ATG – Capítulo 711

Modo Noche

Capítulo 711 – Nacido Arrogante

Hoy fue el cuarto día desde que Yun Che llegó a la Ciudad del Divino Fénix.

En el lapso de cuatro días, no sólo había lanzado a la Ciudad del Divino Fénix al caos, sino que también había provocado que las noticias de este incidente se extendieran a cada rincón del Continente Cielo Profundo. En primer lugar, la noticia de que Yun Che volvió vivo fue suficiente para agitar a todo el continente, pero las cosas que había hecho en la Ciudad del Divino Fénix en estos últimos días… especialmente el incidente de él matando a dos príncipes y a cinco Ancianos el día de ayer, habían barrido por las siete naciones del continente como una tormenta en una sola noche.

Ya sea el Imperio Divino Fénix o las otras seis naciones, para todos ellos, este fue el incidente más impactante desde la fundación de sus propias naciones. La primera respuesta cuando alguien escuchó las noticias, fue que no podían creerlo, pasara lo que pasara.

Esta fue la primera vez en la historia que la dignidad del incomparable Imperio Divino Fénix fue pisoteada… e incluso fue pisoteada en tal medida. Además, su oponente, era simplemente una sola persona.

Incluso los Cuatro Terrenos Sagrados habían sabido durante mucho tiempo sobre este asunto, y también estaban prestando gran atención a él.

Pasó la noche, y cuando Yun Che abrió sus ojos, el cielo ya brillaba. Sin embargo, no eligió a qué hora quería despertar. Más bien, fue despertado por la actividad de su jade de transmisión de voz.

Tan pronto como sacó el jade de transmisión de voz, la voz de un tranquilo hombre de mediana edad sonó desde dentro: “Hay dos auras de Monarcas adicionales en la Secta Divino Fénix desde esta mañana. Uno de ellos está en la etapa tardía del segundo nivel del Reino Profundo Soberano, mientras que el otro está en la etapa intermedia del tercer nivel del Reino Profundo Soberano. Ten cuidado.”

El que envió la transmisión de voz era en realidad Zi Ji del Gremio Mercantil Luna Negra.

“No sólo tomó la iniciativa de informarte, sino que el anciano te envió personalmente una transmisión de la voz. Hmph, parece que realmente le importas mucho, ¿eh? “Jazmín dijo fríamente.

“¿Cuidado?” Yun Che rizó sus labios, “Eso es porque tengo un ‘maestro’ a mis espaldas que es fuerte hasta el punto de ser catastrófico y no tener precedentes; Un ‘maestro’ que definitivamente no debe ser ofendido. Eso es lo que le hizo sentir que es mejor mostrar su buena voluntad. Si esta capa de ilusión se rompe, con su astucia, hay una posibilidad enorme… no, definitivamente me querrá muerto más que nadie. Con respecto a una gran potencia que se había establecido y que había dominado todo un continente durante diez mil años, algo que podría convertirse en una fuerza amenazante, definitivamente no se puede permitir que exista… Con mi talento irregular y la velocidad de crecimiento que ya ha sido expuesta justo frente a sus ojos, soy naturalmente una de esas personas que posiblemente pueden ponerlos en una posición amenazada “.

“Es bueno que lo sepas.” Jazmín dijo con arrogancia.

“La Secta Divino Fénix es la misma también.” Yun Che voló en el aire y miró hacia la Ciudad del Divino Fénix: “En tan sólo cinco mil años, la Secta Divino Fénix ya se había acercado al grado de fuerza que posee un Terreno Sagrado únicamente pidiendo prestada la sangre de Fénix. En otros cinco mil años, con la ventaja de tomar prestada la línea de sangre de un Espíritu Divino, hay una enorme posibilidad de que superen a los Cuatro Terrenos Sagrados. La razón por la que la Secta Divino Fénix había estado estable y pacífica durante estos cinco mil años se debió a la existencia del Divino Fénix. Si la ilusión de que el Divino Fénix todavía está vivo es destruida, incluso el más tonto de las personas puede predecir lo que le sucedería a la Secta Divino Fénix”.

Hablando hasta este punto, las cejas de Yun Che se movieron ligeramente… ¿Podrían ser que las acciones absurdas que el Imperio Divino Fénix ha hecho en contra del Imperio Viento Azul fueran para prepararse para la crisis que podría sucederles en el futuro? Después de todo, también habría un momento en el que el viento podría incluso filtrarse por las paredes más gruesas.

Incluso si ese fuera el caso… ¡No importaba cuál fuera la razón, considerando los pecados del Imperio Divino Fénix cometidos en contra de la Nación Viento Azul, tendrían que sufrir diez veces los costos, sin importar qué!

———————————–

Feng Hengkong no había dormido durante cuatro días. En primer lugar, no había sufrido ninguna lesión grave, y en este momento, incluso la lesión en su brazo ya no era grave. Sin embargo, el impacto que su corazón sufrió no tuvo posibilidad de desaparecer en tan corto lapso de tiempo… En sólo tres días, cuatro de sus hijos habían muerto y todos murieron justo enfrente de sus ojos. Además, cada uno de ellos fue completamente quemado; Olvidarse de tener un cadáver, incluso un rastro de ceniza no se dejó atrás. Un impacto pesado como este era algo que cualquier persona normal no sería capaz de tomar, y mucho menos él, el Maestro de la Secta del Divino Fénix, así como el Emperador del Imperio Divino Fénix.

Dentro del medio destruido y desordenado Salón Principal del Fénix, todos los varios Ancianos y príncipes estaban alineados. Sin embargo, sus caras no llevaban ni ansiedad ni odio, sino alegría y emoción. Al final del salón, habían otros dos sentados a ambos lados de Feng Hengkong… sus asientos estaban situados al mismo nivel que Feng Hengkong.

Estos dos eran ancianos con pesadas vicisitudes impresas en sus rostros. Sus barbas eran blancas como la nieve, pero su cabello tenía un rico color carmesí oscuro. Alrededor de sus cuerpos, los espíritus del fuego danzaban de vez en cuando, y una presión incomparablemente pesada estaba siendo liberada desde sus cuerpos. En la actualidad, sus cejas y ojos ligeramente hundidos, que emitían luces frías, habían causado que todo el mundo retuviera la respiración.

“¡Cuatro príncipes de nuestra Secta Divino Fénix han sido asesinados consecutivamente…! ¡Indignante!” La voz del anciano de la derecha era tan pesada como un gong, y debido a su ira, la temperatura de toda la sala se elevó repentinamente.

“¿Por qué no mencionaste este asunto al Gran Maestro de la Secta?”, Dijo el anciano de la izquierda.

“La personalidad del Padre Real es tan violenta como las llamas. Estábamos momentáneamente tímidos, y no nos atrevíamos a hablar claramente de ello. Queríamos informar al Padre Real después de que matáramos a ese bastardo de Yun Che.” Feng Hengkong cerró los ojos, su cara y cuello constantemente temblorosos resaltaron el odio y dolor insoportable en su corazón.

“Todos somos incapaces. Para realmente tener que involucrar a dos grandes ancianos para que salgan personalmente de su reclusión, estamos verdaderamente avergonzados. “El Gran Anciano Feng Feilie pronunció vergonzosamente.

“¡Con dos Grandes Ancianos aquí, si Yun Che todavía se atreve a venir, entonces hoy será su funeral!” Feng Ximing apretó los dientes y dijo.

Para los dos ancianos sentados junto a Feng Hengkong, sus edades superaron los quinientos años, respectivamente. No sólo eran de la generación de los Grandes Ancianos en la Secta Divino Fénix, sino que también eran dos de los nueve Grandes Ancianos que habían roto el Reino Profundo Soberano.

