AWE – Capítulo 66

Modo Noche
Capítulo 66: Yendo contra viento y marea por la Secta.

Después de viajar a través de la jungla por un rato, Bai Xiaochun empezó a notar pistas que le contaban la historia de lo que había ocurrido. Rápidamente quedó convencido de que sus suposiciones eran correctas. Después de emerger de la cadena montañosa sin nombre, se movió a toda velocidad por varios días hasta que estaba de vuelta en las Montañas Estrella Caída, donde descubrió las ruinas del Clan Luochen. “Parece que Du Lingfei y Hou Yunfei realmente lograron enviar las noticias de vuelta a la secta.” Cuando recordó los amargos eventos que había vivido, suspiró, luego se volteó y saltó de vuelta sobre el Bote de Viento. Sentándose de piernas cruzadas, lo mandó volando a la distancia.

“¡De vuelta a la secta!” Declaró, sus ojos brillando con anticipación. Luego se dio cuenta de que lo más probable es que haya realizado un servicio meritorio para la secta, y seguramente sería recompensado generosamente cuando volviera.

Esto lo puso aún más emocionado. Mientras viajaba adelante, tornó su atención a su bolso de almacenamiento. Mientras filtraba y organizaba todos los otros bolsos de almacenamiento que había recogido de los cultivadores del Clan Luochen, encontró un buen número de objetos aleatorios dentro, al igual que piedras espirituales.

En uno de los bolsos de almacenamiento, aunque se le había olvidado a quién perteneció, encontró el objeto más valioso de todos. Era una semilla, más o menos del tamaño de un puño humano, casi parecía un corazón latiendo, como si contuviera algo vivo, sin embargo, los latidos se hacían más y más débiles.

Después de pensar un poco, la habilidad con plantas y vegetación de Bai Xiaochun lo llevó a una conclusión impactante. Esta era una legendaria y valiosa Semilla Espiritual, la cual supuestamente se había extinguido hacía mucho. ¡Era conocida como la Semilla Nacer de Bestia!

De acuerdo a las leyendas, si absorbía la quintaescencia de otra criatura espiritual, sería capaz de reproducir naturalmente esa misma criatura espiritual. Para esas bestias poderosas que tenían dificultades reproduciéndose, Semillas Nacer de Bestia como esta eran prácticamente invaluables.

Era lo mismo para cultivadores que tenían poderosas criaturas espirituales mascotas. Cultivadores como esos, anhelaban poseer generaciones sucesivas de sus poderosas criaturas espirituales. Desafortunadamente, estaban limitados a una sola mascota, lo que significaba que las Semillas Nacer de Bestia eran increíblemente valiosas para ellos.

Era imposible decir como el cultivador enemigo del Clan Luochen había llegado a poseer un objeto tan valioso. Presumiblemente, fue algún tipo de buena fortuna con la que se encontró esa persona. Después de todo, el Clan Luochen estaba localizado en las Montañas Estrella Caída, un lugar… De ilimitados misterios.

Después de pensar un poco, Bai Xiaochun llegó a la conclusión de que quien fuera el cultivador del Clan Luochen que descubrió la Semilla Nacer de Bestia, probablemente no sabía lo que era, lo cual explicaría porque no había sido mantenida apropiadamente.

En el camino, Bai Xiaochun recogió un poco de madera la cual estaba imbuida con energía espiritual. Después de esculpirla en una pequeña caja, cuidadosamente colocó la Semilla Nacer de Bestia adentro, después de lo cual las fluctuaciones de fuerza vital de la semilla gradualmente se estabilizaron.

Bai Xiaochun guardó la caja de madera y tomó un respiro profundo. Luego, envió el Bote de Viento acelerando sobre el horizonte, siguiendo la misma ruta que habían tomado originalmente, para seguir su camino más y más cerca hacia la Secta Corriente Espiritual.

