ATG – Capítulo 427

Modo Noche

Capítulo 427 – Palacio Supremo del Océano: Ji Qianrou

Ling Kun recibió el anillo. Después de echar un vistazo a las cosas de adentro, sus ojos brillaron con un toque de excitación inaudible. No devolvió el anillo espacial a Ye Xinghan y en su lugar lo guardó con una sonrisa: “El Joven Maestro del Salón es realmente sencillo, parece que este viejo llamando al Joven Maestro del Salón para hacer tal transacción era de hecho una elección que no podía ser más correcta. Aquella mujer acaba de cumplir diecinueve años este año, y está en la Nación Viento Azul. ”

“¿Viento Azul?” Ye Xinghan reveló su asombro, luego resopló débilmente: “Ese diminuto y pequeño lugar donde se sentiría como si estuvieran bajando su estatus si fueran allí, ¿es realmente capaz de producir alguien que posea el Noveno Cuerpo Exquisito de leyendas piadosas? Anciano Ling, ¿está seguro de que es el “Noveno Cuerpo Exquisito”?”

La última oración de Ye Xinghan tenía un matiz distinto de un tono de advertencia. La Nación Viento Azul era una tierra inferior que consideraba al Reino Emperador como su cumbre, haciéndolo completamente incapaz de creer que pudiera tener alguna relación con el “Noveno Cuerpo Exquisito” que era difícil de encontrar incluso una vez cada diez mil años. La expresión de Ling Kun no cambió en absoluto cuando dijo humildemente: “Si no estuviera seguro, aunque tuviera más valor, no me atrevería a hacer esta transacción con el Joven Maestro del Salón. Si el Joven Maestro del Salón usa este Noveno Cuerpo Exquisito como incubadora, ¡es inevitable que su cultivación aumentará sin límites! En comparación, se puede decir que es insignificante un kilogramo y medio de Cristales Celestiales Veteados Púrpura.

Ye Xinghan frenó su expresión mientras se reía: “Habiendo hecho tantos negocios con el Anciano Ling, obviamente estoy extremadamente aliviado por las palabras del Anciano Ling. Recogeré lentamente el otro medio kilogramo de cristales celestiales veteados púrpuras. Cuando llegue ese momento, espero que el Anciano Ling no me decepcione.

“¡Ah! Cuando llegue ese momento, el Joven Maestro del Salón debería esperar para obtener una gran sorpresa! “, Dijo Ling Kun con los ojos entrecerrados. No dijo que la mujer que poseía el Noveno Cuerpo Exquisito era una mujer cuya belleza no era menos inferior a la de la princesa de la nieve. A pesar de que aumentaría enormemente el costo de su moneda, fácilmente haría que Ye Xinghan prestara inmediatamente atención a la belleza número uno de la Nación Viento Azul, Xia Qingyue. Si eso sucedía, perdería medio kilo de cristales celestiales veteados púrpura.

Sentado cerca de un rincón sin precedentes, había una persona sin ropa que miraba fríamente la figura trasera de Ye Xinghan. Sus dos manos se tensaron lentamente mientras las palabras rebosantes de odio profundamente arraigado salían entre sus dientes apretados: “Salón… Divino… del Sol… y la Luna…”

La Región Poderosa de la Espada Celestial y el Salón Divino Sol Luna habían llegado, pero el Santuario del Monarca Absoluto y el Palacio Supremo del Océano aún no llegaban. Feng Hengkong no parecía haber sido afectado por la arrogancia de Ye Xinghan. Se sentó serenamente y volvió a mirar la hora. Aún quedaban varias decenas de respiraciones hasta el comienzo del torneo de clasificación.

Por el momento, una suave brisa repentinamente sopló, trayendo a lo largo del débil aroma de flores que hizo que cualquiera que lo olía se sienta intoxicado. De repente, el revoloteo de muchos pétalos de flores que vinieron de quién sabe dónde, de repente apareció por encima de la arena. Si los pétalos eran blancos puros, cautivadores rojos, o gloriosamente amarillos… bailarían, llenando el cielo de extrema belleza.

“Huele tan bien…”

“¿Ha llegado alguna diosa?”

“Debe ser una diosa de los Terrenos Sagrado que ha venido… Soy demasiado afortunado hoy, no sólo he visto a la Princesa de la Nieve, incluso tengo la oportunidad de ver la gracia de una hada de los Terrenos Sagrados!”

Viendo el cielo lleno de pétalos bailando y la fragancia conmovedora de las flores, cada hombre en la audiencia se emocionó como con sus miradas abrasadoras miraron hacia arriba. Los pétalos flotantes comenzaron a hacerse cada vez más apretados juntos, pues la fragancia también se hizo más y más rica y embriagadora. De repente, una enorme bola de pétalos extravagantemente se abrió en pleno aire. Bajo la enorme lluvia de pétalos de flores, surgió una silueta infinitamente encantadora.

Este era un hombre guapo y bonito en extremo. Un traje blanco como la nieve, el cabello negro era como la tinta, el color de su rostro era justo como el jade, sus rasgos faciales eran como si hubieran sido tallados por un artista, delicado más allá de la comparación. Sus cejas eran tan delgadas como la luna nueva, ligeramente dobladas y levantadas en un extremo; Sus ojos eran como la flor de cerezo, y la mirada fluida como una niña que se agita dentro. Todo el mundo bajó la cabeza y miró a aquel hombre que flotaba lentamente con pétalos interminables de una manera estupefacta. No importa hombres o mujeres, todos sus corazones dieron la sensación de estar avergonzados de su inferioridad.

“¡Qué hombre tan elegante y eminentemente guapo!” Yun Che no pudo evitar exclamar y, al mismo tiempo, añadió silenciosamente en su corazón: “A casi me alcanza.”
(TL: Dale Yun Che hahahaha!)

En el momento en que Ye Xinghan y Ling Kun vieron a este hombre emergiendo, las expresiones en sus caras cambiaron simultáneamente… Pero definitivamente no fue shock ni miedo, y en cambio mostraron una expresión de extrema angustia. Ling Kun rugió con una voz baja: “¿Por qué vino este tipo?”

En el momento en que Feng Hengkong vio la lluvia de los pétalos de la flor hasta donde sus ojos pudieron ver, él ya había mirado fijamente inexpresivo un poco. A medida que la figura blanca como la nieve apareció entre los pétalos de las flores, Feng Hengkong… este digno Emperador del Divino Fénix, Maestro de la Divina Secta del Fénix, se estremeció de todo su cuerpo, mientras sus pupilas se contraían por una fracción de segundo. Apresuradamente rugió: “Ximing… vamos… vamos a darle la bienvenida en nuestro lugar”.

Antes de que Feng Ximing tuviera la oportunidad de responder, la mirada del hombre ya había caído sobre el cuerpo de Feng Hengkong. Al instante, sus delgadas y curvadas cejas se clavaron en sus extremos aún más. Su mirada fluida fluyó, sus manos cubrieron su boca, mientras revelaba una… sonrisa coqueta. De su boca, una voz tierna y gentil salió: “Pequeño Kongkong, éste finalmente te ha vuelto a encontrar. No poder reunirnos durante cien años, éste te ha echado de menos, sabes… ¿Te has perdido a este?

…………………………
…………………………

La arena entera instantáneamente se hizo tan silenciosa que una aguja cayendo pudo ser oída. Todos, sin excepción, quedaron atónitos, mientras sus ojos y sus mandíbulas caían al suelo.

Esta está esta esta… esta persona…

Sólo era un hombre… o una mujer… ¿O era medio hombre mitad mujer… O no era ni un hombre ni una mujer…?

Esta expresión… esta postura… estos ojos y cejas… esta voz… y refiriéndose a sí mismos con tercera persona… ¡espera! El “Pequeño Kongkong” estaba diciendo… podría ser…

¿Podría ser que él estaba llamando… al Maestro de la Secta Feng Hengkon !?

¡Mierda!

Feng Hengkong ya estaba a punto de encontrar un lugar para esconderse apresuradamente, pero un “pequeño Kongkong” cayó del cielo. Esto hizo que el Maestro de la Secta Fénix, que no tuviera un cambio de expresión bajo la insolencia de Ye Xinghan, temblara en todo su cuerpo, sus expresiones convulsionaron mientras casi rociaba un bocado de sangre vieja en el acto.

Feng Ximing apresuradamente saludó con gran ansiedad, mientras hablaba de una manera respetuosa: “Joven Príncipe del Divino Fénix, Feng Ximing, saluda al… Mayor Ji. Bienvenido al Imperio Divino Fénix, Mayor Ji, su asiento ya ha sido preparado. Respetuosamente le pido a Mayor Ji que entre en los asientos.”

“Yah!” Los ojos coquetos de Ji Qianrou como ondas de agua, midiendo a Feng Ximing de la cabeza a los pies. Esa mirada tan suave como el agua, hizo sentir entumecido todo el cuerpo de Feng Ximing. Con la cintura balanceándose, caminó hacia Feng Zhiming con extrema amorosidad, mientras empezaba a reírse con ternura: “Así que en realidad era el Pequeño Mingming, no es de extrañar que seas tan guapo, casi alcanzando a mi Pequeño Kongkong. Cuando éste te vio por última vez, aún eras un bebé de dos o tres años. En un abrir y cerrar de ojos, en realidad has crecido tanto. Ven, deja que este te sienta, y ver si te has vuelto más robusto.”

Mientras Ji Qianrou caminaba, su suave cintura se volvió como una serpiente de agua bailando, las dos mitades de sus caderas se balancearon a la izquierda y a la derecha. Si él era una mujer, que definitivamente debe ser un paisaje que hizo uno incapaz de apartar los ojos, e incluso brotar sangre…

Pero ahora, todos los hombres sólo sentían el estómago girarse.

¿Era alguien de los Terrenos Sagrados?

¿Era realmente alguien de los terrenos sagrados?

Antes de que Feng Ximing pudiera recobrar los sentidos, Ji Qianrou tomó su mano y le acarició suavemente las palmas de las manos: “La piel de Mingming es realmente suave, a éste le gusta más la sensación de piel suave. Pequeño Mingming necesita mantener el mantenimiento de este, bien… ”

Como si acabara de despertar de un sueño, Feng Ximing retractó su mano como un relámpago. Su cuerpo se retiró sin parar, ya que sintió que su corazón se estremecía y una gruesa capa de piel de gallina se elevaba sobre todo su cuerpo… Especialmente la mano que fue tocada por Ji Qianrou; Era simplemente como decenas de millones de hormigas que se arrastraban sobre él, lo que le hacía desear muchísimo que pudiera cortar inmediatamente su mano entera.

Finalmente comprendió por qué su Padre Imperial, que no temía al cielo y a la tierra, revelaría una expresión aterrorizada en el momento en que oyó el nombre de “Ji Qianrou”, para que no pudiera ocultarse a tiempo. El sudor frío le empapó la frente, como dijo en un estado extremadamente lamentable: “Ma… ma… Mayor Ji, el Torneo de Clasificación está a-a-a-a-a-a-a-a-a-a-a-a-a-a-a-a-Mayor Ji e entre en los asientos.

Una frase tan sencilla, Feng Ximing no podía dejar de hablarla tartamudeando y con incoherencia. Ji Qianrou amasó los dedos, como él dijo coquetamente: “Pequeño Mingming, ¿por qué estás tan apurado? Esta no ha dado a Pequeño Kongkong un abrazo profundamente cariñoso… Pequeño Kongkong, ésta ya ha venido, ¿por qué no te apresuras aún? ¿Podría ser que en estos cien años, usted se olvidó de esta en absoluto? ”

El cuerpo entero de Feng Hengkong tembló, ya que su cuello incluso se hizo más grueso por dos tamaños de sofocarse. Por fin no pudo aguantar más y rugió airadamente: “¡Ji Qianrou! Si te atreves a balbucear tonterías como esta de nuevo, Nosotros… Nosotros… ¡Te echaremos! “”

Para poder hacer que el digno Maestro de la Secta pierda su control y actúe bajo los ojos de todos, Ji Qianrou era probablemente el único en el Continente Cielo Profundo que podía hacerlo.

Frente al loco Feng Hengkong, no sólo Ji Qianrou no entro en pánico en absoluto, en su lugar rió tiernamente de nuevo: “Hehehehe, eres tímido de nuevo. Pequeño Kongkong realmente no ha cambiado. Muy bien, esta solo cumplirá con usted. Después de que este Torneo de Clasificación haya terminado, tendrás que tratar adecuadamente a esta para beber, bien… Pequeño Mingming también puede venir también ~. ”

Después de terminar de hablar, con un giro de su cintura, Ji Qianrou caminó hacia su asiento con gracia y delicadeza.

Feng Hengkong: “~! # $%…”

Feng Hengkong se sentó enseguida, con la frente completamente cubierta de sudor frío. En ese momento, de pronto sintió que la Feng Xue’er de su lado lo miraba con una mirada extremadamente extraña. Sus ojos se abrieron de par en par, su expresión instantáneamente se convirtió en algo frenética, como apresuradamente explicó: “Xue’er, definitivamente no es lo que piensas. Ese Ji Qianrou, él es apenas un loco, Xue’er no necesita darle importancia. ”

“Lo sé, Padre Imperial.” Feng Xue’er asintió con la cabeza, y luego comenzó a reír ligeramente: “Pequeño Kongkong… Hehe, por lo que el nombre del Padre Imperial en realidad puede ser tan lindo también.”

Feng Hengkong: “¥ x% $ # (/ ^% $ ## $% 〇 + #…”

“Así que… esta es la bruja rumoreada… ah no, el travesti?” Feng Zhanyun casi cayó sobre sus rodillas. Su Maestro de la Divina Secta del Fénix, era en realidad bromeado por un hombre hasta el punto de volverse loco en el acto … Sintió que su visión del mundo estaba casi desmoronándose.

“Esta persona… no es simple.” Alzando la barbilla, Yun Che murmuró como si estuviera profundamente pensativo.

“Jazmín, ¿cuál es el cultivo de esta persona?”

” Reino Profundo Tirano etapa tardía… Un tirano de alto nivel! También el tipo de nivel que absolutamente no puede ofender! “Jazmín dijo con indiferencia.

El asiento del Palacio Supremo del Océano estaba precisamente al lado derecho del Salón Divino del Sol y la Luna. Después de que Ji Qianrou se sentara, Ye Xinghan y Ling Kun al lado estaban sentados y quietos; Y mucho menos saludar con palabras, era como si no lo hubieran visto en absoluto. Ji Qianrou se acercó voluntariamente y dijo lleno de terribles sentimientos: “Pequeño Hanhan, no nos hemos visto en tantos años, ésta te ha echado de menos a la muerte, ¿sabes? ¿Te has olvidado de esta? ”

El rostro de Ying Qinghan se convulsionó, su pecho onduló, mientras él forzosamente soltó dos palabras de la abertura entre sus dientes: “¡Cállate!”

“Hmph!” Frente a la manera áspera de Ye Xinghan, Ji Qianrou escupió, y movió la cabeza agachada mente: “Tan desagradable, todos los hombres apestosos son los mismos, cada uno más insensible y despiadado que el anterior. ¡Ésta no puede ser molestada contigo, hmph! ”

El músculo de la cara de Ye Qinghan se estremeció en gran medida, pero finalmente dejó escapar un gran suspiro de alivio. Pero de inmediato, este Ji Qianrou que afirmó que “no puede ser molestia con usted” se acercó una vez más con la ternura de agua blanda.

“Pequeño Hanhan, ¿realmente no quieres prestarme más atención? En estos años, ésta realmente te ha echado de menos, ¿sabes?”

“Mira, el actual Pequeño Kongkong es mucho más maduro que hace cien años, y tiene un sentimiento más viril… Él realmente es demasiado encantador. Comparado con este tipo de carne fresca como el Pequeño Hanhan, como se esperaba, a esta todavía le gusta más el tipo de Pequeño Kongkong “.

“Aya, Pequeño Hanhan, ¿por qué las mujeres a tu lado se han vuelto cada vez más carentes. Mira esta piel, tan áspera, mucho más apagada comparada con ésta. ”

“Pequeño Hanhan…”

Aquella tierna y dulce voz hizo que el corazón de Ye Xinghan se espasmara, sus miembros se convulsionaban, sus meridianos se retorcían… Todo su cuerpo era espasmódico, simplemente en un infierno vivo. Si no fuera por el hecho de que no podía vencer a Ji Qianrou, y tampoco estaba dispuesto a entrar en conflicto con este monstruo que podía desmembrar el cadáver de alguien con una dulce sonrisa, realmente quería arrancarle la cabeza y meterla en el culo.

“Anciano Ling…” Ye Xinghan dijo retorciendo los dientes: “Tres pedazos de Cristales Celestial Veteados Purpura… cambia de asiento con este Joven Maestro!”

Una hilera de sudor frío cayó instantáneamente sobre la frente de Ling Kun, como él dijo a toda prisa: “Esto… esto… tos, esto no es un problema de Cristales Celestial. Este anciano ya es viejo, no puede soportar demasiadas dificultades, y todavía quiere vivir unos años más… “”

Ye Xinghan: “…”