ATG – Capítulo 1044

Modo Noche

Capítulo 1044: Flor de la Pluma Espiritual Helada

“¿Yun Che? ¡¿Estás vivo?!” Los ojos de Mu Yizhou se oscurecieron, pero por dentro estaba sorprendido por la apariencia de Yun Che.

“Por supuesto que estoy vivo. Tú por otro lado… puedes estar muerto muy, muy pronto.” Yun Che se burló.

“¡¿Crees que gente como tú puede matarme?!” El odio brilló en los ojos de Mu Yizhou, “¡Muy bien! Solo lamentaba el hecho de que no pude matarte con mis propias manos, ¡pero pensar que me entregarías a mí!”

“¡No lo dejes escapar, Mu Heng! ¡Debo matarlo con mis propias manos!”

Mu Yizhou ya estaba agarrando su espada cuando dio la orden. Pero en el momento en que desató su energía profunda, repentinamente noto que el escenario ante sus ojos estaba cayendo rápidamente por alguna razón. Todo se volvió grotesco antes de hundirse en la oscuridad…

El discípulo del Fénix de Hielo llamado Mu Heng estaba a punto de moverse hacia atrás de Yun Che cuando vio la cabeza de Mu Yizhou volando repentinamente lejos de su torso. El estallido de energía profunda hizo que la sangre escarlata saliera de su cuello cortado como una fuente y enviara la cabeza al menos a decenas de metros del torso. Finalmente, cayó débilmente y se estrelló contra la nieve junto a la cabeza de Mu Heng.

La expresión de Mu Yizhou era muy tranquila porque nunca tuvo la oportunidad de mostrar miedo en su rostro. Lo único que mostraba el miedo y la conmoción que estaba sintiendo en sus últimos momentos eran sus pupilas agrandadas.

“¡Ah… aaaaah!” Mu Heng estuvo atónito por un largo tiempo antes de soltar un grito temeroso. Se tambaleó hacia atrás con gran temor y casi se cayó de culo durante el proceso.

Yun Che había escondido su cuerpo y su presencia, detonó la energía profunda en sus Venas Divinas del Corazón de Buda en un instante, se movió a una velocidad imposible y finalmente atravesó el cuello de Mu Yizhou con la Cuchilla de la Mariposa Oculta… El asesinato no hubiera sido posible sin ninguno de estos elementos, y los había ejecutado todos a la perfección.

Como resultado, Yun Che quien estaba en el primer nivel del Reino del Origen Divino fue capaz de matar a Mu Yizhou en un instante, ¡un cultivador que era casi dos reinos más fuerte que él!

Le tomó a la Cuchilla de la Mariposa Sombra solo un breve instante pasar por el cuello de Mu Yizhou, y todo el proceso de asesinato fue tan silencioso que Mu YIzhou nunca se dio cuenta de que lo mataron hasta el momento final. De hecho, nunca supo cómo murió en manos de Yun Che.

“¡Esa es… esa es la Espada de la Mariposa Sombra!”

Cuando Mu Heng vio la reluciente cuchilla helada en la mano de Yun Che, sus pupilas se contrajeron ligeramente mientras gritaba el nombre del arma.

“¿Oh? ¿La conoces?” Yun Che retiró la Cuchilla de la Mariposa Sombra con un poco de asombro. Aunque esta persona era mucho más débil que Mu Yizhou, probablemente solo era un discípulo normal del Palacio del Fénix de Hielo, en realidad reconoció la Espada de la Mariposa Sombra.

Parece que la Cuchilla de la Mariposa Sombra era extremadamente famosa en el Reino de la Canción de Nieve.

“No es de extrañar que el hermano mayor Yizhou fuera…”

¡Plop!

Fue solo hasta que el cuerpo sin cabeza de Mu Yizhou finalmente colapsó en el suelo, rociando el suelo con una impactante cantidad de sangre. A juzgar por la sangre rociada, probablemente no quedaba nada dentro del cuerpo.

“Entonces, ¿quieres irte, o quieres ser… enterrado junto con tu hermano mayor?” Dijo Yun Che fríamente. No había ninguna razón para creer que una persona exiliada en este lugar fuera un buen huevo, pero al mismo tiempo no compartían ninguna relación ni rencor entre ellos. En un lugar como el Valle del Fin de la Neblina, era mejor evitar problemas innecesarios. Por lo tanto, no malgastaría energía tratando de matar a este tipo si decidiera irse.

Mu Heng dio unos pasos hacia atrás, pero rápidamente se detuvo una vez más. El miedo inicial y la conmoción en su rostro en realidad estaban dando rienda suelta a la crueldad feroz, “Tú solo mataste a Mu Yizhou porque lo emboscaste usando la Cuchilla de la Mariposa Sombra. ¿De verdad crees que un simple cultivador del Reino del Origen Divino como tú tiene derecho a jactarse de su fuerza frente a mí?”

Los ojos de Yun Che se entrecerraron, “Entonces eliges morir, ¿es eso?”

“¿Yo? ¡El que va a morir eres tú!” La cara de Mu Heng se volvió ligeramente distorsionada, “¡De todos modos moriré tarde o temprano en este lugar! Si puedo arrastrarte, el discípulo directo de la maestra de secta muere conmigo, hehehehe, ¡entonces mi muerte valdrá la pena!”

“Mm.” Yun Che asintió con la cabeza, “Es una muy buena idea.”

Si él todavía fuera un discípulo del Palacio Fénix de Hielo, no se atrevería a mostrarle a Yun Che incluso un poco de falta de respeto, incluso si tuviera todo el valor del mundo. Pero él era un fugitivo en el Valle del Fin de la Neblina, por lo que la identidad de Yun Che solo invocaba irritación y emoción en su retorcido corazón.

“¡Entonces muere!”

Mu Heng balanceó su espada hacia Yun Che, causando que el aire frío y espeso envolviera a Yun Che en un instante. Parecía que congelaría a Yun Che en hielo allí mismo.

Yun Che alzó sus brazos frente a él con la Espada de la Aniquilación Celestial sujetada firmemente en sus manos. Sus ojos se volvieron sombríos cuando detonó su energía profunda, llamas y fuerza de espada a la vez. A juzgar por la fuerza del aura de Mu Heng, el chico probablemente estaba en el nivel dos o tres del Reino del Alma Divina. Aunque era mucho más débil que Mu Yizhou, aún no era un oponente fácil para él.

Afortunadamente, la vida de Mu Heng en el Valle del Fin de la Neblina se gastó solo un paso por delante de una muerte segura. No solo estaba herido, su vitalidad era débil y su energía profunda se había agotado en gran medida. ¡No había ninguna razón para que él perdiera si él combatiera a Mu Heng con toda su fuerza!

Yun Che desafió el viento frío y saltó en el aire, llegando instantáneamente frente a Mu Heng. Su espada cayó sobre la cabeza de Mu Heng como si lo aplastara como un pastel.

La velocidad de Yun Che sorprendió seriamente a Mu Heng, pero inmediatamente levantó su propia espada y levantó su propia energía profunda. Tenía cien por ciento de certeza de que su ataque le daría a Yun Che un duro golpe.

¡Dang! Un sonido pesado resonó cuando Yun Che fue golpeado lejos, muy lejos del punto de impacto. Sin embargo, la espada de Mu Heng fue la que se rompió cuando sus manos se entumecieron y sus pies se hundieron profundamente en el suelo.

“¿¡Ah!?” Las pupilas de Mu Heng se contrajeron abruptamente cuando el miedo y la sorpresa aparecieron en su rostro, “¿Cómo… cómo es esto posible?”

Ante él, un sentimiento opresivo que no debería pertenecer a un cultivador del Reino del Origen Divino se precipitó hacia él. Yun Che en realidad se recuperó con una vuelta por el aire y balanceó su espada una vez más hacia su cabeza. Las llamas que envolvieron la espada en realidad fueron más fuertes que durante el primer choque, y amenazaron con sofocar a Mu Heng.

Mu Heng apretó los dientes y arrojó la espada rota que empuñaba. Sin atreverse a conservar su fuerza por más tiempo, su cuerpo entero resplandeció gélidamente mientras rugía y envió trece carámbanos clavados en el aire desde el suelo.

