CoS – Capítulo 24A

Modo Noche

Capítulo 24-A. Un verano como el invierno

 

El repentino cambio de Erin cubrió el vasto cielo de verano de Richard con neblina. Su cara llorosa y su amarga sonrisa aparecían en su mente a cada momento, y no podía deshacerse de ello sin importar lo que hiciera. Su corazón estaba colmado por su imagen, y sus bendiciones de sabiduría y verdad le aseguraron que cada palabra, cada risa, cada gesto de ella se había grabado en su mente sin ninguna discrepancia. Esto incluía imágenes detalladas de cada parte de su cuerpo, inclusive la parte misteriosa que aún no había descubierto por completo.

La mente siempre estaba sujeta a cambios. Hace unos días cada recuerdo de Erin despertó en Richard la calidez, la alegría y la expectación que le hacía esperar con ilusión el día siguiente. Ahora, a medida que esos recuerdos crecían día a día, esos momentos conmovedores se transformaban en un hierro hirviente que marcaba su joven corazón, dejando un delgado rastro junto a la enorme cicatriz ya presente.

Richard sabía que Erin había cambiado mucho, y también que algo la estaba afectando, pero no sabía la causa exacta. Ella ni siquiera respondía cuando él preguntaba la razón.

Sólo ahora se dio cuenta de que no tenía un solo amigo en el Deepblue aparte de Erin. Incluso como aprendiz de Sharon, él sólo la ha visto tres veces en lo que va del año que lleva estudiando, y sin contar a los grandes magos que ahora le enseñan, la mayor parte de su tiempo lo ha pasado con ella.

La angustia se hacía aún más intensa cada vez que estaba solo, y a veces sufría tanto que sentía como las furiosas llamas le acechaban en sus peores pesadillas. La única manera en que logró estar en paz fue dedicándose al inmenso mundo de la magia y el conocimiento, enfocándose completamente en complejas fórmulas, gráficos, mana y criaturas foráneas.

Este verano, en lo que respecta a Richard, fue tan frío como el invierno. Su desempeño fue excelente en todos los aspectos de su estudio, el nivel de sus obras dejó incluso a los grandes magos experimentados sin palabras con regularidad. Lo único que podían hacer era elogiar la sabiduría de Su Excelencia, incapaz de hacer mayor comentario. Su crecimiento de maná se había duplicado este verano, y probablemente se convertiría en un mago de nivel 2 al final del mismo.

Incluso fuera de la magia su desempeño fue impactante. Filosofía, historia, política, economía, el joven era como un desierto sediento absorbiendo cada gota de conocimiento que llegaba.

Un día, incluso el exigente maestro que le enseñaba arte se quedó en silencio durante mucho tiempo. Richard había entregado la imagen de una chica que sostenía una enorme bandeja de termos, dándole la espalda mientras caminaba enérgicamente hacia un túnel oscuro. Esa silueta congelada atravesó por completo su depresión, pánico y preocupación, el borde de la túnica mágica parecía seguir balanceándose con el viento. No estaba seguro del por qué, pero el maestro sentía que la bandeja de termos era el tema central del arte, los trazos usados para ello eran diferentes a los utilizados para la chica. Aunque la joven parecía estar viva, en realidad la caja parecía estar en movimiento, una pesada roca que hundía el corazón del espectador. El coloreado era simple y claro, todo dibujado por una pluma mágica, pero los numerosos trazos de diferentes profundidades hacían que esta obra de arte fuera impresionante.

Incluso después de una hora de observación, al artista le resultó difícil hacer un comentario. Finalmente, soltó un impulso repentino, diciéndole al asistente a su lado, “Incluso una representación de la realidad, una vez que sobrepasa el límite, puede convertirse en arte. Este es sólo un momento que capturó en el tiempo, pero será grabado para la eternidad.”

El asistente quedó muy impactado. Nunca había esperado que un boceto tan sencillo mereciera tales comentarios del maestro, alguien que se encontraba entre los pocos en la cúspide de la Alianza Sagrada en términos de arte. Algo con tan alta valoración de su parte se podría vender fácilmente por millones en otros mundos, siendo la única restricción del precio el que Richard todavía estuviera vivo y probablemente lo seguiría estando por mucho tiempo. Pero incluso entonces, el chico quizás no volvería a crear algo así en mucho tiempo.

El Maestro tenía sentimientos encontrados. Agitó fuertemente la cabeza después de un largo tiempo, haciendo un gesto de despedida a su ayudante antes de sentarse frente al caballete para contemplar el trabajo. El tiempo transcurrió, y al caer la noche surgió una serie de luces de maná alrededor del maestro para agregar otra fuente de iluminación a la oscura habitación. La tenue luz hizo que el boceto pareciera aún más contagioso, haciendo que el espectador se sintiera como si estuviera en ese oscuro y frío túnel que era vasto e interminable.

“¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que vi un arte como este? Este chico… Su corazón debe haber estado retorciéndose mientras la dibujaba…” murmuró para sí mismo. También fue joven una vez, y el apogeo de su propia carrera artística llegó en medio de su peor devastación. No había sido capaz de encontrar la misma pasión y el mismo impulso que había tenido una vez que la fama y los logros se le presentaron… Parecía ver a Richard mismo a través de esta obra de arte, un hermoso y tranquilo chico que escondía una pasión salvaje dentro de él.

El maestro sintió un repentino impulso de pánico, incapaz de permanecer sentado mientras se ponía de pie y caminaba de un lado a otro. Le llevó una hora entera tomar lo que parecía una difícil decisión en su corazón, y eventualmente se giró para mirar un rincón de la sala de arte.

Allí había una delicada máquina que destacaba del entorno casual. Se usaba para reflejar las cuentas, y se suponía que tenía que encontrar un lugar donde ponerla, pero como era fácil de manejar, simplemente dejó que la costosa máquina permaneciera en el rincón de la sala de arte, sólo la sacaba de entre los restos de papel cuando la necesitaba. Al verlo, naturalmente, recordó sus cuentas mensuales y el Deleite de Sharon.

El legendario mago no había estado tan encantado con él desde hacía meses….

Esta obra de arte… era demasiado realista como para que él fingiera que no provenía de un lugar real. Esta fue una excepción, y una que Su Excelencia le había dicho explícitamente que informara si la veía. Incluso si sólo pensara con los pies, sabría que de no informar atraería la ira de la legendaria maga. Como artista, luchaba un poco por elegir entre su conciencia y el Deleite de Sharon, pero no había duda sobre la elección entre su conciencia y la Ira de Sharon.

Sintiéndose abatido, el Maestro desmontó el boceto, lo envolvió cuidadosamente y salió a toda prisa de la sala de arte.

Descarga: