ATG – Capítulo 21

Modo Noche

Capítulo 21 – Compartiendo La Misma Cama

 

El hábito era una cosa espantosa. Podría alterar discreta y tranquilamente el corazón de una persona.

 

Durante la ceremonia de matrimonio, Xiao Che quería tender un brazo a Xia Qingyue y tuvo su brazo despiadadamente congelado por ella. La primera vez que él la llamó su ‘esposa’, casi la envía en una tormenta de furia. La primera vez que la llevó de la mano, Xiao Che podía sentir la fría intención asesina viniendo de ella…

 

Sin embargo, durante estos pocos días, el llamado ‘Qingyue mi esposa’ que venía de la boca de Xiao Che se convirtió más y más suave. No importa lo que ella pensaba en su corazón, ella pareció en la superficie haber completamente llegado a aceptar esta forma de ser llamada. Incluso desnudarse en frente de él ya no era tan raro, por no mencionar a él llevándola por la palma.

 

Estos pocos días, Xiao Che sin duda dormía en la esquina, pero no era eso incómodo con la gruesa manta extendida en el suelo. Cada vez a las tres de la mañana, él se despertaría por sí mismo y utilizaría las agujas de plata para darle a ella ‘tratamiento’. Estos pocos días, ella también se volvió más y más consciente de cuanto su físico había cambiado asombrosamente.

 

La iluminación era débil, pero la espalda de Xia Qingyue era como el jade, su piel más brillante que la nieve. Xiao Che empuñó las agujas de plata en su mano a medida que sus dedos revolotearon. Pronto, él estaba cubierto en sudor. Media hora después, otra sesión de ‘Abriendo lo profundo’ había terminado. Xiao Che removió todas las agujas de plata, con un largo suspiro de alivio escapando de su boca. Agotado, su mente de repente se sintió mareada y su cuerpo se tambaleó antes de colapsar encima de la espalda desnuda de Xia Qingyue. Una indescriptible sensación de calidez y suavidad se extendió sobre su pecho.

 

Xia Qingyue abruptamente abrió sus ojos, una mirada de ira pasó a través de ellos. Ella estaba a punto de usar su profunda fuerza para empujar a Xiao Che cuando ella sintió que su respiración actual era inesperada e incomparablemente débil… Más débil por muchos factores que cualquier tiempo antes.

 

Xia Qingyue retiró su profunda fuerza y usó sólo una pequeña pizca de poder para empujar a un lado a Xiao Che. Luego se vistió en un instante antes de extender una mano para sostener el cuerpo de Xiao Che. Mirándolo, ella preguntó: “¿Qué pasa?”

 

La complexión de Xiao Che era tan pálida que ni siquiera un rastro de sangre podría ser visto. Sus ojos estaban medio abiertos como si hubiera perdido la fuerza para abrirlos por completo. Él asintió ligeramente, entonces débilmente dijo: “No es nada… Sólo he usado demasiado… Mi fuerza y energía… Déjame descansar un poco y estaré bien.”

 

Los ojos de Xia Qingyue vacilaron, una sensación de un dolor que ella no debería tener una vez más apareció en su corazón. Después del primer tratamiento de acupuntura, su cuerpo entero había perdido fuerza. Cada vez que ello sucedía, él fue capaz de recuperarse relativamente con facilidad. Sin embargo, estos últimos días, tuvo que realizar la acupuntura en ella a diario. Cada aguja requería el límite de su profundo qi. Su cuerpo era originalmente débil. Para ser continuamente debilitado así… ¿Cómo podría él permitirse eso? Era posible que esto le causara a su cuerpo un daño irreparable.

 

“… No necesitas poner tanto esfuerzo por mí.” Xia Qingyue dijo con una mirada compleja en sus ojos.

 

Xiao Che sonrió mientras reía: “No, tú lo vales… Porque tú eres mi… ¡¡esposa oficial!”

 

Xia Qingyue: “…”

 

Xiao Che cerró los ojos y lentamente reunió su fuerza. Usando una voz muy tranquila, dijo: “A pesar de que te casaste conmigo para pagar una deuda de gratitud, nunca me consideraste tu esposo. Pero no hay manera para yo actúe como que no eres mi esposa además de divorciarme de ti. Tratar bien a su mujer es también la responsabilidad más básica y más importante honor para un hombre…”

 

Después de decir esto, el pecho de Xiao Che comenzó a sentir calor… ¡Digo! ¡Incluso yo fui conmovido por esas palabras, no creo que tú con tu corazón de mujer, no sientas nada!

 

Por un largo tiempo, no escuchó a Xia Qingyue decir algo. Él abrió sus ojos, ligeramente tomó unas cuantas respiraciones, y entonces dijo con una expresión lamentable: “Qingyue mi esposa, no podría ser capaz de caminar muy bien. ¿Puedes… Ayudarme hasta allá?”