El que estaba sentado a la izquierda se llamaba Feng Tianyu, mientras que el sentado a la derecha se llamaba Feng Tianqing. Ambos pertenecían a la misma vena que el Gran Maestro de la Secta Divino Fénix, llevando el primer nombre “Tian”. En la actualidad, ya se habían convertido en la piedra angular de las existencias de la Secta Divino Fénix.

“¡El pecado de esta persona, no puede ser pagado con la muerte!” Feng Tianyu dijo furiosamente.

“Aparte de los cuatro príncipes, ¿cuántas personas de la secta han muerto a causa de que Yun Che?” Comparado con Feng Tianyu, Feng Tianqing estaba mucho más tranquilo, sin embargo, sus pupilas también se habían vuelto completamente de color rojo carmesí, destacando que el asombro y la ira en su corazón definitivamente no era más débil que el de Feng Tianyu. Porque dentro de los cinco mil años de historia de la Secta Divino Fénix nunca habían recibido tal humillación antes.

Feng Ximing respetuosamente dijo, “En el primer día, sólo el Decimocuarto Pequeño Hermano murió bajo sus manos. En el segundo día, el Decimotercer Pequeñp Hermano y nueve discípulos guardianes, un total de diez, murieron. Ayer, dos Hermanos Reales y cinco ancianos murieron bajo sus manos… Y otros noventa y tres fueron quemados hasta convertirse en cenizas. Hay también trescientas personas han sufrido lesiones de diferentes grados. Para salvar al padre real, veintiún ancianos han sufrido graves heridas, y hasta ahora, todavía tiene que despertar de su coma.”

“Ciento once personas… Heh. Parece que él debe sufrir ciento once veces de un dolor peor que la muerte, antes de que pueda pagar por completo su deuda. “La expresión de Feng Tianyu se volvió fría y siniestra.

En ese momento, un alboroto repentinamente resonó desde fuera. Siguiendo después, una evidente voz de pánico sonó, “Yun Che… ¡¡Yun Che está aquí!!”

¡¡Hooo!!

Todas las personas presentes en el Salón Principal Fénix, aparte de los dos Grandes Ancianos, de repente se levantaron exactamente en el mismo instante. Y un solo momento como este demostró que Yun Che ya había plantado una sombra aterradora en sus corazones.

“Yun Che…” Feng Hengkong apretó fuertemente sus dos puños; Con una voz baja, cantó el nombre de quien odiaba más en toda su vida, “¡Es hora de que… pagues tu deuda!”

¡¡Boom!!

Las llamas irrumpieron y Feng Hengkong se lanzó instantáneamente hacia el cielo, formando otra vez otro agujero gigantesco en el techo del vestíbulo, que ya estaba en ruinas. La multitud de Ancianos gritaron en voz alta “Maestro de la Secta”, antes de volar rápidamente en el aire, y seguirlo de cerca desde atrás.

En dirección a la puerta de la Ciudad del Divino Fénix, Yun Che seguía flotando en la misma posición que ayer. Sus brazos estaban cruzados frente a su pecho, y su rostro llevaba una fría sonrisa… Sus acciones y expresión eran exactamente las mismas que ayer.

Comparado con Yun Che, sin embargo, las reacciones de la gente de la Secta Divino Fénix eran muy diferentes de las de ayer. Sus expresiones parecían especialmente seguras, y sus miradas sobre Yun Che eran como si estuvieran mirando a un hombre muerto. Algunas de sus caras incluso revelaron una sonrisa alegre y fría… como si ya pudieran ver la escena de Yun Che cayendo en sus manos, permitiéndoles desahogar libremente su odio y frustración.

“Feng Hengkong, seguro que vino aquí para darme la bienvenida bastante rápido hoy.” La mirada de Yun Che todavía se fijó en Feng Hengkong, y su tono era aún más despreciativo que el día anterior. “Hoy, ¿lo has pensado y estás preparado para obedecerme, o… vas a seguir viendo a tus hijos y discípulos sufrir miserables muertes uno tras otro delante de tus ojos?, ¿eh?

