ATG – Capítulo 338

Modo Noche

Capítulo 338 – Un gran regalo entregado a la puerta

Con el lento y gradual paso del tiempo, pasó un día en silencio.

Era un lugar completamente tranquilo donde Yun Che se había detenido, y nadie vino a molestarlo. Yun Che pasó un día en el silencio mientras sostenía a Xiao Lingxi en sus brazos. Sus heridas y su poder consumido ya se habían recuperado completamente en un día a un ritmo que trascendía el sentido común, y no sentía ningún signo de debilidad debido a las pesadas heridas y al consumo excesivo que padecía antes.

Xiao Lingxi, que estaba tendida en su seno, también se había calmado completamente. Su rostro estaba teñido de rojo rosado y sus heridas internas, que no eran muy serias en primer lugar, casi habían sanado. En ese momento, de repente dejó escapar un ligero sonido de tos. Sus pestañas temblaron levemente y abrió los ojos poco a poco.

Yun Che al instante detectó sus débiles movimientos, e inmediatamente abrió sus ojos y la miró.

El nebuloso campo de visión de Xiao Lingxi comenzó a quedar claro. Aunque estaba algo oscuro dentro del lugar donde se alojaban, claramente vislumbró el rostro de Yun Che incluso en la oscuridad… Sus dos ojos temblaron y todo su cuerpo se puso rígido.

Todo lo que había sucedido estos últimos días era como un sueño cada vez más confuso. Al principio, ni siquiera era capaz de distinguir que la parte de las cosas por las que estaba pasando era un sueño, y qué parte de él era la realidad.

Ella y su padre fueron llevados al Clan Cielo Abrasador, del cual ella sólo había oído hablar antes … Se encontró con pequeño Che, a quien había anhelado día y noche … Vió a pequeño Che entrando en el Clan Cielo Abrasador por sí mismo, y causo un gran caos en el incomparablemente poderoso Clan Cielo Abrasador… Saltó del acantilado de la alta montaña, sin embargo sintió que su cuerpo caía en su seno. Entonces ella finalmente lo vio antes de que su conciencia desapareciera…

Todas estas cosas eran tan ilusorias como un castillo en el cielo.

No tenía idea de si el sueño que iba a tener la próxima vez iba a ser una pesadilla o un dulce sueño.

Cuando sus ojos se abrieron, fue la oscuridad la que entró en contacto con ellos primero. Pero justo después de eso, encontró a Yun Che, y sus ojos brillaron con preocupación y felicidad. Sintiendo la temperatura de su cuerpo y el sabor distintivo que ansiaba, se dio cuenta de que estas cosas no eran posibles si eran una mera ilusión. Entonces, todo lo que vio antes de perder la consciencia rápidamente emergió en su mente, y las lágrimas comenzaron a desbordarse de sus ojos de una manera incontrolada. Se replegó con fuerza en su seno y lo abrazó con ambas manos. Ella perdió su voz llorando de dolor y preocupación, y en medio del sollozante sonido, apenas pudo decir con una voz que sonaba como si estuviera llorando sangre: “Pequeño Che … Pequeño Che … Pequeño Che …”

Sus lágrimas lanzaron una luz brillante y translúcida dentro de la cueva, y parecían perlas en una noche oscura. Yun Che atrapó sus lágrimas en su mano, como si quisiera recoger la lluvia o rocío más valioso del mundo.

Mientras abrazaba a Yun Che de nuevo, se volvió incomparablemente clara para ella una vez más que no podía dejarlo de nuevo por el resto de su vida. Siempre habían estado juntos durante quince años, por lo que nunca fue capaz de saber la implicación de permanecer separados de él. Sin embargo, lo comprendió a fondo durante los últimos tres años… Su vida y su alma ya estaban atadas a él desde hace mucho tiempo. Había sentido como si perdiera el cuerpo de su alma sin él a su lado, y todos los días no había nada más que cosas relacionadas con él en su mente.

“Pequeña tia …” Yun Che puso sus manos detrás de su espalda y la abrazó fuertemente. El borde de sus ojos se había humedecido. Él dijo suavemente: “Todo es por mi culpa que tu y el abuelo tuvieran que sufrir tanto … Pero te aseguro que todo mejorará ahora. No voy a dejar que usted y el abuelo sientan cualquier agravio de nuevo … ”

“Uuuuuu …” Xiao Lingxi sólo podía llorar. Ella era apenas una niña de quince años hace tres años, y aunque ella ahora era dieciocho años, ella todavía lloraba irresponsablemente como una niña…

“Después de dejarte a ti ya mi abuelo hace tres años, fui a la tumba de mi padre para ofrecer sacrificio. Luego, cambié mi apellido por el de mi padre biológico, y a partir de entonces me llamé Yun Che. Después de eso, dejé la Ciudad Nube Flotante. No mucho después de eso, me encontré con una persona inusual y ella se convirtió en mi maestra debido a algunas razones… Su identidad y existencia es muy especial, y no se me permite mencionar nada sobre ella. Por lo tanto, no puedo decirte su situación… ”

“Ella me ayudó a reparar mis venas profundas, me enseñó profundas leyes de cultivo, me otorgó varios tipos de artes y habilidades profundas, y me salvó la vida muchas veces… Entonces, llegué a la Ciudad Luna Nueva de acuerdo con el deseo del abuelo …”

Xiao Lingxi se acurrucó ante el pecho de Yun Che y presionó sus pequeñas manos contra su pecho; En silencio escuchando atentamente su narración. Su cuerpo no quería estar separado de él ni siquiera por un instante. La narración de Yun Che fue lenta y muy larga, ya que narró todas las dificultades y problemas que sufrió durante los últimos tres años poco a poco… Sin que nadie se diera cuenta, el día había pasado y la noche había llegado. Una luna brillante ya colgaba en lo alto del cielo fuera de la cueva. La brisa nocturna ocasionalmente soplaba a través de la cueva, llenando los interiores calientes y secos de la cueva con una sensación refrescante natural.

La experiencia de Yun Che fue como un cuento mítico para Xiao Lingxi, que nunca había salido de la Ciudad Nube Flotante. Aunque Yun Che omitió muchas cosas en su narración, escucharla todavía la hizo mostrar incesantemente expresiones de asombro y miedo en su rostro.

Pensando en todo lo que vio en el Clan Cielo Abrasador, Xiao Lingxi no pudo evitar creer lo que dijo. Él, que tenía paralizadas las venas profundas y que era llamado basura por toda la ciudad, ya era un individuo de clase superior que podía obligar a la secta más alta del Imperio Viento Azul a una situación desesperada. Podía pensar con seguridad, porque estaba segura de que el que tenía ante sus ojos no era otro que su pequeño Che. Su aspecto, ojos, olor, aura… todo pertenecía al Pequeño Che que ella conocía muy bien. Podría confundir a todas las demás personas del mundo, pero era imposible confundir a otra persona con él.

“Sólo sé que mi Pequeño Che es lo bastante digno de recibir la ayuda de los cielos, así que definitivamente se elevará en el cielo un día, y todo el mundo sólo podrá mirarlo. Sólo sé… “Xiao Lingxi susurró mientras lloraba lágrimas de alegría. Al mismo tiempo, una sensación de miedo brilló en su corazón. Pero este miedo también se disipó completamente de inmediato… A pesar de que ya estaba volando lo suficientemente alto y se había convertido en un individuo que podía mirar hacia abajo en la tierra, a pesar de que ya había alcanzado una altura tal que ni siquiera era capaz de mirarlo, Aunque la brecha entre ellos era tan grande como el foso celestial, ¿y qué? En aquel entonces, cuando todos se burlaban de él como basura, ella lo trataba como su cosa más preciada. Así que ahora, cuando podía mirar con desdén en la tierra, seguiría siendo su Pequeño Che … El Pequeño Che que no dudó en viajar miles de kilómetros y correr valientemente dentro de la secta de primera clase del Imperio Viento Azul con la intención de matar, solo por ella!”
(me gusto esta frase “y todo el mundo sólo podrá mirarlo”)

Ella creía que no importaba qué altura alcanzara en el futuro, nunca habría ninguna distancia entre ellos… Y aunque realmente se distanciaran unos de otros, ella fácilmente apretaría sus dientes y agotaría todas sus fuerzas para perseguirlo con grandes pasos; Aunque tuviera que actuar como una polilla que se tira al fuego.

Yun Che estableció un caldero, y comenzó a cocinar caldo de conejo delicioso. La fragancia de la carne que flotaba por el aire era sin duda un tormento de prueba para las dos personas muy hambrientas. En medio de este “tormento”, Yun Che empezó a escuchar atentamente la narración de Xiao Lingxi de sus últimos tres años… Vivió esos tres años de una manera tan sencilla que casi no había ninguna diferencia en su vida durante ese tiempo… Todos los días ella Practicaría el arte profundo y la espada, y luego caer en un aturdimiento, faltando Yun Che…

Antes de darse cuenta, ya era medianoche. La luna brillaba brillantemente en su posición máxima en el cielo. Por último, el caldo de conejo estaba bien preparado. Él medio llenó un tazón con el caldo, y cuidadosamente sopló en el caldo para enfriarlo antes de llevar el tazón delante de Xiao Lingxi. Sin embargo, no se lo entregó a ella, y dijo de una manera muy natural: “Pequeña tia, te voy a alimentar.”

Xiao Lingxi ya se había recuperado bajo el tratamiento y cuidado de Yun Che, y su condición no era diferente de lo normal. A pesar de que ella había permanecido paralizada en el cuerpo de Yun Che hasta ahora, por no hablar de beber caldo por sí misma, incluso subir montañas y rocas no plantearía ningún problema para ella. Sin embargo, Yun Che todavía parecía estar atendiendo cuidadosamente a un paciente gravemente enfermo. Xiao Lingxi rió y se desplomó lentamente sobre el cuerpo de Yun Che. Ella estrechó sus ojos de luna, y abrió ligeramente sus labios.

Una cucharada de caldo se acercó a los labios de Xiao Lingxi. El caldo fluyó dentro de su boca como algo de ella pegada a sus suaves labios. Entonces, entró en su cuerpo, pasando por el estrecho pasillo. Una cálida corriente comenzó lentamente a vaporizarse dentro de su cuerpo, calentando su cuerpo así como su corazón en el proceso… Durante los primeros quince años de su vida, se habían alimentado el uno con el otro con tanta frecuencia que se podía llamar algo ordinario. Pero hoy, sintió calor directo en el fondo de su alma. Debido a esto, Xiao Lingxi sabía aún más firmemente que todavía era su Pequeño Che, y nunca había cambiado.

Dentro de la atmósfera tranquila y cálida, rápidamente terminó de beber un plato de caldo. Justo cuando Yun Che estaba a punto de llenar el recipiente de nuevo, inesperadamente dio la vuelta y su movimiento de repente se estancó. Luego, levantó ligeramente las cejas.

Xiao Lingxi se puso nerviosa cuando vio el cambio de expresión en su rostro. Mientras se aferraba firmemente a su brazo, ella preguntó en pánico: “Pequeño Che, ¿qué pasa?”

“Sssh …” Yun Che levantó su índice, y ligeramente le hizo un gesto para que permaneciera en silencio.

Muy pronto, el sonido de las pisadas de dos personas pudo ser escuchado cada vez más cerca de fuera de la cueva, y sus voces también se hicieron más claras.