Un mes pasó rápidamente. En el viaje original, no habían poseído muchas piedras espirituales, por lo que solo usaron el Bote de Viento durante la noche. Pero ahora, el bolso de almacenamiento de Bai Xiaochun estaba rebosando de piedras espirituales, así que no estaba preocupado para nada de gastarlas. Por lo tanto, solo le tomó un mes antes de que la puerta de la ribera sur de la Secta Corriente Espiritual entrara a su vista.

“Ha pasado más de medio año desde que me fui. Finalmente, estoy de vuelta.” Bai Xiaochun se paró sobre el Bote de Viento con su cabello ondeando en la brisa, viéndose tal cual un poderoso maestro. Sin embargo, repentinamente decidió que era la imagen equivocada, y rápidamente se cambió de vuelta a sus arruinadas y ensangrentadas ropas de discípulo de la Secta Externa que había vestido durante su desesperada batalla con el Clan Luochen.

Ahora se veía como alguien que había estado dispuesto a luchar hasta la muerte por la secta. Tras su regreso, las manchas de sangre en sus ropas, y los varios lugares donde las ropas habían sido rasgadas y penetradas, serían testigo de las peligrosas crisis que había enfrentado.

Sintiéndose muy satisfecho, envió el Bote de Viento aún más cerca de la secta. Sin embargo, justo cuando estaba a punto de cruzar el borde, una barrera invisible apareció, enviando el Bote de Vienta rebotando hacia atrás.

“¿Huh?” Pensó. La fuerza de rebote casi lo arrojaba fuera del Bote de Viento.

Fue a este punto que un rayo de luz repentinamente salió disparado hacia él desde la puerta principal. Un joven apareció, con una expresión placida mientras miraba a Bai Xiaochun.

“Compañero Daoísta Desconocido, ¿Qué te trae a la Secta Corriente Espiritual?” Mientras las palabras salían de su boca, miró el Bote de Viento, y luego a las ropas de Bai Xiaochun, y frunció el ceño. “Tienes el Bote de Viento de la Secta Corriente Espiritual, ¿Y estás vistiendo las ropas de un discípulo de la Secta Externa? ¡¿Y además la puerta principal de la Secta Corriente Espiritual te previno de entrar?! ¡¿Quién eres?!”

Los ojos de joven brillaron fríamente mientras realizaba un gesto de conjuro con su mano derecha. Inmediatamente, su base de cultivo surgió con las fluctuaciones del octavo nivel de Condensación de Qi.

Bai Xiaochun retrocedió, mirando al escudo en confusión.

“Hermano Mayor,” dijo, “¿Qué está pasando? ¿Por qué no puedo entrar a la secta? ¡Soy el discípulo de la Secta Externa Bai Xiaochun, del Pico Nube Fragante!”

El joven frunció el ceño, y justo estaba a punto de decir algo,  cuando se detuvo sorprendido.

“Espera, ¿Eres Bai Xiaochun?” Mientras más estudiaba a Bai Xiaochun, más familiar se veía. Había atendido el funeral de Bai Xiaochun, en el cual su retrato estaba expuesto arriba de su lápida. Un temblor recorrió al joven, y cuando se dio cuenta de que las ropas de Bai Xiaochun estaban manchadas de sangre, quedó boquiabierto. “Tú no… ¡¿No estás muerto?!”

“¡No estoy muerto para nada!” Incluso mientras Bai Xiaochun observaba sorprendido, el joven emocionadamente sacó una tablilla de jade y envió un mensaje de vuelta a la secta.

Mientras las noticias sobre Bai Xiaochun estaban siendo enviadas de vuelta, Li Qinghou estaba en meditación aislada en el Pico Nube Fragante. Repentinamente, sus ojos se abrieron, y un temblor lo recorrió.

Al mismo tiempo, las noticias fueron pasadas al Líder de la Secta, quien quedó boquiabierto. Inmediatamente envió una corriente de sentido divino hacia la puerta principal de la ribera sur, y cuando vio a Bai Xiaochun, primero quedó impactado, luego encantado. Inmediatamente empezó a enviar notificaciones dentro de la secta.

Solo tomó el tiempo de unos respiros para que suspiros de incredulidad empezaran a surgir. El sonido colectivo era tan fuerte que incluso era tenuemente audible fuera de la puerta principal. Además, las campanas empezaron a sonar.

“¿Bai Xiaochun? ¿No murió? ¡¿Cómo puede estar vivo?!”

Innumerables personas empezaron a volar hacia afuera desde dentro de la secta. Sorprendentemente, el primero en línea era Hou Yunfei. Cuando emergió de la puerta principal y vio a Bai Xiaochun, una expresión de incredulidad apareció en su rostro. Después de la mortal persecución en la que ambos habían participado, nunca quiso creer que Bai Xiaochun realmente estaba muerto. Sin embargo, en lo profundo de su corazón, estaba seguro que ningún discípulo podría haber salido de esa situación tan amarga.

Ahora, estaba tan emocionado que empezó a llorar.

“¡¡Hermano Menor Bai!!” Gritó. Riendo, se apresuró hacia adelante y abrazó a Bai Xiaochun.

“Hermano Mayor Hou….” Respondió Bai Xiaochun parpadeando. A este punto, se dio cuenta de que la secta había pensado que estaba muerto. Observó a Hou Yunfei, sus ojos llenos de felicidad.

“¡Vamos, regresemos a la secta!” Dijo Hou Yunfei emocionado. Agarró a Bai Xiaochun e inmediatamente se dirigió de vuelta a través de la puerta principal Con Hou Yunfei allí, Bai Xiaochun ahora podía entrar a la secta. En cuanto al joven de antes, los siguió adelante, claramente aturdido. Había participado personalmente en la exterminación del Clan Luochen, y había visto la evidencia de la batalla que luchó Bai Xiaochun, incluyendo los cuerpos arruinados de los cultivadores del Clan Luochen. Ver que Bai Xiaochun había regresado vivo lo dejó profundamente asombrado.

Casi tan pronto Bai Xiaochun caminó a través de la puerta principal, más personas empezaron a apresurarse hacia él desde todas direcciones.

“¡¿Noveno Gordito?!” Gran Gordito Zhang, Tercer Gordita Hei, y los demás Hermanos Mayores Gorditos del distrito de sirvientes estaban tan felices que temblaban. Esto era especialmente cierto de Gran Gordito Zhang, quién le dio a Bai Xiaochun un gran abrazo de oso, con lágrimas corriendo por su rostro.

Bai Xiaochun estaba conmovido. Viendo cuantas personas estaban aglutinándose alrededor de él, repentinamente sintió como si todo lo que hizo realmente valió la pena.

Luego, un rayo de luz voló hacia ellos, el cual era Li Qinghou, quién tenía una mirada incrédula en su rostro mientras miraba a Bai Xiaochun. En sus manos estaba un bolso, dentro del cual estaban todos los retazos de ropas ensangrentados que había recogido mientras buscaba a Bai Xiaochun.

El más que nadie entendía la gravedad y el peligro mortal que enfrentó Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun se apresuró adelante, juntando sus manos e inclinándose hacia Li Qinghou “¡Saludos, Lord de la Cima!”

Li Qinghou normalmente era una persona muy calmada, pero en este momento, no pudo evitar temblar. Estirando su mano, la coloco sobre la cabeza de Bai Xiaochun y dijo, “Solo me alegra que estés vivo,” dijo Li Qinghou. “Simplemente feliz de que estés vivo.”

“¡Este es mi hogar!” Dijo Bai Xiaochun sacando el pecho. “¡Estoy dispuesto a ir contra viento y marea por la secta!” Luego sacudió su manga, deliberadamente mostrando los numerosos agujeros ensangrentados en ella.

NT: La expresión usada aquí (y en el título del capítulo) dice Going through Hell or High Water, se traduce directamente como, “pasando por el infierno y mareas altas”, pero eso no suena muy bien y tenemos una expresión que significa exactamente lo mismo en español “Yendo contra viento y marea”. Así que uso esa.

Las personas continuaron acercándose desde los tres picos de la ribera sur. Todos querían ver a Bai Xiaochun, y cuando vieron sus ropas arruinadas y ensangrentadas, estaban impactados.

Esto era especialmente cierto cuando las personas empezaron a esparcir las palabras que acababa de decir. Todos estaban aturdidos y cuando vieron a Bai Xiaochun, en sus corazones sintieron… Que él era un verdadero Elegido de la secta.

Mientras la multitud aumentaba, la voz llorando de una joven chica se pudo escuchar. No era nadie más que Du Lingfei. Había pasado los días recientes llena de lágrimas, al punto en el que incluso perdió peso. Cuando escuchó a las personas diciendo que Bai Xiaochun había vuelto, su mente empezó a sacudirse, e inmediatamente abandonó todo lo demás y vino corriendo.

Cuando realmente posó sus ojos sobre Bai Xiaochun, aún más lágrimas empezaron a fluir. Se apresuró hacia él y envolvió sus brazos alrededor de él, llorando y riendo al mismo tiempo. Casi parecía no poder atreverse a creer que lo que estaba viendo era verdad. En respuesta, Bai Xiaochun sintió una sensación cálida en su corazón.

Sus manos casi empezaron a moverse en dirección de ciertas áreas abultadas de sus ropas, pero luego recordó que había un montón de personas mirando, y se contuvo.

“Es como dije, Hermana Mayor Du,” dijo tranquilamente, alzando su barbilla, “Mientras yo, Bai Xiaochun, tenga tan solo un aliento de vida restante, no dejaré que nadie te haga daño.” Mientras las empalagosas palabras salían de su boca, parecía como si estuviera mirando hacia abajo a todo el mundo.

Sin embargo, Du Lingfei se ablandó un poco, y en lo profundo de sus ojos, las profundas emociones que había allí se tornaron aún más dulces que antes.

La gente de la Sala de la Justicia también estaba allí, encabezados por Ouyang Jie. Cuando vio a Bai Xiaochun, se vio impactado por un momento, pero luego profundamente encantado. Esto era especialmente cierto cuando vio el estado andrajoso de Bai Xiaochun, y luego cuando escuchó las palabras que acababa de decirle a Li Qinghou, después de las cuales asintió con su cabeza.

“Bai Xiaochun, soy Ouyang Jie de la Sala de la Justicia.”

Cuando Bai Xiaochun escuchó las palabras ‘Sala de la Justicia’, su corazón palpito fuertemente, pero luego recordó el increíble servicio que había realizado. Sacó el pecho como antes, y junto sus manos respetuosamente hacia Ouyang Jie.

Ouyang Jie rara vez sonería, pero en este momento lo estaba haciendo mientras decía, “¿Por qué no vienes conmigo a ver al Líder de la Secta y hablamos sobre lo que pasó con el Clan Luochen?”

Ondeó su dedo en dirección a Bai Xiaochun, haciendo que una niebla espiritual apareciera bajo sus pies, la cual lo envió volando a la distancia junto con Ouyang Jie.

Li Qinghou se veía profundamente contento mientras se transformaba en un rayo de luz que también salió disparado junto con ellos.

En cuanto a todos los demás discípulos, observaron a Bai Xiaochun partir, y la mayoría dejaron salir suspiros sorprendidos, y empezaron a discutir el asunto entre ellos mientras se dispersaban. Por supuesto, las noticias sobre Bai Xiaochun estando vivo se esparcieron rápidamente.

Eventualmente, prácticamente todos en la Secta Corriente Espiritual se enteraron del asunto. La mayoría de las personas estaban muy felices, pero de vuelta en su cueva de Inmortal, Qian Dajin estaba temblando, y una mirada de terror se podía ver en su rostro.

“¡¡Maldita sea, no puedo creer que no esté muerto!! ¿Cómo pudo haber escapado de tal persecución mortal?

“Aunque probablemente no sabe que yo fui el que arreglo que él fuera a esa misión…. ¿Cierto? No hay manera de que pueda saberlo….” Varias expresiones pasaron a través del rostro de Qian Dajin. Finalmente, suspiró, pensando en todas las posibles cosas malas que podían pasar.