CoS – Capítulo 21

Modo Noche

Capítulo 21. El Riego de la Fruta

 

Richard no tenía ni idea de cómo se las arregló para ponerse de pie, pero se alejó de la chica y enderezó su cuerpo. Tenía una fuerza física limitada, y para su sorpresa, su cuerpo estaba firme y pesado. Sólo unos pocos movimientos la habían dejado sudando por todas partes, sus extremidades como gelatina. Al ver a Richard ponerse de pie con éxito, casi se muerde los labios hasta el punto de hacerlos sangrar.

¿No dicen que los niños de familias nobles empiezan a aprender la diferencia entre los sexos a los seis años de edad? Un niño de diez años ya sabe todo lo que sucede, y la mayoría de los jóvenes de grandes familias nobles  a sus quince ya han experimentado a más de una docena de mujeres. ¿Por qué Richard no parecía saber nada? ¿Qué estudiante de Sharon no es de una familia muy noble?

“¡Eso es imposible! Es alumno de Su Excelencia. ¡Él debe pensar que no soy lo suficientemente buena!” La joven estaba tan perpleja que accidentalmente reveló sus pensamientos en voz alta.

“¿Cómo es que no eres lo suficientemente buena?” preguntó Richard, desconcertado. Sentía que todo era un sueño.

La niña apretó los dientes, y luego fingió sentirse débil de repente mientras se inclinaba hacia Richard. Viendo su semblante tan débil que estaba a punto de caer en el suelo duro y rocoso, no tuvo más remedio que ayudarla. La niña aprovechó esta oportunidad para presionar sus voluminosas porciones contra él.

Habiendo tratado de ayudar, Richard no pudo evitar respirar con dificultad. La muchacha había usado una mano para agarrar furtivamente la parte inferior de su cuerpo, ¡frotándolo con fuerza!

La sensación que la niña tuvo en su mano le dejó claro que se trataba de una fruta a punto de madurar. Aún faltaba un poquito, pero tardaría algunos meses o un año en hacerlo. Por supuesto que esto se acortaría si se ocupara de ello, y si ella forzaba el asunto, podría empujar a Richard al límite. Después de todo, aunque fuera joven, una fruta era una fruta.

La joven se mordió el labio inferior, evidentemente pensando en algo, pero terminó por no hacerlo. No había encontrado de repente su conciencia ni nada, pero forzar al niño a madurar podría hacerle daño. Aunque las posibilidades eran bajas, las repercusiones inesperadas no eran algo por lo que pudiera arriesgarse.

Así es como finalmente permitió que Richard se pusiera una túnica oscura, y se sentara en la mesa del comedor. Se quedó quieto mientras miraba la carne asada llenando la bandeja de plata de su mesa. Este era su almuerzo, y él recibía la misma cantidad de comida para la cena.

La joven vio a Richard dudando y sonriendo, “¡Come con todas tus fuerzas! Su excelencia tiene un famoso dicho: ‘Hay que tener apetito de dragón para ganarse la fuerza de un dragón’. Es por eso que todos los magos de alto rango en el Deepblue tienen grandes apetitos.”

Mientras que él era el aprendiz de Sharon y estaba lleno de reverencia por ella, Richard estaba escéptico de este dicho. No era sólo la comida y la bebida lo que estaba causando una reacción. Cada olor que entraba en su nariz parecía hacer temblar una vena, y los ojos de la chica brillaban cada vez que pasaban junto a la comida. Se las arregló para permanecer indiferente mientras se sentaba con los codos sobre la mesa y las palmas de las manos sobre su barbilla, él podía darse cuenta de que había más en este almuerzo de lo que observaba a simple vista.

“¿Qué clase de carne es esta?”

“La costilla del Dragón Terrestre Komodo”, contestó instantáneamente la joven.

“¿El alcohol?”

“El alcohol de guerrero, de los enanos cenizas de élite de los valles de llamas furiosas.”

“Ah, ¿entonces qué hay de estos platos?”

“Xelan, Blood Parrot, Kub Berry y Speelan. Estos son los ingredientes principales en muchas pociones fortalecedoras, y han sido cocinados usando métodos especiales. Aumentan la fuerza y la vitalidad”. La muchacha parecía saberlo todo como la palma de su mano, aunque esta no parecía ser su profesión principal. Richard se dio cuenta de que ya estaba casi en el nivel 3; eso no era raro, pero incluso en el Deepblue estos talentos no se encontraban en todas partes.

Richard asintió con la cabeza y le hizo un gesto a la chica: “¡Ven a comer un poco! No puedo comer tanto”.

La muchacha gritó, y luego sacudió apresuradamente la cabeza, diciendo: “¡No, no! Son todos tan caros que no puedo soportar el costo…”

“Entonces tómalo como si me ayudaras a hacer trampa.” Richard dijo con una sonrisa. Sin que su sangre hirviera, era un chico inteligente, y el último año de sufrimiento le había ayudado a madurar rápido.

Sus palabras hicieron que la chica se relajara, pero ella volvió a agitar la cabeza: “No. Sé que lo haces de buena voluntad, pero son recetas especiales para hombres”.

Ella no había mencionado que estos platos también podrían ayudar a los hombres a madurar más rápidamente. Esa es información que se supone que no debe saber.

Richard echó otro vistazo a la chica, y dejó de dudar mientras hacía lo mejor que podía para terminar toda la comida. Comía mucho y rápido, su apretada agenda le impulsaba incluso aquí. Cuando tomó el alcohol fuerte y lo bebió todo de una sola vez, los ojos de la chica brillaron. Fue como ver un árbol casi maduro siendo regado.

Richard terminó toda la comida en diez minutos, dejando los platos plateados tan brillantes que parecía que acababan de ser lavados. Las reacciones de la chica le dijeron que habría otro número llamativo al final de la factura de este mes.

