ATG – Capítulo 481

Modo Noche

Capítulo 481 – La Chica en el Ataúd de Cristal

“Gracias… Tus ojos son sinceros y decididos. Puedo sentir un alma fuerte dentro de tu cuerpo, pero lo que es aún más fuerte es tu potencial inconmensurable… Por lo tanto, finalmente puedo sentirme segura y libre de mí misma… Estaré en otro mundo, rezando, por mi pequeña maestra y por ti… “

“Gracias… ”

La voz de la anciana se hizo más débil y más lenta. Cuando los últimos sonidos de su voz cayeron, Yun Che ni siquiera tuvo tiempo de interrogarla, antes de que su figura desapareciera en el aire como si estuviera dispersada por el viento.

“Los restos de su alma también han desaparecido, duró casi el tiempo que yo había predicho. Es una lástima que ella nunca reencarnara ni iría al llamado ‘otro mundo’. “Jazmín dijo claramente.

Yun Che miró la bola de luz roja que tenía frente a él, y justo cuando estaba a punto de hacer una pregunta, la bola de luz de repente paró de parpadear y se congeló completamente en su posición, y de repente silbo suavemente.

Era como el sonido del vidrio que se rompe.

En un instante, una grieta vertical apareció en la bola de luz que estaba congelada en su posición. Poco después, la bola de luz se evaporó instantáneamente, como si se tratara de una burbuja de jabón que se perforaba, convirtiéndose en numerosos fragmentos rojos que se dispersaban en el aire antes de romperse en pequeños trozos, y lentamente desaparecía en el aire.

La bola protectora de luz roja se disipó, pero no toda la luz roja desapareció. Tras la desaparición de la bola protectora de luz roja, apareció delante de Yun Che un ataúd de cristal que emitía un débil resplandor rojo.

Dentro del ataúd de cristal había una persona… Una persona que era mucho más pequeña de lo que Yun Che esperaba… ¡Una niña!

El cuerpo de la niña era pequeño y sus manos estaban cruzadas delante de su pecho mientras que se encontraba silenciosamente en el ataúd con un tinte de una expresión serena y solitaria. Tenía el pelo largo que estaba naturalmente esparcido detrás de ella. Su cabello llegaba hasta la parte baja de su espalda y era de un rojo brillante… No era una llama de color rojo ardiente, sino un rojo rubí brillante.

La chica tenía una cara que parecía que estaba tallada en jade. Dentro de su perfección, había una inmadurez que sólo un niño poseería. En su rostro de color crema había una linda exquisita nariz que apuntaba hacia arriba y los labios acuosos y tiernos que estaban suavemente cerrados. Debajo de sus pestañas de color rojo similar había ojos que cualquiera creería que eran un par de ojos parecidos a las estrellas si los abría.

Llevaba una túnica imperial de color rojo brillante, pero su ropa parecía ser muy delgada, destacando todos los contornos de su pequeño cuerpo. Solamente un par de brazos delgados blancos y finos y un par de piernas blancas y sensibles fueron revelados, y en sus pies estaban un par de zapatos de princesa rubíes claros cristalinos. Sin embargo, la cosa más llamativa fue que había brazaletes de rubí en ambas muñecas y tobillos. Los brazaletes eran muy pequeños y pegados firmemente a su piel en sus finas muñecas y tobillos.

Una linda chica. Espera… ¿Por qué es una niña pequeña?

“¿Esta es la persona a la que se refiere como… ‘Pequeña Maestra?” Yun Che miró ampliamente. Esta chica parecía ser más joven que Jazmín, cuando originalmente la había conocido y al menos en sus primeros años de adolescencia. Aunque, ella era muy joven, ella poseía la belleza que podría causar la calamidad. Quizá cualquiera que la viera pensaría que habían visto una muñeca dormida.

“¿No estarías más dispuesta a salvarla ahora…? ¡Tú, Graaaaaan Perveeeeetidoooooo!” Jazmín respondió medio burlona y medio odiosa.

“… ¿Sería ella un peligro para mí?” Yun Che eligió automáticamente no escuchar las tres últimas palabras que Jazmín dijo.

“¿Oh? ¿Un gran pervertido como tú que se especializa en encantar a las mujeres tendría miedo de una chica tan joven como ésta?”

“También sabes que ella podría ser una persona de la Era Primordial. ¿Qué pasa si ella es tan poderosa como tú? ” Yun Che dijo mientras su rostro revelaba su cautela. Antes de reunirse con Jazmín, Yun Che nunca creería que una chica bonita que parecía una muñeca podría estar vinculada a la palabra “aterrador”. Sin embargo, tener una excepción como Jazmín hizo a Yun Che incapaz de levantar su cautela contra la jovencita que yacía en el ataúd.

Jazmín permaneció un momento en silencio antes de responder: “Este ataúd de cristal debería ser el “Ataúd de la Eternidad” que esa persona mencionó. Mi conciencia no es capaz de entrar en ella y su aura está completamente sellada; Ni siquiera un poco está escapando hacia fuera. Por lo tanto, soy incapaz de decir si ella representaría una amenaza para usted o no. Si tienes miedo, simplemente puedes ignorarla.”

Yun Che no vaciló mientras avanzaba, y luego se paró frente al ataúd de cristal: “Ya que ya he prometido a esa persona, todavía cumpliré mi promesa. Además… Eh, una niña tan linda, no importa cómo lo mire, ella no parece como cualquier persona mala… Y si la salve, yo sería considerado su salvador. ”

Mientras hablaba, Yun Che colocó una de sus manos en la parte superior del ataúd de cristal y empujó con un poco de fuerza… Sin embargo, no esperaba que un empujón tan leve hiciera que la tapa del ataúd se abriera.

Justo antes de que el alma fragmentada se hubiera dispersado, obviamente había disipado la bola protectora de la luz y el Ataúd de la Eternidad.

“En efecto, es el aura de un veneno diabólico… Rápidamente, ayúdala a desintoxicar el veneno.” Jazmín repentinamente dijo con ansiedad: “¡Una vez que se ha abierto el Ataúd de la Eternidad, ya se despertó el veneno diabólico que se encontraba suprimido! ¡Rápido, límpiela con la Perla del Veneno Celestial! De lo contrario, sin medios de resistencia mientras está inconsciente, su vida, conciencia y alma serán consumidas por el veneno.”

Mientras Jazmín hablaba, una negra capa de niebla que se hacía más espesa con una velocidad espantosa, apareció alrededor del cuerpo de la chica pelirroja.

Yun Che frunció el ceño y asintió ligeramente mientras levantaba rápidamente su mano izquierda, colocándola en el pecho de la chica. Un resplandor verde jade apareció instantáneamente y la envolvió.

Yun Che no había oído hablar del término “veneno diabólico” antes, pero sintió una terrible y atemorizante aura venenosa del cuerpo de la chica. Incluso con sus recuerdos de dos vidas, él no había experimentado un aura venenosa como esta antes… Sin embargo, era similar al veneno espantoso que estaba en Jazmín, excepto que no era tan dominante como el de Jazmín.

En este mundo, no había veneno que la Perla del Veneno Celestial no pudiera limpiar, y bajo el poder de limpieza de la Perla del Veneno Celestial, el veneno diabólico dentro de la chica pelirroja estaba siendo sometido gradualmente. Luego, se consumió y se limpió, resultando en la niebla negro que se dispersaba y desaparecía por completo muy rápidamente.

Después de treinta minutos, el veneno diabólico de la niña fue finalmente completamente purificado… El hecho de que le llevó tanto tiempo a que la Perla del Veneno Celestial lo limpiara significaba que el veneno diabólico era extremadamente poderoso. A juzgar por la fuerza del veneno diabólico, si hubiera invadido por completo el alma de la niña, al igual que la situación de Jazmín, incluso sería considerada corta la cantidad de tiempo si estuviera completamente limpia en decenas de días.

La luz de limpieza de la Perla del Veneno Celestial había desaparecido cuando Yun Che removió su mano para limpiar el sudor de su frente.

La muchacha seguía durmiendo tranquilamente, haciendo que uno no soportara hacer un ruido para que no despertara. Yun Che repentinamente pareció recobrar sus sentidos y colocó su mano sobre su pecho de nuevo… Después de un tiempo, quitó la mano y su rostro estaba confundido.

“¿No hay signos de vida?” Preguntó Jazmín.

“No tiene la menor señal de vida…”

Al lado de Yun Che, una luz roja brilló y la silueta de Jazmín apareció mientras miraba fijamente a la muchacha en el ataúd cristalino, utilizó su sentido para explorar su cuerpo, pero fue incapaz de detectar cualquier señal de vida. Entonces murmuró: “Así que es verdad… Parece que has desperdiciado tus esfuerzos.”

Yun Che sintió un sentimiento oculto de pesar en su corazón. Había utilizado todos sus esfuerzos para purificar el veneno diabólico en la niña y no se atrevió a permitir un lapso de desconcentración. Sin embargo, después de limpiar completamente el veneno, descubrió que mientras su mano estaba en el cuerpo de la niña durante la purificación, no detectó ningún signo de vida en ella. Incluso ahora que el veneno estaba completamente limpiado, no había signos de vida en absoluto… Obviamente, en algún momento dentro del ataúd de la eternidad, ella ya había perdido la vida, pero su guardián no sabía cómo ella todavía permanecía, sin sentido y amargamente protegiéndola. Estaba tan decidida que no dejó que su alma fragmentada se dispersaba con anticipación por ese rayo de esperanza.

Ahora que su deseada Perla del Veneno Celestial había llegado, finalmente se disipó en paz, pero qué lástima…

Fue una suerte que su alma fragmentada ya se haya disipado, si no, teniendo que ver esta escena, probablemente sería incapaz de descansar en paz.

Yun Che no se dio por vencido cuando utilizó su mano para presionarle el cuello, la frente, la muñeca y el pecho… Tal vez se debía al hecho de que siempre estaba dentro del Ataúd de la Eternidad, su temperatura corporal no parecía fría. Su piel era suave y tierna, pero suave como el jade. Sin embargo, no importaba cómo Yun Che tratara de investigar, no podía sentir ningún signo de vida. Ni siquiera había flujo de sangre.

Yun Che había renunciado finalmente al soltar un suspiro. Habló mientras levantaba la cabeza y miraba hacia el cielo: “Anciana Mayor, menor ya cumplió su promesa y limpió por completo el veneno diabólico del cuerpo de tu pequeña maestra, sin embargo, las cosas no salieron como estaban planeadas… Todo lo que puedo hacer es dejarla dormir tranquilamente.”

Mientras hablaba, Yun Che apretó su mano sobre la cubierta del Ataúd de la Eternidad…

Justo cuando estaba a punto de volver a cerrar la tapa y no interrumpir el sueño de la niña, las pestañas rojas de la muchacha se movieron suavemente. Después de eso, sus ojos que habían estado cerrados por una cantidad de tiempo inimaginable poco a poco se abrieron.
Éstos eran un par de ojos imponentes como el rubí. En el momento en que sus ojos se abrieron, fue como si el cielo oscuro hubiera sido iluminado de repente por el brillo de las estrellas. A veces los ojos de Jazmín también se ponían rojos… Sin embargo, era del rojo de la sed de sangre. El rojo de los ojos frente a él ahora era como el color más perfecto formado por la acumulación de la misma esencia del cielo y la tierra. Eran tan hermosos que eran sofocantes.

Yun Che no se movió en absoluto; Parecía congelado. Sus ojos aún estaban trabados con los ojos abiertos de la niña. Parecía como si se hubiera convertido en piedra… Él confirmó repetidamente que no había signos de vida en su cuerpo, e incluso Jazmín llegó a la misma conclusión, pero logró abrir los ojos… Y eran un par de ojos increíblemente hermosos.

Cuando Yun Che la miró con expresión atónita, sus hermosos ojos rojos miraron fijamente a Yun Che. Después de algún tiempo, finalmente parpadeó y finalmente se sentó dentro del ataúd de cristal. Al darse cuenta de que Yun Che todavía la miraba aturdida, parpadeó una vez más. De repente, sus cejas se curvaron y un par de diminutas lunas lindas aparecieron sobre sus ojos. Su rostro tenía una sonrisa insoportablemente linda: “¡Hola hermano mayor!”

“…”

Después de despertar repentinamente de un sueño que duró quien sabía cuánto tiempo, apareciendo en un espacio oscuro y vacío después de ver sólo a extraños … la chica no parecía estar nerviosa ni asustada, ni siquiera perdida o desconcertada. En su lugar, ella sonrió brillantemente y … ¡lo saludó!