ATG – Capítulo 689

Modo Noche

Capítulo 689 – Intención Asesina del Divino Fénix

Nación del Divino Fénix, Secta del Divino Fénix.

El lado derecho del rostro de Feng Ximing estaba de color rojo oscuro, como sangre, y estaba hinchado también. Después de ser golpeado tan fuertemente por un enfurecido Feng Hengkong, ni siquiera Feng Ximing, que tenía una fuerza tan fuerte, había sido capaz de recuperarse por completo. Se paró frente a Feng Hengkong, saludando con respeto mientras decía: “Padre Real, ¿por qué me has convocado?”

Las dos manos de Feng Hengkong estaban detrás de su espalda mientras decía débilmente sin darse la vuelta: “Feng Huwei ha muerto”.

Feng Ximing frunció de repente las cejas. “¡¿Murió?! ¡Definitivamente parece que alguien de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados finalmente fue incapaz de retenerse y por lo tanto hizo un ataque despiadado! Entonces… entonces ese secreto, ¿se ha filtrado?”

“El cuerpo de Feng Huwei estaba encantado con la Jaula de Memorias que fue creada por la colaboración de algunos grandes ancianos. No hay ninguna manera de que el secreto se filtrara.” Feng Hengkong frunció las cejas. “Además, el que mató a Feng Huwei en realidad no fue alguien de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados. No creo que los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados correrían el riesgo de ofender al Dios Fénix para matar a Feng Huwei sólo porque tenían algunas dudas “.

“¿No es alguien de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados?” La sorpresa sobre el rostro de Feng Ximing se intensificó mientras decía: “Aunque Feng Huwei es el general del Ejército del Divino Fénix, su fuerza profunda no es débil. Aparte de alguien de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados, ¿quién más tiene el poder y se atrevería a matar a Feng Huwei? ¡También hay los doscientos mil soldados del Ejércitos Fénix al lado de Feng Huwei! ”

“Es alguien que nunca hubieras pensado.” Feng Hengkong se dio la vuelta. La expresión en su rostro era incomparablemente pesada y fea cuando dijo: “¡Es Yun… Che!”

“¿Qué?” Feng Ximing repentinamente levantó la cabeza, abriendo abruptamente la herida en su cara que causó que el borde de su ojo se contrajera esporádicamente. “¿Es ese Yun Che?”

“Hmph, ¿hay algún otro? ¡Es el Yun Che quien debería haber sido enterrado dentro del Arca Profunda Primordial hace tres años!” Feng Heng continuó pesadamente: “¡No te molestes en preguntarme cómo está vivo, eso es algo que quiero saber más que nadie!”

“¿Cómo pudo haber sobrevivido? Hace tres años, desapareció junto con el Arca Profunda Primordial ¡Simplemente no había posibilidad de supervivencia! ¿Podría ser… que sea alguien que se ve similar a él? ¿O tal vez una simple ilusión para confundirnos?”

“¡Hmph, todavía no he llegado al punto en el que soy incapaz de determinar si alguien es real o no!” Bufó Feng Hengkong. La voz, las expresiones, las miradas… y la arrogancia salvaje que emanaba del cuerpo de Yun Che desde la huella del alma de muerte de Feng Huwei, no había absolutamente nadie en el mundo que pudiera recrearlo. “No sólo está vivo, su fuerza profunda ha avanzado aún más en los últimos tres años. Bajo sus manos, simplemente no había nada que Feng Huwei pudiera hacer para resistirse.”

“¿Podría ser que su fuerza actual ya ha alcanzado la etapa intermedia del Reino Profundo Tirano?”, Preguntó Feng Ximing en estado de conmoción. La fuerza profunda de Feng Huwei había estado en las primeras etapas del Reino Profundo Tirano, por lo que para que Yun Che pudiera dejarlo indefenso, Yun Che tenía que tener al menos el poder de un Señor Supremo de etapa intermedia. “¡No puede ser! ¡No hay absolutamente ninguna manera! ¡No importa lo talentoso que sea, no es posible avanzar tanto dentro del corto lapso de tres años!”

“¡Incorrecto! Su fuerza actual es tal vez aún mayor que la etapa intermedia del Reino Profundo Tirano.” Rastros de la frialdad surgieron dentro de los ojos de Feng Hengkong y declaró solemnemente: “La extraña desaparición de los setecientos mil soldados del ejército, incluyendo a los dos ancianos supervisores, Fei Heng y Fei Ying, en la Ciudad Imperial del Viento Azul fue todo debido a él… ¡Estas fueron sus propias palabras! Si son verdaderas, entonces su fuerza es definitivamente mayor a la etapa intermedia del Reino Profundo Tirano. ¡Es muy posible… que ya ha llegado a la etapa tardía del Reino Profundo Tirano! ”

“¡Eso es aún más imposible!” Feng Ximing sacudió la cabeza sin vacilar. “En aquel entonces, Yun Che había utilizado todas sus fuerzas y apenas logró derrotar a Xiluo; Su fuerza probablemente sólo estaba en el noveno nivel del Reino Profundo Emperador. En tan sólo tres cortos años, incluso si se comiera la Píldora Dorada del Gran Cambio, es imposible que él pudiera avanzar a la última etapa del Reino Profundo Tirano en tan poco tiempo. Si hubiera utilizado algún método especial o algún artefacto profundo, todavía podría aceptarlo. Sin embargo, si dijéramos que él confió en su propia fuerza para borrar a los setenta mil soldados del Ejército del Divino Fénix y a los dos ancianos que los supervisaban, yo nunca lo creería, pase lo que pase.”

“Por otra parte, incluso si tenemos en cuenta el peor de los casos, incluso si Yun Che realmente ha regresado de entre los muertos y ahora posee la fuerza de un Señor Supremo de etapa tardía, sólo sería una espina sin importancia a nuestro lado. Además, sabiendo que la desaparición del ejército no tiene nada que ver con los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados, ¿no debería padre real estar tranquilo?, ¿por qué su expresión es tan triste?”

“¡Hum, incluso si hay otros diez Yun Che, él no sería capaz de evocar una gran tormenta!” Los ojos de Feng Hengkong de punto con fuerza. “Pero, ¿has olvidado por qué razón Xue’er estuvo inconsciente durante tres años?”

La expresión de Feng Ximing cambió drásticamente. “Podría el Padre Real tener miedo de que Xue’er…”

“¡No estoy preocupado!” El pecho de Feng Hengkong se elevó fuertemente, y su expresión era tan fea que su cara casi se contorsionó. “¡Es algo aún más aterrador de lo que imaginas! ¿Sabes lo que Xue’er nos dijo antes de nos echará? ¡Ella quería que nosotros… tratáramos a la Nación del Viento Azul con amabilidad! ”

“… ¿Fue esta la razón por la cual el padre real ordenó a todos que no hablaran del envío de tropas a la Nación del Viento Azul?” Feng Ximing comenzó a darse cuenta de la gravedad del problema.

“¿Cómo no podríamos aceptar una petición de Xue’er?” Feng Hengkong apretó fuertemente los puños. “¡Hace tres años, Yun Che utilizó su vida para salvar a Xue’er… y Xue’er estuvo inconsciente por tres años a causa de él e incluso lloró de tristeza por él! Antes de esto… ¿habías visto a Xue’er llorar?”

“¡Desde hace tiempo nos dimos cuenta de que sus sentimientos hacia Yun Che no eran simplemente pura gratitud!” El cuerpo de Feng Hengkong empezó a temblar mientras la ira apareció en la profundidad de sus ojos, así como una sensación de ansiedad. “Xue’er obtuvo una bestia profunda aérea de tipo hielo de la nada, y nos enteramos de que la bestia profunda de tipo hielo se conocía como el Fénix de Nieve. Sólo existe en una región de la Nación del Viento Azul conocida como la Región Extrema de Hielo y Nieve, y Yun Che había volado una vez en un Fénix de Nieve.”

“Entonces… podría ser…”

“¡Antes de que Xue’er volviera al Valle Fénix, ella pidió repentinamente ir a la Región Extrema de Hielo y Nieve de la Nación del Viento Azul… y sólo existe una fuerza en la Región de Nieve del Hielo Extremo, que es la Nube Congelada Asgard! ¡Y Yun Che, era un miembro de la Nube Congelada Asgard! ”

Las palabras de Feng Hengkong hicieron que la expresión de Feng Ximing se oscureciera una y otra vez. “¿Eso significa que antes del Torneo de Clasificación de las Siete Naciones, Xue’er y Yun Che ya se conocían?”

“Ya deberíamos haber sabido eso con el temperamento de Yun Che. ¿Cómo podría haber estado dispuesto a salvarla usando su propia vida sólo porque Xue’er lo había ayudado? Del mismo modo, ¿cómo podría tener Xue’er el corazón roto si fuera sólo por gratitud de que él la salvó?… “La rabia de Feng Hengkong había empezado a convertirse en hostilidad, y la temperatura dentro de todo el Salón Principal del Divino Fénix había comenzado a aumentar intensamente.

Feng Xue’er… ¡Una joya preciosa otorgada por el cielo a la Secta Divino Fénix, el futuro del Dios Fénix de la Secta Divino Fénix! Su mayor orgullo, lo más precioso de todo su mundo, mucho más que su vida. Una hija que era mucho más importante que toda la Secta Divino Fénix combinada. Pero ella había derramado sus lágrimas por un extraño, un enemigo de la Secta Divino Fénix…

Él nunca podría culpar a Feng Xue’er, ¡pero su odio hacia Yun Che ya había crecido a pasos agigantados! El hecho de que poseía la sangre de fénix e insultara el orgullo de toda su secta no era nada en comparación.

Debido a que la sugerencia de Feng Xue’er de tratar a la Nación del Viento Azul amablemente ya lo había arrojado a una confusión total y le había hecho ordenar una prohibición dentro de toda la ciudad. ¡Además, Yun Che todavía estaba vivo! Si Xue’er supiera que Yun Che estaba vivo… no podía imaginar qué pasaría.

Feng Ximing dijo con cierta tranquilidad: “Sin embargo, Xue’er normalmente se queda en el Reino del Fénix o en el Valle Fénix. Habría sido imposible en el Reino del Fénix, y en cuanto al Valle Fénix, hay encantamientos en tres de sus límites. Para el último, hay una Gran Formación Fénix. Sólo los miembros de nuestra secta podrían entrar. ¡Es imposible que Yun Che hubiese entrado en contacto con Xue’er!”

“¡Probablemente el problema está en la Gran Formación del Fénix!” La expresión de Feng Hengkong se oscureció aún más. “La Gran Formación del Fénix no solo permite que nuestros miembros de la secta entren. ¡No te olvides, Yun Che también posee la sangre de fénix y puede entrar sin restricción también! Hace tres años, varios días antes de que comenzara el Torneo de Clasificación de las Siete Naciones, una vez nos dijiste personalmente que el principal guardaespaldas de Chen’er había muerto trágicamente dentro de la Gran Formación del Fénix … ”

Feng Ximing se sorprendió antes de que su expresión cambiara drásticamente. “Padre Real, ¿quieres decir que la persona que mató a Feng Chihuo entonces fue Yun Che? ¿Y que después de eso, pasó a través de la Gran Formación del Fénix y se reunió con Xue’er en el Valle Fénix?”

“¡Muy probable!”, Dijo Feng Hengkong solemnemente, su puño se apretó haciendo ruidos agrietados. En aquel entonces, cuando había oído que Feng Chihuo había muerto, lo trató como si no fuera nada porque se estaba preparando para el Torneo de la Clasificación de las Siete Naciones y el Arca Profunda Primordial. No se molestaría con la muerte de un débil guardaespaldas. ¡Además, morir dentro de la Gran Formación del Fénix significó que era probablemente una batalla entre los miembros de la secta y que había perdido debido a sus habilidades inferiores! Sin embargo, cuando Feng Xue’er se había despertado, todas sus acciones habían causado que su mente estuviera en un lío, y él sin saberlo había recordado el “pequeño asunto” que había ocurrido hace tres años.

