ATG – Capítulo 1023

Modo Noche

Capítulo 1023 – Una sensación de peligro

Después del banquete, Yun Che se aprovechó de Feng Huita para alejar a los invitados y encontrar un momento para escabullirse a la parte trasera del palacio. Allí, casualmente paseó por un rato, antes de que finalmente se detuviera frente a un estanque que extrañamente no se había congelado. Cuando Yun Che observó las hojas verdes flotando en el agua, suspiró.

Sus oídos todavía estaban zumbando incluso ahora como resultado de los varios días estridentes, pero todavía no tenía ni la más mínima idea de cómo podría obtener el Cuerno del Qilin de Hielo.

“Es mucho más difícil de lo esperado”, pensó Yun Che desanimado

Para Mu Xuanyin, era solo una cuestión de hablar, pero para Yun Che, no tenía idea de cómo hacer su pedido. Después de todo, no tenía enemistad con el Imperio del Viento Helado. Además, el Imperio del Viento Helado lo había tratado con gran respeto e incluso declaró que estaba dispuesto a morir diez mil veces por él. ¿Cómo podría abrir directamente la boca y pedir el cuerno de Qilin…

¡Después de todo, en el corazón del Emperador del Viento de Hielo, esa reliquia era la encarnación de la fortuna de su país!

Realmente parecía que, dentro del Reino de la Canción de Nieve, nadie podía pedirlo además de Mu Xuanyin.

Pero si el no solo fuera e hiciera su pedido, ¿de qué otro modo podría lograr su objetivo? ¿De verdad tendría que ir a robarlo? Pero como era una especie de reliquia, tenía que estar escondido en un lugar secreto y fuertemente custodiado. Incluso si confirmara su existencia, ¿cómo iba a poder robarla?

Mu Xuanyin había enfatizado específicamente el punto de que debería estar haciendo esto solo, pero con su fuerza profunda actual, cualquiera de los guardias de mayor nivel del palacio podría matarlo. Además, Mu Xiaolan, que había terminado viniendo… era más débil que él, otro factor que detenía.

“¿Eh? Yun Che, entonces aquí es a donde huiste.”

Mientras Yun Che desanimado pensaba para sí mismo, los suaves pasos de Mu Xiaolan se acercaron saltando delante de Yun Che. Ella sonrió alegremente cuando preguntó: “Hehe, ¿te sentiste poderoso y grandioso hoy?”

“…” Yun Che solo suspiró. Él no respondió.

“¿Eh? ¿Cómo es que pareces infeliz?” Preguntó Mu Xiaolan mientras estiraba la cabeza y observaba la cara completamente inexpresiva de Yun Che.

“¿Sobre que hay que estar feliz?” Yun Che frunció los labios.

“Mmm… Todas esas personas te elogiaron, todos competían entre ellos para ofrecerte bebidas. Incluso el Padre Real del Hermano Mayor Hanyi, el emperador, tuvo que inclinarse mientras te hablaba. No creo que no sientas el más mínimo orgullo en tu corazón.” Mu Xiaolan se consoló cuando sus mejillas se hincharon.

Yun Che suspiró de nuevo cuando dijo, “¿Crees que la persona que realmente respetan y temen es a mi?”

“¿Ah?” Mu Xiaolan se quedó aturdido.

“No”, Yun Che negó con la cabeza, “La persona que realmente respetan y temen es a mi maestra.”

“Antes de que se revelara mi condición de discípulo directo, ni una sola persona en el gran salón se había preocupado siquiera de mirarme. De hecho, el Emperador del Viento Helado ni siquiera recordaba mi nombre, el cual le acababa de decir. No solo fueron ellos, en el arca profunda, tu padre ridiculizó mi nacimiento y mi estatus sin pensarlo dos veces y me dijo severamente que me mantuviera alejado de ti.”

“¡Ah!” Mu Xiaolan se sorprendió muchísimo, su pequeña cara se puso pálida mientras tartamudeaba, “Padre, él… él…”

“Está bien, no necesitas estar nerviosa. Después de todo, nunca dije que culpara a tu padre por sus acciones. “Yun Che extendió su mano y acarició suavemente la cabeza de Mu Xiaolan. “Cuando vuelvas al lugar de tu madre y tu padre más tarde, debes recordar decirle a tu padre que no hay necesidad de estacarse en ese asunto y que no hay necesidad de que él se acerque a mí solo para disculparse porque no me importa en absoluto. Evitar que duerma por la noche.”

La mano de Mu Xiaolan golpeó su frente cuando finalmente entendió por qué su padre había estado tan frio y silencioso hoy. Ella ansiosamente le preguntó: “Padre, él en realidad… tú, tú… realmente no lo culpas, ¿cierto?”

“¿Por qué tengo que culparlo?” Yun Che se encogió de hombros, “¿No es esto normal? Con mi fuerza profunda y experiencia, cualquier figura poderosa me trataría de esta manera.”

“Además, la única razón por la que su actitud cambió fue debido a mi condición de discípulo directo de la Maestra de Secta.”

“Para la Maestra, incluso si ella no fuera la Reina del Rey de la Canción de Nieve y la Maestra de la Secta Fénix de Hielo Divino, la gente del Reino de la Canción de Nieve todavía la respetaría y le temería naturalmente. En cuanto a mí, me temo que si no tuviera el estatus que me ha otorgado la Maestra, la gente aquí hoy ni siquiera me miraría, mucho menos me alabaría y me respetaría. Por lo tanto, no hay nada de lo que estar feliz. En cambio, hoy me ha permitido comprender mejor que el poder es lo único que se respeta en el mundo.”

Mu Xiaolan permaneció en blanco por un momento y luego negó con la cabeza mientras refutaba: “Lo que estás diciendo no es del todo correcto. Aunque tu fuerza profunda actual no es demasiado especial, tu talento innato del hielo es realmente muy alto y eres el discípulo directo de un Gran Rey del Reino. En un futuro cercano, definitivamente podrás convertirte en una figura cuya fuerza es mucho mayor que todos los demás. No hay duda de que esto sucederá. Es por eso que todos te están tratando tan bien en este momento.”

“Olvídalo.” Yun Che indiferentemente dijo: “De todos modos, en otros dos o tres años… en un máximo de tres años, me iré de este lugar. En mi Estrella Polar Azul, soy básicamente un Gran Rey del Reino, ¡y puedo imponerme como quiera!”

“Tch”, Mu Xiaolan puso los ojos en blanco mientras se decía en voz baja, y solo podía oír: “Ya eres el discípulo directo de la Maestra de Secta, sería extraño si te dejara ir a casa.”

¡Sin embargo, para su padre le haya dicho tales cosas a Yun Che en el arca profunda… ah ah ah! Fue muy embarazoso. Qué hago…

“Tú… ¿realmente no culpas a mi padre?”, Preguntó ansiosamente Mu Xiaolan mientras bajaba la cabeza. Su voz era muy tranquila y contenía rastros de culpa y nerviosismo.

“Si se tratara de otra persona, con mi temperamento original, entonces ellos estarían por mucho tiempo… toser tos. Pero como es el padre de la Hermana Mayor Xiaolan, naturalmente no lo culpo en absoluto.” La expresión de Yun Che era extremadamente sincera mientras continuaba, “Además, sé que tu padre no es una mala persona. La razón por la que me reprendió fue porque realmente se preocupa por ti.”

Yun Che giró su mirada mientras miraba la cara brillante, lisa y ligeramente sonrojada de Mu Xiaolin desde un costado. “Está muy claro que el carácter de tu padre es extremadamente directo y franco. Él no es amable, pero tampoco es alguien que se esconde a sí mismo. Desde el momento en que me conoció, él expresó directamente su desdén por mí. Aunque en ese momento, parecía extremadamente feroz, no era para nada aterrador… Hermana Mayor Xiaolan, ¿sabes cuál es el tipo de gente más aterradora del mundo?”

“¿Ah?” La boca de Mu Xiaolan se abrió y se cerró pero ella no respondió.

“Las personas más aterradoras del mundo son aquellas que nunca muestran a los demás sus verdaderas emociones. ¡Los más terroríficos son aquellos que siempre son agradables y tranquilos, independientemente de si se enfrentan a un cultivador débil, parecido a una hormiga o alguien a quien odian!”

Mientras hablaba, una expresión seria apareció en la cara de Yun Che y en sus ojos.

“…” Una expresión de confusión apareció en el rostro de Mu Xiaolan, como si no pudiera entender por qué Yun Che había dicho esas palabras de repente.

“Este tipo de persona, soportan pacientemente todo y hacen planes astutamente. Sus mentes son realmente aterradoras… y no es aterrador en el sentido normal. Por lo menos, soy completamente incapaz de contenerme completamente a la perfección ante alguien a quien siento mucho resentimiento. Naturalmente, soy aún menos capaz de hablar alegremente y con humor en tales circunstancias. Estas personas normalmente no lastiman a los demás y generalmente son admiradas, alabadas, veneradas y adoradas por otros como un santo. Sin embargo, una vez que toman la decisión de matar a alguien… serán extremadamente cuidadosos y minuciosos. Harán un solo golpe mortal con absoluta certeza y no dejarán rastros. Son como una serpiente dormida que de repente dispara veneno en el momento más oscuro de la noche para matar. Solo de pensarlo me da escalofríos.”

Yun Che luego puso sus manos en su cuello detrás de su cabeza mientras silenciosamente miraba hacia el cielo nocturno.

Los ojos de Mu Xiaolan continuaron expresando confusión cuando preguntó: “Yun Che, qué… ¿qué estás diciendo? No parezco entender.”

“¿No lo entiendes o no te atreves a confiar en tu comprensión?” Yun Che la miró desde un lado y luego dijo con calma: “No dudes de ti misma es exactamente la persona cuya imagen ha surgido en tu mente… Olvídalo. Creo que no hay forma de que lo aceptes. Todo lo que tienes que hacer es escuchar un poco más profundo y estar atenta a mí.”