Después del forcejeo en el baño, los sentimientos de Richard por la chica habían cambiado. Recordó el entrelazamiento de sus extremidades y los toques intencionales mientras ella empezaba a empacar los cubiertos lentamente, su mirada hizo que se sonrojase un poco. Su propio cuerpo empezó a calentarse, el suave cuerpo bajo esas túnicas empezó a atraerle con una fuerza misteriosa.

“No he oído tu nombre”, dijo de repente.

El cuerpo de la muchacha tembló y ella miró torpemente hacia abajo, “Erin. Erin Fayla.”

“Bueno Erin, ¿en qué puedo ayudar…? Mejor dicho, ya que me has ayudado con tantas cosas, ¿cómo puedo recompensarte?” Richard escogió sus palabras con cuidado, temeroso de ofender a la chica o de dañar su orgullo. Había heredado la consideración de su madre, y el tiempo que había pasado en el Deepblue estaba empezando a aprender sobre las relaciones sociales.

Erin finalmente levantó la mirada, mostrando una cara sonriente, “Es tradición de Deepblue proveer algo si deseas ganar oro. Sé mucho, así que si hay algo que quieras aprender sobre el Deepblue, pregúntame. Cobraré una tarifa, por supuesto, y se basará en la rareza de la información”.

Después de haber guardado todos los cubiertos, la chica de repente se acercó a Richard y le plantó un beso repentino en los labios. “¡Gracias!” Dijo rápidamente cuando se fue. Viendo los pasos enérgicos y animados de la chica, Richard de repente se encontró de buen humor….

La formación mágica parpadeó con luz mientras las pesadas puertas se cerraban lentamente, aislando el área del mundo exterior. Todo el ruido fue eliminado, y toda la residencia se volvió tranquila. Richard recuperó la calma y comenzó sus estudios del día. El bolígrafo de plumas de pavo parecía extra suave hoy, y la tinta del Infierno de Lorskar que acababa de abrir parecía más seca. Cometió error tras error al dibujar sobre el abismal papel de pesadilla, algunos tan terribles que toda la formación estaba casi desperdiciada. Estos materiales costaron más de 50.000 monedas de oro, y una inscripción exitosa le devolvería 30.000. Esa fue una cantidad igual a todo su subsidio del primer mes.

La pluma no pareció escucharlo hoy, no se detuvo donde él quería puesto que se pasaba por todas partes. Sentía algo raro en él, su corazón latía rápido y anticipaba la cena mucho más de lo normal. Esta formación mágica no era particularmente difícil para él, sólo requería más precisión, pero le tomó mucho más tiempo terminarla que las formaciones más complicadas que había dibujado antes.

“Parece que hoy en día soy menos eficiente, pero eso no es…” Richard estaba muy pensativo. Eficiencia al 25%, Precision le había respondido. Había que decir que este talento a veces no era tan encantador.

Finalmente llegó la hora de la cena, y Erin llegó justo a tiempo. Observó en silencio como Richard se comía todo, y planto otro beso ligero en los labios de Richard. Esta vez ella agarró su mano, poniéndola sobre su pecho. “¡Me debes un oro!” dijo con una astuta sonrisa antes de abandonar rápidamente la residencia.

Un joven escuchaba distraídamente, concentrándose más en la estructura de las entrañas del Deepblue y las multitudes que transitaban, su aguda mirada no dejaba escapar ningún detalle. Incluso hacía una pausa en las lámparas mágicas que daban luz.

Vio la espalda de Erin caminando a la distancia, alegre como una hermosa golondrina. Reflexionando sobre esto, detuvo sus pasos y luego observó el lugar de donde había venido Erin. Era una zona residencial, y largas paredes se prolongaban a lo lejos, había una pesada puerta metálica que se movía con magia. Esto significaba que, asombrosamente, sólo una persona vivía en esa región.

“Usted dijo que esto pertenece al… Sr. Richard, ¿verdad?” le preguntó el joven al viejo mago.

“¡Sí! Richard es el nuevo alumno de Su Excelencia. Puede que sea joven, pero es un verdadero genio. Se nota sólo por su residencia. Ya que sólo dos de sus aprendices tienen residencias tan grandes. Además de eso, hay otro gran secreto…” El viejo mago bajó la voz en este momento, actuando en secreto.

“Oh, ¿qué secreto?” El joven se acercó al viejo mago, su interés se despertó.

El viejo mago miró a diestra y siniestra, y respondió tan suavemente que sólo ellos dos podían oír: “¡El señor Richard es un futuro maestro de las runas!”

“¿Qué? ¡¿No acabas de decir que hace poco cumplió once años?!” exclamó sorprendido el joven.

El viejo mago estaba tan preocupado que le dio un puñetazo: “¡Silencio, silencio! ¡Esto es un secreto! Dije que es un futuro maestro de runas. ¡Uno en el futuro!”

El joven comprendió entonces: “¡Eso es impensable! ¿Quién determinó que tenía el talento para convertirse en un maestro de las runas? ¿Fue Su Excelencia?”

“¿Quién más podría ser?”

El joven sonrió, sacó una pequeña bolsa de monedas de oro y se la dio al mago: “Gracias por contarme un secreto tan importante”.

Estimando el peso de la bolsa, el viejo mago inmediatamente se transportó. Esta información era secreta, pero él ya tenía experiencia en revelarla a cualquier nuevo participante por dinero.

El joven le dio una mirada significativa a la puerta de la zona residencial y luego mencionó al viejo mago: “Ya casi es hora de conocer a Su Excelencia. Vamos, sería de mala educación por mi parte hacerle esperar”.


Lista de Capítulos Facebook

 

Descarga: