Inicio Against the Gods ATG – Capítulo 35

ATG – Capítulo 35

Modo Noche

CAPÍTULO 35 – NACIMIENTO SECRETO

El inicio del incendio en la enfermería y los Patios Sur fue excepcionalmente extraño. Era obviamente una maliciosa razón, pero las personas de los alrededores inesperadamente ni si quiera vieron una sola sombra sospechosa. Incluso los guardias del clan Xiao que estaban afuera de la puerta de la enfermería no habían visto a nadie entrar o salir de la enfermería.

Pero afortunadamente, el fuego no fue muy violente y fue fácilmente controlado. Xiao Yunhai rápidamente lo puso en orden, y después de quemar en ansiedad a medida que gritó a Xiao Gu. Él una vez más se apuró a regresar al pequeño patio de Xiao Yulong.

A medida que empujó la puerta, Xiao Yunhai estaba a punto de gritar el nombre de Xiao Yulong pero en lugar de eso, su cuerpo quedó inmóvil, como si hubiera sido golpeado por un rayo. Él tenía una tonta expresión a medida que estaba de pie ahí con la mente en blanco.

Xiao Yulong ya no estaba sobre la cama, sino estaba temblando sobre su estómago, en el piso, como un perro muerto. Todo su cuerpo estaba cubierto en sangre; ambos pares de sus muñecas y pantorrillas tenían las mismas gruesas cicatrices, mientras sus manos y pies estaban completamente torcidos. Todo su rostro estaba pegado con sangre; en ambos lado de sus oídos, lo que quedaba era solo dos pilas de carne… Su nariz y labio superior habían enteramente desaparecido, como si hubieran estado perdidos y además tenía espuma sangrienta en la boca. Una corriente de líquido negro, blanco y rojo alternativamente siguió uno al otro desde la mitad de ambos lugares donde deberían estar sus ojos… Su parte baja estaba incluso más completamente cubierta en rojo escarlata brillante.

Todo el cuerpo de Xiao Gu tembló hasta que sus piernas cedieron y cayó arrodillado sobre el suelo. A través de toda su carrera médica, había visto numerosas cantidades de mayores y menores heridas pero nunca había visto tal cruel, sangrienta, y extremadamente trágica escena. A medida que él observó la complexión de Xiao Yulong, él podría decir que Xiao Yulong no estaba muerto… Y su esperanza de vida no había sido debilitada un poco… Pero este tipo de horrorosa condición era cientos o miles de veces, más miserables que la muerte.

Todo el cuerpo de Xiao Yunhai tembló, a medida que su corazón se partió en piezas y su complexión era tan blanca como si estuviera muerto. A medida que sintió algo acercándose, el cuerpo de Xiao Yulong se retorció y un gemido hosco y desesperanzado fue soltado de su boca que espumaba con burbujas ensangrentadas.

El cuerpo de Xiao Yunhai destelló hacia adelante mientras enormemente avanzaba un paso. De repente rugió salvajemente, como si estuviera loco: “¡¡¡QUIÉN FUE!!! ¡¡QUIÉN FUE!! ¡¡¡QUIÉN FUE!!!”

“¡Trae tu trasero aquí ahora! ¡¡Quiero cortarte en mil piezas y hacerte picadillo!! ¡Y sufrir la muerte de mil prolongados cortes!! ¡¡Para morir sin descendientes!!”

El gruñido de Xiao Yunhai contenía una infinita cantidad de resentimiento y locura que parecía como si de repente se había vuelto loco. Él sintió como si su pecho casi había explotado, y que sus vasos sanguíneos se habían roto. Cuando observó el cuerpo completamente lisiado de su hijo boca abajo sobre el suelo, que no se parecía al de algún humano, no pudo soportar más y odió que no pudiera gritar fuertemente por siempre. ¡Él además odió el hecho que no podría volverse genuinamente loco!

“¡Quién! ¡Quién demonios hizo esto! ¡¡Trae tu trasero aquí ahora!! Trae tu… ¡¡¡¡¡AHHHHHHH!!!!!”

Xiao Yunhai rápidamente se apresuró dos pasos hacia adelante y completamente rompió la ventana trasera con su incomparablemente fuerte y lúgubre rugido. En este momento, él inesperadamente descubrió dos filas de caracteres rojo sangre sobre el muro al costado de su mano… Los caracteres fueron escritos usando la sangre de su hijo Xiao Yulong.

“¡Vieja pieza de m*erda Xiao! Este regalo especial es para celebrar la inmediata ascensión del hijo de p*ta de tu hijo a la Secta Xiao. Por favor amablemente acéptalo.”

“¡¡UUAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!”

Xiao Yunhai ferozmente lanzó un puño contra los caracteres ensangrentados escritos sobre el muro y lo partió con un gran ‘bang’. Su lúgubre aullido hizo que repentinamente escupiera un chorro de sangre parecido a una flecha de su boca. Después de eso, colapsó pesadamente sobre el suelo.

………

Después de la tiránica intimidación de Xiao Yulong, Xiao Che regresó a su propia habitación para poner la ropa que Xiao Lingxi había hecho para él y todos sus ahorros personales en la Perla de Veneno del Cielo. Sus ahorros solo eran escasas 1800 profundas monedas amarillas.

Antes de irse, de repente dudó, y luego también puso la sábana que él y Xia Qingye habían usado para dormir, dentro de la Perla de Veneno del Cielo.

“Dieciséis años viviendo en este lugar… En el futuro, debe ser improbable que regrese una segunda vez.”

Xiao Che tenía una sensación de nostalgia a medida que observó alrededor de un tiempo… Su nostalgia no fue debido al clan Xiao, sino en lugar de eso debido a los muchos recuerdos de él y Xiao Lingxi aquí. Antes de que él tuviera once, este lugar no solo fue su habitación sino también la de Xiao Lingxi. En aquellos días, si era de día o de noche, ellos eran inseparables y casi siempre estaban juntos.

Después de quedarse temporalmente ahí por un poco, Xiao Che finalmente regresó al estado oculto, subió el muro, y entró al área de la montaña trasera.

El tiempo límite de la Píldora de la Estrella Oculta tenía más de una hora aún disponible. La razón principal de por qué usó la Píldora de la Estrella Oculta era para ver a Xiao Lie y a Xiao Lingxi, para confirmar su seguridad. Un mero Xiao Yulong no era digno de malgastar una Píldora de la Estrella Oculta. A pesar que de repente había encontrado dos hojas de Hierba de la Estrella Oculta en el primer día de su renacer, él estaba seguro que la Hierba de la Estrella Oculta era un raro objeto celestial, y en todo el Continente Cielo Profundo, su total no podía necesariamente exceder diez.

Torturar a Xiao Yulong fue solo una conveniencia. Fue solo un interés para sí mismo, incluso más por todas las dificultades que su abuelo y su pequeña tía habían sufrido… ¡¡Solo un pequeño interés!!

¡Al único que realmente quería asesinar era Xiao Kuangyun! Sin embargo, incluso con el poder místico que había prestado de la Hierba de la Estrella Oculta, no había forma de que pudiera asesinar a Xiao Kuangyun. A pesar que no sabía el nivel de la fuerza profunda de Xiao Kuangyun, a pesar de ser un idiota, Xiao Kuangyun era sin embargo de la Secta Xiao, así que su fuerza profunda debe ser más alta que la de Xiao Yulong por muchos niveles.

Sin embargo incluso si él no podría hacerlo ahora, un día sería capaz de hacerlo… ¡¡Esta deuda, él juró demandarla de vuelta multiplicaba por mil veces!! ¡Él ya no era el débil y cobarde Xiao Che, él único tomando un porcentaje más grande de su voluntad fue el Yun Che que había menospreciado a todos el mundo! ¡Después que su maestro fue cazado hasta la muerte, él juró enterrar a todos los clanes involucrados, junto con su maestro! Como por esos que habían herido a su familia, él juró que haría que el clan Xiao y Xiao Kuangyun, lo lamenten por el resto de sus vidas.

La forma en la que había torturado a Xiao Yulong fue incomparablemente brutal, tanto que enviaría escalofríos y continuas pesadillas a muchos si ellos lo hubieran visto. ¡¡Sin embargo en sus ojos, eso no fue por ningún lado cruel, sino solo el precio que una tenía que pagar por ir en su contra!!

Por ahora, el clan Xiao estaba en desorden y los perforantes sonidos de las alamas habían estado sonando sin parar por un largo tiempo. Esto era exactamente lo que Xiao Che había querido… Otro más torturar a Xiao Yulong, prender los salones internos del clan Xiao era otra razón que forzó al clan Xiao a ordenar la Reunión del Clan… Bajo la orden de Reunión del Clan, todas las personas haciendo guardia en las montañas traseras deberían también regresar.

Como él había esperado, no tenía que ir tan lejos para ver a cuatro miembros del clan Xiao impacientemente cargando directo hacia el centro del clan. Como el viento, ellos lo pasaron presurosos.

Xiao Che apuró sus pasos y fue directo hacia el Barranco de la Reflexión de la montaña trasera.

El Barranco de la Reflexión era un área fuertemente cerrada que el clan Xiao usaba a fin de castigar a los ofensores dentro del clan. El interior era oscuro y húmedo; en el verano, tórridamente caliente y en el invierno, era tan frío como el hielo. Afortunadamente, debido a su entrada estrecha, era improbable que una bestia profunda excesivamente violenta entrara.

En los recuerdos de Xiao Che, no había muchas personas que habían sido aprisionadas en el Barranco de la Reflexión y el periodo más largo de aprisionamiento también nunca fue más que dos meses. Sin embargo, incluso cuando los miembros del clan Xiao sabían que Xiao Lingxi fue incriminada, ellos aún quisieron encerrarla por quince años…

Quince años… ¿Cuántos quince años uno podría posiblemente tener en esta vida? Como de ahora Xiao Lingxi solo tenía quince años. Si ella fuera a siempre estar encerrada dentro, entonces el más hermoso periodo de su vida sería pasado bajo esta fría y oscura soledad… Esa era la verdadera cruel tortura.

A medida que él removió su estado oculto, Xiao Che miró a la entrada del Barranco y apretó ambas manos con fuerza… ¿Cómo podría posiblemente permitir que su abuelo y su pequeña tía sean encerrados en este lugar?… Sin embargo, el él de ahora, fundamentalmente no tenía la habilidad para rescatarlos. Él no tenía otra opción más que mirar con impotencia, resistiendo, y odiando…

Tomando un profundo respiro, Xiao Che caminó hacia adelante. Sin su ocultamiento, su avance naturalmente creó el sonido de pasos. El sonido de sus pasos elevó la atención de Xiao Lie en el Barranco de la Reflexión quien automáticamente observó hacia afuera en alerta. El momento en que su mirada se encontró con la de Xiao Che, él de repente se conmocionó e involuntariamente gritó: “¡¡Che’Er!!”

“¡Ah!”

La conmocionada voz de una joven chica se escuchó, seguida por agitados pasos. La silueta de Xiao Lingxi pronto apareció al lado de Xiao Che; su complexión era ligeramente ojerosa y su cabello estaba un tanto desordenado. Después de ver a Xiao Che, ella cubrió sus labios con sus dedos y se puso de pie en ese lugar. Un segundo después, enormes gotas de lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos…

“¡Pequeño Che!” A medida que ella gritó, ferozmente se apresuró hacia adelante y se lanzó al pecho de Xiao Che. Ella usó sus brazos para abrazarlo con fuerza y gritó con fuerza. Ella estaba bajo la impresión que desde que estaba a punto de ser aprisionada por quince años, y que desde que Xiao Che había sido expulsado del clan Xiao, ella nunca lo volvería a ver hasta al menos quince años. Ella no esperó que él de repente apareciera ante sus ojos, como si fuera una ilusión.

Xiao Lie caminó hacia ahí y a lo largo de su rostro yacía una emosionalmente inquieta expresión:

“Che’Er… Cómo… ¿Cómo es que estás aquí? ¿El clan Xiao te permitió regresar?”

Xiao Che negó con la cabeza y palmeó a Xiao Lingxi en la espalda: “Me infiltré secretamente… Pero no te preocupes abuelo, algo mayor ha pasado en el clan Xiao así que todo el mundo ha sido llamado a regresar. Nadie me descubrirá.”

“……” Xiao Lie asintió. Él ni siquiera se molestó en preguntar qué es lo que pasó en el clan Xiao. Él enteramente se había rendido sobre el clan Xiao, así que incluso si el clan Xiao estaba siendo aniquilado, no había un cambio mayor en su expresión.

Había muchas cuevas en el Barranco de la Reflexión que eran ambos profundos y superficiales. La decoración dentro era extremadamente simple, y solo unas pocas frías mesas de roca podrían ser vistas con solo una mirada. El llanto de Xiao Lingxi estaba en un estado de caos, Xiao Che no la detuvo de continuamente llorar. Él quería que ella soltara todas penurias, miedos, ansiedades, y dudas para el contento de su corazón; por otro lado ella puede posiblemente caer en depresión ya que tenía que quedarse aquí por un largo tiempo… Después de todo, ella aún era solo una pequeña niña de quince años.

Cuando Xiao Lingxi finalmente se detuvo, ella había llorado tan duro que estaba casi al borde de debilitarse.

Xiao Che se sentó frente a Xiao Lie en frente de la mesa de roca. A su lado, las manos de Xiao Lingxi sostuvieron fuertemente y se colgaron sobre sus brazos a medida que su pequeña cabeza se inclinó contra el hombro de Xiao Che. Ella no le importó que Xiao Lie estaba también al lado de ellos y no estaba dispuesta a aminorar su agarre, como si estuviera asustada que él una vez más desaparecería de su mundo.

“Después que ustedes han sido aprisionados aquí, ¿ellos les hicieron algo?” Xiao Che ansiosamente preguntó.

Xiao Lie negó con la cabeza y confortablemente rió: “No te preocupes. El hada Chu de Nube Congelada Asgard dio pistas de que nos protegería de la Secta Xiao antes de que parta. Con el respaldo de esta poderosa fuerza, ¿cómo podrían atreverse a herir a Xi’Er o a mí? Después que los miembros de la Secta Xiao se fueron, ellos incluso más no se atreverían; después de todo, tengo la reputación de ser el experto número uno de Ciudad Nube Flotante aquí, je je.”

“Eso es bueno.” Xiao Che asintió, a medida que su corazón se sintió un poco más agradecido hacia la maestra de Xia Qingyue.

“Xia Qingyue es una buena esposa; al final, ella no rompió el certificado de matrimonio.” Xiao Lie dijo con una expresión un tanto melancólica.

“……” Xiao Che silenciosamente asintió.

Un periodo de repentino silencio descendió sobre los tres. Después de ir a través de las calamidades que llegaron hoy, sus destinos habían dado un vuelco. A pesar que tenían mil palabras qué decir en sus corazones, ellos no sabían exactamente dónde comenzar…

“Abuelo, quiero saber…”

“Quieres preguntar quienes fueron tus padres biológicos, ¿cierto?” Xiao Lie dijo a medida que de inmediato continuó la sentencia con una tranquila expresión sobre su rostro.

“Nn.” Xiao Che asintió a medida que sus ojos sólidamente se concentraron en Xiao Lie: “Creo que no fui recogido al azar sin alguna buena causa… Abuelo, sabes algo, ¿cierto?”

Xiao Lingxi también levantó sus ojos a medida que miró en asombro a Xiao Lie.

Xiao Lie silenciosamente observó a Xiao Che por un largo tiempo hasta que ligeramente suspiró, y lentamente cerró sus ojos.

“Originalmente había pensado que este secreto se quedaría dentro de mi corazón por toda una vida, y que una segunda persona nunca lo sabría… Ahora que el clan Xiao no puede tolerarte, y que ya has crecido, saber esto podría ser considerado una buena cosa; encontrar las originales raíces de uno, es también el rol de la descendencia.”

“Tu padre biológico; su apellido es Yun…”

  • David Fleitas

    yun che?

    • Juan Pablo Araque Zamora

      Exacto weon!!!!!

  • Ecle-chan

    Umu… Veamos qué ocurrió en esta vida y el por qué de ese pendiente.