CoS – Capítulo 4

Modo Noche

Capítulo 4. Verdad

Cuando la pequeña mano de Richard tocó la séptima estatua, las sombras se dispersaron y penetraron en su cuerpo. Por un momento sintió como si estuviera en llamas, todo su cuerpo ardía desgarrando su alma de dolor, manteniéndolo despierto pero llevándolo a la locura. Una sensación helada salió de su cuerpo para colisionar contra las llamas, haciéndole sentir que estaba a punto de ser destrozado.

Apretó sus dientes, demostrando su tenacidad y determinación para resistir hasta que la totalidad de la sombra entró en su cuerpo. Sólo después de que la última parte fue absorbida se relajó, el santuario delante de él empezó a desvanecerse.

Su visión estaba borrosa, pero justo antes de perder el conocimiento pudo ver la hermosa y preocupada cara de su madre. “Tengo dos habilidades, ¡mamá estará muy orgullosa de mí!” exclamó.

Una gran grieta apareció en el altar del ático, el hecho de que un altar tan raro pudiese ser dañado era espantoso. Elaine no se veía nada bien, la sangre goteaba de las esquinas de sus labios, pero a ella le importó poco mientras revisaba el cuerpo de Richard, sólo se calmó cuando vio que no se encontraba herido.

Sin embargo, luego observo una sombra que se asomaba entre las cejas de su hijo, algo que ni la lámpara ni la luz de la luna podían ocasionar desde su posición. Era como una niebla que se movía a través de su frente, no tenía prisa por irse. Los ojos ordinarios no serían capaces de verlo, pero bajo el poder de la quinta luna Elaine podía observarlo, se estremeció mientras intentaba alcanzarlo. Sintió una fría punzada de dolor al entrar en contacto, resultado de una colisión entre la energía oscura y la divinidad de Alucia.

¿”Criatura de la Sombra”? gritó Elaine. Ella apretó los dientes y clavó sus dedos directamente en la sien de Richard y comenzó a cantar el hechizo profecía de recuerdos lejanos. Era un hechizo que nunca había sido capaz de comprender, pero ahora mismo era su mejor carta para liberar a Richard de la amenazante criatura.

Desde que perdió su posición de Oficial Divino, Elaine había perdido todas sus bendiciones y los hechizos de su Diosa. Aun así, sus desesperadas acciones dieron fruto mientras la imagen de un pergamino brillaba ante sus ojos. Mostró un interminable vacío de oscuridad, sin luna, sin estrellas, sólo una energía caótica impregnando el universo. Una gran sombra se vislumbraba dentro del caos, las trayectorias originalmente sin sentido de la energía apuntaban finalmente hacia una posición, su hijo.

El pergamino pasó como un destello por su vista, la breve revelación agotó toda su energía hasta el punto de que ni siquiera podía levantar un dedo aunque lo intentase. Sin embargo, incluso si estuviera llena de fuerza, lo sucedido no la habría dejado en una posición diferente.

Las sombras eran algo diferente a la oscuridad, su energía no formaba parte de la naturaleza. Muchas especies de criaturas sombrías vagaban sin rumbo entre los planos, alimentándose del caos de diferentes mundos. Eran astutos, peligrosos y poderosos, haciéndolos amados y odiados por diversos magos.

La invocación sombría era un arte antiguo y avanzado, que abarcaba desde los hechizos de nivel 6 hasta los de nivel 9, que podían otorgar el control de una criatura sombría al invocador. La oportunidad de fracasar era mínima, pero una vez fuera de control una criatura de la sombra devoraría a su invocador como si fuera la comida más deliciosa que jamás hubiera visto. Cada año había noticias en el continente sobre accidentes donde los magos eran devorados por las sombras.

La criatura sombría que se asomaba entre las cejas de Richard parecía tener alguna indicación de vida, pero no estaba completa. La energía oscura que tenía no era significativa, capaz de ser purificada por un chamán común, pero Elaine observó en su profecía que era un imán para varios seres oscuros, convocándolos a este plano en particular. Aunque la sombra se purificara, sería demasiado tarde; los diversos seres oscuros se habían puesto en marcha, y Richard sería el puente que utilizaron para infiltrarse en este plano.

Una vez que un gran número de criaturas atacaran este plano, Richard sólo obtendría dos resultados. O bien sería asesinado en la violenta colisión de energía, o sería poseído por el más fuerte de ellos y perdería el control de su cuerpo para siempre, convirtiéndose en un recipiente para las criaturas de la oscuridad. Nadie podía comprender las leyes de los planos; estas criaturas podrían tardar unos cuantos siglos en llegar, o podrían llegar en solo un mes.

“¿Cómo paso esto?” Elaine murmuró mientras abrazaba a Richard, sus lágrimas caían sobre ella y su hijo. Levantó la cabeza y miró a la luna creciente en el cielo, y  noto una marca parecida a una mancha de sangre seca que antes no había estado allí. Así que el cambio en la luna produjo el cambio en la ceremonia. Esto probablemente no habría sucedido si aún fuera una chamán de Alucia.

