ATG – Capítulo 723

Modo Noche

​Capítulo 723 – Razón

Frente al ‘perdón’ que Feng Xue’er intercambió usando sus lágrimas, las acciones de Feng Tianwei fueron consideradas extremadamente desvergonzadas y despreciables. Especialmente desde que él era el Gran Maestro de la Secta Divino Fénix, el excepcionalmente fuerte Monarca de nivel seis. Perdió toda su dignidad y orgullo. Sin embargo, todos los que presenciaron esto, a excepción de Feng Xue’er, no se sintieron conmocionados, ni nadie sintió que era inapropiado.

Por supuesto, esto incluyó a Yun Che.

La deuda de sangre que debía después de traer el caos a la Secta Divino Fénix, su incomparablemente aterradora fuerza, su personalidad despiadada y venenosa y sus evidentes sentimientos irregulares hacía Feng Xue’er… ¡Cada uno de estos puntos era suficiente para estimular a la Secta Divino Fénix a matarlo, independientemente de los costos!

¡Y esto, era la mejor oportunidad para matar a Yun Che!

Incluso si fueran etiquetados por todo el mundo como despreciables y desvergonzados, definitivamente no podían permitir que Yun Che, quien había retractado su dominio, se marchara vivo de aquí. Incluso el propio Feng Tianwei fue el primero en tomar acción.

Esta luz profunda que se originó en Feng Tianwei fue rápida y feroz. Sólo el sonido del rompimiento del espacio fue transmitido a cada rincón de la Ciudad del Divino Fénix. Sin embargo, incluso antes de que todos pudieran oír el sonido del espacio destrozándose, la fatal luz profunda ya había alcanzado a Yun Che y apuñalado directamente hacia sus órganos vitales.

En cuanto a Yun Che, todavía estaba usando toda su fuerza para retraer el Dominio del Cuervo Dorado y no reaccionó ni siquiera ligeramente… o tal vez, en su condición actual, Yun Che ya no era capaz de reaccionar ante este ataque de luz repentino y rápido.

“Yun Che… ¡muere!” Feng Ximing miró intensamente el aire mientras sus ojos revelaban una expresión horriblemente extática.

¡¡Boom!!

Un ruido ensordecedor resonó en el cielo, pero no fue el sonido de la luz profunda que golpeó a Yun Che.

Justo cuando la luz profunda llameante de Feng Tianwei estaba a menos de quince metros de Yun Che, repentinamente apareció otra llamativa luz llameante, golpeando la luz profunda llameante… Instantáneamente, el curso de la luz profunda llameante cambió mientras volaba en gran medida. La luz profunda que originalmente apuntaba directamente a Yun Che había golpeado el espacio detrás de él y desaparecido en el cielo.

Yun Che no había sido lastimado en lo más mínimo. Sólo la parte de atrás de su ropa se desgarró debido a las violentas ondas de aire.

El rostro de Feng Tianwei se oscureció al instante. La expresión de Feng Ximing, que se había distorsionado en éxtasis, también estaba plasmada en su rostro.

Junto a Yun Che, Feng Xue’er se había movido desde el lado de Yun Che a la parte delantera mientras su espalda estaba pegada estrechamente al pecho de Yun Che. Sus manos de nieve se estiraron y una bola de llamas escarlatas se encendió en su palma… Antes de esto, las llamas que Feng Xue’er encendió siempre habían sido cálidas y suaves, pero ahora, la llama de mediano tamaño temblaba excepcionalmente vigorosamente.

Las lágrimas de Feng Xue’er no se habían secado. Ella llevaba una expresión de dolor, angustia, incredulidad… e incluso un tinte de desesperación.

Vicioso, desvergonzado, malvado, despreciable… en toda su vida, eran palabras que sólo había usado en el Arca Profunda Primordial hacía Ye Xinghan y Feng Feiyan. Estas dos personas fueron las dos primeras personas que había tenido la emoción de ‘odio’ en toda su vida.

Sin embargo, esta vez… fue traído a ella por sus seres queridos.

“¿Por qué?…” Ella murmuró, insegura de si estaba cuestionando a sus propios seres queridos o si estaba cuestionando al mundo, “Abuelo… ¿Por qué hiciste esto?”

“…” Feng Tianwei permaneció mudo mientras su corazón estaba en un profundo shock.

Aunque la luz profunda llameante fue una acción repentina, no había sido apresurada. Había acumulado pacientemente energía durante incontables respiraciones de tiempo. Por lo tanto, esa energía profunda fue la fuerza máxima de Feng Tianwei. Creía firmemente que incluso si Yun Che no estuviera agotado, sino que en plena fuerza, no había manera de que pudiera evitarlo y definitivamente moriría al ser golpeado.

Con la inocencia de Feng Xue’er, no habría esperado que Yun Che fuera atacado repentinamente. Por lo tanto, ella debe haber reaccionado al instante después de que el ataque salió, antes de que lograra golpear a Yun Che…

Una acción hecha con tanta prisa, si pudiera utilizar el treinta por ciento de sus poderes, ya habría sido el límite. ¡Sin embargo, logró desviar la luz profunda llameante que había enviado con toda su fuerza!

“Xue’er, todavía eres joven, definitivamente no podrás entender…” Feng Hengkong respondió con dolor, “¡Sin embargo, hacer esto es realmente por el bien de nuestro clan entero! Cuando crezcas y entiendas las leyes del mundo, serás capaz de entender “.

“¡Realmente no entiendo… y nunca será capaz de entender!” El blanco rostro de Feng Xue’er se llenó de tristeza. La llama de Fénix en su mano no se extinguió mientras su otra mano sostenía el brazo de Yun Che firmemente. Ella usó todo su cuerpo y la llama para protegerlo, “¡Sólo sé que has asesinado a innumerables ciudadanos del Viento Azul… solo veo que el Hermano mayor Yun eligió perdonar, pero todos ustedes quieren matarlo y usan esos… medios tan despreciables!

“Padre Real… Abuelo… ¡No se supone que sean esa gente!”

Al decir su última frase, las lágrimas que habían luchado tan duro para resistir cayeron de nuevo. Esto también había causado que el corazón de Feng Hengkong, así como el de los miembros de la Secta Divino Fénix se estremecieran.

“No hay necesidad de hablar mucho más”, dijo Feng Tianwei fríamente, “Xue’er no será capaz de crecer en un instante y Yun Che debe morir hoy sin importar qué. Especialmente porque ya hemos actuado de esta manera contra él… Con su cruel personalidad, si llega a marcharse, definitivamente se vengará en el futuro…”

Las palabras de Feng Tianwei eran algo que todo el mundo conocía con claridad. Él escogió retractarse de su dominio cuando él tenía la ventaja completa, permitiendo a la Secta Divino Fénix escapar del borde de la extinción. Sin embargo, habían actuado brutalmente después de haberlos perdonado. Sin importar cuán magnánima era una persona, indudablemente llevaría odio extremo… ¡no hacía falta mencionar a Yun Che!

Si no moría, su venganza en el futuro… sería algo que hacía que todo el mundo se estremeciera simplemente al pensar en ello.

Feng Hengkong apretó los dientes mientras su abrumado corazón contenía una ligera vacilación. Eligió no mirar a Feng Xue’er a los ojos otra vez y ordenó fríamente: “Todos los ancianos escuchen, sellen todas las rutas de escape de Yun Che. ¡¡Mátenlo a toda costa! “

“¡¡Sí!!”

Feng Xue’er, “…”

Al recibir las órdenes de Feng Hengkong, todos los ancianos se levantaron en el aire y formaron un gran círculo que atrapó a Yun Che en el centro… Sin embargo, Feng Xue’er estaba firmemente delante de Yun Che, sus cuerpos estaban pegados estrechamente. Todos los ancianos miraron, pero ninguno de ellos se atrevió a actuar precipitadamente.

“Xue’er, ven al lado del padre real.” Feng Hengkong lentamente se levantó en el aire y estiró su mano hacia Xue’er, “Incluso si tuvieras que culparme u odiarme, está bien… Definitivamente debemos matar a Yun Che hoy. Cuando seas mayor, comprenderás los dolores del padre real.”

Feng Xue’er no negó con la cabeza, pero tampoco se alejó de Yun Che. Incluso sus lágrimas habían dejado de caer. Alrededor de ella, todos los rostros familiares que generalmente le daban calidez y amabilidad se volvían ahora terriblemente aterradores. Todas las caras y las miradas generalmente suaves y cariñosas eran ahora inusualmente extrañas y asquerosas…

Ella finalmente comenzó a entender el significado de las palabras que Yun Che le dijo hace tres años en el Valle Fénix…

“Hermano mayor Yun, quiero crecer más rápido. Cuando tenga veinte años, podré salir de la Nación Divino Fénix y viajar a donde quiera.”

“… Xue’er, prefiero que nunca crezcas.”

“¿Ah? ¿Por qué?”

“Porque a medida que crezcas, empezarás a entender más. Sin embargo, cuando entiendes más, perderás aún más, y estas cosas que pierdas nunca podrán ser recuperadas… Aunque seas capaz de expandir tu horizonte, las cosas que verás no serán el bien del mundo, sino su oscuridad y fealdad… Sobre todo porque eres la la Princesa del Divino Fénix, te verás obligada a asumir el futuro de la Secta Divino Fénix.”

“¿Hmm…?”

………………

“Padre real, ¿puedes darle una razón a Xue’er?” La voz de Feng Xue’er sonaba bastante incierta.

“¡Xue’er, él mató a cuatro de tus hermanos reales… y a muchos de nuestros clanes! ¿No es razón suficiente?” Gritó Feng Hengkong agitado.

Feng Xue’er sacudió lentamente la cabeza y respondió en voz baja, “Hay muchas cosas que yo no comprendo. ¡Sin embargo, con respecto a ese asunto, lo entiendo completamente… la persona que los mató no fue el Hermano mayor Yun, sino que fue el Padre Real!

“¡Precisamente porque el Padre Real emitió órdenes para invadir la Nación Viento Azul, pisoteó la paz de los ciudadanos de la Nacióndel  Viento Azul, tiñó sus ríos con sangre, causando incluso la muerte del Padre Real del Hermano mayor Yun… lo que hizo que el Hermano mayor Yun llegara para vengarse y detener la lucha! Esta fue la razón por la que ellos murieron… Padre Real, ¿realmente no entiendes que eres la razón detrás de todo esto? Éstas son las retribuciones por los errores que has cometido… No murieron a causa del Hermano mayor Yun, murieron a causa de usted.”

“…” El cuerpo de Feng Hengkong se estremeció cuando su rostro se puso completamente pálido. Voces similares habían atacado su corazón más de una vez en los últimos momentos. Casi se había convertido en una pesadilla de la que no podía escapar. Para Feng Xue’er decir tales palabras, fue simplemente más desgarrador que una pesadilla. Siseó, “Xue’er… no entiendes… ¡realmente no lo haces! La razón por la cual el Padre Real hizo todo esto fue para el futuro de nuestra Secta Divino Fénix… ¡se refiere a la vida y la muerte de todo nuestro clan!”

“¡Por el bien de nuestra propia supervivencia, puedes pisotear y destruir voluntariamente a otras naciones y a sus ciudadanos!”, gritó Feng Xue’er.

“¿Xue’er no puedes ser obediente?” Feng Ximing pronunció con una mirada suplicante, “Los fuertes abusan de los débiles. Esta es la ley más básica del mundo. La progresión del Continente Cielo Profundo, el ascenso y la prosperidad de los imperios fueron todos provocados por batallas… “

“¿Pero lo que hicieron fue una batalla real?” Feng Xue’er cortó furiosamente las palabras de Feng Ximing, mientras su mirada y voz temblaban, “El prerrequisito de las batallas es asegurar la seguridad de los civiles inocentes. Esto es algo que incluso un niño sabría. La creación y prosperidad de la regla más básica y fundamental del imperio es la estabilidad y ganar los corazones de la gente. Sin embargo, ¿Qué hizo la Secta Divino Fénix en la Nación del Viento Azul… matar vidas inocentes, incendiar ciudades, destruir tierras… Esto es simplemente una masacre… ¡un acto desprovisto de toda naturaleza humana!”

Los labios de Feng Hengkong temblaron cuando se quedó sin habla.

Feng Xue’er puso su mano sobre su corazón. El dolor que sentía allí era simplemente doloroso: “Yo, Feng Xue’er, nací en la Ciudad del Divino Fénix, y recibí la gracia del Señor Dios Fénix al nacer. Recibí el cuidado del abuelo, el padre real y el clan entero. Vi que nadie dentro de la Nación Divino Fénix oprimía a otros que eran más débiles que ellos… Todos estos años, me sentí afortunada y orgullosa de ser la hija del padre real y un ciudadano de la Nación Divino Fénix. Confiaba en el padre real y respetaba a cada miembro del clan e incluso creía que el padre real era la persona más noble del mundo y que la Secta Divino Fénix en la que yo había nacido era la más noble secta y familia. Todos los días, me recordaba a mí misma que debía usar todas mis habilidades para heredar la voluntad del Dios Fénix y llevar el futuro de la Secta Divino Fénix sobre mis hombros… “

“… Xue’er…” Feng Hengkong cerró sus ojos lentamente.

“Sin embargo, todo esto… ¿fue simplemente una fachada? Por el bien de nuestra propia supervivencia y prosperidad, matamos a ciudadanos inocentes como si fuéramos demonios…. Millones de vidas se perdieron y convertimos a una nación en un infierno vivo… Incluso si la Secta Divino Fénix fuera capaz de convertirse en la más fuerte del mundo, manchándose con la sangre de innumerables inocentes y llevando numerosos pecados… Sólo me haría sentir miedo y asco. Incluso el Señor Dios Fénix no podría aceptar ni perdonar esto.”

“…” El pecho de Feng Hengkong se sofocó cuando sintió como si hubiera sido suprimido por una pesada tabla de acero. Sus sentimientos mezclados incluso causaron que su conciencia se sintiera borrosa.

En este momento, un torrente extremadamente violento de energía profunda repentinamente explotó desde dentro del espacio pesado y suprimido. Feng Tianwei, que permaneció en silencio todo el tiempo, de repente hizo un movimiento. Su mano, que ardía con llamas escarlatas, era como la garra de un demonio empapado de sangre que golpeaba directamente hacia el corazón de Yun Che.

Todos, incluyendo Feng Hengkong y Feng Ximing, quienes estaban más cerca de él, fueron sorprendidos también.

Cuando Feng Tianwei hizo su movimiento, estaba a menos de cien metros de Yun Che. Haciendo repentinamente un movimiento a tal distancia, olvidarse de Yun Che, incluso si era un experto en el mismo nivel, sin las defensas preparadas, todavía era muy posible ser gravemente herido con un solo ataque.

Para Feng Tianwei, Yun Che tenía que morir hoy sin importar que… Con él muerto, los problemas futuros podrían ser evitados, y los sentimientos de Feng Xue’er podrían ser cortados también. En cuanto a otros asuntos, podrían aliviarse lentamente en el futuro. Después de todo, la línea de sangre Fénix fluía en el cuerpo de Feng Xue’er. Después de todo, ella era la hija de la Familia Imperial del Divino Fénix.

A una distancia tan cercana, un Monarca de nivel seis desató toda su fuerza mientras todo el mundo fue tomado desprevenido. Feng Tianwei tenía la absoluta confianza de que en el siguiente instante podría dividir a Yun Che en pedazos, y luego quemar su cadáver y huesos en la nada.

Sin embargo, cuando su mano acababa de llegar a una distancia de treinta metros de Yun Che, una pesada presión, hasta el punto en que la sangre de todo su cuerpo se había congelado al instante, de repente descendió del cielo. Sus movimientos se volvieron abruptamente lentos, y después de él, su línea de visión estaba completamente envuelta por una luz roja escarlata que había aparecido repentinamente…