CoS – Capítulo 50

Modo Noche

Capítulo 50. Tiempo de colisión

 

Esta vez Mountainsea no olvidó del término ‘bañarse en oro’ y lo dijo casualmente. Había recordado ser respetuosa con su nueva maestra, pero no se fijó en que el rostro de la legendaria maga se había oscurecido. Por supuesto, aunque hubiera notado algo, habría seguido hablando.

Sharon se rió de repente, sus ojos se achicaron formando encantadoras medialunas mientras la bruma se disipaba. “¿Bañarse en oro? ¿Sólo porque soy una maga legendaria?”

Mountainsea asintió con la cabeza: “¡Sí! Incluyéndote, tendré tres maestros legendarios para mejorar mi trasfondo.”

Sharon sonrió elegantemente en respuesta: “¿Quiénes son los otros dos?”

“Uno es el mayor de mi tribu, y el otro es el Santo Espada del Imperio Milenario,” contestó Mountainsea con deleite, acomodando un mechón de su cabello detrás de sus orejas e inclinando su pequeño rostro. Nadie hubiera pensado que esta chica de Klandor podría irradiar un aura tan femenina.

Sharon dejó escapar una risa, “¿Estás diciendo que tienes conexiones con la Emperatriz Gelan del Imperio Milenario?”

“Ella es mi abuela.”

La sonrisa de Sharon se congeló por un instante, pero luego retornó a la normalidad. Miró a Blackgold, pero el enano gris solo le devolvió una mirada inocente. La información sobre este nuevo estudiante había sido transmitida a Sharon hace mucho tiempo, pero conociendo a la legendaria maga sólo había leído los números que habían dentro e ignorado todo lo demás.

Sharon extendió su esbelta mano y agarró una fruta acuosa más grande que su mano. Quitó su cubierta fácilmente, revelando una carne impecable en su interior. Le arrancó un pétalo y se lo metió en la boca: “Escuché que el Imperio Milenario tiene la línea de sangre de los elfos de alto grado, ¿cómo llegaron a tener una nieta como tú? Viniste del continente de Klandor no hace mucho… Ah, claro, el tercer príncipe de tu imperio, el más joven de los cuatro mejores generales, Greyhawk, lideró un ejército de 50.000 hombres en una expedición a Klandor hace décadas, fue así…”

“¡Oh! Poco después de arribar en Klandor, llevó a su ejército a luchar contra los valientes guerreros de mi tribu en las llanuras de Eaglefall, pero los guerreros totémicos de mi madre no tardaron en derrotarlo y capturarlo. Sólo quería asustarlos, así que soltó a todos los hombres unos días después, pero el príncipe terminó convirtiéndose en mi padre”.

Un sonido crujiente salió de la boca de Sharon mientras rompía las semillas de la fruta con sus dientes. Permaneció inexpresiva al tragar, como si el fruto no tuviera semillas. A veces la legendaria maga tenía una fuerza de mordida equivalente a la de un dragón.

“Eso quiere decir que tu madre también es un ser legendario. Cuatro seres legendarios a tus espaldas, nada mal”.

Mountainsea asintió con la cabeza: “Sí, y con usted serán cinco. El mayor dijo que un trasfondo como ese me haría formidable en casi cualquier parte de Norland. Sólo tendré que mencionarlo cada vez que me meta en problemas y el enemigo se retirará con miedo. Sin necesidad de pelear”.

Sharon se rió y habló con una voz extraña, “¿Por qué siento que estás tratando de reprimirme utilizando a cuatro seres legendarios? Es por eso que no me estás dando ningún respeto. Entonces, veamos, ¿alguno de ustedes que está detrás de ella le interesaría pelear conmigo?”

Rayos de luz se dispararon de los ojos de Sharon, su cabello rubio se elevó en el aire. La luz era tan cegadora que no se podía ver su rostro. Permaneciendo sentada, la legendaria maga observó a las cuatro personas que estaban detrás de Mountainsea.

Los dos guardias refunfuñaron al ser enviados a volar a diez metros de distancia, como si un martillo invisible les hubiese golpeado fuertemente. Fueron estrellados contra la pared, deslizándose hacia el suelo después del impacto. Steelrock también tuvo que retroceder unos pasos antes de gritar y estabilizarse, estaba a punto de atacar mientras miraba a Sharon con la nariz ensangrentada. Sólo el anciano se quedó inmóvil, pero eso no impidió que su cabello volara hacia atrás como si estuviera siendo arrastrado por el viento. Los dos accesorios de huesos que colgaban en su cuello explotaron ruidosamente, emitiendo un fino humo blanco.

Una sonrisa impotente apareció en la cara del anciano mientras abría los ojos, sus labios secos se movían como si quisiera decir algo. Pero sus movimientos eran tan lentos como siempre, a diferencia de la legendaria maga que hablaba con rapidez. Antes de que el viejo dijese algo, Sharon ya había hablado un montón.

“¡Jajaja, finalmente quedaste al descubierto! Aunque no nos hayamos visto antes, el aura de una vieja bestia no puede engañarme. ¡Me despertaste de mi siesta! Chamán Urazadzu, ¿verdad? ¿Qué haces aquí en lugar de estar en el santuario del Río Vastdome, ubicado en las Grandes Montañas Nevadas? ¡Parece que quieres pelear!” Sharon hizo un gesto violento a los grandes magos: “¡Fuera! Mis queridos invitados no deberían quejarse de que gané debido a los números. Oye, viejo, ya llevas unos cincuenta años en el reino legendario, no me acuses de aprovecharme de ti si pierdes. Y esa gran cosa, ¡tú también puedes unirte! Esos dos inútiles no serán capaces de resistir mucho tiempo”.

Los grandes magos se miraron, pero ninguno se movió. Finalmente entendieron la razón por la cual Sharon siempre los llamaba urgentemente cada vez que se reunía con los invitados. Era para mostrar su fuerza, y garantizar números si se producía una pelea. La legendaria maga tenía confianza en el partido actual, así que sólo necesitaba que fueran un público.

Sharon finalmente se puso de pie en medio del caos y se frotó las manos, la emoción llenaba sus ojos. “Ha pasado un tiempo desde que tuve una buena pelea. He oído que los bárbaros prefieren pelear antes que hablar. No estoy de buen humor hoy, así que terminemos rápido. ¡Ataquen ahora, o lo haré yo!”

Urazadzu golpeó su bastón contra el suelo, y detuvo a Steelrock que estaba preparado para atacar. Negó con la cabeza, diciendo: “Excelencia, la razón por la que estoy aquí es para proteger a la chica. También es para mostrarles nuestra mayor sinceridad, si nuestro único propósito fuera encontrar algún mago legendario como profesor de Mountainsea, no habríamos renunciado a una suma tan grande”.

La expresión de Sharon se relajó un poco. El chamán tenía razón; si la chica sólo quería estatus, con el precio de 2.000.000 de monedas podría conseguir casi cualquier mago legendario que quisiera. No todos los magos tenían la capacidad de acumular riqueza como ella.

El chamán vio la vacilación en los ojos de Sharon, y rápidamente aprovechó la oportunidad, “No todos los magos legendarios califican para enseñar Mountainsea. Honestamente, la lista final era muy pequeña.”

“¿Oh? ¿Cuántos?” Se las arregló para atraparla con éxito.

“Dos”. El número tomó a Sharon por sorpresa, pero obviamente estaba encantada. La otra definitivamente se trataba de la Santa Espada del Imperio Milenario, y realmente era alguien comparable a ella.

Esto significó que el Santuario de Azuresnow y la Emperatriz Gelan ignoraron a todos los otros magos legendarios del continente. También puede haber otras razones detrás de esta elección, pero a Sharon no podría importarle menos.

“Bien, bien, anciano; aunque me hayas interrumpido la siesta, tienes un gran gusto bendecido por el Dios de las Bestias, ¡nada mal! El pago demuestra su sinceridad. Muy bien, Mountainsea, ¿por qué tu nombre es tan extraño? No parece un nombre de Klandor”. La mirada de Sharon hacia Mountainsea se había vuelto mucho más suave. Por supuesto, esto no se debió a las palabras de Urazadzu, sino al precio. La enorme suma fue suficiente para ablandar a la legendaria maga en gran medida.

Recién despertada, la legendaria maga estaba de mal humor. Sólo ahora se enfrentaban a la verdadera Sharon.

La respuesta de Mountainsea esta vez fue diferente de aquella que le había dado a Richard: “Los mayores me dijeron que sólo la altura de las montañas y la profundidad de los mares pueden calificar para describir mi riqueza”.

Sharon se cubrió la boca y se rió con modestia: “¿Una riqueza que sólo puede ser descrita por las montañas y los mares? ¿Entonces, estás diciendo que eres más rica que yo?”

Fue una broma muy fría. Los grandes magos sólo pudieron forzar una o dos risas para mostrar su apoyo. Sólo el enano gris tenía una expresión tortuosa en su rostro, atrapado entre la risa y el llanto.

Mountainsea asintió con la cabeza como era de esperar, respondiendo con su habitual franqueza: “Soy una estudiante tuya que está pagando por sí misma; sólo tiene sentido que tenga más dinero. Diez millones no es nada, no tienes que tomártelo en serio. Por supuesto, entiendo porque el baño en oro es preferible al baño con hierro de jade del abismo en Norland.”

La sonrisa de Sharon se congeló, y levantó sus cejas y preguntó con voz dulce: “¿Dijiste que eras más rica que yo?”

“¡Por supuesto!” Mountainsea asintió furiosamente.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

 

Descarga: