ASSS – Capítulo 153

Modo Noche

Capitulo 153: Invitación del Rey Demonio

Fácilmente eran unos cuantos cientos de cuerpos allí. Ellos cubrían todo el rango de visión, un largo número de monstruos y Nointos. Y detrás, Freed Bagua y Nakamura Eri parecían comandarlos.
Ambos contaban chistes con una expresión tranquila. Después de echar una mirada atrás Kouki y los demás estaban sin palabras del shock. Los ojos de Hajime se entrecerraron peligrosamente. La cuerda de su instinto asesino ya había sido jalada hasta poco antes de romperse, lo que quedaba era soltar la flecha de la muerte segura.

A pesar de que Freed y su grupo deberían sentir una presión anormal de Hajime tocando su piel, aún ahora, su compostura no se rompió. Había una razón. Porque estaban rodeados de ‘Los apóstoles del verdadero dios’ quienes tenían la misma apariencia actual a Kaori.

Dentro de su corazón, ‘Como esperaba, que desagradable. Son lo mismo que un grupo lleno de cucarachas.’ Hajime hablaba maldiciendo, pero Kaori que tenía la misma apariencia a Nointo tembló al inicio por un momento, quizá era su sentimiento como mujer. Hajime lentamente desvió su manera de buscar una manera de aniquilar su enemigo.

Anteriormente, un combate mortal fue librado cuando Hajime enfrento a Nointo, pero en el presente, sus estadísticas y sus armas fueron elevadas por la magia de sublimación, así que si era el ahora debería ser capaz de matar a Nointo sin necesidad de usar ‘Limit Break’. No sentía que perdería incluso si tuviera que enfrentarte a un gran número de ellas al mismo tiempo.

Hajime intercambió miradas con Yue y los otros a su lado por un instante. Ahora, cuando ellos estaban a punto de liberar su instinto asesino diciendo ‘La victoria va para el que se mueve primero’. Como si los sacudiera a la vez que los golpea una bofetada, Freed habló una vez más.

“No sean imprudentes. Ahora mismo, no tengo intención de permitirme pelear a muerte con ustedes. A pesar de que gratamente desearía humillarlos en el suelo y hacerlos rogar por sus vidas.”
“Hee, entonces, ¿A qué has venido? Aunque creí que te desesperaste hacía tu Dios incompetente que solo sabe hacer berrinches al punto de querer optar por el suicidio.”

Escuchando el tono ridiculizante de Hajime, hizo que el ceño de Freed se retorciera como reacción.
Lo que Hajime decía sobre el ‘Dios incompetente’ era, obviamente, refiriéndose al Dios Ehito. Con la presencia de Nointo allí, la conjetura anterior de Hajime – – que Ehito no diferenciaba la raza, que él era el Dios de cada raza y como ellos eran sus juguetes. Y entonces, el Dios que la raza demoniaca quizá era el mismo Ehito falsificando su nombre o probablemente un súbdito de este – – parecía haber dado en el blanco.

Y también en cuanto Freed entendía aquella verdad…

“… No seré provocado por eso. Este es también un comando que mi señor me ha otorgado. Solo estoy ejecutando su orden.”

“Ya veo… ¿Y?, Leal mascota Freed, ¿Qué clase de regalo (comando) tienes?”

“… Mi generoso señor pasara por alto lo visto sobre los desvergonzados actos hechos por ti. Te está invitando a su castillo. Y estamos aquí felicitándolos por ello. Esto es una fortuna para ustedes serán capaces de conocer a tal honorable persona. Pueden temblar de la emoción.”

“¿Haa?”

El estado de calma de Freed era algo que no habían visto hasta ahora. No estaba claro que estaba pensando. Mientras colocaba un rostro el cuál no mostraba expresión alguna, Freed informó sus palabras dejando salir voz sin entonación alguna. Escuchando a Freed decir eso, Hajime de casualidad dejo salir una respuesta. En varios sentidos, había varias contradicciones a las cuales podía dirigirse. Incluso Yue y los demás a su lado mostraron miradas de duda hacía Freed.

“Ese tal Ehito o Aruv es un dios, ¿No es así? Porque él está en un castillo, ¿Huh?”

De cualquier modo, por ahora, Hajime preguntó sobre lo que más importaba. Hacía eso, Freed respondió la pregunta con un tono tedioso, de cualquier manera para mostrar el gran honor que era, abrió sus dos brazos como un actor en escena.

“Aruv-sama es exactamente un Dios – – Él es el siervo de Ehito-sama… pero a la vez, él también es el rey de nosotros la raza demoniaca – – él a su vez es el Rey demonio. Él se manifestó desde su mundo divino sobre este sucio mundo, atravesando largo tiempo, él nos guío a nosotros la raza demoniaca por el bien de nuestra gran misión.”