Los trece carámbanos habían aparecido rápida e inesperadamente, por lo que la figura que caía de Yun Che instantáneamente fue apuñalada por dos de los trece carámbanos al mismo tiempo. Mu Heng estaba a punto de soltar una carcajada cuando de repente se dio cuenta de que el ‘Yun Che’ perforado se estaba disipando rápidamente en una nube de fina niebla de hielo.

Detrás de Mu Heng, un calamitoso y ardiente poder corría despiadadamente hacia su espalda. Lo único que el hombre podía hacer era gritar de terror antes de ser golpeado sin piedad por el ataque.

¡¡Boom!!

El chasquido de la columna de Mu Heng era tan nítido que casi le llegaba a las orejas. Mu Heng voló muy, muy lejos en la distancia como una bolsa de sangre rota antes de estrellarse dolorosamente en la roca congelada en la que Yun Che se escondía antes.

Fue imposible para Mu Heng levantarse nuevamente después de que su columna vertebral se partió por la mitad. Se retorció dolorosamente en el suelo mientras vomitaba sangre escarlata continuamente de su boca.

“Perro que ladra no muerde.” Yun Che se burló justo antes de que un rugido peligroso y bestial siguiera sus palabras. Una presencia peligrosa se acercó rápidamente a Mu Heng.

Era natural que la conmoción atrajera la atención de las bestias profundas. Apartando su espada rápidamente, Yun Che retiró su presencia y escapó sin prisas del lugar, sin molestarse en darle a Mu Heng ni siquiera una segunda mirada. Después de alejarse unos cientos de metros del lugar, saltó sin hacer ruido en el aire y aterrizó en lo alto de un árbol alto y seco. Su figura lentamente desapareció después de eso.

No pasó mucho tiempo antes de que los bajos gruñidos de una bestia profunda y los espeluznantes gritos de desesperación de Mu Heng cortaran el aire.

Cerca del final del tercer día desde que Yun Che fue enviado al Valle del Fin de la Neblina.

Faltaban más de treinta minutos para que transcurriera el límite de 72 horas. Cuando se acabó el tiempo, la formación profunda dimensional que Mu Xuanyin dejó en el cuerpo de Yun Che lo teletransportaría fuera del Valle del Fin de la Neblina.

Una nube de espesa niebla se dispersó cuando Mu Xuanyin apareció sin hacer sonido sobre el Valle del Fin de la Neblina una vez más. Ella rápidamente descubrió a Yun Che después de que extendió su conciencia por la tierra. Entonces, sus cejas se arrugaron un poco.

Yun Che no se había escondido en el mismo lugar y esperó a que pasara el tercer día. En este momento, estaba a casi cincuenta kilómetros de su lugar anterior.

Podía sentir dónde estaba Yun Che pero no ver a su persona, por lo que era obvio que Yun Che se encontraba actualmente en ese increíble estado de invisibilidad. Sin embargo, esa no fue la razón por la cual Mu Xuanyin se sorprendió.

¡Mu Xuanyin estaba sorprendida porque Yun Che obviamente se estaba moviendo lentamente por el suelo!

¡Pudo moverse a pesar de ser invisible!

“…” La pequeña onda de emoción en los ojos de Mu Xuanyin duró por un largo tiempo antes de que se calmara.

Mientras tanto, Yun Che estaba caminando lentamente a través del Valle del Fin de la Neblina mientras era invisible… no podía acelerar aunque quisiera de todos modos.

Después de todo un día y una noche de meditación, iluminación y experimentación, ahora podía mantener un estado perfecto de invisibilidad mientras caminaba despacio y sin hacer grandes movimientos. A pesar de que lo había usado por menos de un día, fue sin duda una gran mejora en comparación con el momento en que no fue capaz de mover una pulgada en absoluto.

Ahora que era capaz de moverse siendo invisible, naturalmente Yun Che ya no necesitaba esconderse en el mismo lugar por más tiempo. En cambio, comenzó a deambular por el Valle del Fin de la Neblina y disfrutar de sus paisajes únicos.

Sí, estaba disfrutando del paisaje…

Por supuesto, era cauteloso a pesar de que ahora era invisible, y haría todo lo posible por salir del camino de una bestia profunda si los notara. Si bien era cierto que las bestias profundas no podían verlo, podían enviar involuntariamente una ola de energía profunda en su dirección y… revelarlo instantáneamente.

Mu Xuanyin observó mientras Yun Che paseaba capa tras capa de densas nieblas y pasaba frente a muchas bestias profundas y violentas. Hizo que pareciera tan simple que era como si él fuera lo único que existiera en el Valle del Fin de la Neblina. Se suponía que su exilio temporal era un castigo severo y una prueba de sus habilidades, pero en ese momento parecía que estaba de vacaciones o algo así.

¡Era como la vez que viajó solo al Imperio del Viento Helado hace tres meses!

A este ritmo, Mu Xuanyin dudaba de que Yun Che pudiera meterse en problemas incluso si lo intentaba. Pero justo cuando Mu Xuanyin retiró su mirada y se preparó para irse, sus ojos de repente vislumbraron algo. Ella dijo en voz baja para sí misma: “¿La Flor de la Pluma Espiritual Helada?”

Los pasos de Yun Che se habían detenido porque una presencia extremadamente peligrosa estaba rebosante por delante de él. Además, era la presencia más peligrosa que había sentido desde que entró en el Valle del Fin de la Neblina. Cuando se acercó a esta intimidante presencia, pudo sentir claramente algo de su cabello parado en el fondo de su extremo.

Su mirada penetró la espesa niebla, y muy pronto vio una enorme figura blanca.

Esta figura blanca tenía treinta metros de alto y tenía el contorno de un mono gigante. Era completamente blanco en color, pero el color no era como el color blanco nieve del pelo grueso. En cambio, ¡era un color blanco helado que brillaba intimidantemente incluso a través de la espesa niebla!

¡El mono no estaba cubierto de pelo, sino una capa de gruesa armadura de hielo! Yun Che solo necesitaba mirar la luz que se reflejaba en su armadura para adivinar lo fuerte que debía de ser.

Peor aún, ¡este mono gigante con armadura de hielo no era más débil que Mu Hanyi en absoluto!

Esto también significaba que su fuerza era igual a la de e un cultivador en el Reino de la Tribulación Divina de etapa intermedia… ¡o incluso un cultivador en la ultima etapa de la Tribulación Divina

Yun Che detuvo su respiración y ralentizó sus pasos, alejándose del mono poco a poco. Aunque el simio gigante con armadura de hielo parecía estar profundamente dormido, y él era actualmente invisible e indetectable por su presencia, todavía actuaba con extrema precaución. Después de todo, las consecuencias de ser descubierto eran inimaginables.

Apenas podía escapar del cultivador máximo del Reino de la Tribulación Divina, Mu Yizhou, seguro.

Pero no se puede decir lo mismo de esta bestia profunda del Reino de la Tribulación Divina. Incluso la posibilidad de escapar era minúscula.

No es de extrañar que este lugar en particular fuera tan silencioso y carente de bestias profundas. Era el territorio de una bestia del Reino de la Tribulación Divina… naturalmente, no había bestias profundas que se atrevieran a acercársele.

Justo cuando estaba a punto de darse la vuelta e irse, un brillo extraño y blanco repentinamente captó toda su atención.

A menos de 10 metros del mono gigante con armadura de hielo, una hermosa flor blanca yacía tranquilamente en plena floración. Era de un blanco completamente helado, y la única flor sobre el tallo parecía tan pura que era casi irreal. Sus pétalos parecidos a plumas se balanceaban contra el viento.

Una extraña energía espiritual llenó el espacio circundante, y era clara y rica a pesar de la aterradora aura del gigante mono con armadura de hielo. Fue entonces cuando Yun Che se dio cuenta de que la energía espiritual había venido de esta extraña flor.

Era natural que una flor en el Valle del Fin de la Neblina estuviera helada y fría. Pero no solo la energía espiritual de esta flor lo hizo sentir frío en absoluto, sino que incluso calentó su corazón durante mucho, mucho tiempo.

Yun Che miró fijamente a esta extraña flor blanca, tanto que incluso olvidó alejarse del simio gigante. Vio innumerables flores y hierbas extrañas en su vida, pero había muy pocas que pudieran tocar en lo profundo de su corazón.

Descarga: