Al – Capítulo 5

Modo Noche

CAPÍTULO 5.

AGUAS TURBULENTAS.

Me embarqué a mi búsqueda por ella, en un mar igual al de nuestro mundo, pero más tranquilo, y más quieto, el cielo y el mar se juntan para no ver fin en un firmamento de manto azul, las pequeñas ondas se expande en una tranquila armonía, y las aves no se veían en el cielo. Saqué de la mochila lo que el viejo me había dado para poderme ubicar, busqué entre mi mochila y conseguí algo que parecía un plato de más o menos de 10 centímetros de diámetro, el plato estaba compuesto de un mástil de unos 20 centímetros amarrado de su parte superior por un hilo de gusano, y este vibraba y daba vueltas buscando algo, no entendía cómo funcionaba pero las indicaciones del viejo eran simples, el mástil depende del movimiento del hilo del gusano, según esto las fibras que componen el hilo del gusano reaccionan a pequeñas erupciones volcánicas submarinas, es así, no entiendo por qué pero el hilo es de un tipo diferente de gusano.

El mar nuboso es de aguas poco profundas, prácticamente de 30 metros  de profundidad en sedimentación y sin vida, solo agua y azufre, el libro de Lvca tenía referencia de los tipos de minerales que este mar podía ofrecer, como calcio, magnesio, hierro, zinc, sodio, y mucho azufre, pero lo cierto es que también dice que el mar nuboso no se rige por los vientos como en nuestro mundos para provocar olas, o corrientes; es más la razón por lo que este mar es tranquilo y quieto es por la falta de vientos, eso explica el por qué mi barco no tiene vela, así que investigando más a fondo con su hermano, las corrientes subterráneas son provocadas por movimientos telúricos en el fondo, movimientos imperceptibles para el ser humano, los volcanes tienen mayor actividad en las noches por los efectos gravitatorios lunares, parece que en las noches los cambios geológicos son más bruscos.

Los únicos seres que viven en este ambiente estéril son los gusanos marinos, cavan en la profundidades con  temperaturas altas que llegan a 2000°C, aun en el suelo fundido su pelaje resiste hasta los 3000°C, por tal motivo son más grandes para sobrevivir en ambientes extremos.

Lvca descubrió una manera para navegar en estos mares, tomo el mismo principio de la brújula de gusano, y la aplico a este barco, con los bellos sensibles al cambio de temperatura y presión, el mástil es auto dirigido a tierra firme, pasar este mar de lado a lado es de 2 noches, y empezando este viaje ha sido una noche, eso quiere decir que para llegar al estrecho de Norg tengo que pasar otra noche en mar adentro.

Mientras comía carne de Squru y Pruma, inadvertidamente una brisa pasa por el mar produciendo ondas, que rompen el reflejo tranquilo del agua.

El tiempo es diferente aquí, tomando la medida de tiempo podría decirse que está apunto de escurecer, el sol en este mar es obstaculizado por una neblina que sobrepone al manto celeste, el sol… o Helios no se presenta en todo este mar, estuve mi primer día buscando el sol, pero el manto azul del reflejo del mar no me dejaba localizarlo, me pase todo el día preguntándome ¿desde donde el sol iluminaba?, pero la espesa bruma en nube que se paseaba por el manto azul lo ocultaba, es por su nombre del mar nuboso.

Sin nada que hacer y después de leer algunas referencias del libro de Lvca, me quedé dormido.

Sentí una punzada en mi cabeza y en todo mi cuerpo, sentí como los bellos de mis brazos empezaban a erizarse.

Es estática, sentía electricidad cuando Parom estaba cerca de mí, alce mi vista y vi la noche junto con las 4 lunas acomodadas en el cielo nocturno, las agua empezaron agitarse, y el mar alumbraba en un intenso color verde esmeralda, yo me asombré porque todo el mar alumbraba, y las aguas empezaron a golpear el barco.

