ATG – Capítulo 1024

Modo Noche

Capítulo 1024 – Atraer a la serpiente

El interior del Palacio de la Doncella de Hielo estaba decorado de una manera hermosa e imponente; era evidente que se habían hecho los mejores esfuerzos para que pareciera extravagante. Incluso la cámara imperial de Feng Huita podría no parecer tan exageradamente decorada.

“Gobernar una nación tan grande todavía palidece en comparación con tener un buen maestro.”

Yun Che suspiró con emoción.

Había veinte mujeres detrás de él con sus cabezas agachadas y esperándolo nerviosamente. Al verlo venir ante una cama baja, pensaron que tenía la intención de dormir un poco antes de lo esperado. La mujer liderando a las demás secretamente se mordió el labio antes de dar un paso adelante y decir en voz baja: “Sir Yun, ¿quiere descansar ahora?”

“Mm.” Yun Che hizo un sonido en respuesta. Luego, casualmente se giró para mirar a la mujer que había pronunciado las palabras.

La mujer había llamado su atención desde el principio debido a que su atuendo era diferente de las otras diecinueve mujeres. Estaba vestida con un vestido blanco como la nieve y el dobladillo se arrastraba por el suelo. Era simple pero elegante, emanaba una sensación de lujo que haría que la gente moviera sus miradas hacia ella.

“¿Cuál es tu nombre?”, Preguntó Yun Che abruptamente mientras la miraba.

“¡Este prin … ah!” Inmediatamente, ella se sobresaltó asustada por la manera en que se refería a ella. Ella bajó la cabeza en una ráfaga y dijo nerviosamente, “Esta… esta sirvienta se llama Hanjin. Sir Yun puede ordenarle a esta Jin’er como lo desee.

¿Esta prin? ¿Hanjin?

“¿Eres… una princesa del Imperio del Viento Helado?” Yun Che la evaluó. No es de extrañar que el temperamento de esta mujer fuera tan extraordinario. Feng Huita en realidad le envió a su propia hija…? Hmm, muy bien, es muy considerado de él.

“Sí.” Feng Hanjin bajó aún más la cabeza.

Ella era la princesa más joven del Imperio del Viento Helado, y acababa de cumplir quince este año. Ella vino aquí siguiendo la orden de Feng Huita, para esperar personalmente al invitado de honor. También le había dicho que si la otra parte se encariñaba con ella, sería la buena fortuna de toda su vida, incluso si la aceptaba como una concubina o simplemente como una sirvienta para calentar su cama.

“Así que es verdad”, Yun Che asintió lentamente. “Tu padre real hizo que incluso una princesa como tú esperara en mí, huh. Realmente no sé cómo debería expresarme a su muestra de hospitalidad. ¿No le importa causarte algún agravio?”

Feng Hanjin dijo en voz baja: “En palabras del Padre Real, es la buena suerte de Hanjin poder servir a Sir Yun.”

“Hahaha.” Yun Che se rió en voz alta. “Tu padre real es realmente muy cortés. Parece que tendré que decirle adecuadamente mi agradecimiento mañana. Hablando de eso, en mi camino, escuché que tu Imperio del Viento Helado tiene una historia de casi cien mil años. Eso es realmente admirable.”

“Han pasado ochenta y siete mil seiscientos veintidós años desde el establecimiento del Imperio del Viento Helado.”

La voz de Feng Hanjin era bajita, la cual sonaba nerviosa y débil, pero las cifras que mencionó eran incomparablemente precisas.

“… En la historia del Reino de la Canción de Nieve, debería considerarse un régimen muy largo, ¿no?”, Preguntó Yun Che.

“Reportando a Sir Yun,” Feng Hanjin respondió obedientemente, “Aunque el Imperio del Viento Helado no es la nación más fuerte en el Reino de la Canción de Nieve, ha existido por el período más largo de tiempo. La historia del Reino de la Canción de Nieve ha visto el ascenso y la caída de innumerables dinastías, y es solo mi Imperio del Viento Helado el que se ha mantenido imponente durante al menos cincuenta mil años. Además, ya estamos cerca de lograr la hazaña de mantener nuestro régimen durante “dos” cincuenta mil años.”

“¿Oh?” Yun Che parecía sorprendido. Luego dijo con admiración: “En el mundo de donde vengo, era extremadamente raro que las dinastías pudieran mantener sus regímenes durante varios miles de años. Entonces, es realmente asombroso saber que una dinastía podría existir por más de ochenta mil años. Parece que el Imperio del Viento Helado es una nación con una enorme fortuna.”

“Debe haber alguna razón detrás de tener un destino tan fuerte y próspero. Como princesa del Imperio del Viento Helado, debes saber qué es exactamente, ¿verdad? Por ejemplo… conexiones con otras naciones o alguna especie de reliquia protegiendo el imperio. Me gustaría saber sobre eso.” Yun Che parecía extremadamente curioso.

“Acerca de eso…” dijo nerviosamente Feng Hanjin, “Esta sirvienta usualmente se queda en sus aposentos, y nunca ha estado involucrada en asuntos nacionales. Como tal, es imposible dar una respuesta a la pregunta de Sir Yun. Esta sirvienta pide el perdón de Sir Yun.”

“Oh no hay problema. Fue solo una pregunta casual.” Yun Che agitó su mano. Luego, se sentó en la cama baja y extendió la mano para sentir la sabana de seda helada. “Qué cama tan cómoda. Parece que podré dormir bien por la noche.”

“Si Sir Yun va a tomar un descanso…” Los dedos de Feng Hanjin se enredaron estrechamente el uno con el otro, y su rostro se enrojeció en un profundo rojo. Ella bajó la cabeza, sin atreverse a mirar a Yun Che. “Permita que esta sirvienta… le ayude… a b-bañarse.”

“Oh, eso es innecesario”. Yun Che se tumbó. “No tengo ese hábito.”

“Entonces… deje que esta sirvienta le ayude a quitarse la bata.”

“Eso también es innecesario.” Nunca me quito la ropa antes de ir a la cama.” Yun Che estaba acostado con la cara hacia arriba y los ojos cerrados. Ondeo casualmente la mano “No queda nada para que hagas. Todas ustedes pueden irse ahora.”

Feng Hanjin tenía una expresión complicada. Era difícil decir si estaba decepcionada o si se sentía relajada por su actitud. Ella se inclinó haciendo una reverencia. “Está bien… esta sirviente estará afuera, esperando las instrucciones de Sir Yun en todo momento.”

“¡Oh, espera un momento!” De repente, Yun Che se levantó de la cama. Echó un vistazo afuera por la ventana y murmuró: “Este viaje al Imperio le Viento Helado es una oportunidad única, por lo que no se siente bien acostarse tan temprano. Princesa Hanjin, ¿podría llamar a su Hermano Real Hanyi? Haz que me lleve a dar una vuelta por el palacio imperial.”

“Entendido, esta sirvienta transmitirá sus palabras de inmediato.”

Feng Hanjin salió del Palacio de la Doncella de Hielo. Justo cuando estaba a punto de transmitir su voz a Mu Hanyi, lo encontró inesperadamente yendo en su dirección.

Ella rápidamente se acercó a él. “Decimotercer Hermano.”

“¿Hanjin?” Mu Hanyi estaba un poco sorprendido. “¿No deberías estar sirviendo al Hermano Mayor Yun Che, según la orden de Padre Real? ¿Qué estás haciendo afuera? ¿El Hermano Mayor Yun no está presente en el Palacio de la Doncella de Hielo?”

“Sir Yun está en el Palacio de la Doncella de Hielo en este momento, pero quería que llamara al Decimotercer Hermano para que viniera aquí. Esperaba que el Decimotercer Hermano lo llevara a mirar alrededor por el palacio imperial.”, respondió Feng Hanjin.

“Oh, con que es así.” Mu Hanyi asintió ligeramente. “Entonces vayamos rápidamente con el.”

“Hanjin, ¿qué piensas de Yun Che?”, Preguntó despreocupadamente.

Feng Hanjin pensó por un momento antes de decir con voz suave, “En realidad… no hablamos mucho, pero siento que es una persona muy amable. A pesar de tener una identidad tan honorable, él no es autoritario en absoluto.”

“Haha, eso es natural. Si hubiera algún problema con su comportamiento, no habría manera de que la Maestra de Secta lo eligiera como su discípulo directo.” Mu Hanyi sonrió y continuó de una manera muy natural, “Ya que has intercambiado palabras con él, ¿te pidio algo?”

Luego, volvió a hablar para complementar sus palabras: “Si él pide algo, asegúrese de satisfacerlo sin importar que.”

“No pidió nada tampoco… AH! Hablo casualmente un poco sobre la historia de nuestro Imperiod el Viento Helado, y le hizo una pregunta sobre el destino de una nación”, respondió Feng Hanjin con sinceridad. Aunque tenía el noble estatus de princesa, había sido criada estrictamente en la familia imperial, y solía comportarse obedientemente.

“¿Destino de la nación?” Las cejas de Mu Hanyi se dispararon.

Feng Hanjin dirigió su mirada hacia él al escuchar el cambio abrupto en su tono. “Decimotercer hermano, ¿Qué pasa?”

“Oh.” Mu Hanyi sonrió. “Realmente no pensé que incluso el Hermano Mayor Yun Che pudiera creer en algo tan imaginario, así que realmente me sorprendió, haha”.

Vino con Feng Hanjin al Palacio del Doncella de Hielo. Se disculpó de inmediato tan pronto como vio a Yun Che, “Hermano Mayor Yun Che, es el regreso de Hanyi a este lugar después de un período de varios años, así que había muchos asuntos triviales con los que tuve que lidiar. Hanyi está tan avergonzado de estar ausente de tu lado por tanto tiempo.”

“Le he dicho muchas veces anteriormente, el Hermano Menor Hanyi no necesite ser tan cortés.” Yun Che sonrió despreocupadamente. “Antes, cuando salí a dar la vuelta alrededor por un rato, quedé impresionado por la belleza inimaginable del Palacio Imperial del Viento Helado. No se puede mencionar en la misma oración los palacios imperiales en nuestros reinos inferiores. Entonces, cuando lo pensé por un tiempo, no pude contener mi deseo de continuar el recorrido. ¿Podría molestar al Hermano Menor Hanyi para que me lleve a dar un paseo por el palacio?”

“No es un problema en absoluto, sino un gran honor para mí.”

Caminando uno al lado del otro, Yun Che y Mu Hanyi abandonaron el Palacio de la Doncella de Hielo. Ambos disfrutaron de la vista del Palacio Imperial del Viento Helado en la oscuridad de la noche mientras paseaban por allí.

Había un plano de diferencia entre el Reino de Dios y un reino inferior. La grandeza de un palacio imperial en el Reino de Dios era mucho mayor que el Palacio Imperial del Viento Azul o el Palacio Imperial del Fénix Divino con el que Yun Che estaba familiarizado.

En el camino, Yun Che escuchó la detallada presentación de Mu Hanyi a los muchos lugares del palacio imperial y también ocasionalmente habló sobre algunos asuntos de la Estrella Polar Azul. Los sonidos de sus risas se podían escuchar continuamente, teniendo mucha diversión discutiendo varios temas. Sin saberlo, ya habían pasado por la mayor parte del palacio imperial.

“Es nada menos que asombroso y admirable que el Imperio el Viento Helado haya existido durante más de ochenta mil años, siendo el imperio con el régimen más largo en la historia del Reino de la Canción de Nieve.”

Yun Che sinceramente suspiró de admiración. “Parece que el enorme Imperio del Viento Helado ciertamente es favorecido por los cielos por haber sido bendecido con un destino formidable.”

“¿Ah?” Mu Hanyi sonrió levemente. “¿El Hermano Mayor Yun Che también cree en algo como el destino?”

“El problema con el destino es, ya sea el destino de una persona o de una nación, quizás nadie realmente crea en él con todo su corazón, y nadie lo encuentra completamente increíble. Similar a cómo no hay una sola persona que tenga la capacidad de aclarar realmente si nuestros destinos son decididos por los Cielos, o por nuestras propias acciones”, dijo Yun Che sin prisa.

“Hahaha.” Mu Hanyi se rió por un momento. Él asintió con total consentimiento. “El Hermano Mayor Yun Che, lo dijo bien. En opinión de Hanyi, una cosa como el destino no puede ser completamente confiable, y tampoco podemos ignorar totalmente su efecto en nuestra vida. Las principales razones detrás de que mi Imperio el Viento Helado haya podido permanecer firme en este ámbito son: en primer lugar, nuestros emperadores ancestrales se lograron en el gobierno del imperio de una manera legítima y legal. La primera instrucción para alguien que ascienda al trono de este imperio es estar cerca de las masas y ser popular entre ellos. Si el gobernante no es querido por las masas, entonces incluso una nación poderosa y próspera se desmoronaría hasta la extinción. ‘El que obtiene el amor de las personas, capta el mundo entero’ no es solo una frase vacía. Nuestros emperadores ancestrales han hecho todo lo posible para obedecer las instrucciones, y como tal, el círculo virtuoso del gobernante que cuida a las masas y las masas que cuidan al gobernante a cambio entró en existencia. Por lo tanto, no sorprende que el Viento Helado haya mantenido su estabilidad todo el tiempo.”

