ATG – Capítulo 840

Modo Noche

Capítulo 840 – Llamas de la ira sin piedad

“Vámos.” Huangji Wuyu murmuro en voz baja antes de añadir, “No te detengas.”

Huangji Wuyu atacó primero, el frente de su larga manga se aleteó ligeramente cuando una imponente aura que podía sacudir los cielos presiono desde arriba. En un instante, la presión espiritual de las llamas de la Pequeña Emperatriz Demonio se había sido anulado y el área de varios cientos de metros que tenía a la Pequeña Emperatriz Demonio en su núcleo se apresuró a encogerse.

Este Maestro Sagrado del Santuario del Monarca Absoluto era el jefe de los Cuatro Maestros Sagrados que eran considerados como seres divinos dentro del Continente Cielo Profundo y que no había usado su fuerza completa durante muchos años.

Sin embargo, no se había detenido en lo más mínimo cuando lanzó su primer ataque contra la Pequeña Emperatriz Demonio.

Esto fue simplemente interferencia espacial que se realizó confiando en una fuerte e intensa energía profunda y que además era del nivel más alto de habilidad espacial que se podría lograr dentro del Continente Cielo Profundo. En el actual Continente Cielo Profundo, la única persona que podía alcanzar ese nivel de interferencia espacial basándose en la propia energía profunda de éste, fue Huangji Wuyu. El espacio completamente distorsionado era lo suficientemente fuerte como para destrozar instantáneamente a un Monarca de nivel medio en pedazos.

El espacio se retorcía y se contorsionaba de una manera tan chocante que parecía una ola que se lanzaba violentamente en el océano. Sin embargo, la figura de la Pequeña Emperatriz Demonio, que estaba en el centro, no se retorcía ni se doblaba en lo más mínimo. Una penetrante sensación fría y helada pasó por delante del espacio ondulante y retorcido para fijarse firmemente en los tres Maestros Sagrados, sin siquiera debilitarse un poco.

¡¡¡Booom!!!

La Pequeña Emperatriz Demonio empujó hacia afuera y una “Ruptura del Sol Ardiente” explotó de inmediato en el espacio distorsionado. Una llamativa luz dorada iluminó los cielos y la tierra en ese instante. Inmediatamente, el espacio que se estaba encogiendo empezó a expandirse ferozmente otra vez. Después de un ruido extremadamente agudo, trescientos metros de espacio instantáneamente estallaron mientras innumerables fragmentos espaciales se disparaban hacia Huangji Wuyu como agujas… Y detrás de los fragmentos espaciales estaban las llamas del Cuervo Dorado, como un cometa.

“De hecho poderoso.” Murmuró Huangji Wuyu, no demasiado sorprendido de que su supresión espacial se había roto de inmediato. Una luz blanca brilló en sus manos y una regla ancha de color blanco grisáceo apareció en ellos. La regla era de un metro y medio de largo, pero en un instante, creció hasta tres metros de largo… Esta regla ancha era conocida como la “Regla Celestial del Caos Primordial” y era considerada el número uno entre los 10 Principales Artefactos Profundos en el Cielo Profundo. No sólo era el objeto más sagrado dentro del Santuario del Monarca Absoluto, sino que también se decía que era un objeto divino que los cielos otorgaron al Santuario del Monarca Absoluto. Parecía ordinario y normal, pero poseía poder divino que podía dividir las montañas.

Al ver a Huangji Wuyu sacar la Regla Celestial del Caos Primordial, Qu Fengyi y Ye Meixie, que originalmente habían avanzado para atacar abruptamente, desaceleraron e incluso retrocedieron unos cuantos pasos hacia atrás.

El rostro de Huangji Wuyu era tranquilo como el agua. La Regla Celestial del Caos Primal dibujó casualmente una línea en el aire, contemplando como si fuera a despedazar con fuerza a esas llamas doradas… En un instante, una terrible aura descendió de arriba. Esta aura profunda era ilimitada, llevando una presión indescriptiblemente enorme. A medida que el cuerpo de la regla se movía por el aire, los fragmentos espaciales que volaban hacia Huangji Wuyu fueron arrancados de su trayectoria antes de que pudieran acercarse. Luego, desaparecieron por completo.

Incluso las intensas llamas del Cuervo Dorado se ralentizaron abruptamente antes de chocar con la Regla Celestial del Caos Primordial sin mucha fuerza.

Huangji Wuyu dio un giro casual de su muñeca, con la intención de romper completamente esas llamas doradas. Pero en ese momento, su expresión, que era tan plácida y tranquila como un viento suave, repentinamente sufrió un ligero cambio.

“¿Hmmm?”

Cuando estas llamas doradas entraron en contacto con la Regla Celestial del Caos Primordial, no explotaron. En vez de eso, de repente se engancharon a la regla como una serpiente impactante, convirtiendo instantáneamente la Regla Celestial del Caos Primordial en una regla llameante. Huangji Wuyu estaba aturdido por este giro de los acontecimientos, pero no entró en pánico mientras una energía profunda que era tan profunda y gruesa como una montaña surgió explosivamente, se vertió en la Regla Celestial del Caos Primordial… Inmediatamente, el poder de esas llamas doradas se debilitó. Pero crecieron aún más feroz en el instante siguiente, causando que el poder que había surgido en la Regla Celestial del Caos Primordial debilitara a un ritmo extremadamente rápido. Las llamas doradas que siguieron de cerca de repente se precipitaron en medio de la sorpresa y el asombro de Huangji Wuyu, rompiendo la energía profunda que lo protegía.

¡Boom!

Un ruido sordo resonó cuando las llamas doradas, que ardían con el poder divino del Cuervo Dorado, explotaron finalmente. Fue también en este instante que Huangji Wuyu finalmente entendió por qué Qu Fengyi había sido tan impotente y patética delante de estas llamas doradas. Cuando las llamas crecían en sus ojos y lo envolvían, sentía una presión espiritual de esta llama que nunca había sentido de ninguna otra llama. Bajo la presión espiritual de estas llamas, sintió que su corazón y su alma instantáneamente se convulsionaron, cuando una instancia de miedo nació en su corazón. El ardiente calor que acompañaba a estas llamas era aún más aterrador, haciéndole sentir como si hubiera entrado en el purgatorio antes de que las llamas se hubieran acercado.

“¡¡Caldera del Origen Celestial Imperial!!”

En medio de su conmoción y temor, Huangji Wuyu tomó la decisión más correcta en primera instancia, lanzando la Regla Celestial del Caos Primordial mientras usaba toda la energía profunda en su cuerpo para hacer un retiro rápido mientras levantaba una formación profunda que estaba en la forma de un remolino alrededor de su cuerpo. En el momento en que explotaron las violentas llamas del Cuervo Dorado en su cuerpo, apareció instantáneamente la imagen de un enorme caldero de color gris, repeliendo las llamas.

¡¡Bang!!

La mano de Huangji Wuyu emitió una fuerza atractiva, evocando la Regla Celestial del Caos Primordial en su mano. No había heridas en su cuerpo, pero su expresión era grave y no retuvo un fragmento de la compostura que tenía antes.

“¿Estás bien?” Preguntó Meixie en voz baja.

“Estoy bien. Hay algo extraño sucediendo con sus llamas profundas, definitivamente no es ningún fuego profundo común. No se moleste más con los aires o las actitudes que un Maestro Sagrado se supone que poseen, ¡Vamos a atacar juntos!” El espacio detrás de Huangji Wuyu de repente se rompió cuando su cuerpo instantáneamente desapareció y se trasladado a la parte posterior de la Pequeña Emperatriz Demonio. La Regla Celestial del Caos Primal se estrelló hacia el centro de su espalda.

La Pequeña Emperatriz Demonio se dio la vuelta, las llamas al instante envolviendo su delgado y delicado brazo derecho mientras lo estrellaba hacia Huangji Wuyu.

¡Clang! ¡¡Boom!!

La Regla Celestial del Caos Primordial dio un estremecimiento feroz antes de ser instantáneamente doblada en la forma de una luna llena. La expresión de Huangji Wuyu cambió una vez más; Rara vez había mostrado su Regla Celestial del Caos Primordial frente a la gente porque había muy pocas personas que tuviesen las calificaciones necesarias para hacerle usar la Regla Celestial del Caos Primordial. Pero la chica que tenía frente a él no sólo había chocado con la Regla Celestial del Caos Primordial con sus manos desnudas, el poder que había rebotado en él desde su golpe había arrojado toda la sangre y la energía en su cuerpo en la agitación.

No sólo era su fuego profundo extraño, su fuerza profunda… ¡¡Era realmente más profunda y más sólida que el suya!!

El poder que fue imbuido en la Regla Celestial del Caos Primordial fue instantánea y completamente dispersado, pero las llamas de la Pequeña Emperatriz Demonio aún no se habían dispersado. Además, estas llamas se transformaron en nueve ríos de llamas que golpearon a Huangji Wuyu con la velocidad de una serpiente, obligándolo a retirarse patéticamente.

Justo cuando la Pequeña Emperatriz Demonio estaba a punto de avanzar, un haz de luz blanca de repente se disparó desde arriba. Era como un torrente de mareas, suprimiendo su cuerpo por un instante. En el otro lado, el golpe repentino de truenos sacudió la tierra. Qu Fengyi y Ye Meixie utilizaron toda su fuerza profunda, el cuerpo de Ye Meixie fue iluminado por el resplandor del sol y de la luna mientras un aura que sacudía el cielo causó que el espacio alrededor de él temblara. Cada parte del cuerpo de Qu Fengyi crepitaba con electricidad, el espacio detrás de ella estaba completamente envuelto en una luz púrpura.

La luz del sol y de la luna era similar al relámpago que podría terminar con la tierra; Era como un castigo divino que descendía del cielo azul arriba. Los dos maestros sagrados utilizaron todo su poder en un ataque combinado, ya que un área de decenas de kilómetros de ancho estaba inundada por un campo energético indescriptiblemente enorme, haciendo que todo dentro de esta área se sintiera como si una montaña estuviera presionando sobre ellos.

Una luz fría brilló en los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio cuando su pequeño y delicado cuerpo se precipitó hacia el cielo, dejando un rastro de llamas detrás de ella. Un enorme mar de fuego explotó hacia el exterior y se expandió hacia el aire, envolviendo a Qu Fengyi y a Ye Meixie.

BOOM BOOM BOOM BOOM BOOM BOOM BOOM…

Los estruendosos aullidos del poder explosivo resonaron en el aire como el sonido continuo del estallido de un trueno, cada simple explosión amenazaba con desgarrar el cielo azul. El poder de dos de los grandes Maestros Sagrados surgió locamente y su fuerza profunda había sido empujada a sus límites antes de que incluso diez respiraciones hubieran pasado después de su primer ataque. El poder que explotó en adelante a cada intervalo fue suficiente para hacer que las montañas se desmoronen y enviar tsunamis girando a través de la superficie del océano.

Los Cuatro Maestros Sagrados eran la máxima existencia dentro del Continente Cielo Profundo y no había nadie más fuerte. Tampoco había nadie que pudiera ser capaz de resistir si dos de los Maestros Sagrados combinaban sus poderes.

Pero hoy, habían conocido a una de esas personas.

Incluso bajo la fuerza combinada de dos de los grandes Maestros Sagrados, las llamas delante de ellos aún cubrían los cielos y la tierra al tiempo que devoraban rápidamente sus relámpagos y luz profunda. El resultado de esto fue que ninguno de los poderes ilimitados que provenía de los dos Maestros Sagrados logró incluso tocar el cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio.

Los corazones de Qu Fengyi y Ye Meixie estaban llenos de incomparable sorpresa y asombro. No podían recordar el estatus de esta chica vestida con paño de color arco iris y apenas podían creer que tal persona existiera en este mundo. Los dos habían lanzado sus ataques simultáneamente y con toda su fuerza y apenas podían reprimirla. Por otra parte, estas espantosas llamas de color dorado soltaban un calor ardiente que no podían comprender; Estaba constantemente quemando sus cuerpos y almas.

Huangji Wuyu no avanzó de inmediato. Sus cejas se hundieron mientras miraba intensamente la delicada y diminuta figura que estaba envuelta en llamas. Detrás de él, una sombra profunda de color negro apareció lentamente.

“¡¡Dominio de la Estrella Sin Limite!!”

¡¡Bang!!

Una energía desbordante se extendía desde su cuerpo mientras un dominio de color gris se expandía rápidamente y engullía todo a su alrededor, causando que más y más espacio fuera envuelto dentro de este mundo gris.

Después de ver a Huangji Wuyu extendiendo esa barrera de color gris, los ojos de Qu Fengyi y Ye Meixie destellaron cuando sus posturas cambiaron. Entonces, presionaron simultáneamente en la Pequeña Emperatriz Demonio a la velocidad del rayo. Las Artes Profundas del Sol y la Luna se fusionaron instantáneamente con el poder del trueno y el relámpago mientras un enorme campo de energía, que parecía abarcar su propio mundo independiente, aplasto hacia la Pequeña Emperatriz Demonio

Como compañeros Maestros Sagrados, como personajes que se encontraban en el pico del Continente Cielo Profundo, también eran las personas que entendían los poderes de cada uno más. Así que la combinación de ambos poderes era prácticamente perfecta y precisa.

El mar de fuego que se encontraba frente a la Pequeña Emperatriz Demonio fue destrozado de inmediato a medida que el enorme campo de energía golpeaba a la Pequeña Emperatriz Demonio, enviándola volando como una suave bola de algodón. Ella fue empujada hacia atrás por varios kilómetros, cayendo directamente en el dominio de color gris de Huangji Wuyu.

Al instante, la mayoría de las llamas que ardían en el cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio se extinguieron y el aura que estaba exudando comenzó a debilitarse rápidamente. Era como si todo su cuerpo estuviera atascado en una sustancia invisible y viscosa, lo que le hacía difícil moverse.

“¡Hahahaha!” Ye Meixie dio una carcajada: “¡Bien! Ahora que se ha visto obligada a entrar en el Dominio de la Estrella Sin Límites del hermano Huangji, se ha convertido en un cordero para la matanza. ¡Yo solo puedo capturarla!”

“Deja de decir tonterías y actúa de inmediato… ¡No podré mantener esto por mucho tiempo!” Gritó Huangji Wuyu con voz profunda.

Ye Meixie dio una risa fría mientras su figura se desdibujaba. La espada en su mano destelló cuando un haz de energía de espada disparó hacia el centro de las cejas de la Pequeña Emperatriz Demonio. Qu Fengyi atacó al mismo tiempo; Un relámpago el cual contenía poder espantoso explotó hacia la parte superior de la cabeza de la Pequeña Emperatriz Demonio.

La cara bonita de Feng Xue’er, que había huido lejos con Yun Che pero no había abandonado el campo de batalla por completo, instantáneamente se puso pálida cuando fue testigo de esta escena. Miró a Yun Che y después de un momento de vacilación, finalmente decidió ponerlo en el suelo. Su cuerpo se encendió con las llamas de Fénix y se precipitó hacia adelante, “¡Voy a ayudarte!”

Sin embargo, en ese momento, la marca que estaba enclavada entre las cejas de la Pequeña Emperatriz Demonio empezó de pronto a arder ferozmente y en un instante, parecía como si un volcán estuviera estallando alrededor de su cuerpo. Las llamas, que estaban a punto de morir hace un momento, volvieron a la vida con un vigor loco cuando su aura de poder comenzó a elevarse de nuevo rápidamente… Sus pupilas, que habían estado llenas de un frío desapego, ahora tenían dos llamas doradas ardiendo en ellos.

“Esto… ¡¿Esto es?!”

Este repentino cambio había aturdido a los tres Maestros Sagrados. Al mismo tiempo, sentían que el espacio alrededor de ellos de repente se tensó mientras un campo de energía indescriptiblemente espantoso presionó fuertemente sobre sus cuerpos.

¡¡Bang!!

El extraordinariamente poderoso Dominio de las Estrellas Sin Límites de Huangji Wuyu se rompió como una cáscara de huevo frágil. Antes de que Huangji Wuyu pudiera reaccionar ante el colapso de su dominio y descubrir la razón detrás de ello, fue golpeado por una enorme ola de reacción que sacudió su cuerpo. Su rostro se puso pálido cuando él violentamente escupió una bocanada de sangre abundante.

“¿Qué… Qué está pasando?” Murmuró Huangji Wuyu en voz baja y en pánico. Levantó la cabeza y sus pupilas abruptamente se contrajeron ferozmente… Sorprendentemente, vio una imagen de color dorado que parecía sólida detrás de la Pequeña Emperatriz Demonio.

“¡Cuervo…! ¡¿Dorado?!” Huangji Wuyu jadeó en una voz atónita. Después de eso, de repente se acordó de algo y él rugió en voz baja, “¡¿Tú… Eres la Pequeña Emperatriz Demonio?!”

Había visto personalmente la ardiente imagen del Cuervo Dorado antes de que él lo reconociera a primera vista. Era sólo que la ardiente imagen del Cuervo Dorado que había visto antes había sido de color escarlata, ¡Pero la imagen de fuego que apareció en la espalda de la Pequeña Emperatriz Demonio era un oro impactante!

Los únicos que podían hacer que la ardiente imagen del Cuervo Dorado se materializara eran los miembros de la Familia Imperial del Demonio Ilusorio. Por otra parte, había actualmente solamente una persona que poseía la línea de sangre de la Familia Imperial del Demonio Ilusorio, y esa persona era la ¡¡Pequeña Emperatriz Demonio!!

La Pequeña Emperatriz Demonio no respondió a la pregunta. Levantó el brazo que estaba envuelto en las violentas llamas del Cuervo Dorado, luego empujó suavemente hacia Huangji Wuyu.

Un loto de fuego explotó delante de Huangji Wuyu. El cuerpo de Huangji Wuyu era increíblemente fuerte y resistente y, antes de esto, aún podía resistir con fuerza las llamas de la Pequeña Emperatriz Demonio. Pero después de que este fuego de color dorado hubiese explotado, la energía profunda que protegía su cuerpo se derrumbó instantáneamente, obligándolo a retroceder muchos pasos, enviando toda la sangre y energía de su cuerpo en un caos. Antes de que pudiera levantarse de su conmoción y reaccionar, una figura de color dorado de repente se difuminó ante sus ojos. Una niña vestida con ropa de colores arco iris estaba ahora frente a él, su cuerpo entero sumergido en llamas doradas. Aquellos ojos que parecían congelar todas las emociones hicieron que su conciencia quedara en blanco por un instante.

Una pequeña y delicada mano apretada presiono contra su pecho.

¡¡¡BOOOM!!!

Las llamas doradas rompieron, haciendo que la energía profunda protectora alrededor del cuerpo de Huangji Wuyu se derrumbara una vez más. La Regla Celestial del Caos Primordial salió volando de sus manos mientras todo su cuerpo se lanzaba a la tierra como un meteorito, aplastándose fuertemente contra el duro suelo de abajo, creando un agujero en forma humana que tenía casi cien metros de profundidad.

“¡¡Hermano Huangji!!”

Ye Meixie no podía creer lo que estaba viendo, pero los movimientos de sus manos no se detuvieron en absoluto. Su espada, en la que se concentraron sus energías más poderosas, atacó continuamente a la Pequeña Emperatriz Demonio desde diferentes ángulos, cada ataque penetró hacia el lado izquierdo de su cuello.

La Pequeña Emperatriz Demonio levantó lentamente un brazo mientras un racimo de llamas doradas se alargaba varios metros antes de transformarse en una espada de fuego de color dorado. La espada de la llama dorada envió un corte que dividió el cielo hacia Ye Meixie que acababa de llegar al aire vacío por encima de ella.

Cuando la Pequeña Emperatriz Demonio acababa de salir del Valle de la Llama Relámpago del Cuervo Dorado, su Registro del Mundo Ardiente del Cuervo Dorado había alcanzado el tercer reino. Pero hoy, había llegado al quinto reino. Debido a que la espada de llamas de color dorado que acababa de usar para atacar a Ye Meixie era asombrosamente el ataque del quinto reino del Registro del Mundo Ardiente del Cuervo Dorado, ¡”Aniquilación de Oro”!

En otras palabras, ¡La actual Pequeña Emperatriz Demonio era mucho más fuerte que la Pequeña Emperatriz Demonio que había vuelto a bajar a la Ciudad Imperial Demonio después de dejar el Valle de la Llama Relámpago del Ciervo Dorado!

La espada de fuego llevaba un loto de fuego sumamente extraordinario, ya que envió cortes ordinarios, su movimiento parecía ser excepcionalmente lento. Sin embargo, aterrizó con precisión en la espada de Ye Meixie, que se movía tan rápido como un huracán… Con un suave timbre, la espada de Ye Meixie se derritió silenciosamente. La enorme energía profunda que se había acumulado en la hoja era como una corriente de agua que había sido cortada en dos mientras fluía a la izquierda y a la derecha antes de disiparse completamente.

Las pupilas de Ye Meixie se ensancharon más de diez veces, porque él podía oler el olor incomparablemente claro de la muerte que se acercaba rápidamente. Su visión ya estaba completamente llena de ese brillo dorado que robaría su vida. Sus instintos de supervivencia entraron en picado, lo que le hizo desesperadamente usar toda su energía en un intento de retirarse lo más rápido posible…

La luz dorada se clavó en su hombro derecho y después de un momento de resistencia, lo atravesó completamente.

Un grito miserable arrancó el aire y rompió el suelo mientras Ye Meixie se alejaba como una espada. Sostuvo su hombro derecho, ya le faltaba un brazo mientras rodaba en agonía, sus gritos roncos desgarraban el aire. Sus ojos se habían ensanchado hasta sus límites y sus pupilas se habían ampliado de manera similar hasta el punto en que parecía que serían incapaces de retroceder a su tamaño normal. Era un Maestro Sagrado incomparable e inigualable… No podía aceptar o creer que todo lo que había sucedido era real…