A la lejanía se escuchaban los truenos y se veían los relámpagos; y aunque se escuche increíble, del mar salieron rayos. Yo caí asustado, el barco aún continuaba moviéndose guiado por los hilos, y entonces una tormenta llegaba desde mi frente, con rayos también cayendo del cielo, la lluvia empezaba azotarme. Y aunque no fuera poco, los rayos no solo venían de la tormenta, sino que también del fondo del mar, algunos chocaban entre ellos, y otros buscaban donde impactar, mi barco aún seguía, pero era más veloz, las olas violentas parecían montañas, altas e intimidantes, cuando mi barco lograba pasar esas ola altas, se hundía hacia olas que se expandían como valles, y las olas parecía más altas una tras otra, la lluvia y los rayos que venían de arriba y de abajo parecían buscarme para matarme, yo solo podía sostenerme y orar para que no me impactara ningún rayo.

Mis ojos se nublaban por la lluvia, y las olas parecían hundirmen, pero mi barco resurgía con valor a través de ellas, tenía mis cosas bien atadas, y esperaba que nada me pudiera hundir.

Con mi poca visibilidad note algo que salía a la superficie para luego hundirse, lo único que podía alumbrar ese extraño objeto era los relámpagos y el mar verde que poco a poco iba apagándose, escuchaba como salía y como se hundía, las olas y los rayos que caían me distraían de guiarme con uno de las palancas que podían tomar el control del barco, así que insertándolo en uno de los ensamblajes mecánicos, empecé a llevar a mi barco fuera de la tormenta, pero parecía inútil, por todos lados las olas me golpeaban y me enviaban de regreso a la furia del mar.

Sin aviso, algo salió del agua y con la luz de los relámpagos, divise un gusano de la muerte que fácilmente triplicaba o cuadruplicaba en tamaño al gusano que enfrenté en el desierto, con la adrenalina que llevaba, desvié el barco para no chocar, pero el gusano me divisó e intentó  derribarme. Aún tenía que esquivar los probables rayos que salían del mar con toda esa lluvia, y los rayos que provenían de la tormenta.

Entonces presentí mi mayor preocupación, el gusano empezó a perseguirme.

Aun no podía tomar a Parom porque seguía con estática, cuando pensaba que ya salía de la tormenta otra cosa me asechaba para matarme, y esta vez parecía más peligroso que un gusano o que un rayo.

 

— ¡Santas sopas calientes…que rayos es eso!— grité yo.

Mientras veía como emergía del mar un risco de 25 o 30 metros de altura, y miraba yo atrás y veía como el gusano podía esquivar esos riscos que salían de la nada y con gran poder, si uno de esos sale por donde navego rompería el barco fácilmente.

Agradeciendo la velocidad a la que andaba, buscaba la manera de evitar todos y cada uno de los obstáculos: los gusanos, los rayos, y los riscos.

Entonces decidí tomar a Parom con mi camisa. Y veía en las aguas verdes todo los rayos que se expandían en las profundidades y divisé que los gusanos eran lo que causaban que el mar dejara de ser verde, el mar seguía con su olas furiosas, golpeando mi barco, tome rápidamente el control para no chocar con esos riscos que salían.

Más y más grandes eran, hasta el punto que mi barco golpeó el borde del risco de uno que estaba saliendo, y uno tras otro salían del mar.

Perdí el velero invertido de mi barco, y desciendo esperando que otro no salga e impacte conmigo, sin embargo no era el único que luchaba contra ese fenómeno geológico, habían gusanos que morían en esa rocas, golpeados o encallados. Cuando golpeé el mar, las olas me tiraban de un lado para otro y un rayo que salía del mar salió cerca muy delante de la proa, quemándome y segándome por un instante, la lluvia refrescó por un rato mi quemadura pero no soportaba como me ardía la piel, el agua entraba y parecía que se estuviera llenando todo, una gavilla de gusanos huían dirigiéndose a mí. Para calmar mi dolor comí toda la pruma y krokiva que encontré, y me amarré la mochila y saque a Parom aun con su estática, entonces lo agarre con mi camisa, y esperé a un gusano que ya no parecían cazarme, entonces un risco me levantó, y destruyo el barco, se alzó mientras yo evitaba que lo rayos del cielo cayeran y me mataran.

Los gusanos aún seguían su marcha para evitar su extinción pero cuando pude ver bien desde la cima, los riscos que surgían salían por solo el lado derecho y solo de ese lado. Mientras las olas del lado izquierdo se agitaban con la huida de los gusanos que tomaron ese camino.

Tenía que buscar la manera de llegar allá.

Me levante y vi que los gusanos se acercaban a la cima, la tempestad aun proseguía, y los rayos del cielo impactaban las cimas de los riscos, algunos eran débiles y se desmoronaban, y otro risco más fuerte surgía y destruía el anterior, de ese lado izquierdo el mar aún seguía alumbrando verde, pero las mareas se sacudían y golpeaban los riscos de este lado. Me despisté por un rato sin darme cuenta que uno de los gusanos colosales se lanzó a donde yo estaba y me arriesgue a saltar al risco más cercano, y este gusano destruyó toda la formación rocosa matándose en el instante mientras yo escuchaba su chillidos y veo como se hunden en el mar tormentoso.

Sin tiempo que perder, y con la lluvia golpeándome, escalé con dificultad el risco para llegar a su cima, y poder saltar a otro que estuviera cerca. Los rayos no ayudaban y las rocas mojadas me avisaban mi muerte, pero decidí escalar con prisa y cuidado, los gusanos de la muerte salían de la nada para impactar a veces en la cima o muy bajo, los derrumbes de esos riscos eran otro riesgo que tener, y cuando llegaba a la cima saltaba a la siguiente para llegar a la zona de la tormenta donde aún había luz verde.

Cuando llegué a mi tercer risco, un gusano me sorprendió y cayó muy cerca de mí, casi aplastándome. Este aun luchaba para caer al agua, pero su mandíbula que retraía el musculo de la boca me tomo de sorpresa y empezó a jalarme los pies para comerme. Pero logré soltarme.

El gusano olvidó lo que tenía que hacer y decidió seguirme para comerme, yo quería llegar a la cima pero este gusano utilizó sus fuerzas para atacarme, dos rayos cayeron detrás de mi quemando mi espalda desnuda, tome a parom que no tenía estática y resolví disparar el arpón para que se ajustara al risco más cercano mientras mi carne aún seguía rostizándose.

No pasó mucho cuando dos rayos del mar salieron, y destruyeron el risco donde me encontraba,  matando al gusano.

Cuando me balanceé, desenganché el gancho y caí al lado del mar verde.

Pero aun así no estaba seguro. Definitivamente el mar es más mortal que estar los riscos.

Aunque ya no me preocupaba que uno saliera y me matara de golpe, los rayos o el gusano podían hacerlo.

El agua seguía verde y no concebía porque, y es cuando vi que eso verde se movía,  pequeñas criaturas del tamaño de una uña alumbraban, se asemejaban a una larva o un gusanito muy pequeño, pero cuando se juntaron donde yo estaba, me electrificaron, y nadé fuera de ellos  porque no solo era muy peligroso morir electrocutado por larvas de otra dimensión, sino también lo era  ser devorado por un gusano colosal de otra dimensión.

Y sumergí mi cara para ver bien el fondo, pero las olas y la lluvia que cesaba me lo impedían.

Estaba realmente asustado, gritaba como loco por que no podía creer la mala suerte que tenía, porque después de salir vivo de ese desierto, estaba ahora luchando por mi vida en un mar lleno de trampas mortales.

Vi por un relámpago marino lo que parecía un gusano acercándose a toda velocidad a mi posición desde la profundidad, tome la guadaña y esperé que saliera, pero cuando pensé que haría eso, violentamente me golpeo con su lomo sacándome del agua, los rayos aun caían y también salían, cuando me sumergí la oscuridad y las olas me envolvieron.

Pero por la misma fuerza de la ola salí, y una nueva ola me sumergió y me trago, yo trataba de salir y poder saber dónde estaba. El mar ya no estaba verde.

Ahora solo era oscuridad y luz de relámpagos, las olas me tiraban abajo, y yo luchaba a lo que parecía una muerte segura, el lomo de un gusano de nuevo me litigó para sacarme, cuando vi por la luz de un relámpago el mar donde yo estaba, docenas y docenas de gusanos estaban nadando esperándome que cayera al agua, entonces saque de nuevo mi guadaña y aguarde que un gusano me devorara para cortarlo por dentro.

No paso mucho cuando se reveló el primero, le corte su fea cara invertebrada. Otro remolinó debajo de mí para que la fuerza centrífuga me succionara, yo tome aire y esperé llegar lo más profundo para defenderme. Uno trató de tragarme, pero mi cuchilla le abrió su pansa por como 15 metros, otros empezaron a golpearme con sus lomos giratorios. Abracé mi mochila para que su cuerpo punzantes no lo rasgaran, pero si deje que sus pelajes duros cortaran mi piel, aunque no sentí muy profundo la herida, las propiedades de la fruta surtían efecto, mi sangre en el fondo brillaba, y los gusanos podían olerlo,  se dirigieron a mí y me enganche a uno de ellos con la punta de mi hoz, este se sacudía muy fuerte y me tiro de nuevo a la profundidad,  una ola me recogió, y me saco nuevamente y pude respirar.

Los rayos de la tormenta cayeron a 20 metros de mí y sentí como me sacudía su energía, y dispuse nadar fuera de eso, pero los gusanos me seguían.

Y me cansé de huir.

Preparé mi hacha, uno de ellos salió, pero fue envestido por otro que parecía luchar por mí, y cayeron cerca de mí, salí de ahí nadando como pude.

Cuando vi como un rayo impacto a 50 metros delante de mí, y lo verde que brillaba se ve muy en el fondo, otra vez esas cosas pequeñas despidiendo rayos que salieron y subió todo hasta la superficie y llegar a la tormenta. Esas pequeñas larvas cuando se juntan disparan rayos, y no solo era un cardumen por lo menos se veían más de 100 cardúmenes en el fondo disparando de esos rayos.

Cuando salí a la superficie para respirar, una ola del tamaño de un edifico de 30 pisos se acercaba a mí, y vi por el reflejo de un rayo lo que parecía una ola infestada de gusanos, y yo preparé mi guadaña para recibirles.

Un enorme gusano me engulló en un abrir y cerrar de ojos, y cuando llegué a su garganta rasgue todo de él por dentro.

Cuando murió, el agua empezó a entrar y salí por la herida que le provoqué.

Me di cuenta que ese gusano que me trago no era tan grande de unos 10 metros. Supuse que era una cría… pero no es momento de deducir, salir de ese mar es mi primera prioridad.

*                                                       *                                                    *

El mecanismo de defensa de los cardúmenes son los rayos, ese era su origen, de por que salían de las profundidades, era su mecanismo para defenderse de los gusanos marinos.

Y los rayos de las tormentas también caían, entonces apunte al lomo de uno de los gusanos con Parom y decidí ajustarme para que me llevara al estrecho de Norg, y disparé y golpeé a uno grande en su cabeza, de 40 metros, y este me arrastró al fondo.

Y pude ver con toda mi resistencia pulmonar el fondo. Y vi a los cardúmenes desde el fondo como disparaban los rayos.

Mi mochila parecía no aguantar la velocidad en el fondo, entonces tiré de su cabeza para rasgarlo y obligarlo a salir. Cuando salió con todas sus fuerzas pareció volar. Otros gusanos parecieron notarme y se abalanzaron sobre mí persiguiendo a mi gusano, cuando otro salto para agarrarme yo me solté del gusano. Y me lancé al que quería comerme para cortarle su cabeza, y volví a disparar el arpón para sujetarme de otro gusano y que este me llevara.

Nuevamente me sumergía, y vi que los gusanos se comían los cardúmenes de mini gusanos brillantes y eléctricos.

Cuando el cardumen se acabó, los gusanos que no pudieron comer empezaron a seguir al gusano al que me sujeté. Volvió a salir para tirarme, y en el aire salté y le corte el cuerpo a otro que venía a mí, pero no era suficiente. Es como la hidra, si mataba una salían dos más para devorarme, y cuando sentí que llegaba mi hora, los gusanos de repente se asustaron y huyeron, y un nuevo gusano apareció en la tormenta ante mí, 50 metros de largo y una anchura de 10 metros. En su boca otro gusano más pequeño que devoraba, las olas golpeaban como nunca, y la lluvia ahora es fuerte, aunque eran aguas poco profunda, por la tormenta su profundidad se duplicó.

Mi cuerpo está cansado.

Ya no aguanto moverme más.

Ese gusano termino de devorar el gusano más pequeño tragándolo. Dirigió su boca a mí, me dolía todo, y la lluvia ya no me dejaba parpadear, los rayos submarinos cesaron, pero los rayos de la tormenta aún estaban cayendo, el oleaje bestial estaba menos iracundo.

Para mi suerte el último risco surgió debajo de mí, sacándome y colocándome por sobre encima del gusano enorme. Y con mi poca fuerza sostuve a Parom sacando la guadaña, el gusano me miraba y yo a él, los relámpagos los truenos y los rayos atestiguaban el duelo entre un hombre débil con mucha determinación, y el rey de los gusanos.

*                                                          *                                                *

Cuando el siguiente trueno se escuchó tomé distancia para correr hacia él desde la cima, y él también empieza su caza nadando hacia mí rompiendo  las grandes olas.

Salté y le clave mi guadaña en su cabeza.

Fue tan duro el golpe que se clavó de lleno toda la hoja, saliendo hasta su boca.

Obviamente el gusano se retorció de dolor y un gran rayo impactó en el risco destruyendo y explotando todo, y yo me desmaye.

*                                                      *                                               *

Cuando desperté, me encontraba en unas formaciones rocosas.

Ya era de día, el mar todavía estaba agitado, pero la tormenta ya había pasado, mi cuerpo era un total desastre, tenía cicatrices y quemaduras, pero gracias a las circunstancias de las frutas, y el calor de los rayos, mis heridas cicatrizaron rápidamente.

Me levanté con mucho esfuerzo, mi mochila aun colgaba de mí y todo en su interior estaba protegido por los innumerables tejidos de piel de gusano de desierto que el viejo Yco me regaló, lo único que me falta era Parom.

Al recomponerme, pude apreciar que estaba en un risco nuevo, puede que haya salido cuando me desmayé.

El gusano de la muerte marino está a mis espaldas también encallado en el mismo risco, Parom aún estaba en su cabeza, me dirigí a él para sacárselo, y lo compacte de nuevo para guardarlo, mi camisa también está colgando de Parom, y cuando la desarrugue me dije

—Rayos cómo volví la camisa de la escuela.

Me senté en el borde del peñón y me puse a observar todo, y me percate que estaba a un lado oculto del risco y su cumbre aun no la había escalado. Entonces lo subí y me sorprendí al ver que no estaba en un simple risco, todo este tiempo me encontraba en un risco que está en medio de las puertas del estrecho de Norg.

Me senté a observar el otro monte en forma de trasero a más de 14 kilómetros, debía ser gigantesco como para poderlo ver desde ese lugar y no me equivocaba por que ignoraba incluso desde el lugar donde estaba sentado que también es una gran isla de rocas, porque cuando busque a mi espalda también vi el otro monte que tenía forma de trasero, y vi el mar como llegaba y se encontraba con el océano fundiéndose en una sola masa de agua, y vi por mi lado izquierda de dónde provenía el mar y veía a profundidad como el espejismo se comía los riscos que en la tormenta salieron, yo suspiré con alivio porque sobreviví a esa noche.

Me sentí vivo y con ganas de luchar más.

Entonces, busque refugio y entré a una de las cuevas que tenía esa isla rocosa, continué muy prevenido con esos caminos escabrosos que lastimaban mis pies, y adentrándome más, encontré un socavón que brillaba a no más poder de un azul turquesa muy intenso. Y como los reflejos del agua rebotaban en la pared del socavón, y me deje caer para aterrizar en blanda arena rosada, un manantial azul se originaba desde las partes baja de la isla provocando un lago hermoso  que brillaba.

Empecé mi refugio ahí con una fogata, me desnude y dejé mi ropa secar con el fuego, saque la poca comida que me quedaba y mire en los libros de Lvca, ¿qué podía decirme sobre lo que me paso anoche? y efectivamente leí en su segundo libro lo que parecía más bien un diario, lo siguiente:

Los navegantes que viajan de las tierras doradas a torres altas, me explicaron que el mar nuboso es el mar más peligroso de este mundo, su nombre en Golgo antiguo significa «aguas mentirosas», o «aguas del falso día», las nubosidades del manto azul ocultan a Helios para que los marinos inexpertos crean que llevan un iczex en esas agua tranquilas, cuando por males cálculos lo que debería llevarnos un iczex en estos mares podrían ser 3 iczex, los marineros decidieron tomar la ruta segura mientras aun la luz pueda llegar partiendo desde la madrugada, así entonces crearon un mástil con 32 hilos de gusanos que acelera las embarcaciones. Como regla general nunca se puede navegar de noche, por las altas probabilidades de naufragio. Como prueba de su peligrosidad, nos mantuvimos cerca de las costas para poder observar bien la naturaleza del mar en horas nocturnas y zarpar a un par de kilómetros:

En primer lugar experimentamos oleadas salvajes, como las de nuestro mundo, lluvias torrenciales y bastante tormenta eléctrica, pudimos observar que a cierta hora las pequeñas Lumias empiezan a emitir luces fluorescentes, estas miden 6 centímetros cuando son adultas,  pequeñas larvas acuáticas que al juntarse pueden producir electricidad de un millón de voltios cuando el cardumen puede superar el billón, una lumia puede causar parálisis temporal en el ser humano, su luz emitida es un medio de defensa contra los gusanos marinos que son ellos a su vez su fuente de alimento, al capturar varias de estas larvas comprendimos que su proteína radiactiva que compone también su células nódulas, no se apaga, su luciferina es principalmente eterna según referencias locales usada para hacer lámparas, cuestan entre 1000 y 10000 Corles dependiendo la cantidad, otros aspectos útiles después de su captura y muerte es que también son comestibles y su sabor se asemeja mucho a las almejas, al principio es muy fuerte el sabor pero gracias a que existe varias especies de Lumias su sabor varia a causa  del entorno y el tipo de luciferina, es el plato más caro y deseado por las familias reales de los Berserker. Como dato curioso beber la luciferina permite que el cuerpo sea capaz de resistir el impacto de un rayo, pero eso depende una rara Lumia azul.

En segundo lugar, los gusanos marino que duplican a sus hermanos del desierto viven bajo tierra marina, y salen a cazar a las Lumias.

De la familia de los Lambus, los Kornos gigantes puede llegar a medir 50 o hasta 70 metros, sus follaje de bellos son más resistente a causa de que se adaptaron a la alteración de la geología marina que se funde con la lava, por esta razón su piel es más dura que el de su hermano de desierto o de las escamas de un gran baul poel, su pelaje en un peso de un kilo cuesta 500 Torles.

En tercer lugar las grandes formaciones rocosas que se crean en las tormentas, son producidas por la gran agitación tectónica. Al parecer cuando los volcanes marinos hacen erupciones, el magma  salen disparadas a la superficie y luego son templadas por la tormenta, algunas se cristalizan haciéndolas realmente débiles, otras por lo regular son condensadas cuando más de un volcán hace erupción, las fuertes fuerzas gravitacionales de las 4 lunas impacta mayormente esta zona, produciendo todas las noches que las fuentes de magma se muevan y produzcan este efecto poco conocido.

Dependiendo los días en como estén las lunas los navegantes pueden surcar el mar.

—Valla esto si es muy informativo, y me pasa lo que me pasa por no leer esto… que humillante. No leer puede matarte que irónico… un momento ¿por qué el viejo no me lo dijo?

Aun así me dio curiosidad en saber cómo saben las Lumias, me decidí a explorar ese lago y buscar alguna Lumia, y efectivamente no encontré una ni dos si no todo un cardumen adherida a las paredes de las rocas que formaban el lago, desprendí unas cuantas, estas eran diferentes, son más grandes y azules son la razón por la que el lago brilla en ese color celeste turquesa.

— ¡Lumias azules que suerte la mía! Aunque…

…En mis manos no son más que babosas gigantes de unos 20 cm y brillantes, pero cuando decidí morderla: su sabor es aceitosa muy parecido al de las aceitunas y grasosa y… muy espesa, y graciosamente mientras lo tragaba su luz aun irradiaba y podía ver como brillaba dentro de mí, y como viajaba por todo mi intestino hasta que defeque, mi mierda no dejaba de brillar, es cierto su luz es eterna porque cuando oscureció el lugar donde cague brillaba de azul, me ponían intranquilo ver ese lugar que no se apagaba, entonces me toco echarle arena para tapar su luz.

Tomé una botella que tenía con algo de agua que me dieron en torres altas y escurrí toda la baba que brillaba de las Lumias para hacer un tipo de linterna, sin fijarme una lumia aún estaba viva y se dirigía a mi fogata, me dirigí a ella para tomarla pero la muy tonta se lanzó al fuego  produciendo una explosión que me dejo inconsciente por un buen rato.

Cuando desperté, el fuego estaba muy avivado, tal parece que la luciferina la mantiene así y no se apagara a menos de que alguien le echara arena.

Y quite mi ropa de ahí antes de que se quemara, vistiéndome nuevamente, recogí los libros y todo lo que tenía afuera nuevamente en el manto del gusano amarrando muy bien, capture todas las Lumias que pude y las guarde por si las necesitaba para algo, cuando anocheció, vi nuevamente las lunas que me acompañaron en todo el camino,  y me quede dormido.

Mis auriculares que no se mojaron habían desaparecido, y de repente me llegó una preocupación en mitad de la noche en saber dónde estaban.

Miré en mi bolso y estas no estaban, ciertamente ha pasado mucho tiempo en que deje de escuchar música cuando llegue a este lugar, pero ahora me arrancó un ataque de preocupación cuando siento en mí que quiero tenerlas en mis manos, recuerdo haberlas guardado, y ahora no  las encuentro.

Y una canción se escuchó.

Pero una canción que conozco, venían de toda las paredes, y sentí una brisa fría, y gotas que caían de la cueva, esa canción que trascurría por la cueva venia de una melodía que entendía, es por eso que levantó mi preocupación, ¿por qué una canción que conozco y que es de mi mundo se escucha en esta cueva?, se entremezclaba con el viento, podía incluso susurrar la melodía, esa canción, es de mi grupo favorito Dum Daker, album 2003 Pink Cubp, flauta, guitarra 1 y guitarra 2, bajo, violín, y la vocalista Sasha Yuim.

La canción vibraba por esos túneles.

Definitivamente tengo que buscar el origen de esta canción.

Partes de la cueva es iluminada por la luz de las lunas, y el viento que llegaba era provocada por la tormenta del mar nubosos, y cuando entré por un camino que no vi al entrar en este risco, me llevó a lo más profundo de la cueva y descubrí el origen.

Una basílica natural que brillaba por rocas azules.

Parecía como cuarzo, o zircón azul.

Mis auriculares se pegaron a la pared como un imán. Cuando las tomé se aferraba a la pared, aunque logre zafarlas.

La música dejó de escucharse, y volví y las adherí y la canción sonaba. Cuando lo prendí había olvidado que esa canción quedó como tono de reproducción cuando lo apagué.

Volví y lo deje pegado a la pared, para ver cómo funcionaba.

No se mucho de ciencias, pero…

… es fácil de explicar: el principio del sonido funciona con el aire, utilizando las vibraciones, esta pared trasmite las vibraciones y salen por los conductos naturales donde entra los vientos de la tormenta, esta se propaga por todas las entradas y eureka la canción junto con los silbidos del viento se dispersan por toda la cueva.

Seguramente salió atraído por el imán cuando pasé cerca a este camino, y le tomó tiempo ser  arrastrado por todo el sendero.

Esta roca azul y la forma de la cueva son como un amplificador. Escuché un buen rato mientras observaba esas rocas brillar como estalactita de cuarzo.

Por toda la cueva esa roca se veía, y rompí una y un líquido azul salió como agua. Lo olí pero no tenía olor, tenía un cierto parecido al agua que Lvca me dio a beber para no tener sed, y decidí probarla y sabia igual, esta fría, es la misma agua. Prácticamente descubrí un manantial, unas estaba en forma de roca congeladas, otras aún tenían agua, decidí llenar mi reserva, y llevar cuanto me era posible.

Cuando regresé al interior, donde estaba acampando.me encontré con una sorpresa, la marea había subido.

Tome mis cosas que estaba en un lugar seco y alto y busque la salida, para luego encontrarme que afuera la tormenta aún estaba. Y decidí esperar en la cámara con el manantial congelado. Cuando otra inquietud me sacudió,

— Creo que no tengo un bote para navegar.