Inicio Against the Gods ATG – Capítulo 25

ATG – Capítulo 25

Modo Noche

CAPÍTULO 25 – AGITACIÓN (4)

Hoy podría decirse ser el día más ajetreado del Clan Xiao.

Temprano en la mañana, la entrada del Clan Xiao ya estaba densamente abarrotada. Todas las familias influyentes de Ciudad Nube Flotante podrían ser vistas aquí, y además, ellos estaban representados por sus jefes. Aunque había muchos presentes, ninguno se atrevió a ser ruidoso. Todos ellos susurraban entre sí en pequeñas voces por temor a que ellos molesten a los invitados importantes entre el clan Xiao.

“Escuché hace mucho tiempo que el fundador del clan Xiao vino de la Secta Xiao. Parece ser inesperadamente verdad.”

“El clan Xiao será elevado a nuevas alturas. Tenemos que mantener una buena relación con ellos desde ahora.”

“Lo bueno es que nunca he ofendido el clan Xiao, de lo contrario no sería capaz de comer o dormir en paz.”

“Viejo Mu, ¿por qué viniste también?”

“Oh, todos se estaban apurando para ser el primero aquí, así que no podría no venir. Están aquí para establecer una relación, pero estoy aquí por si acaso. ¿Qué si ese mocoso de la Secta Xiao revisa cuántas familias influyentes estaban en Ciudad Nube Flotante y luego ve que nadie de mi familia Mu vino aquí? Si encuentran alguna falta con eso, entonces mi familia entera tendría que asumir las consecuencias.”

La entrada del Clan Xiao permaneció cerrada, y todo el mundo fuera esperó con gran cuidado. Ninguno de ellos se atrevió a retirarse.

Esperaron hasta las nueve de la mañana.

Antes del amanecer, una plataforma había sido establecida en la tierra vacía en el medio del clan Xiao, con sillas, mesas y todo tipo de equipos alistados alrededor. A las ocho de la mañana, el clan Xiao sonó una orden urgente para convocar a todos sus habitantes. Inmediatamente, los habitantes del Clan Xiao se reunieron juntos cuando inmediatamente se precipitaron al lugar de encuentro. En menos de un cuarto de hora, todo el mundo en el clan Xiao, sean jóvenes o viejos, estaban en sus posiciones designadas sin nadie ausente.

Hoy sería el día más importante del clan Xiao. Todos ellos claramente sabían qué iba a suceder hoy, y la vasta mayoría tenía aspecto de excitación y anticipación. Hubo incluso algunos con talento mediocre que todavía deseaban en sus corazones por la oportunidad de ser elegidos por aquellos de la Secta Xiao.

Xiao Che fue básicamente el último en llegar. Cuándo caminó llevando a Xia Qingyue por la mano a un ritmo que no era rápido ni lento, inmediatamente se convirtió en el foco de atención de todos los presentes… Claro, si fuera él solo, lo más probable es que nadie incluso desearía mirarlo dos veces. ¡Lo que fue importante era Xia Qingyue a su lado!

Ella tuvo una postura exquisitamente agraciada y una complexión que era bastante atractiva para conquistar no sólo una ciudad, sino el mundo también. La gente allí actuó como si estuviera viendo un hada del río incomparablemente hermosa caminando lentamente hacia ellos. Esto fue especialmente cierto para los hombres jóvenes, quienes estaban allí con los ojos acristalados y corazones latiendo salvajemente. Algunos incluso inconscientemente tenían baba corriendo bajo las esquinas de sus bocas…

En contraste, Xiao Che a su lado… Su rostro estaba pálido, sus párpados caídos, sus ojos parecían sin alma, y sus pasos carecían de fuerza. Él ni siquiera hubo caminado una docena de pasos y ya había bostezado tres veces con la apariencia de alguien que había tenido relaciones sexuales de manera desmedida y ahora ansiaba dormir.

¿Eh? Relaciones sexuales en exceso….

