ASSS – Capítulo 151

Modo Noche

Capitulo 151: El Camino de Hajime


“¿Está todo bien?” En la sala de estar de la mansión de hielo, Suzu murmuraba para sí misma con una voz ansiosa mientras estaba sentada en el sofá.

A causa de esto, Kaori quién también estaba sentada en el sofá le preguntó gentilmente. “¿Qué esta ‘bien’?”

“Hmm… ¿Todo? ¿Nagumo no se había desmayado? ¿Podemos realmente regresar a Japón? ¿Kouki estará bien? Y sobre este viaje al territorio demoniaco…”

Después de haber descansado ya, no podían otra cosa más que empezar a pensar sobre varias cosas.
Desde que Hajime había empezado a crear el artefacto usando el concepto mágico, y se habían encerrado en aquella sala las últimas dos horas.

Cuando incluyes el tiempo en el cuál Hajime y Yue se desmayaron, donde ellos no tenían nada que hacer, tenían bastante tiempo para recuperarse. Y ahora este tiempo libre fue para pensar sobre cosas innecesarias.

“Suzu-chan… estamos bien. Hajime atravesará cualquier dificultad. Y si Yue esta a su lado, lo imposible se volverá posible.”

“Kaori…”

“Además, es cosa de Kouki que haga lo que él quiera hacer. Por supuesto, le ayudare en medida de lo posible. Al igual que con Eri, y… sí, necesitamos ir hacia delante. No hay nada más sobre ello. Pensar demasiado solo hará que te canses.”

Con el este gran alentamiento, Suzu respondió instintivamente con gran valor. “Kaori… se ha vuelto guapa. Ya has sido influenciada completamente por Nagumo-kun”

“Es diferente Suzu. Desde hace bastante, Kaori ha cargado hacia delante cuando se decide. Las decisiones de Kaori en el 90% de las veces son de cargar hacía delante.”

“Suzu-chan, eso es…. Shizuku-chan… tan cruel… No soy como Ryuutaro-kun.”

“Hey, Kaori… ¿Por qué siendo lo mismo me tomas a mí como cruel? ¿Me estoy comenzando a dar cuenta del maltrato casual?”

A pesar que Kaori se veía un poco enojada, inmediatamente se puso de ánimos y se quedó mirando a Suzu.

“De cualquier manera, no sé cómo las cosas terminen con Eri, pero te seguiré y te ayudaré. Escaparemos de allí en medio de la confusión si las cosas se ponen feas.”
Kaori suavemente declaro algo aterrador, pero era otra palabra la cual Suzu captó. Saltando de la sorpresa, respondió tímidamente en confirmación.

“Oh, oh, ¿Entonces Kaori vendrá conmigo?”

“Por supuesto, no puedo abandonar a Shizu y Suzu.”

“Pero, Hajime….”

“Es lo mismo que Shizu-chan, tomara un tiempo antes de que tengamos el artefacto para regresar a casa. Y también tenemos que encontrarnos con Lemia y Myuu. No puedo ayudar con el artefacto, así que pienso que debería proteger a Suzu por ello…”

“Ah… Kaori es una chica buena… una chica realmente buena… y muchas gracias.”

“Suzu-chan, ¿Qué pasa con el dialecto de Kansai?”

A las palabras de Kaori, Suzu hizo una pequeña broma mientras se limpiaba las lágrimas. Ella también estaba avergonzada de regresar la respuesta.

“Sí Kaori va, deberían estar bien. Hmmm… antes de que esta dama vaya al mundo del Amo, debo retornar a mi clan también.”

“Es cierto, Tio-san. Eres hija de un clan. Como es eso, me olvide completamente de ello.”

“Bien, me refiero… ¿Supongo que querrás conocer a los dragonantes? “

“Bien, tenemos magia de transferencia espacial, así que podemos ir allí inmediatamente. Está en medio de las montañas al norte – cruzando el continente en una isla solitaria.”

Tio mostro una mirada perpleja a Shia por lo que recordó. Cuando ellos dejen este mundo, Tio pensó que ella podría no ser capaz de tener tiempo para visitar a su familia.

“Bien… bien, ciertamente ese es el caso. Si solo pudiera recibir un poco de castigo de parte del Maestro antes de salir, eso sería… doblemos la velocidad. ¡Regresando a casa a través de la puerta!”

“… Si regresamos y su raza ve su expresión actual en su rostro… quedarían impactados. Sería bueno que no se vuelva un caos.”

Mientras Tio imaginaba el amor de Hajime y soltaba una sonrisa, Shia y los otros tenían un sentimiento enfermo mientras imaginaban la repugnancia de esa reunión.

En este momento, la puerta de la sala de estar hizo un ruido y se abrió lentamente.

“Llegamos aquí…”

“Oh, Kouki. Despertaste, ¿Cómo te sientes?”

Era Kouki quién entró. Parece ser que despertó para buscar los demás miembros.

A pesar de que Shizuku quería mostrarse distante, inmediatamente escondió su vigilancia con una sonrisa mientras le preguntaba su condición. Kouki regresó una sonrisa en el mismo modo, de cualquier manera, su expresión era sombría.

“Estoy bien, lo siento te preocupe.”

“Incluso ahora, está bien mientras estés a salvo.”

“Parece ser que me he recuperado.”

“Eso es realmente bueno.”

Shizuku se alegró de la recuperación de Kouki. Kouki sonrió una vez más y miró alrededor de la sala buscando a alguien. Su expresión se endureció de manera que se estaba poniendo nervioso. Kaori quién lo notó le respondió con una sonrisa amarga.

“Si es por Hajime-kun, él está en otra sala ahora, así que no se encuentra aquí.”

“Bien… entonces… probablemente deba disculparme por haber sido una molestia… en varias maneras, pero…”

Aparentemente, parecía ser que él no estaba más yendo contra Hajime como en el Juicio. Su condición mental se veía relativamente calmada. En vez de ello sería más certero decir que estaba más deprimido que calmado.

“No creo que a Hajime-kun le importe, siempre y cuando no te vuelvas loco de nuevo, él no te pedirá ningunas disculpas.”

“Shia-san… entonces, después de todo…”

Kouki lucía lleno de amargura. A pesar de que la imprudencia de Kouki ha sido problemática, Hajime no se preocupó especialmente porque fuera un inconveniente. En forma que un niño tuvo un berrinche y este fue puesto a dormir.

A pesar que ciertamente había encarado un instinto asesino, la conducta era estúpida y Hajime dio prioridad en evitar dañar a Kaori (Y en menor medida a Shizuku). Al menos, no requirió darle tanto tiempo y esfuerzo, su cuerpo y su mente se volvieron lo suficientemente fuerte para poder hacerse cargo de esta carga problemática.

“El sueño te ayudó terminar con tus alucinaciones, ¿O aún piensas que Nagumo nos lavó el cerebro?” Shizuku preguntó tajantemente mientras entrecerraba sus ojos.

Kouki estando ileso y Kouki estando controlado eran cosas completamente distintas. Hajime no le permitiría ir enloquecido por segunda vez, y necesitaba entender que Hajime no lo mató a pesar de mostrar su instinto asesino a causa de ellos.

Después de escuchar la voz y la mirada de Shizuku, Kouki instantáneamente intento mirar hacia otro lado. Pero Shizuku no le permitiría tal acto de niño mimado.

“Kouki, no mires a otro lado.”

“Bien… ah… No creo pensar eso de nuevo. En ese momento, eso realmente se veía…”

El rostro de Kouki mantenía la expresión sombría, pero respondió firmemente mientras miraba a Shizuku. Por un momento, Shizuku vió a Kouki. Como intentando entender sus sentimientos a través de sus ojos. Shia actuó de manera similar.

Luego de un tiempo, a pesar de que era difícil decir que era cierto, estaban convencidas y mostraron su consentimiento. Shizuku asintió.

“Bien, sí está bien… Kouki. ¿Hay algo que quieras preguntar?”

A causa de que la atmosfera era tensa, para cambiar esta tensión, Shizuku miró a Kouki.
¿Aquellos sentimientos fueron transmitidos a Kouki? Kouki mostró una sonrisa irónica. Preguntó sobre qué paso después que se desmayase.

Y… todos los miembros excepto Kouki pasaron el laberinto. Hajime y Yue miraron en él abismo de los conceptos mágicos. Y ahora mismo, estaban encerrados intentando crear un artefacto para regresar.

A pesar de que la expresión de Kouki particularmente no cambió se mantenía en silencio y escuchó. Era obvio que lo que quería era sobrepasar su ser inicial. Cuando el no pudo pasar el último Juicio, era fácil imaginar que el interior de su corazón no estaba tranquilo.

Y como su amiga de la infancia, Shizuku estaba dudando de si debería decirle lo que él más querría escuchar. Eso es lo que hizo caer a Kouki en este estado primero de todo. Kouki hizo su propia interpretación conveniente como respuesta al intento de Shizuku de persuadirlo.

Shizuku espero a que Kouki preguntase, pero estaba decidido que había la probabilidad de que él no escuchase lo que ella diga dada la situación.

“… Kouki, ahora me gusta Nagumo-kun. Quiero que él me vea como una mujer.”

“…”

A las palabras de Shizuku, la expresión de Kouki se distorsionó momentáneamente. Las palabras fueron dichas desde su amiga de la infancia a su lado. De cualquier manera, la realidad de esto le tomaría tiempo a Kouki para reconocerlo. Shizuku apareciendo a los hombros de Hajime dormida con una cara la cual se veía feliz y confiada cruzó por su mente.

“Que con eso, ¿Seguirás a Nagumo en el futuro? Nagumo tiene una favorita, y también esta Kaori, ¿No deberías reconsiderar Shizuku?… Parece ser un mal camino…”

Mientras prestaba atención a no dejar salir ninguna intención oscura de su corazón, Shizuku agito su cabeza y respondió las palabras de Kouki.

“Kouki, no estoy pidiéndote tu opinión. Solamente te lo digo. Porque eres mi amigo de la infancia.”

“…”

Kouki se mantuvo en silencio con una expresión agría sin saber que decir. De alguna manera Ryuutaro y Suzu apoyaron a Shizuku con sus miradas. Con una mirada, Kaori mostró que ellas no pelearían por el mismo hombre como mejores amigas. Era una quieta expresión de confirmación de los tres. Por supuesto, las palabras de Shizuku afirmaban lo que ella sentía.

Al darse cuenta que nadie iba a apoyarlo, Kouki borró la expresión de su cara. Era imposible el esquivar la realidad la cual no estaba de su lado. Todos esos sentimientos de irritación, frustración, envidia y odio comenzaron a busca un falso punto del cuál basarse.

De cualquier manera, no había nada por lo que enloquecer con estos sentimientos. Esto no era sobre Hajime y sobretodo, esto fue dicho claramente. Los sentimientos que se mantenían en la oscuridad no tenían ningunos colmillos con los que morder. Esta era una gran oportunidad…

A pesar de que Suzu entendía los sentimientos oscuros que separaban a Kouki de sí mismo, sin embargo, él tenía que sobrepasarlo, él necesita encarar sus problemas.

Aún con esta aptitud en su corazón, Kouki emitió emociones indeseadas e hizo un comentario sarcástico.

“Jaja, todos son aliados de ese hombre. Aquél hombre quién puede asesinar fácilmente personas y abandonarlas…” (N/T: Aquél hombre que lo dejó vivir y lo salvó 2 veces y que también revivió a Kaori, que usa la cabeza para solucionar las cosas)

“¡Kouki!”

Suzu habló inesperadamente. Shia y Tio entrecerraron los ojos. Y la sonrisa de Kaori se deterioró un poco.

Pero Kouki, quién tenía la mentalidad de un niño, no podía aguantar con los sentimientos que no tenían lugar a donde ir. Por eso, él dijo…

“Si esa vez, yo hubiera caído del puente, ¿Eso hubiera estado bien?” (N/T: En otras palabras, mejor me hubiera suicidado… supongo)

A aquellas insensibles y crueles palabras, Kaori detuvo a aquellas palabras que la hirieron. PASHIN! La bofetada de Kaori la cual fue extremadamente escandalosa, explotó en la mejilla de Kouki.

A pesar de que su mano también estaba palpitando, Kaori empezó a hablar con una expresión angustiosa a Kouki quién tenía una mano en su mejilla y se encontraba estupefacto.

“…Kouki. Yo creo que Kouki es un importante amigo de la infancia… así que no me hagas odiarte.”

“…o quizá…”

Kouki estaba sin palabras a causa del inesperado shock pero siguió abriendo la boca como si tuviera algo que decir.

Gou!

Un impacto el cuál parecía ser una presión de aire atravesó. Su identidad era la de oleadas de enorme poder mágico. A pesar de que no debería ser una terapia de choque, una enorme cantidad de poder mágico saliendo a través de la pared de la mansión hizo que sus cuerpos respondieran en shock.

“Esto es… ¡Hajime-san! ¡Yue!”

Para esta situación anormal, Shia se metió a la sala corriendo. Cuando Hajime hace un artefacto, esta clase de problemas no es normal.

La oleada de magia continuaba pulsando intermitentemente. Cada uno de sus cuerpos era afectado severamente por la magia. De cualquier manera, Kaori quién se quedó mirando a Shia se fortaleció y siguió a Shia inmediatamente.

De acuerdo a Shia, la oleada de poder mágico parecía venir de Hajime y Yue. Las oleadas de poder mágico parecían incrementar su densidad entre más cerca de la sala en la que las dos personas estaban. Era como si un tifón los golpeara directamente mientras se acercaban a la sala.

La puerta ya estaba abierta mientras Shia verificaba si los dos estaban bien. Después de ingresar, eso parecía ser el caso. Mientras protegía su rostro del hechizo que asediaba, Kaori se decidió e ingresó.

Lo que se veía era una escena donde poder mágico rojo y dorado se juntaban en un torrente de espirales. La escena volaba desde el centro de Hajime y Yue quienes estaban de rodillas mirándose el uno al otro y tomándose de manos. Detrás de ellos, se encontraba un cristal de un gigante y unos cuantos minerales que emitían luz tenue.

“Que está pasando, Shia… esto…”

“No sé, pero parece ser que han hecho algo.”

Mientras terminaba de evaluar la escena, Kaori preguntó a Shia mientras sus orejas de coneja bailaban en la tormenta mágica. Shia se protegió la cara con su brazo y se agachó para poder confirmar las apariencias de Hajime y Yue. Cuando ella llegó a ver que ambos estaban a salvo, dejo salir un suspiro de alivio.

Si seguías sus miradas, se veía que ciertamente ni Hajime ni Yue corrían riesgo alguno. De cualquier manera, ambos estaban concentrados al extremo. El ingresó de Shia ni si quiera fue notado. Una gran cantidad de sudor salía de ellos. En este momento, era seguro de que estaban enfocándose en hacer el artefacto con el concepto mágico.

“…Están a salvo, parece ser mejor si nos vamos…”

“Bien, si fallo como amante, seré castigada.”

“…Pareces verte feliz sobre ello, Tio…”

Shia retrocedía de la puerta suavemente para no perturbar a Hajime.
Mientras tanto, solo Kouki se quedaba mirando a Hajime. Uno no podía ver el color de la emoción en esos ojos, pero se veían quemantes de pasión y peligrosos.

“¡Kouki!” Shizuku gritó.

Kouki no respondió. En vez, dio un paso hacia delante, solo un paso.