Yun Che miró profundamente a Mu Hanyi antes de decir: “¿Podría ser que aún hay algo más?”

“Esa otra cosa.” Una sonrisa misteriosa y débil apareció en la cara de Mu Hanyi. “Es posiblemente el que tiene un efecto de protección considerablemente grande sobre lo que el Hermano Mayor Yun Che, llama el destino de una nación.”

“¿Oh?” La sorpresa estaba escrita en toda la cara de Yun Che. “¿No me digas que hay una vena espiritual debajo de la ciudad imperial?”

“No la hay.” Mu Hanyi negó con la cabeza. “En realidad, es una especie de reliquia otorgada por los Cielos  que mi Imperio del Viento Helado obtuvo en los primeros días de su establecimiento. Esta reliquia ha estado con nosotros por más de ochenta mil años. El Imperio el Viento Helado todavía está presente, y la reliquia que ha experimentado una gran cantidad de cosas durante un período de más de ochenta mil años, no ha mostrado ni el más mínimo cambio en su apariencia. Si existe algo así como el destino en este mundo, entonces esta reliquia es la que a protegido el destino de mi Imperio del Viento Helado hasta ahora.”

“La Reliquia protegiendo el imperio… ¿tu familia imperial está en posesión de algo tan extraordinario?”, Dijo Yun Che asombrado. “¿Qué es exactamente esta reliquia? Tiene que ser algo bastante milagroso ser capaz de permanecer sin cambios incluso después de haber existido durante ochenta mil años.”

“…” Mu Hanyi abrió la boca para hablar, pero no dijo una palabra por un breve momento. Era evidente que dudaba en responderle. Poco después, recuperó la calma y dijo: “La existencia de esta reliquia tampoco es un secreto, pero la gente común solo sabe que la Familia Imperial del Viento Helado tiene una especie de reliquia, y prácticamente todos desconocen su verdadera identidad. Después de todo, este es considerado uno de los mayores secretos de mi Familia Imperial del Viento Helado. Sin embargo, está completamente bien decirle al Hermano Mauor Yun Che al respecto. Es solo que Hanyi pide que se mantenga en secreto.”

“Por supuesto.” Yun Che asintió con la cabeza.

“La reliquia es de hecho un cuerno de Qilin”, dijo Mu Hanyi con una expresión solemne. “Nuestro gran antecesor lo encontró casualmente bajo un millar de firn. En aquel entonces, los Qilins ya se habían extinguido hacia muchos años. Así que fue una verdadera suerte y milagro para él poder encontrar un cuerno Qilin… y uno extremadamente intacto”.

“¿Un cuerno… de Qilin?” Yun Che se detuvo en seco. Una profunda sorpresa se pudo ver en su rostro una vez más. “¿No es el Qilin una bestia legendaria que se usa como un signo auspicioso? ¿Me estás diciendo que no es solo una bestia inventada, sino algo que realmente existe?”

“Por supuesto.” Mu Hanyi asintió. “Ha pasado bastante tiempo desde que los Qilins se extinguieron en la Región Divina Oriental, y en los reinos inferiores naturalmente habría sucedido en un momento anterior. En consecuencia, solo quedan varias leyendas de ellas que son difíciles de distinguir como verdaderas o falsas. No es de extrañar que el Hermano Mayor Yun Che, pensara en Qilin como una bestia inventada. Pero los Qilins realmente existen, y corre el rumor de que hay una familia de Qilins en la distante Región Divina Occidental que ha logrado sobrevivir hasta el día de hoy porque obtuvieron una antigua sangre divina. Por lo tanto, si el destino lo permite, el Hermano Mayor Yun Che podría ver personalmente a un verdadero Qilin algún día.”

Yun Che permaneció aturdido por un buen rato antes de asentir lentamente con una cara bastante sorprendida. “No hay escasez de cosas extraordinarias bajo los vastos cielos. Nunca esperé que la bestia legendaria auspiciosa fuera una entidad verdadera. Parece que todavía soy bastante ignorante y de mente estrecha, habiendo vivido en el reino inferior durante más de veinte años.”

“Por cierto, ¿dónde está este cuerno de Qilin en este momento? Me gustaría echarle un vistazo por mi cuenta.”

El tono y la expresión de Yun Che revelaron una profunda curiosidad y emoción.