Parece ser que la verdadera identidad del rey demoniaco era la de un mismo dios el cuál era llamado ‘Aruv-sama’. También, parece ser que sobre la identidad el rey demonio, Aruv-sama, esto era algo que se mantenía oculto para un limitado número de personas. Freed expresaba felicidad la cual no podía ser ocultada a causa de que él estaba entre ese pequeño número de personas. Aunque, por su reacción y manera de hablar, parece ser que fue algo que ocurrió recientemente…

“…Gran misión, huh. Entonces, cuánto tiempo más seguirá bailando la raza demoniaca sobre su mano me pregunto…”

“¿Qué estás diciendo?”

“¿Huh? Estoy alabando al gran Maou-sama que asombroso es, sí, sí.”

“…”

Freed quién era bastante agudo escuchó el murmuro de Hajime, pero él respondió encogiéndose de hombros y con un tono frívolo. Como era de esperarse, se irritó y su sien se retorcía hacía ello.
Pero allí con un tono más frívolo que el de Hajime, Eri habló, y la situación se sentía aún más problemática.

“Hey, Freed. Deja de parlotear y termina rápido. Después de todo, quiero ir rápido a pasar un rato con Kouki.”

“… Lo sé.”

Parece ser que Freed no pensaba bien de Eri. Hizo un chasquido con su lengua mientras arreglaba su garganta. Y entonces justo cuando estaba a punto de decir algo, la desesperada voz de Suzu lo interrumpió.

“¡Eri-! Suzu es-…eso-, con Eri-“

“¿Hm? ¿Queee, Suzu? Eres descuidada como siempre, huh… no, no pareces ser más de esa manera, ¿Supongo? ¿Qué? ¿Me pregunto si quieres hablar sobre tus sentimientos almacenados? Bien, si lo que deseas es llorar puedes llorar como desees, ¿No es así? Aunque realmente, eso no importa heh-“
“E-estás equivocada-. Suzu solo… ¡Solo quiere hablar con Eri una vez más!”

Eri miraba hacia abajo mientras se reía de Suzu con su mano ondeándose como si tratase de alejar una mascota, hacía eso Suzu hablo desesperadamente mientras se agitaba y no podía hablar correctamente. De cualquier modo, sus palabras no podían ser formadas hábilmente en esta repentina reunión con la persona con la que quería reunirse.

A Suzu, como si no le mostrara interés, Eri desvió su mirada. Viendo eso, Kouki finalmente regresó en sus sentidos y le preguntó a Eri sobre su apariencia tan bizarra con una voz ronca.

“E-Eri… esa apariencia, ¿Qué pasa con eso?”

Kouki quién dirigió palabra a Eri hizo que ella sonriese lo cuál era diferente a cuando ella conversaba con Suzu. A pesar de esto en aquella sonrisa se sentía algo de frialdad.

“¡Kouki-kun! ¿Qué tal? Es lindo, ¿Cierto? Verás, Maou-sama me dio un nuevo poder heh. Porque a pesar de que quiero vivir dulcemente con solo Kouki-kun los dos juntos, hay demasiadas molestias incluso para este triste deseo. ¡Está bien! La basura que molesta a Kouki-kun, me encargare de todos ellos, ¿Esta bieeen? Vamos a vivir solo los dos para sieeeeempre y por sieeeeeempre.”

“E-Eri…”

Eri se reía mientras hacía círculos en el aire con un tono caliente y una expresión vulgar de ver. Las grises alas saliendo de su espalda no eran negras ni blancas. Ellas daban una impresión de suciedad mientras se sacudían a la orden de Eri, las plumas grises se dispersaban por todo el lugar. Las plumas grises caían a la vez que se agitaban mientras caían al suelo, y entonces los lugares que tocaban se desintegraban instantáneamente.

Sin ninguna duda era la misma habilidad de desintegración de Nointo.

“No me digas, al igual que Kaori… no, esto es que el cuerpo de Eri… ¿Te entregaron la habilidad? “

Shizuku quién estaba mirando silenciosamente a Eri frunció el ceño mientras consideraba la situación.
Pero antes de que pudiera obtener una respuesta, *¡gyaki!* un tenebroso sonido resonó. Este era el sonido del compañero de Hajime el cual estaba listo, todos lo habían escuchado muchas veces.

“De cualquier manera, solo hay que aniquilarlos, ¿Está bien?”

“… Nn. No hay motivo para aceptar su invitación.”

“¡Hagámoslos volar y terminemos con esto desuu!”

“… Como era de esperarse, aún con tanta gente estando alineada con mi mismo rostro… a pesar de que entiendo que no son yo, sigue siendo escalofriante.”

“Pero, su manera de invitar también es mala. Por ello, ellos tienen que obtener una pequeña reprimenda.”

Al mismo tiempo Yue, Shia, Kaori, y Tio, las cuatro estaban mostrando su voluntad de atacar. Yue y Tio elevaron su mano, Shia elevó a Doryuuken, y Kaori abrió sus alas en un aleteo.

El instinto asesino de Hajime el cuál fue dirigido a Eri también. Su voz riéndose y su expresión horrenda cambiaron a una la cuál mostraba su miedo. El deseo de Suzu paso por su mente, así que pensó que al menos le pulverizaría las extremidades, apuntó con el pico de Donner. Schlag fue apuntado hacía Freed.

Pero, justo antes de que los gatillos sean jalados, algo plata fue generado frente a Eri y Freed como un escudo. Delante del dubitativo Hajime y los demás, la cosa plateada tenía un sonido corriendo a través, también lucía como gelatina un momento antes de que apareciera la escena de algún lugar.
Magia espacial. ‘Espejo Ermitaño’ ––una magia la cuál proyecta una escena de un lugar lejano.

Lo que fue proyectado en el espejo ermitaño fueron varios pilares, una alfombra roja en una larga sala. De allí la cámara cambiaba el punto de mira y la imagen se movía.

Lo que ellos podían llegar a ver era un lugar como un altar con un trono. Como era de esperarse el lugar era el castillo proyectado ––lo que es más, parece ser que era la sala principal del castillo, Un gigantesco techo, varios diseños hermosos, y muebles creados al detalle, todos proyectando la dignidad del rey en la escena. La imagen se movió al lado del trono.

Y entonces comenzó a aparecer una gran jaula hecha por un metal gris oscuro atrapado en magia oscura roja. Naturalmente, algo estaba aprisionado dentro de esto…

“… Mierda”

Esa palabra salió reflexivamente de la boca de Hajime. Al mismo tiempo Yue y los demás tenían una expresión de haber masticado cientos de insectos. Las personas que más temblaron fueron Kouki y los demás que fueron invocados a este mundo.

“Todos… Sensei-”

“Incluso Lily-“

Kaori y Shizuku levantaron la voz en un tono enojado.

Correcto, justo como ellas dos decían, en la jaula estaban aprisionados sus compañeros, Aiko, y la princesa Liliana quién se suponía estaba en el reino Hairihi.

Aiko y Liliana estaban en medio de los estudiantes que en su mayoría estaban arrodillados y con expresiones palidecidas. Mirándolos cuidadosamente, lo que se desmayaron parecían del grupo de Nagayama. Otros eran incluso miembros del grupo de guardias de Ai-chan, Tamai Atsuhi también estaba recostado con una expresión de dolor, aunque no estaba tan mal como el grupo de Nagayama.

Hajime inmediatamente saco el ‘Compás de Orientación’ y busco la locación de Aiko.
“Chih, son los reales…”

“Hoh, tienes un objeto interesante huh, joven hombre. Para un artefacto de búsqueda, siento un poder realmente fuerte de este. ¿Puedes decir con certeza donde se encuentran tus compañeros con eso?”
El compás apuntaba al continente del sur. Mostraba que Aiko sin duda estaba en el castillo del rey de la raza demoniaca. Hajime quién estaba convencido que no era una imagen falsa chasqueo su lengua. Freed quién mostro interés hacía el compás estaba mostrando lo que realmente sentía. En sus palabras, había bastante sentimiento de superioridad.

Por la actitud de Hajime, Kaori y los demás también supusieron que la imagen en la pantalla era real y su expresión se torno amarga. Entonces en ese momento, el primero en elevar la voz fue Kouki. Kouki elevó su voz enfurecido.

“¡Tú cobarde-!  ¡Qué clase invitación quieres hacer secuestrando a nuestros compañeros! ¡Libéralos a todos ahora mismo-!”

“Ahahah-, ¡Como era de esperarse de Kouki-kun! Eres exageradamente amable, no es así-. Eres tan serio por aquellas basuras, voy a terminar enamorandome de ti otra vez-“

“Eri, deja de tontear. ¡No hay nada para que hagas este tipo de cosas! ¡Regresa con todos, vuelve con nosotros!”

“Aaaahn, dices que regrese a tiiiii-. ¿Estás planeando matarme de agonía?”

“Eri-“

“Kufufu, espera un momento bieeen. Pronto, haré que Kouki-kun sea solo mí Kouki-kun,”

El grito de Kouki no alcanzó a Eri para nada. En un vistazo, parecía ser una conversación pero no era una para nada. Para Eri ‘el Kouki de Eri’ era algo fijado. Solo el Kouki que se mantuviera leal a ella sería su Kouki. Su distorsión parece haber empeorado mucho más que en la traición de aquél día.

Kouki quién entendió que sus palabras no entrarían apretó los dientes mientras su mirada regresaba a Freed. Y entonces en el momento donde iba a discutir aún más….

*DOPAN! DOPAN!*

“-¡?”

Un sonido de disparo conocido lo interrumpió. Dos golpes de destellos carmesí salieron hacía Freed y Eri. Los destellos iban a reventar una parte del cuerpo de Eri y el cráneo de Freed, de cualquier modo, dos Nointo interrumpieron dejando post-imágenes delante de ellos y bloquearon las balas con sus espadas.

Diferente de antes, una gran explosión entró en la gran espada con un ataque. Si un tiro más era disparado la espada se rompería, pero eso no cambia el factor de que el ataque haya sido detenido. Hajime quién irritadamente frunció el ceño iba a jalar el gatillo otra vez.

“¡N-no!… ¡Espera! Por favor, espera, Nagumo-kun…”

Quién estaba haciendo problema era Suzu. Cargó su pequeño cuerpo alcanzando el brazo de Hajime y colgándose sobre él. Hajime ni si quiera se movió a causa de algo como el peso de Suzu, pero mirándola colgándose de su brazo con una expresión y voz desesperadas hizo que Hajime mirase un momento.

En aquella apertura, aun goteando sudor frío, Freed mantenía difícilmente su expresión mientras hablaba.

“… Este demente hombre. ¿No valúas las vidas de tus camaradas?”

“Hah, ¿Ya olvidaste que yo soy quién mando a volar tus compañeros antes en la misma situación? Seguirte obedientemente solo hará que nos maten de cualquier manera. Después de todo, tu autoproclamado Dios parece desear ver mi dolorosa muerte, ¿No es así?”

“Estas diciendo, que sí ese es el caso, ¿Tú sobrevivirás por ti mismo aún abandonando a sus compañeros?”

“No me hagas repetirlo. Esos chicos no son mis compañeros o algo por el estilo. Además…”

Aquella sonrisa intrépida y unos ojos deslumbrantes feroces fueron dirigidas a Freed. Freed quién instintivamente tomo un paso hacia atrás sobre el dragón blanco Uranos, Hajime declaró como diciendo que estas palabras eran el sentido común en este mundo…

“Aún si aceptase esa invitación después de aniquilarlos a todos ustedes, no habría ningún problema, ¿Cierto?”

A propósito, si esta era una invitación al castillo del rey demonio entonces ellos necesitarían llevar uno o dos presentes. Hajime se rió mientras hacía un gesto de cortar su cuello. Todos entendieron que él estaba diciendo que llevaría la cabeza de Freed y los demás como presente. Kouki y los demás temblaron pensando que la manera de pensar de este hombre era exacta a la de un rey demonio.

“Que animado. Frente a tantas apóstol-sama no puedo pensar de ti como alguien cuerdo pero… en esta ocasión, que tal si pongo una carta más.”

“¿Aa?”

Dando una mirada al dudoso Hajime, Freed cambió su vista a la pantalla que mostraba a Aiko y los otros. Parecía ser que al lado de la caja de Aiko y los otros, había una caja más. Esta tenía la misma construcción, pero esta era un poco más pequeña para aprisionar a una o dos personas.

Y Entonces, el momento donde las personas aprisionadas fue proyectado.

––––

Un sonido se desvaneció del mundo

Un instinto asesino al nivel de hacer que todos alucinen cubrió el área alrededor.

Los que podían reconocer el sonido desvanecido eran aquellos que estaban en la clasificación como personas realmente fuertes. Después de todo el instinto asesino ––o posiblemente llamado instinto demoníaco a este nivel, hacía aquél torrente de esta terrorífica presencia, como instinto de todo ser viviente para preservar sus mentes, los monstruos que eran los subordinados de Freed inmediatamente se desmayaron y cayeron.

Incluso Suzu quién estaba colgando del brazo de Hajime sintió que su consciencia iba a desaparecer mientras se desplomaba sobre el suelo. Mordió fuerte sus labios y de alguna manera mantuvo su consciencia del dolor.

“-–-–-–­–­–­––T-tú bastardo, no te importa lo que vaya a pasarle a esas imitaciones de pez-”

Freed estaba haciendo notar su respiración la cuál parecía llegar a detenerse en cualquier momento sin advertencia alguna con una expresión distorsionada. El ya no tenía intenciones de mantener su disfraz de calma

‘Imitación de pez’ ––las dos siluetas que Freed llamaba de esta manera eran la razón por la cual la presencia de Hajime cambió drásticamente eran… Myuu y Remia.

Al centro de la caja, las dos estaban abrazándose fuertemente la una a la otra para confirmar sus existencias. Ellos no podían esconder su expresión de preocupación, pero aun así, ellas de manera valiente observaban sus alrededores sin mostrar lágrima alguna.

Hajime hizo las preparaciones antes de dejar Erisen así no habría posibilidad alguna de que dañen a Myuu y Remia. El artefacto para esconder sus presencias de las dos y el artefacto de detección para alertar a Hajime en el caso de que el enemigo apareciese fue dejado allí. Los artefactos de barrera para comprar tiempo también fueron colocados en la ciudad de Erisen y la casa de Myuu. Hajime no pasó seis días en vano.

Pero, ninguno de estos fue efectivo y Myuu y Remia fueron secuestradas. El ridículo poder de los artefactos de Hajime y su lazo con Myuu, sin saber esas dos cosas esto sería algo imposible de suceder. También era algo que nadie podría pensar en llevar a cabo, para empezar.

En otras palabras, solo había una persona quién podía tener esa idea y secuestrarlas a ambas planeándolo.

La mirada de Hajime fluyó sobre Eri atravesándola.

“––-“

Una presencia penetrante invadió lo más profundo de su mente, estaba atravesando sobre la piel de Eri. El cuerpo de Eri comenzó a temblar del frío, su temperatura estaba bajando tan rápido que hizo que su respiración se dificultase.

Después que Hajime atravesase a Eri con su mirada por unos momentos, su vista paso a mirar como si ella fuera una piedra en medio de la carretera. Inmediatamente, Eri estaba estupefacta en el aire como si hubiera sido liberada de las ataduras.

Sin importar la fuente del inhumano instinto demoníaco, como si fuera una mentira, los ojos de Hajime pasaron a ser calmados como si se viesen medios dormidos, la equivoca extraña mirada se dirigió a Freed una vez más. Y entonces, su boca se abrió con una voz tranquila como era de esperarse.

“…Yo acepto la invitación.”

“¿Q-qué?”

Con un instinto demoniaco sin cambio alguno, las palabras que fueron soltadas de la boca de Hajime hicieron que la expresión de Freed se distorsione.

“…Como estoy diciendo, acepto la invitación. Llévanos allí rápido.”

“-… Hmph, deberías haber dicho eso desde el principio.”

Al mismo tiempo que repetía sus palabras, su instinto demoníaco estaba comenzando a disminuir. Aun mientras respiraba con dificultad, Freed hizo una mueca con una expresión de que había recuperado su calma. Y así despertó al enjambre de dragones grises con magia de metamorfosis mientras empezaba a decir el hechizo para abrir la puerta hacía el castillo del rey demonio.
Mientras dirigía una mirada a Eri al lado de Freed quién de manera similar estaba sudando una gran cantidad al respirar con dificultad y Kouki y los otros quienes fueron liberados de su parálisis momentánea, Yue inclinó su cabeza mientras veía a Hajime.

“… ¿Está bien?”

“… Sí. Sí sabemos el lugar entonces podemos usar las llaves de cristal para conectar el espacio, pero el tiempo de retroceso es demasiado largo. Además, el otro lado debería saber también que poseemos la magia de transferencia espacial.” (N/T: Muy atentos a estos datos para más adelante)

“Probablemente ellos han tomado contramedidas, ¿No es así?”

“Seria problemático si ese fuera el peor caso. A diferencia de Sensei-dono y los demás, Myuu y Remia no serían capaces de aguantar el tiempo para compensar el retroceso con su propia fuerza después de todo.”

Como Tio decía, ellos pensaban eso, ellos podrían usar el compás y transportarse debidamente al castillo del rey demonio donde Aiko y los demás estaban capturados.

Pero, a causa de que era un concepto mágico habría problemas con el tiempo de retroceso hasta que la magia sea invocada, para los enemigos que sabían que Hajime y compañía poseían magia espacial, era impensable que ellos dejarían pasar ese tiempo muerto.

Aun así, si solo eran Aiko y los demás, eran un grupo de tramposos así que probablemente podrían aguantar a través del tiempo de retroceso utilizando sus especialidades. Por esta razón, Hajime prefirió utilizar una táctica de aniquilarlos antes, pero Myuu y Remia quienes no tenían poder alguno para pelear… además, ellas estaban encerradas en otra caja, entonces la historia era completamente distinta.

Pensando el peor caso, Hajime tenía que modificar su modo forzoso de hacerlo.

“… Ahora, los guiare al lugar de nuestro señor. No se preocupen, no cometeré ningún error para que con seguridad puedan tocar a sus seres vivientes a medio hacer una vez más. A pesar de que es difícil entender que es lo bueno que le ven a esos repugnantes seres vivientes.”

Freed completó la puerta y al otro lado del espacio conectado, había una gran terraza y un paisaje urbano debajo visible. Parece ser que ellos no se teletransportaron directamente a la sala donde Aiko y los demás estaban, la puerta fue abierta afuera del nivel superior del castillo.

Más de manera que dentro del castillo había una barrera regida para los intrusos. Aún si fuera un aliado no había duda que sería incapaz de transportarse directamente dentro. Viendo las defensas del castillo del rey demonio esta era una contramedida natural.

La expresión de Freed se vio decepcionada al ver que Hajime avanzó hacía la puerta ignorando completamente sus palabras de burla, entonces se dio cuenta de algo y abrió su boca.

“Ah, cierto. Joven hombre, antes de avanzar, quítate tus armas.”

“…?”

Hacía Hajime quién estaba regresando una mirada silenciosa, Freed no pudo esconder su delirio de estar en una posición superior y repitió sus palabras con una mueca entre esto.

“¿Estás escuchándome? Te he dicho que te quites tus armas. Ah, también colócate estos grilletes para sellar tu poder mágico.”

Los grilletes lucían como esposas, esta era igual a una, una vez puesta en Aiko, y Kouki y los demás. A pesar de que Freed disfrazó su invitación, este tratamiento era igual al de un prisionero.
Quizá porque había una amenaza de rehén, Freed hizo una mueca entendiendo eso. Tenía el aire de un fanático religioso desde antes de esto, pero hasta ahora el no parecía ser alguien con una personalidad insignificante. Quizá las repetidas derrotas han distorcionado su personalidad. Posiblemente pasó algo después de la invasión a la capital real que hizo aumentar su fanatismo e hizo que pierda toda cordura…

En cualquier caso, la respuesta de Hajime fue decidida.

“Me rehúso.”

“… ¿Que dijiste?”

“No me hagas decirlo otra vez. He dicho que me rehúso.”

Esas palabras sin ningún entusiasmo hicieron que la expresión de Freed regresase a la de hace un momento, pero en el siguiente momento el dirigió una mirada como si estuviera mirando a algo difícil de entender.

“… ¿Eres incapaz de entender tu posición? Tú no tienes derecho a rehusarte. Si no te quedas quieto como se te es dicho, esa fea madre e hija––” “No te emociones.” “–… ¿Qué es lo que dijiste?”

El tono cliché que estaba intentando amenazar a Myuu y Remia si Hajime no obedecía fue interrumpido a la mitad y entonces Freed levanto sus ojos, una voz tranquila entonces lo alcanzó.

“Crees que tomar a Myuu y Remia de prisioneras, ¿Ha sellado todo de mí? Entiende esto. La carta que estas usando, es una espada de doble filo.”

“Espada de doble filo…”

De Hajime, no provenía ningún instinto demoníaco ni ninguno asesino como antes. Lejos de eso él ni si quiera dejo salir un poco de poder mágico, naturalmente, tampoco estaba usando ‘Fuerza’.

De cualquier manera, cuando ellos se dieron cuenta el dragon blanco Uranos había retrocedido, incluso Freed quién estaba montado encima de su lomo se dio cuenta que su mano estaba temblando. Qué demonios había pasado… sin si quiera tomarse un momento para pensar eso, se escucharon las palabras de Hajime.

Como siempre, era una voz calmada sin ningún rastro de ira u odio, era como la voz robótica de Nointo, pero sin importar los aliados o enemigos la voz fue acompañada de un eco el cual les hizo la piel de gallina otra vez.

“La razón por la que todos ustedes están vivos es por Myuu y Remia… Solo intenta herirla, lo más mínimo posible a alguna de las dos. Y entonces… niños, mujeres, ancianos, noble o pobre, no habrá distinción alguna, la raza llamada demoníaca… los extinguiré sin dejar rastro alguno.”

“––-“

Freed trago saliva. Rodeado por cientos de los ‘Apóstoles del verdadero Dios’, y su señor que era un dios viviente, él debería haber ignorado las palabras de Hajime como imposibles y puro sinsentido el cuál no podría traer problema alguno. Pero, él sentía un extraño poder el cuál era difícil de comprender de esa voz sin emoción alguna e inclusive por un momento el pensamiento de ‘Él podría ser capaz de hacerlo…’ pasó por su mente.

“No sé cuál es tu objetivo para hacer algo como invitarnos, pero yo no tengo intención de ingresar a la base del enemigo con las manos desnudas. Después de todo, quizá todo se termine sin siquiera poder ser capaces de hacer algo. En vez de llegar a una situación como esa, destruir todo alrededor y hundirnos con ello se ve mejor.”

“… ¿Estás diciendo que abandonaras a esa madre e hija?”

“No las estoy abandonando. De cualquier modo, estoy pensando que perder mis armas sería lo mismo que abandonarlas.”

Una escena que normalmente aparece en una historia siendo los personajes principales amenazados a causa de los rehenes y por esto siendo forzados a tirar sus armas como les es dicho, pero Hajime no escogió eso. Él pensó que estaba fuera de juicio para el lado que ingresa al rescatar el mantenerse sin poder alguno por el bien de un resguardo temporal. Esto solo causaría que todos terminaran de la misma manera al final.

Por esto, en este tipo de caso, Hajime eligió aniquilar a sus oponentes incluso si los rehenes no llegasen a escapar con sus cuatro extremidades intactas. Siempre y cuando un rehén este vivo este podría ser curado. Entonces la manera de asesinar al enemigo era racional. La intensa preparación que no podría someter la irracionalidad de Hajime terminó de esta manera.

Por supuesto, esto era algo horriblemente ido de sentido común, de alguna manera esa decisión podía ser llamada un delito. Después de todo, la consideración y cuidado eran lo principal en cuanto liberar a los rehenes. Normalmente, no era irracional pensar que esto estaría bien hecho siempre y cuando el rehén no muriese.

Sin mencionar que si esto ocurría hacía alguien extremadamente importante para estas personas, lo más normal para alguien era dudar y dejar atrás toda lógica y creencia.

“… Como era de esperarse, estás loco.”

A causa de ello, el sentimiento que Freed albergaba era este. Justo cuando él tomó la iniciativa como atacante y se mantuvo en una posición superior, el oponente podía abandonar su base y venir a atacar en vez de ello. Además, la base de esta acción era quién podía ser capaz de aniquilar a su oponente primero. Esta era una raza cobarde. Por supuesto, no podía hacerse nada sobre que Freed dudase de la cordura de Hajime.

A pesar de que este era el caso, había muchos engaños en las palabras de Hajime. Para Hajime, él no pensaba ni por un momento algo como que Myuu sea dañada. De ser posible, él quería traerla de vuelta sin daño alguno. Por esta razón, el no dejaría que lo separaran de sus armas.

Además, él causo a su oponente la impresión de ‘No sé qué es lo que hará si él es arrinconado demasiado’ e intento mantener forzosamente esta carta. Hajime tenía ya aquella impresión mostrada en parte frente a Freed, así que Hajime pensó que la posibilidad de que se salga con la suya era grande. Pero al no saber que podría pasar, también estaba pensando que hacer si esto no fuera bueno.

“Entonces, mientras este hombre loco aún no traiga masas de carne de mujeres y niños de tu raza frente a ti, llévanos rápido al lugar donde se encuentra Myuu.”

“…”

Freed no podía responder. El entendió que Hajime no iba a ceder, pero traer a su enemigo frente a su señor mientras este seguía armado era algo difícil de ser perdonado como su devoto siervo.

A decir verdad, el rey demonio Aruv le dijo que usase a los rehenes para traerlos a él, pero él no dio ninguna instrucción a Freed sobre algo como armas o sellos. A Aruv no le importaba que Hajime estuviera armado.

En otras palabras, el pedido de desarmarlo era la decisión propia de Freed usando su sentido común, pero como era de esperarse, asintió honestamente hacía la demanda de Hajime a causa de la duda.

Allí una Nointo, la ‘Apóstol del verdadero Dios’ quién no decía una palabras hasta ahora los interrumpió.

“… Freed. Deja este tema improductivo. A esa persona no le interesa este tipo de insignificancia. En vez de ello creo que esto podría ser buen entretenimiento. También, mientras estemos aquí no hay posibilidad alguna de que él pueda hacer algo.”

“Kuh, de cualquier modo…”

Dando una mirada a Freed quién seguía oponiéndose, Nointo vio a Hajime con la misma expresión y voz que le había visto antes.

“Mi nombre es ‘Ahat’. Irregular, el análisis de tu batalla con Nointo ya fue determinado. No creas que puedes ganar una batalla contra nosotras por segunda vez.”

‘Por lo tanto si quieres traer un arma solo tráela’, parecía que ella estaba diciendo implícitamente esto. Mirando cuidadosamente, la ‘Apóstol del verdadero Dios’ con la misma apariencia que Nointo se introdujo como Ahat, sus ojos lucían un poco diferentes. Quizá era solo cosa de él, pero para Hajime, parecía ser que dentro se encontraba hostilidad o quizá odio.

‘No creas que puedes ganar una batalla contra nosotras por segunda vez’ –– esas palabras no eran algo de una simple muñeca, probablemente estas estaban llenas de una emoción aún mayor.

Pero tal cosa no importaba a Hajime. Y así, el tranquilamente movió su mirada y se dirigió hacia la puerta con fríos ojos. Era obvio lo que les estaba diciendo, era que se apuraran y lo guiaran.

Freed frunció el ceño hacía tal arrogante actitud, pero en adición a la presión de Ahat, sacudió su cabeza en enojo y se dirigió a la puerta.

Hajime y los demás siguieron por detrás.

En ese momento, la única persona que noto la mano de Hajime brillando por un momento fue Yue quién estaba a su lado.

La gran terraza a la cual la puerta estaba conectada era tan grande como la azotea de una escuela, incluso con todos ingresando aún había algo de espacio. Sin embargo, esto era porque la mayoría de los dragones grises y los apóstoles se encontraban volando.

Los dragones grises volaron justo después de ingresar y los apóstoles también fueron algún lugar dejando atrás solo diez de ellos. Los restantes rodeaban a Hajime ya los demás en alerta.
Al mismo tiempo que la puerta detrás de ellos se cerraba, Freed silenciosamente apunto su barbilla para instarles a seguirlo, Hajime también lo siguió en silencio.

“Kouki-kun, ese monstruo era terrorífico sabeeeeees, consuelameeeee.”

“E-Eri, tú…”

Después que comenzaron a caminar, Eri tomo el brazo de Kouki y lo abrazó mientras parloteaba. Aun cuando ella los había traicionado y ahora ella había tomado a sus compañeros como rehenes de nuevo, no se veía con remordimiento alguno y reía mientras presionaba su cuerpo sobre Kouki.
Ella ni si quiera prestó atención a Shizuku y a los demás alrededor. Claro que ella también ignoro a Suzu quién la estaba llamando. Shizuku y Ryuutaro estaban dirigiendo sus miradas con extremo cuidado, pero ellos no intentaron detenerla. Juzgaron que por ahora era mejor no pelear imprudentemente.

Eri estaba pegada a Kouki, su boca se acercó a su oreja, su aliento estaba soplando en su oreja y le susurró algo con una cara la cual mostraba su excitación. Mirarla era algo insoportable pero incluso Kouki estaba distraído pensando sobre sus compañeros así que no pudo botarla.

De esta manera, ellos caminaron por el largo corredor hecho de piedra cruzando varias esquinas, y entonces en el lugar al que llegaron se encontraba una gran puerta llena hasta el borde con la dignidad que era digna de una entrada que estaba conectada a la sala de audiencia del rey demonio.
Freed hizo una señal hacía la raza demoniaca que estaba frente a la puerta con su mirada. Hacía esto la raza demoniaca coloco sus manos a la parte de la puerta. Justo después de esto, un fuerte sonido hizo eco y la puerta se abrió hacía la izquierda y la derecha.