“¿Es este mi castigo?” Elaine pensó amargamente, habiendo perdido todas sus fuerzas para quejarse del destino o lamentarse en la autocompasión. Llevaba a su hijo en brazos, metiéndolo cuidadosamente en la cama. Sus cejas estaban ligeramente fruncidas, pero sus constantes sonrisas hacían parecer que estaba teniendo buenos sueños.

Richard era un chico guapo. Había empezado a perder sus rasgos infantiles, luciendo más guapo y elegante cada día. Elaine contempló con cariño a su hijo, el centro de su vida durante los últimos diez años. Una década representaba un pequeño momento en su larga vida, pero ahora parecía una eternidad. Richard creció bastante despacio, con un aspecto más infantil que otros a su edad, pero esto era de esperar con su sangre de Elfo de la Luna de Plata dándole quinientos años de vida. Sin embargo, la razón de la crudeza añadida a su delicada apariencia era algo que sólo la propia Elaine sabía.

La sombra siguió apareciendo sobre la cara de Richard, haciendo que Elaine suspirara suavemente mientras se despedía con un beso de buenas noches antes de salir de la habitación. Se sentó sola en la sala de estar y observó fijamente el cielo nocturno, acontecimientos del pasado surgían en su mente como si hubieran ocurrido ayer. Esas noches fueron la esencia de toda la pasión, el odio y el amor en el trascurso de su vida, y no podía dejar de pensar en ellas una vez más. La quinta luna acababa de dar paso a la sexta; cuando la séptima se asomaba en el horizonte, sería un nuevo día.

….

El resplandor de la séptima luna ingreso a través de la ventana. Elaine parecía más desgastada que nunca, pero también más atractiva que antes. El espejo en la pared ahora reflejaba una hermosa figura, el aspecto original de Elaine que casi había olvidado durante estos diez años. Era una belleza que sólo los Elfos de la Luna de Plata poseían.

Se levantó, sacando un pedazo de pergamino mágico decorado con estrellas y extendiéndolo sobre la mesa. Entonces sacó una pluma mágica bien sellada extraída de un Griffin, comprobó la exclusiva  tinta a base de sangre de unicornio para ver si seguía funcionando. Quedaba poca tinta, pero tampoco escribía una carta larga, así que era suficiente.

La ligera pluma se sentía pesada en sus brazos y no pudo obligarse a escribir nada por un tiempo. Después que brillo el primer rayo de sol a través de la ventana, se rió y murmuró, “Alguien que destruyó el Palacio de la Luna de Plata será capaz de derrotar a los seres oscuros, ¿verdad? Es más, han pasado diez años…”

Finalmente se convenció de redactar una meticulosa formación de hechizos en el papel antes de escribir un largo nombre:

Gaton Isaiah Satanistoria Archer

La pluma mágica se estremeció en el momento en que terminó de escribir el nombre, su punta brillaba con luz roja mientras llamas ardían sobre su nombre. Lo único que quedó cuando el fuego se apagó fue una marca tenue, casi invisible. Sin embargo, la marca sólo podía ser eliminada si el precioso papel era destruido. Como antigua chamán, ella era consciente del secreto de las líneas de sangre. Las llamas ardientes significaban que este nombre escrito con poder demoniaco había desencadenado el poder de la ley, siendo percibido por el dueño del nombre. Todo lo que ella escribió a continuación sería entregado a la persona en cuestión, más allá de los límites del espacio y el tiempo.

La pluma se detuvo de nuevo, su mano estaba temblando. Esto había probado otra cosa: Gaton realmente le había dado su verdadero nombre. Aunque ni una vez sospechó de él, esta fue la primera vez. Con la ventaja de conocer su verdadero nombre, ella podría echarle la maldición más dañina con un poco de poder demoníaco. Aun siendo un ser legendario no podría escapar del daño, los nombres verdaderos son los secretos más importantes de ciertas líneas de sangre.

“Ese idiota reveló su verdadero nombre”, no podía evitar pensarlo. Pero estos pensamientos fueron fácilmente reemplazados por recuerdos del extenso y decadente bosque. Sus manos se enfriaron, pero ya no temblaban. Escribió sus pensamientos con palabras cortas pero precisas, sólo titubeando una vez más cuando llegó el momento de firmar. Dudó, pero procedió a escribir su nombre con una escritura elegante y refinada:

Elena Moonsong.

El pergamino se quemó intensamente, convirtiéndose en cenizas en un abrir y cerrar de ojos. El mensaje que contenía ya había sido enviado. Elena dejó sus preocupaciones y problemas en ese escrito, luciendo tranquila y hermosa.


Lista de Capítulos Facebook
Descarga:
<