 

Sus ojos miraron hacia esa esquina… El lugar donde él dormía.

 

Xia Qingyue dio a la manta que cubría el suelo una mirada, la sensación de dolor en su corazón que no debería tener, se intensifico un poco. Ella sacudió su cabeza, su cuerpo girando hacia el lado de la cama. “Duerme en la cama, yo voy a dormir ahí.”

 

Al escuchar este diálogo, Xiao Che estaba repentinamente alarmado. Tomando prestada la fuerza de quién sabe dónde, rápidamente alcanzó y agarró el brazo de Xia Qingyue: “¡Eso está fuera de cuestión! ¡Eso está definitivamente fuera de cuestión! A pesar de que eres más fuerte que yo en cada aspecto… ¡Soy un hombre y tú eres una mujer! Como un hombre, ¡¿cómo puedo yo dormir en la cama y dejar a una mujer dormir en el suelo?! ¡Si quieres dormir ahí, entonces preferiría dormir en el patio!”

 

Su voz era urgente, y contenía una especie irrefutable de resolución. Cuando terminó de hablar, también luchaba para levantarse, como si quisiera bajarse de la cama.

 

Una expresión compleja apareció en el rostro de Xia Qingyue. Ella suavemente mordió su labio y, después de una breve lucha, finalmente tomó una decisión. Ella alcanzó y le dio al cuerpo débil de Xiao Che un ligero empujón hacia atrás, agarró la cobija carmesí, y los cubrió a ambos.

 

“No estás permitido tocarme.” Xia Qingyue se acostó en la mitad exterior de la cama, con su espalda frente a Xiao Che, ocultando su expresión actual de él.

 

Xiao Che silenciosamente sonrió. Él adoptó rápidamente una postura para dormir, cómodo y felizmente cerró sus ojos. “Descansa tranquila. Con tu profunda fuerza, incluso si quiero, aún no sería capaz de hacerte algo… Compartiendo la misma cama… Solamente así podemos ser considerados esposos…”

 

Xia Qingyue: “…”

 

“Bien… Qingyue mi esposa, voy a dormir primero… Wu, mañana haré que pequeña tía me haga alguna sopa de ginseng y pollo para recuperarme… Wu…”

 

La voz de Xiao Che se volvió más y más tranquila. A medida que su voz se desvaneció completamente, su respiración también se convirtió excepcionalmente estable… Él pacíficamente cayó dormido en medio de su inmenso agotamiento.

 

Xia Qingyue sin hacer ruido volteó hacia él. Viendo el rostro de Xiao Che cerca a una mano, su mirada se estremeció con una expresión compleja…

 

Desde que ella se unió a Nube Congelada Asgard, había decidido suprimir sus sentimientos y deseos para toda la vida. Nunca creyó que habría un día dónde ella estaría durmiendo en la misma cama con un hombre. Antes de casarse con Xiao Che, ella no permitiría incluso el más ligero contacto…

 

Pero ahora, ella estaba durmiendo en la misma cama con él. No sólo eso, no hubo mucha indisposición en su corazón…

 

¿Que está mal conmigo? ¿No me digas que es porque me siento culpable hacia él?

 

Tal vez…

 

Sus pensamientos se agitaron, ella inadvertidamente también se sumergió en sus sueños. No se dio cuenta de que siendo capaz de caer dormida tan rápidamente con un hombre claramente acostado a su lado significaba que inconscientemente, su corazón ya no poseía sentimientos de cautela o rechazo hacia Xiao Che.

 

Esta siesta tuvo a Xiao Che durmiendo hasta tres horas después del amanecer. Cuando abrió sus ojos, Xia Qingyue ya se había ido de su lado. Su figura también no podía ser encontrada en ninguna parte dentro de la habitación.

 

A pesar de que él descansó por una noche entera, su cuerpo estaba todavía estresado, y se sentía como si tuviera una grave lesión. Xiao Che se levantó, dejando escapar un pesado suspiro y pensó fuerte: “Si esto continua, hay una posibilidad de que mi cuerpo realmente se rompa. Me parece que me he lucido demasiado.”

 

“Sin embargo, esta es la única manera para tenerla de buena gana buscar esas tres cosas para mí.”

 

Xiao Che se levantó de la cama y cambió su ropa. Después de quitarse sus prendas exteriores, él sostuvo el pendiente colgando alrededor de su cuello, momentáneamente aturdido… En el primer día de su renacimiento, los recuerdos sobrepuestos dieron lugar a una inmensa sospecha en cuanto a este colgante. ¡Eso es porque en su vida en el Continente Nube Azur, también tuvo un pendiente alrededor de su cuello que era exactamente igual que este! El pendiente parecía estar hecho de plata, y podía ser abierto para revelar un espejo brillante y limpio en cada lado. Sin embargo, eso era todo. No había nada más especial sobre ello.

 

En el Continente Nube Azur, su maestro le dijo que este colgante estaba alrededor de su cuello cuando lo recogió. Además, también había estado alrededor de su cuello durante todo el tiempo como él podía recordar. Su abuelo le dijo que este era algo que su padre, Xiao Ying, consiguió de quién sabe dónde. Desde que él nació, ha estado alrededor de su cuello y también ha servido como un recuerdo de su padre.

 

Dos vidas… El mismo colgante… ¿Exactamente qué está pasando aquí?

 

Después de cambiar sus ropas, Xiao Che inmediatamente entró en la Perla de Veneno del Cielo. Dentro del mundo verde esmeralda, la chica de cabello escarlata seguía flotando pacíficamente en una postura protectora, sin mostrar signos de despertar.

 

Estos dos días, él intentó indirectamente preguntar a su abuelo y Xia Qingyue si había algún lugar que tuviera gente de cabello rojo. La respuesta que siempre obtuvo fue ‘esta es la primera vez que escucho de ello’. Esto le causó a Xiao Che tener un interés aún mayor y sospecha hacia la identidad de esta chica. Sin embargo, él no dijo a nadie sobre la existencia de esta chica.

 

Habiendo cambiado en un conjunto de ropa casual, le dio a su cuerpo un estirón. Repentinamente, un olor atractivo y delicioso pasó en frente a la nariz de Xiao Che, causándole momentáneamente salivar. Él siguió el olor y, al ver una olla de sopa en la mesa, se precipitó a toda velocidad. A medida que él destapo la olla, una ráfaga de vapor acompañado por un seductor olor delicioso lentamente se levantó.

 

“Sopa de ginseng y pollo… ¡Ah! ¡Pequeña tía es la mejor después de todo!” El estómago de Xiao Che retumbó inmediatamente. Cogió los palillos y comenzó a tragar la comida. Después de que comió por un rato, la puerta de enfrente se abrió, y Xiao Lingxi, vestida toda de amarillo claro, encantadoramente entró. Al ver los modales en la mesa de Xiao Che, ella abrió su boca para decir: “¿Eh? ¿Sopa de pollo? ¡Huele delicioso! Y parece tener el olor de ginseng. ¿Pequeño Che, quien hizo esta sopa de pollo para ti? Je Je, ¡y no me digas, escondidamente comiendo aquí por ti mismo!”

 

Las palabras de Xiao Lingxi le dieron a Xiao Che un momento de pausa: “¿Pequeña tía, no me digas que no trajiste esto?”

 

“¡Por supuesto que no!” Como Xiao Lingxi terminó de hablar, la expresión en sus ojos de repente se convirtió extraña: “¿Quién más en este Clan Xiao haría sopa de pollo para ti además de mí? Hmm… Sólo puede ser tu esposa, ¡Qingyue! Parece que la relación entre ustedes dos como esposos es medianamente buena.”

 

Las palabras de Xiao Lingxi obviamente llevaban una sensación agria. Xiao Che puso abajo sus palillos y murmuró: “Ella… Cómo podría ella… hacer sopa de pollo para mí…”

 

¡Esto definitivamente no era posible!

 

“¡Mmm! No importa quien lo haga para ti. Para empezar te gusta la sopa de pollo, solo bébela toda… Vine aquí para decirte que la gente de la Secta Xiao llegará en la tarde. Ahora mismo, todo el clan Xiao se está preparando para ello. Cuando llegue el momento, tienes que ser un poco cuidadoso. No debes ofender descuidadamente a la gente de la Secta Xiao”. Dijo solemnemente Xiao Lingxi.

 

“Lo sé. En el peor de los casos, simplemente no saldré. Ellos no pueden seleccionarme de todos modos.” Xiao Che respondió indiferentemente.

 

“No puedes permanecer dentro”, Xiao Lingxi le sacudió su dedo parecido al jade, severamente diciendo: “De lo que el maestro del clan dijo, el joven maestro de la Secta Xiao quiere revisar a todos en el clan Xiao… ¡Nadie puede estar ausente! En ese momento, no debes olvidar tus modales.”

 

“Entonces hay incluso menos de qué preocuparse. No es como que pequeña tía no sepa que yo siempre he sido el mejor comportado.” Xiao Che respondió con una sonrisa. Entonces comenzó a engullir la comida de nuevo.

 

“Está bien. Entonces iré con papi para ayudarlo. Sería bueno si te nos unes después de que termines de comer la sopa de pollo.” Xiao Lingxi giró y salió tan pronto como terminó de hablar.