“… No puedo creer que nos hicieron infiltrarnos a escondidas en la ciudad Bluefire tan tarde por la noche. Suspirando, hemos sido el poder dominante en la Región Bluefire durante tantos años, y esta es la primera vez que nos sentimos tan oprimidos y sometidos”.

“No podemos hacer nada al respecto. La fuerza de Yun Che es realmente muy aterradora  después de todo. ¡Simplemente es como un monstruo! Si el Gran Maestro del Clan y el Gran Anciano no hubieran aparecido a tiempo, el Clan Cielo Abrasador habría  sido destruido completamente, y también habríamos sido cremados junto con el clan.

“De acuerdo con la conjetura del Gran Maestro del Clan, Yun Che es posiblemente un descendiente de uno de los terrenos sagrados, de lo contrario no sería tan poderoso … hah! ¿Qué estás diciendo? ¿Es posible que se esconda en la ciudad Bluefire?

“No estoy seguro de eso. Sin embargo, Yun Che había sufrido fuertes heridas y también consumió mucha energía profunda, por lo que sin duda necesita una gran cantidad de reposo para recargar. Y dentro de la zona de mil millas, sólo la ciudad Bluefire que tiene el suministro más completo de los recursos. Dado que los suministros de otros lugares pequeños serían totalmente inadecuados para alguien de su nivel de poder, hay una posibilidad muy grande de que él se esconda en este lugar … el Gran Maestro del Clan se pondrá en marcha personalmente mientras determinemos su escondite. Sus heridas y su poder no se habrían recuperado aún, así que no creo que pueda escapar de la mano del Gran Maestro del Clan.

El sonido de sus pasos se acercaba cada vez más. Las auras de su poder profundo no eran muy débiles. Uno de ellos estaba en el quinto nivel del Reino Profundo Tierra, y el otro estaba en el sexto nivel del Reino Profundo Tierra, similar a Yun Che. Las dos personas deben ser maestros de salones o individuos de la clase Instructor dentro del Clan Cielo Abrasador. De sus quejas, Yun Che comprendió su objetivo de pasar por este lugar.

La fuerza de sus auras profundas le permitió a Yun Che aliviar completamente sus cejas. Volvió la cara y dijo con una sonrisa relajada: “No hay necesidad de preocuparse. Son sólo dos pequeñas ratas que tienen la mala suerte de venir a este lugar. Mírame mientras cuido de ellos.”

Después de terminar de hablar, el cuerpo de Yun Che brilló cuando salió de la entrada de la cueva con un solo salto y aterrizó justo delante de las dos personas. Su aparición repentina asustó al  hombre que estaba ocupado charlando con el otro.

“¿Quién es?” Preguntaron los dos, gritando fríamente de la misma manera. Sin embargo, en el momento en que vieron la cara de Yun Che, sus ojos se abrieron de par en par y se convirtieron en lengua atada… Incluso en sus sueños, nunca habían pensado que se encontraría con Yun Che en este lugar.

“Han venido justo en el momento adecuado.” Yun Che soltó una risa fría. Pronunció una frase que el dúo no pudo entender ni siquiera después de escucharla por completo.

“Tú…”

Antes de que los dos pudieran terminar su oración, su visión se desdibujó repentinamente cuando un golpe muy pesado, enormemente poderoso y feroz golpeó sus pechos.

¡¡EXPLOSIÓN!!

Ambos fueron soplados como paja. La persona del lado derecho se encontró con una muerte violenta en el acto, y la del sexto nivel del Reino Profundo Tierra apenas estaba logrando respirar. La parte superior de su cuerpo temblaba y él lo miraba con los ojos muy abiertos mientras Yun Che se acercaba en su dirección. Sus ojos estaban llenos de desesperación.

Yun Che extendió su brazo, soltando el Mango Profundo. Inmediatamente, todos los recuerdos que pertenecían a este Maestro de Salón se vertieron en la mente de Yun Che a una velocidad extremadamente rápida.