A medida que ellos pensaban en esto, también los vieron tomados de la mano, un buen número de personas apretaron sus dientes mientras temblaban por todas partes. Sus ojos irradiaban una profunda insatisfacción y unos celos llameantes. Al pensar acerca de esta hermosura celestial, una diosa que ellos anhelaban en sus sueños siendo presionada abajo todos los días por el pedazo de basura que ellos despreciaban, sus estómagos casi se partían con la ira y los celos.

La apariencia media dormida y extremadamente fatigada de Xiao Che no fue un acto, pero obviamente no puede ser a causa de cualquier coito excesivo. Sería extraño si tenía energía cuando despertó a las tres de la mañana para su tratamiento regular de acupuntura, trabajó a sí mismo a media muerte, y luego fue de nuevo despertado tan temprano en la mañana. En cuanto a sus manos entrelazadas, definitivamente no pudo haber sido hecho por Xia Qingyue. Más bien, cuando caminaban, Xiao Che de repente la agarró bajo la atenta mirada de la multitud. Puesto que Xia Qingyue no podía liberarse descortésmente, además del hecho de que ella se había acostumbrado a él sosteniéndola por la mano en estos últimos días, ella sólo podía dejarlo ser.

“¡Todo dentro del Clan Xiao es excelente, excepto por el hecho de que tenemos un innecesario y feo pedazo de basura!”

A medida que Xiao Che pasó junto a un joven, una voz burlona que era suficientemente fuerte para que él la escuchara vino de su lado. Xiao Che levantó sus cejas escasamente y vio al nieto del Tercer Dignatario Xiao Ze, Xiao Chengzhi, atentamente entrecerrando los ojos delante. Un desdén inocultable colgó de la esquina de su boca, y en su rostro había una expresión de la envidia que él enérgicamente trató de ocultar.

Él dijo esas palabras a la persona en frente de él, pero incluso un idiota sabía que se estaba burlando de Xiao Che. A la vez, el sonido de risa se elevó desde los alrededores. Todos y cada joven discípulo miró a Xiao Che con una expresión de burla en sus ojos.

“Hermano Chengzhi, ¿estabas hablando a mí justo ahora?” Las pisadas de Xiao Che se detuvieron cuando él preguntó a Xiao Chengzhi con una sonrisa inocente en su rostro.

“Oh, hermano Xiao Che, entendiste mal. Claramente estaba hablando a un pedazo de basura hace un momento. Para que hermano Xiao Che pregunte esto, ¿significa que te consideras a ti mismo ser un pedazo de basura?” Xiao Chengzhi volteó alrededor y dijo con una sonrisa. Conforme su mirada tocó el hermoso rostro níveo de Xia Qingyue, una dificultad para disfrazar la mirada de celo pasó a través de sus ojos.

“¡Oh! ¡Así que así es como fue!” Xiao Che asintió con la comprensión repentina. Él entonces jaló la mano de Xia Qingyue junto con él: “Parece que él no estaba hablando sobre mí. Qingyue mi esposa, vamos a apresurarnos y volver a nuestra posición…. Tut tut, como observé a un sapo patético soñando acerca de comer carne de cisne, prefiero ser un pedazo de basura que duerme sosteniendo el cisne todas las noches. Qingyue mi esposa, ¿qué piensas?”

“Qué… ¡¡Dijiste!!” Xiao Chengzhi de repente se dio la vuelta con una expresión oscura en su rostro.

“¿Huh?” Xiao Che se detuvo y miró a él en sorpresa: “Hermano Chengzhi, ¿qué está mal? Sólo estaba hablando sobre un sapo así que, ¿por qué tienes una reacción extraña? ¿No me digas que Chengzi tiene alguna relación especial con el sapo del que acabo de hablar?”

“¡¡Tú!!” Los labios temblorosos de Xiao Chengzhi revelaron su inmensa furia, sin embargo, él no pudo pensar en nada más que decir.

“Qingyue mi esposa, mejor nos vamos rápidamente. Un sapo morderá cuándo se ponga ansioso. Si fuéramos picados por esta cosa, ¿no estaríamos indignados hasta la muerte?” Como Xiao Che habló, él jaló a Xia Qingyue lejos.

Los músculos del rostro de Xiao Chengzhi estaban espasmados y él casi vomita sangre.

“Che Er, Qingyue, vengan aquí.”

En el medio de la multitud, Xiao Che rápidamente vio a Xiao Lie llamándolo por señas con Xiao Lingxi a su lado. Él y Xia Qingyue rápidamente se acercaron.

Después de que Xia Qingyue se sometió a un tratamiento de acupuntura de Xiao Che, sin mencionar su físico, incluso su rostro mostró un gran cambio. Ignorando su físico, su complexión se había vuelto más delicada, rosada y luminosa. Sin embargo, este cambio de complexión ostentó un significado diferente bajo los ojos de Xiao Lie. Viendo a Xiao Che claramente destilar actitud apagada, Xiao Lie bajó su voz y dijo con una risita: “Che Er, eres aún demasiado joven. Sólo has medio crecido, y tu cuerpo se está todavía desarrollando. En cuanto a estos asuntos entre hombre y mujer, debes controlarte a ti mismo tanto como sea posible o de otra manera puede dañar tu cuerpo.”

“¿Ah?” Xiao Che lo miró fijamente. Después de recuperarse, él sólo pudo asentir con su cabeza en confusión: “Este… Entiendo. En el futuro, definitivamente me control… Control…. ¡AH!”

Él pronuncio un sonido de dolor. La pequeña mano sujetada en la suya de repente le pinchó sin piedad con su uña. Xia Qingyue apartó su rostro, pero uno podría ver débilmente una mancha de color rosa extendiéndose lentamente a través de sus mejillas.

¿Eh? ¿Eh? ¿Ehhh? Ella en realidad se sonrojó…

Xiao Che estaba a punto de tranquilamente explicarse sin hacer ruido cuando una vez más hizo una mueca de dolor… Era la pequeña mano de Xiao Lingxi que había pellizcado ferozmente su brazo izquierdo. “Pequeña tía, ¿por qué me pellizcaste?” Xiao Che dijo mientras miraba a Xiao Lingxi, con una expresión agraviada en su rostro.

“¡Hmph!” Xiao Lingxi hizo un puchero y también apartó su rostro, ignorándolo en un ataque de ira.

“¡¡El Joven maestro Xiao ha llegado!!”

En este momento, un grito fuerte y claro estalló desde el frente de la multitud. Esta inmediatamente se calmó a medida que los ojos de todos se volvieron hacia la fuente del sonido, queriendo coger un vistazo a la elegancia de los miembros de la Secta Xiao. No mucho después, un joven lujosamente vestido con una actitud orgullosa caminó entre la multitud. Xiao Moshan no estaba a más de medio paso por detrás de él, y Xiao Yunhai estaba en frente liderando personalmente el camino. Ambas, su expresión y postura eran diferenciales, sin siquiera un atisbo de falta de respeto.

Bajo la orientación de Xiao Yunhai, Xiao Kuangyun se dirigió hacia la plataforma erigida y se sentó en el asiento de honor en el medio. Él barrió con su mirada sobre los miembros del clan Xiao debajo de él con una mirada altiva, como un emperador examinando a sus súbditos. Un momento después, él asintió a Xiao Yunhai para indicar que pueden comenzar.

“¿Es este el pez gordo de la Secta Xiao? Si no hablamos sobre algo más, su apariencia es todavía un poco demasiado desagradable. ¿No son los genes de la gran Secta Xiao supuesto a ser formidable?… ¿Eh? Él no debería ser adoptado, ¿verdad?” Xiao Che murmuró en silencio.

“¡Cien copias de él no pueden compararse con pequeño Che!” Xiao Lingxi resonó en respuesta. Tan pronto como ella dijo eso, recordó que estaba supuestamente enojada con él. Ella una vez más dejó salir rápidamente un sonido *hmph*, y giró su rostro para ignorarlo.

“Che Er, Xi Er, no arrojen disparates.” Dijo Xiao Lie en voz baja.

“Oh.” Respondió Xiao Che, cuando dejó de hablar.

“¿Está todo el mundo del clan Xiao aquí?” Xiao Kuangyun dijo lentamente con la mitad de los ojos abiertos y un tono de voz aburrido. Sin embargo, ambos ojos estaban girando rápidamente en torno para buscar entre la multitud por la figura del hada que vio ayer, así como a la niña a quién Xiao Yulong afirmó estar a la par con esa hada.

“Ya ha sido confirmado. Todo el mundo está presente, no hay siquiera un ser ausente.” Dijo Xiao Yunhai con una mirada seria en su rostro. “¡Muy bien!” Xiao Kuangyun asintió. Su mirada entonces se inclinó hacia la entrada principal: “¿Quiénes son esas personas de pie fuera de la puerta?”

“Reportando al joven maestro Xiao, ellos son todas las familias poderosas dentro Ciudad Nube Flotante. Se han reunido aquí desde temprano esta mañana, esperando coger una mirada de la elegancia del joven maestro Xiao.” Xiao Yunhai respondió casi levantándose de su silla.

“Ah, es así.” Xiao Kuangyun asintió y luego dijo con un gesto de su mano: “Puesto que ellos son invitados, no podemos dejarlos esperar afuera así. Déjenlos pasar. Tener gente fuera del clan Xiao para presenciar este día importante también es una cosa buena, de otra manera otros pueden después decir que estaba siendo predispuesto.”

Xiao Yunhai rápidamente respondió: “El joven maestro Xiao es verdaderamente digno de ser el hijo del maestro de la Secta Xiao. Es tan joven y de mente abierta. Es suficiente para hacerme sonrojar de vergüenza… Xiao De, rápido, dejen entrar a invitados.”

La entrada principal se abrió y todos los habitantes poderosos de Ciudad Nube Flotante ordenadamente entraron, todos y cada uno con una conducta reservada. Todos ellos trajeron un regalo pesado. Entre la multitud, Xiao Che también vio al padre de Xia Qingyue, Xia Hongyi.

“Muy bien, ahora podemos empezar.” Xiao Kuangyun se enderezó en su silla y finalmente asumió lo que podría ser considerada una postura de sentado normal mirando abajo ligeramente habló: “Mi nombre es Xiao Kuangyun y soy de la Secta Xiao. En relación al gran nombre de la Secta Xiao, todos ustedes deben estar muy claros. En el Imperio Viento Azul, no hay nada que mi Secta Xiao no puede resolver. Todos ustedes deben sentirse honrados y orgullosos porque a pesar de que ustedes son un poco débiles, todavía pueden decirse estar relacionado a la Secta Xiao. El fundador del clan Xiao fue el hijo de uno de los dignatarios de nuestra Secta Xiao. Sin embargo, aunque su fundador fue el hijo de un dignatario, él en realidad nació de una criada. Su estatus era tan bajo que no era digno de mencionar, y su fuerza profunda era realmente demasiado carente. Como un pedazo de basura, él no era adecuado para permanecer en la Secta Xiao. Su fundador fue de esta manera desterrado por el dignatario a este lugar, y así fue como su clan Xiao llegó a existir.”

Las palabras extremadamente duras de Xiao Kuangyun no ocultaron su desdén por ambos el clan Xiao entero y su fundador. Algunos miembros del clan Xiao fruncieron el ceño al escuchar esto, pero ninguno se atrevió a hacer un escándalo.

  • Ecle-chan

    Solo diré… el burro hablando de orejas… creo que si sigue así terminará igual o peor que el fundador de esta secta.