“Xue’er es pura e inocente, su corazón no está contaminado. Yun Che poseía el aura del Divino Fénix, así que incluso si se hubiera metido en el Valle Fénix, Xue’er no sería cautelosa contra él. Además, él es muy tonto y silenció a tantas personas durante el torneo de clasificación… ¡Xue’er no podría resistir su hechizo! “Feng Hengkong apretó los dientes con fuerza. Aunque todo esto era especulación, cuanto más pensaba en ello y cuanto más profundamente pensaba en él recientemente, más probable era que creyera que esto era cierto.

“¿Qué haremos después?” Sobre Feng Ximing, apareció el mismo sentimiento de hostilidad que el de Feng Hengkong.

“¡Por supuesto que matarlo en el menor tiempo posible!” Feng Hengkong pronunció cada palabra con intención asesina, “Sin importar que, no debemos dejar que Xue’er vea a Yun Che… ¡No! ¡No debemos permitir que Xue’er se entere de que él está vivo!”

“¡Ming’er, ve a comunicarles a todos los ancianos que mañana por la tarde nos reuniremos todos en el Salón Divino Fénix para discutir asuntos! ¡Además… parece que debemos emplear a un Gran Anciano para matar a Yun Che! Aunque la posibilidad de que Yun Che esté en la última etapa del Reino Profundo Tirano es baja… ¡él tiene que morir! “Cuando terminó de hablar, sólo se oyó el sonido de sus dientes.

En toda su vida, nunca había tenido un odio tan profundo por alguien.

Permitiendo a un Gran Anciano de la Secta Divino Fénix matar a un joven de veinte años, cualquier miembro del Secta Divino Fénix escuchando esto miraría fijamente con la boca abierta en incredulidad, pero Feng Ximing no pareció sorprenderse… ¡Porque, así como Feng Hengkong había dicho, Yun Che tenía que morir! ¡Su vida era inútil… pero esto se refería a Feng Xue’er!

“Yo lo entiendo.” Feng Ximing se inclinó solemnemente.

El pecho de Feng Hengkong subió y bajó fuertemente antes de que finalmente se tranquilizó y aparentemente murmuró para sí mismo: “Parece que antes de que podamos asegurar que Yun Che y todas las preocupaciones sean eliminadas, debemos intentar retrasar el viaje de Xue’er a la Región Extrema de Hielo y Nieve de la Nación Viento Azul… ”

Se dio la vuelta y miró el lado derecho del rostro de Feng Ximing, y su mirada inmediatamente se volvió mucho más suave: “Ming’er, tu cara todavía está doliendo… El Padre Real no pudo controlar sus emociones y se disculpa.”

Feng Ximing respondió inmediatamente en estado de shock, “¿Qué está diciendo real padre? Hablé fuera de lugar e hice que Xue’er se entristeciera. Que el Padre Real me reprendiera es natural. Sólo siento vergüenza y no tengo quejas. Lo que el Padre Real está diciendo ahora sólo me hace sentir peor“

“Je je,” Feng Hengkong se rió ligeramente, antes de agitar su mano. “Puedes irte. Sólo necesitamos saber lo que se ha dicho hoy “.

“¡Entendido! Naturalmente, no le diré a nadie nada de lo que discutimos… ¡No voy a molestar más al padre real y me retiraré!”

Saliendo del Salón Principal del Divino Fénix, la expresión original de Feng Ximing se había hundido también. Levantó la vista, tocó el lado derecho hinchado de su cara, y toda su cara se contorsionó. Sus ojos miraban ampliamente, y dentro de la profundidad de sus ojos, había una intención maliciosa, helada, asesina… Gradualmente, rastros de sangre se filtraron entre sus dientes y se agolparon en sus temblorosos labios.

“¡¡¡Yun… Che!!! Tú… realmente… te atreves… ”

“¡Tú… realmente… te atreves!”