Detrás de la puerta, la escena que Freed había mostrado usando el ‘Espejo Ermitaño’ se expandió, delante de la alfombra roja ellos podían ver un lugar el cuál parecía un altar y un extravagante trono. Como en la imagen, al lado del trono debería haber jaulas detrás del gran pilar.

Reprimiendo sus corazones, se acercaron hacía el trono vacío. Y la escena era exactamente igual como les mostro la imagen.

Parece ser que las figuras de Hajime y los demás también eran visibles al otro lado. Los compañeros abrieron completamente sus ojos, Aiko y Liliana también se dieron cuenta que la puerta se abrió y tragaron saliva en sorpresa.

Sus expresiones parecían un poco nubladas al ver como Hajime y los demás estaban rodeados por apóstoles, pero viendo a Hajime, tenía un borde de su cara mostrando una sonrisa por primera vez desde que llegaron, las dos tenían ojos llorosos por sus emociones. Y entonces, cuando estaban a punto de llamar el nombre de Hajime con una expresión de doncella obviamente llena de un sentimiento especial…

“¡¡Papaaa––!!”

“¡¡Querido!!”

La madre e hija Myuu y Remia se les adelantó. Y entonces, dejando a lado que Myuu dijo ‘Papá’, que fue lo que dijo Remia, ‘¿Querido?’ Tales miradas peligrosas contenían preguntas miraban hacía Remia y Hajime en ida y vuelta.

Ignorando a ambas quienes eran incapaces de darse cuenta del lugar y tiempo. Los ojos de Hajime se tranquilizaron.

“Myuu, Remia. Lo siento, las he metido en esto. Esperen allí. Las sacaré de allí inmediatamente.”

“Papá… Myuu está bien. He esperado creyendo en papá. Eso es por lo que, ¡No pierdas contra esas malas personas!”

“Vaya vaya, Myuu… Hajime-san. Estamos bien así que por favor, ten cuidado.”

A pesar de que era incapaz de ocultar sus nervios, al momento en el que Hajime apareció, Myuu hizo una sonrisa y sintió calma desde el fondo de su corazón. Viendo hacía Myuu, Remia quién estaba preocupada hizo un cambio de 180 grados al ver la atmosfera tranquila de Hajime.

Freed estaba a punto de abrir su boca para decirles que no hicieran lo que quieran, pero justo antes de que el pudiera hacer eso una voz resonó por detrás del trono.

“No importa qué edad, sigue siendo hermoso, el lazo entre padre e hijo. Yo entiendo por qué yo también lo he experimentado. A pesar que en mi caso era una relación de sobrina y tío como verán.”
La pared detrás del trono se abrió en línea. De allí quién salió era un hombre bien visto con cabello dorado y ojos carmesí. Su edad era pasando la mediana edad. Él estaba vistiendo unas prendas y un manto de color negro azabache de alta calidad y bordado dorado en las mangas, su cabello bien peinado hacía atrás. Varios hilos de su cabello dorado se deslizaban sobre su camisa semi-abierta el cuál le daba un atractivo.

Además de mostrar un atractivo también mostraba una presencia de fuerza juvenil y el peso de un veterano. Había una gran carisma en él que atraía a los que lo miraban. En gran probabilidad, este debía ser el rey demoniaco. Y entonces, él se introdujo a si mismo como el Dios ‘Aruv-sama’.

Hajime sin palabras se quedó mirando a los ojos del rey demonio quién apareció sonriente y gentil. Y cuando estaba a punto de abrir su boca para hablar de manera similar a Freed alguien le interrumpió como una bofetada. De cualquier manera, esto no provino desde la vista del rey demonio, este provino de la aturdida voz a su lado.

“… Mentiras… co… como… es…”

“¿Yue?”

Sí, sin si quiera notar la llamada de Hajime, ella dejo salir esa ronca voz como viendo algo que era imposible de creer la dejo en este estado, era Yue. Ella abrió ampliamente los ojos, viendo hacía el rey demonio.

Hajime estaba a punto de llamar a Yue quién estaba obviamente en un estado anormal, pero luego fue atacado por un extraño déjà vu. El cabello dorado de Yue y sus ojos carmesí. Esos eran…

“Hey, Aleytia… Ha sido un largo tiempo, ¿No es así? Como siempre, eres tan pequeña y linda.”

Aquellas palabras dichas a Yue por el rey demonio interrumpieron el pensamiento de Hajime, ellas estaban llenas de una afección que era impensable como un primer encuentro. Allí, Hajime también lo notó. La apariencia del rey demonio, comparada con la de su amada era similar de algún modo.
Hajime murmuró ‘No me digas…’ dentro de su corazón. Su conjetura la cual no podía poner en palabras fue confirmada por la palabra de Yue.

“… Oji-sama…” (N/T: Oji=Tío)