“Oh por supuesto. Todavía tengo que recordarte muy bien que es mejor que me escuches obedientemente, de lo contrario, si todos tus hijos mueren, tu título de Maestro de la Secta y el asiento del emperador, ya no tendrán ni un solo sucesor.”

“Yun Che, tu muerte ya es inminente, pero todavía estás siendo arrogante.” Feng Feilie dijo con una fría sonrisa, “¿Crees que todavía puedes dejar este lugar vivo hoy?”

“¿Oh?” Yun Che entrecerró levemente los ojos, “¿Mi muerte es inminente? En estos pocos días, parecía haber escuchado más de diez veces estas cuatro palabras de ustedes. Por desgracia, incluso ahora, ni una sola hebra de mi pelo se ha dañado. En cuanto a tu Secta Divino Fénix… Heh. Tan lamentable, triste y risible.”

“Heheheheh… Él es realmente tan arrogante como dicen los rumores.”

En respuesta a Yun Che era una vieja y poderosa voz. Siguiendo esta voz, dos figuras rojas carmesíes flotaban lentamente en el aire desde el Salón Principal del Fénix, llevando una presión sin igual que era tan pesada como una montaña, envolviendo a toda la Secta Divino Fénix. Observaron fríamente a Yun Che; El aura intensa y la presión que llevaban incluso había traído los vientos circundantes de varias decenas de kilómetros en quietud.

Era como si en este espacio, fueran los dictadores entre el cielo y la tierra.

Yun Che bajó los brazos de su pecho y los trasladó sin prisa a su espalda. Dio a los dos ancianos una mirada y dijo con una sonrisa fría. “Mirando cómo la confianza de ustedes se había inflado cientos de veces, me preguntaba a qué deidad habían invitado. Sin embargo, ustedes sólo han llamado a dos viejos muertos vivientes. Ustedes deberían al menos llamar a Feng Tianwei también. Simplemente Feng Tianyu y Feng Tianqing… ¿Me están diciendo que entre la generación de los Grandes Ancianos de la Secta Divino Fénix, sólo queda un montón de basura?”

El alma de Feng Huwei llevaba recuerdos de la generación de los Grandes Ancianos, así que cuando Yun Che vio a Feng Tianyu y Feng Tianqiang, era natural que él pudiera nombrar sus nombres con fluidez.

La expresión de Feng Tianyu y Feng Tianqing cambió al mismo tiempo… Habían aparecido portando un aura majestuosa, e incluso habían bloqueado su Presión Espiritual Fénix en Yun Che ante la primera oportunidad que tuvieron. Inicialmente, habían pensado que con sólo su presión espiritual, sería suficiente para que Yun Che temblara de miedo, e incluso causara que su mente colapsara.

Sin embargo, la escena delante de ellos estaba totalmente fuera de sus expectativas. Después de su aparición, no sólo Yun Che no reveló ningún temor o ansiedad, no había ni siquiera un solo cambio en su expresión. El aura de su cuerpo no se agitó en lo más mínimo tampoco; su calma parecía que estuviera mirando a dos hormigas saltando desde el suelo.

No sólo no era suprimido por su aura, sino que incluso había nombrado con fluidez sus nombres… Y entonces, no sólo no tenía miedo de sus nombres, sino que todas sus palabras y sus expresiones estaban llenas de desdén y desprecio.

Él realmente estaba despreciando y burlándose de los Grandes Ancianos de la Secta Divino Fénix… ¡Dos figuras que habían alcanzado el Reino Profundo Soberano, que se habían convertido en los dioses entre las personas que practicaban el cultivo profundo, y dos figuras que realmente podían mirar hacia abajo al mundo entero!

  • Rudy Flores Cervantes

    pues no se parece que veo dos muertos unos cuantos lisiados y media ciudad destruida…