“¡Kouki!”

“Tsu…”

Shizuku inmediatamente agarró los brazos de Kouki. Mientras su característica cola de caballo volaba en la tormenta mágica, veía directamente a Kouki con una mirada seria. En la mirada, como si estuviera aterrado, mostrándose tembloroso. Kouki dio caminó un paso atrás, solo un paso.

En ese momento…

“¿Qué es esto?”

“¿Una imagen?”

“¿Una cueva… oscura?”

Repentinamente, imágenes comenzaron a aparecer delante de sus ojos. Como una neblina proyectando imágenes en vez de una pantalla, fragmentos de luz mágicos se volvieron el medio. A esta extraña situación, Shia y los otros se olvidaron de abandonar la sala.

En ese momento, Suzu murmuró algo para sí misma.

“De alguna manera, esto parece Orcus.”

“Ciertamente, hablando de una cueva larga iluminada por luz verde, esta tendría que ser el Gran Laberinto de Orcus.”

Tio afirmó la suposición de Suzu. Hablando de una cueva iluminada levemente por las paredes verdes, esta podría ser el Gran Laberinto de Orcus el cuál fue creado cavando en lo profundo de las venas de la Piedra de Iluminación.

De cualquier manera, ya que la escena era un poco diferente al laberinto superior que Suzu conocía, ella no podía decir eso con certeza. Esta lucía como una cueva natural la cual no había sido creada por la mano humana. La magnitud de la altura y el ancho era diferente del laberinto el cuál Suzu conocía.

La repentina situación y las misteriosas imágenes intensificaron su perplejidad, pero ante la gran imagen proyectada desde el ángulo de la sombra al lado de una roca en una gran intersección, mostró cabello blanco, largas patas traseras, y profundas líneas de color rojo expandiéndose en su cuerpo como venas, los verdaderos colores de la imagen hacían notar los sentimientos del ser atrapado por el demonio de tipo conejo este fue transmitido a ellos.

“¿Esto es ansiedad? También hay impaciencia.”

“También siento miedo. Esta imagen es una memoria.”

“Esto es probablemente… el amo. La memoria del infierno de la cuál le escuche hablar.”

La suposición de Tio estaba correcta.

Junto a la imagen, sentimientos fueron transmitidos de la magia la cual llenaba la sala. Ansiedad, impaciencia, miedo estaban fluyendo a causa del monstruo anormal que él nunca había visto antes. Ellos no podían entender que hizo que llegaran a esta situación, pero ellos al menos entendían que la imagen que veían y los sentimientos que sentían eran de Hajime.

Además del tiempo después de que conociera a Yue, Hajime no había hablado mucho del tiempo en el infierno antes de eso. Ya había terminado, y Hajime no tenía la costumbre de ir hablando de sus desgracias. Era simplemente problemático hablar de ello también.

Así que dado que tienen el chance donde Shia y los demás pueden aprender de algo del pasado de Hajime que ellos no conocían, después de intercambiar miradas los unos a los otros, se mantuvieron mirando fuertemente a la imagen. Para aprender los inicios de la persona que amaban, era imposible abandonar la sala. Similarmente, Ryuutaro y Kouki se concentraron en ver la imagen con interés también.

Así que en ese momento, alguien levanto la voz con un “Ah.” En la imagen, el demonio liberaba una atmosfera anormal mientras repentinamente cargaba a él con un poder extraordinario.

“¡Hajime-san!”

“¡Hajime-kun!”

Instintivamente, Shia y Kaori gritaron en advertencia con una voz elevada. Mientras, la imagen se movía frenéticamente conjunto a los sentimientos de miedo y ansiedad, transmitidos por la brillante magia roja aumentaban.

Ellos presionaban los dientes mientras veían a Hajime siento atacado por el Conejo. Y entonces, lo que quedaba del brazo izquierdo de Hajime fue finalmente aplastado, los sentimientos de angustia transmitidos por ello causó a Suzu apartar la mirada.

“Hajime-san fue… tan abrumado…”

“Este es el Nagumo-kun que todos conocíamos. Su fuerza de pelea era equivalente a nada…”
Hacía Hajime siendo usado como un juguete de manera tan unilateral, la expresión de Shia se volvió llorosa de lo que ella no podía creer. Shizuku dijo aquellas palabras hacía Shia mientras se mordía el labio.

Después de poco la imagen se vió interrumpida por que Hajime había cerrado sus ojos cuando el sentimiento de la muerte inminente del conejo apareció. Mientras los sentimientos de terror de Hajime comenzaban a expandirse, la imagen aparecía de nuevo. Esta vez se veía la imagen del conejo atemorizado.

La vista de la imagen fue cambiada siguiendo la vista del conejo, y ahí estaba un oso blanco gigantesco. Una mirada era todo lo que se necesitaba para saber que ese oso no era un demonio normal. Probando esto, el conejo que había jugueteado con Hajime en la imagen fue cortado en dos fácilmente y devorado, mientras la sangre se dispersaba alrededor de Hajime.

El destello de los ojos del oso miraba a través del todo, como si atravesaran a Shia y al resto. En el caso de ellos ahora, el poder la mirada del oso no sería problema alguno, pero en todo caso, a causa de que el sentimiento que tenían en sus ojos era el de ser visto como comida en vez de como enemigo y que el miedo era de Hajime los hizo temblar inconscientemente.

Lo que pasó luego de esto fue demasiado trágico para las chicas que amaban a Hajime.
Siendo acorralado, su brazo izquierdo fue tomado y comido delante de él. Los ojos que lo veían como comida y el brazo que perdió mientras derramaba sangre, aquella realidad fue innecesariamente mostrada a ellos quieran o no.

El grito que no podía ser escuchado fue transmitido a ellos por la magia. Los ojos que un humano nunca debería mostrar fueron mostrados, teniendo una parte de su cuerpo arrancada y consumida, destrozado por el terror y la agonía. Y sin vergüenza u honor, él gateo a través de cada milímetro fuera de esta encarnación del terror.

La imagen reflejada era oscura. Los sentimientos transmitidos alcanzaron el punto de saturación o eran imposible de ser transmitidos. Solo… Hajime gritaba, de manera que aun cuando comenzó a debilitarse y su poco de vida comenzaba a desvanecerse.

“Haji…me-san…”

Shia estaba llorando. Cerca, Kaori y Shizuku… Suzu se cubría la boca con su mano. La mirada de Tio era severa. Ante sus ojos el instinto asesino de querer destruir al oso miembro por miembro comenzó a brotar.

Mientras ellos miraban, el apagón termino. Hajime, dudando de su propia supervivencia, avanzó al interior de la pared y encontró un cristal extraño el cuál derramaba agua. El cristal divino y el agua sagrada.

Hajime lo bebió, manteniendo su mente destruida mientras se encogía de miedo. Mientras pedía ayuda…

Allí donde los recuerdos estaban incompletos la imagen se interrumpió. De manera que para sustituir eso, los sentimientos transmitidos aumentaron en densidad.

Sobrecogido por la soledad en la cual nadie le respondía sin importar que tanto llamase por ayuda. La oscuridad en la cual incluso su propia existencia se veía consumida. Hambriento al grado que parecía que enloquecería. Interminable dolor fantasma del brazo…

Día tras día el manejaba esta tortura. Mientras se acostaba como si fuera a morir, eventualmente deseando que el muriera, de todos modos, el agua sagrada no le permitiría eso, y así sus sentimientos de odio con ningún lugar al que ir se dirigieron hacia sus compañeros y a maldecir la injusticia de este mundo.

Y aún, además de eso, gradualmente comenzó a aumentar. El corazón de Hajime estaba completamente manchado del negro más oscuro. Lo más que vivía, y mayor el instinto asesino hacía las existencias que eran una molestia.

Hajime se comenzó a mover. Comenzó a recolectar agua sagrada en una depresión del suelo. Empezará comiendo al lobo. Su hambre y el dolor fantasma no han cambiado, y solo su energía se ha recuperado, mientras se reflejaba a sí mismo en la piscina de agua él era ya otra persona.
Con el brillo del instinto asesino en sus ojos… Hajime se arrastró de su cueva. Su única arma que no podía ser llamada arma (Transmutación) era libremente usada para cazar los demonios.

“…Esta es ese aspecto…”

“Escuché sobre eso, pero él es fuerte.”

Comiendo la carne de demonio con sus manos y ropaje manchados de sangre, la apariencia de Hajime con su cara manchada de sangre era exacta a la de un monstruo.

Y, un grito el cuál no podía decirse más que era una voz era transmitido de nuevo. La cantidad de agonía no podía ser imaginada. Golpeando su cabeza a lsuelo varias veces, con el cuerpo de Hajime retorciéndose en el suelo destruyéndose y regenerándose varias veces entrando en su campo de visión.

Incapaces de aguantar viendo el espantoso espectáculo con el infierno de la tormenta agónica, Kouki y Ryuutaro evitaron el contacto. Suzu parecía que fuera a vomitar en cualquier momento, tratando desesperadamente de aguantarlo.

Después de poco la transformación terminó. Viendo la apariencia de la piscina de agua sagrada, el reflejo mostraba al Hajime de hoy. Aún mayor al Hajime de hoy, la profunda tenacidad y el instinto asesino que fluía de él quién había obtenido un cuerpo fuerte y un nuevo poder.

Y, usando el poder de la transmutación esto no podía ser un arma porque él tenía un oficio común, así que él hizo uso de todos los materiales que tenía y la pólvora de este mundo para crear un arma después de mucho intento y error que él podía usar para retar al oso y destrozarlo para mostrar su habilidad para pelear.

Al final de la fuerte batalla donde el oso fue superado y su carne fue comida, Hajime recuperó sus sentidos. En lo más profundo de su ser, su anhelante deseo se dio a conocer.
Este es…

-Yo quiero regresar.

Respondiendo al deseo, la magia en la sala latió. Antes de que se den cuenta de ello, el cuerpo de Hajime estaba cubierto en poder mágico escarlata… Con Hajime y Yue en el centro, el poder mágico se elevó.

De cualquier modo, este no era poder mágico dispersado torpemente. Este estaba enfocado para ser inhalado en un espiral con las dos personas como su centro.

-Quiero regresar.

Una vez más el sentimiento puro del gran deseo de Hajime fue transmitido a través del poder mágico. Tocados profundamente por tal deseo, Shia y los demás presionaron su mano hacia su pecho.

La brillante magia carmesí combinada con la magia dorada. A medida que el torrente mágico se calmaba, relucían luces como las estrellas de la vía láctea comenzaban a rodar alrededor de ellos.

-Quiero regresar a mi hogar.

Estaba quieto; de cualquier manera, todos no podían hacer más que temblar entendiendo el poder transmitido por aquél deseo. Eso debería llamarse la voluntad del límite máximo.

Hajime en la imagen, después de mirar al cielo una vez, quietamente cerró sus ojos. Dentro de sí mismo, él debe haber hecho inamovible su resolución. Y, entonces él repentinamente abrió sus ojos sin signo de duda entro en el abismo mientras bajaba el camino a las profundidades del laberinto.
La luz mágica y la imagen que fue proyectada fueron absorbidas por el demolino alrededor de Hajime y Yue.

Shia y la reacción de los otros era casi la misma. Ellos estaban estupefactos del extremo proceso por el cuál Hajime fue para volverse el Hajime de hoy.

Shia, Kaori, Tio, y Shizuku dejaron caer lágrimas de las emociones de que aún ellos no entendían que tan lejos había ido Hajime, pero al mismo tiempo una sonrisa flotaba al sentirse orgullosas de que él pudiera volver a levantarse de nuevo después de arrastrarse.

Suzu y Ryuutaro no podían hablar es como si ellos hubieran sido abrumados, de alguna manera asentían con la mirada de los otros mientras pensaban “No puedo compararme con esto”.

Ellos pensaron que habían sobrevivido algunas batallas realmente duras, pero ellos siempre tenían la ayuda de Meld y otros caballeros experimentados de la orden, y sobre todo, estaban rodeados de compañeros con habilidad de tramposos. Cuando ellos intentaban imaginar si ellos realmente podrían, por si mismos, atravesar las dificultades y salir arrastrándose del abismo, ellos sacudían sus cabezas. Incluso la escena que estaban viendo ahora era solo el principio. Ellos no creían poder manejar algo como esto para nada.

Y Kouki… miró hacía el espacio vacío, como si quedase algo de poder en él. En su corazón, eso cruzó en su mente de la manera en la que él lo había dicho: “Si yo hubiera caído en el abismo…”

Hasta ahora, Kouki había pensado que la fuerza de Hajime era injusta. A pesar de que Shizuku dijo que Hajime tuvo que haber pasado una experiencia horrible, la idea era completamente abstracta para él. Kouki había pensado seriamente que Hajime era un chico el cuál hacía lo que quería y obtuvo el poder fácilmente por solo caer en el abismo.

Pero ahora que terminó sabiendo la manera en la que Hajime lo obtuvo, era tan increíble que hizo desaparecer esos pensamientos.

(‘Quiero regresar’… huh)

El susurró en su mente. Una duda emanó: ¿Yo realmente deseo regresar a casa tanto como él? Al mismo tiempo, cuando él comparaba sus pensamientos que él declaró como salvar el mundo de la manera del héroe que todos necesitan, con el puro e intenso deseo de Hajime, esto se veía demasiado corriente en comparación.

(N-No… no estoy equivocado. Los sentimientos de Nagumo… Yo los entiendo, pero… Pero, aun así… Y, ahora, Shizuku también… Él ha tomado todo de mí…)

Desesperadamente intentaba deshacerse de los sentimientos de auto crítica que flotaban a través de su mente.

Mientras Kouki se metía en un dialogo mental consigo mismo, un cambió ocurrió entre Hajime y Yue. Para ser preciso, con la estructura de cristal y el mineral en medio de ellos.

Estaba bañado en magia escarlata. La forma cambiaba gradualmente, o más bien, se unía como si probara haber sido controlada por el poder mágico.

“¿Eso es una llave…?”

“Bueno, luce como una llave antigua hecha de cristal.”

Shizuku añadió a los susurros de Kaori. Esta fue formada entre Hajime y Yue, con un cuerpo cristalino de dodecaedro regular en el lado de la mano. Era una llave con una línea mágica terriblemente sofisticada y compleja, dibujada en la parte de planeamiento del viaje.

Esta fue creada con la fusión del Cristal Divino y otros minerales, finalizando como una llave antigua que captura la hermosa obra de arte que incorporaba muchísimo poder mágico de Hajime y Yue, decorado con diseños dorados y un cristal rojo.

Y al instante en que la forma fuera terminada de manera perfecta, Hajime y Yue quienes no habían hecho movimiento hasta ahora abrieron sus ojos con sus manos conectadas. Parece ser que nada era reflejado por en medio de sus agudos ojos, que parecían ver algo que solo era visible para ambos.

De manera extraña, la atmosfera se sentía misteriosa, había un sonido de alguien tragando saliva. Y al siguiente momento, dos labios se temblaron a la vez. Entonces articularon las siguientes palabras desde ellas…

“Abre la puerta al lugar que querías.”

Un momento después, un torrente de luz como una estrella fijada voló alrededor de los dos. El flujo de la galaxia que se había calmado tiñó la sala de color blanco puro como si causase una explosión de una supernova, y pinto la consciencia de todos de color blanco a su vez.