CoS – Capítulo 46

Modo Noche

Capítulo 46. Mountainsea

 

Hubo un gran alboroto en el salón cuando todos se pusieron a discutir, sin necesidad de ocultar su curiosidad.

Llamas ardían en la profundidad de los ojos de Steelrock, una clara señal de que era un santo. Sobre un guerrero de nivel 19, posiblemente de nivel 20, nadie aquí estaba seguro de sus posibilidades en una batalla. Los dos guerreros que el Duque Solam había enviado para proteger a Steven ni siquiera se atrevieron a hacer contacto visual con el hombre; en una batalla real, ambos probablemente caerían ante unos pocos puñetazos de él.

Sin embargo, Steelrock no era el tema central de la conversación. No fue ninguna noticia el hecho que Sharon hubiese subastado un lugar para un estudiante pagado por el Imperio Milenario, pero las élites del continente sabían que la nieta de la Emperatriz Gelan fue quien lo consiguió.

La ascendencia del Imperio Milenario se remonta a los elfos. La familia imperial tenía sangre de elfo, por lo que el imperio también fue reconocido por sus artes, magia y excelentes técnicas marciales que les permitieron ganar fama en todo el mundo. Nadie esperaba que la nieta de la Emperatriz Gelan fuera una chica bárbara, con guardaespaldas bárbaros a su lado. Esto constituía una diferencia demasiado grande. Sólo se dieron cuenta de que la chica con un atuendo raro era ella, cuando Steelrock hizo el anuncio. ¡Eso significaba que la tropa que la seguía estaba formada por guardias de élite del Imperio Milenario!

Una vez que se conoció la identidad de la joven, la gente comenzó a cambiar su perspectiva sobre ella. A pesar de la insatisfacción que algunas élites habían mostrado anteriormente, a partir de ese momento, todas parecieron dignas. Permanecieron humildes, con un toque de orgullo que no era demasiado abrumador. Eran un ejemplo total del comportamiento de los aristócratas. El título de ser la nieta de la Emperatriz Milenaria ya había abrumado a todos los presentes.

La boca de Steven se movió de nuevo, queriendo decir que él también era un estudiante que pagaba, pero no era tan estúpido como para hacer tal cosa. El término de autosuficiencia tenía diferentes connotaciones basadas en quien la usaba: le dio a la joven un estatus imponente, pero a él le haría sonar como una broma.

Steelrock claramente no había terminado de expresarse, queriendo decir más. Miró a su alrededor mientras hacía gestos de apretón con sus manos, evidentemente mostrando que quería pelear y aflojar un poco los músculos. Sin embargo, la joven levantó repentinamente las manos, haciéndole callar inmediatamente. El gesto tranquilizó a todo el salón en un abrir y cerrar de ojos.

La joven cerró los ojos y levantó la cabeza, su pequeña pero puenteada nariz se sacudía continuamente como si oliese algo en el aire. El anciano que estaba tras ella se despertó del sueño, mirando el salón antes de volver a su descanso.

La joven golpeó el brazo de Steelrock con gran fuerza, diciendo: ” ¡Ese olor! ¿Hueles eso?”

Steelrock respiró hondo, el aire entraba fuerte a su pecho, pero su cara inexpresiva implicaba que no olía nada. La joven volvió a cerrar los ojos, empezando a seguir el intangible olor del aire. Otros diez soldados bárbaros la siguieron, sin hacer ruido mientras se movían. Los movimientos de estos soldados seguían el ritmo de una danza tribal, pero con unos pocos humanos que marchaban a su lado, la diferencia de estatura hacía que todo fuera cómico.

Sin embargo, nadie en el salón se rió. Provocar a estos pocos guardias de nivel 18 del Imperio Milenario no es algo sabio.

La joven actuó como si no hubiera nadie a su alrededor, caminando entre las élites e ignorando sus miradas de curiosidad, desilusión y expectativa. Sin embargo, todos los que la precedieron se apresuraron a abrirle paso. Aquellos que fueron más lentos o que no se adaptan rápidamente serían echados como acababa de hacerlo con Steven. La joven golpearía los obstáculos que la bloqueaban sin dudarlo, estuvieran allí a propósito o no.

El pequeño cuerpo de la chica contenía una absurda cantidad de poder. Era prácticamente un gigante primordial, lanzando fácilmente un par de guerreros de nivel 12 a pocos metros de distancia de una bofetada. Nadie se atrevió a bloquear su camino hasta la fuente del olor.

En un rincón de la sala, Richard estaba de pie ante un trozo de piel de lagarto de un mostrador, con lápiz y papel en la mano, mientras calculaba algo. Esta pieza de piel valía 120.000 monedas, y tenía una calidad relativamente buena que podía ser utilizada como medio para una runa elemental.

Sin embargo, la piel era tan grande que una runa completa ocuparía menos del 10% de ella. Ciento veinte mil era demasiado caro para alguien que no quería tomar una sola moneda de Gaton, y Richard no podría permitirse las pérdidas. Por lo tanto, estaba calculando una forma de maximizar el uso de la piel, como utilizarla para fabricar otros productos que pudiera vender para recuperar parte del coste.

La piel del lagarto tenía una forma irregular, lo que indicaba que la persona que la había despellejado en ese momento no estaba muy capacitada. Partes de los bordes se habían vuelto desiguales incluso si la piel misma estaba entera, y algunos de los pasos para procesar la piel serían extremadamente estrafalarios, lo que haría que la forma final fuera aún más extraña. Sin embargo, Richard necesitaba un trozo de piel uniforme para hacer la runa. Por lo tanto, el proceso de separación era también un problema relativamente profundo. Por un lado tenía que asegurarse de que la mejor parte de la piel se utilizara para la runa, mientras que por el otro tenía que asegurarse de que el resto no estuviera demasiado estropeado. Mientras continuaba calculando el mejor plan de acción, el papel mágico ya estaba lleno y abarrotado de números.

Para ser honesto, esta piel no calificaba para la subasta. Nadie sabía cómo había llegado a las manos de la legendaria maga. De hecho, Blackgold había querido deshacerse de ella una vez, pero abandonó esta idea basándose en el principio de que incluso los mosquitos tenían carne. Quería ver si subastarlo podría aumentar su valor.

La descripción de esta piel no era tan detallada como la de los productos de alta calidad, excepto por sus dimensiones y material. Su origen sólo pudo ser marcado como desconocido.

El enano gris sospechaba que esta criatura se había topado con Su Excelencia cuando estaba cazando. No era su objetivo en primer lugar, pero casualmente podría ser utilizado. Sin embargo, no era digno de investigación, por lo que se utilizó un término inútil como ‘desconocido’ para su origen.

A pesar de todo esto, para Richard que tenía dinero y materiales limitados, esta piel era como un regalo de carbón en la nieve. Absorbido en sus números, se volvió ajeno a su entorno. En cualquier caso, esta zona del salón de exposiciones estaba cerca de las tiendas, y no mucha gente estaría interesada en algo que no fuera especial. Podía terminar sus cálculos pacíficamente.

Sin embargo, Richard no se dio cuenta de que de repente se había convertido en el centro de atracción. Pero ser observado por miles de personas sería como ser mirado por un enorme dragón. Empezó a sudar frío y recobró la percepción del entorno, instintivamente levantando la cabeza para mirar al otro lado del salón.

¡Una jovencita vestida de forma única corría hacia él! Su cabeza levantada reveló que ambos ojos estaban cerrados, y que sólo usaba su nariz para olfatear el aire continuamente. Tras ella había otros diez guardias que parecían bárbaros, con unos pocos soldados con armadura lujosa a su lado. Desde el punto de vista de Richard, sus pasos ligeros les hacían parecer que se estaba preparando para robar algo, pero sus instintos le advirtieron del peligro. Había motivos detrás de esos movimientos cómicos, porque incluso con una armadura completa, eran capaces de moverse silenciosamente sin hacer ruido.

Por un lado tenía la atención de todos los presentes y por otro lado al grupo de gente extraña que marchaba hacia él. Richard se puso nervioso de repente. Miró a su izquierda, nadie. A su derecha, tampoco nadie. Estaba claro que él se interponía en el camino de la joven. Como no había nadie a su lado, el objetivo de la joven podría estar detrás de él, pero detrás de él…

Richard se dio cuenta de repente y se giró para mirar la piel de lagarto que colgaba detrás de él. Entonces miró a los bárbaros que estaban detrás de la joven que lo miraban con ira, como si hubiera insultado a su diosa, o como si tuvieran un gran odio contra él.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

 

Descarga:
<