería tan poderoso? ¡Era tan poderoso que el líder del clan quedó totalmente inundado por el terror!

—¡¡No puedes ser Bai Hao!! Aunque la formación de hechizos del clan no se diera cuenta, ¡¡sé que no eres él!! —La sombra de la muerte acechaba al líder del clan a tal punto, que convocó todo su poder, ¡¡estaba haciendo arder su base de cultivo y su longevidad para intentar escapar!!

¡Moriría si no escapaba!

Pero sin importar lo rápido que se moviera, ¡no podía moverse tan rápido como esta garra bestial!

Descarga:
<