Mu Xiaolan, “…”

En este momento, el sonido de pasos apresurados resonó desde atrás cuando Feng Hange llegó con un grupo de guardias. Al ver a Yun Che, sus ojos se iluminaron cuando sus pasos se aceleraron aún más. “Así que estabas aquí, Hermano Yun. Debido a asuntos personales, Hanyi se fue y se ha olvidado de cuidar al Hermano Yun. Espero que estés dispuesto a perdonarnos por este asunto.”

Yun Che se dio vuelta y se rió entre dientes cuando dijo, “No hay necesidad de que su alteza sea tan educada. El Palacio del Imperio Viento Helado es verdaderamente hermoso por la noche y extremadamente agradable de ver. No pude evitar subconscientemente caminar hasta aquí.”

Al ver que no había rastros de insatisfacción en la cara de Yun Che, Feng Hange se relajó un poco cuando se enderezó y dijo: “Somos afortunados y honrados de poder ganar el elogio y la apreciación del Hermano Yun del hermoso paisaje aquí. Ah, es cierto, un palacio ha sido preparado. Teniendo en cuenta cómo el Hermano Yun ha venido aquí a través de todo el viento y la nieve, supongo que el Hermano Yun está algo cansado. ¿Le gustaría que le muestre su habitación?”

Yun Che pensó por un momento, luego asintió, “Esta bien.”

“Por favor. Ah, Hermana Situ, sus cuartos de palacio también han sido preparados. Está bastante cerca del Hermano Yun, vámonos y veámoslos juntos.”

“Ah… está bien.” Mu Xiaolan estaba un poco aturdido. Estaba claro que todavía estaba pensando en lo que Yun Che acababa de decir.

Bajo la guía personal de Feng Hange, Yun Che y Mu Xiaolan llegaron frente al Palacio de la Doncella de Hielo, que había sido meticulosamente diseñado durante el día. Las flores de hielo se balanceaban mientras los espíritus de hielo bailaban lentamente y varios colores de coral iluminaban el interior con un resplandor brillante y resplandeciente. Incluso la alfombra extendida fuera de la habitación estaba tejida con hilos de hielo de la mejor calidad.

Frente al Palacio de la Doncella de Hielo, unas veintitantas chicas vestidas con ropas como la nieve esperaban. Todas parecían tener menos de veinte años. Todas eran tan hermosas como las flores y lunas y un aroma extraordinariamente extravagante emanaba de sus cuerpos. Al ver a Yun Che llegar, todas caminaron lentamente hacia él y lo saludaron mientras todos decían: “Presentamos nuestros respetos a Sir Yun.”

“…” Mu Xiaolan se quedó boquiabierta.

“Hermano Yun, este es nuestro Palacio de la Doncella de Hielo. Es el palacio que mi Imperiod el Viento Helado usa para entretener y tratar a nuestros huéspedes más importantes. Dentro de mil pasos en todas las direcciones, hay cientos de los guardias más talentosos montando guardia, así que no tendrá que preocuparse por su seguridad en absoluto.” Feng Hange luego bajó la voz mientras continuaba, “Estas veinte chicas fueron todas especialmente y cuidadosamente seleccionadas para ti de la Ciudad Imperial por las ordenes de mi Padre Real. Aunque no se pueden comparar con el Hada Feixue, todas nacieron en familias grandes y ricas, y todas siguen siendo vírgenes. Hermano Yun, por favor… disfrútelo.”

Mu Xiaolan, “(ー` ‘ー) # ”

“¡Oh! ¡Muy bien!” Los ojos de Yun Che se iluminaron cuando asintió felizmente, “¡Su alteza es realmente agradable! ¡Por favor, dale las gracias a tu padre real por mí!

“Mientras el Hermano Yun esté feliz.” Al ver a Yun Che sonreír, el corazón de Feng Hange se relajó.

“Hermana Mayor Xiaolan, ¿quieres entrar y echar un vistazo?”, Preguntó Yun Che mientras sonreía.

Esta pregunta… claramente tenía la intención de alejar a alguien.

Mu Xiaolan se enfureció mientras golpeaba el suelo con fuerza y gritaba indignada: “¡¿Cómo podría atreverme a molestar el placer del digno discípulo directo de mi secta?! ¡Hmph!”

Terminado de hablar, Mu Xiaolan se dio vuelta y comenzó a alejarse.

Yun Che asintió lentamente, “Así que es así. Entonces está bien, voy a molestar a su alteza para enviar a la Hermana Mayor Mu Xiaolan a casa.”

“Ah bien. Si el Hermano Yun tiene alguna otra instrucción, por favor házmelo saber. No hay absolutamente ninguna necesidad de ser cortés.”

“¡Es mejor que no le hagas saber a la Hermana Mayor Feixue sobre esto!”, Gritó Mu Xiaolan con enojo cuando de repente se dio vuelta después de caminar muy lejos en la distancia.

“Uh… entonces este pequeño príncipe se retirará.” Feng Hange se despidió torpemente mientras se retiraba apresuradamente.

“Ah, las mujeres son realmente problemáticas.” Yun Che suspiró mientras levantaba la cabeza y miraba el cielo nocturno, que era mucho más oscuro que el del Reino Fénix de Hielo. Susurró internamente, “Siento que algo grande va a suceder esta noche.”

Descarga:
<