DF – Capítulo 95

Modo Noche

Capítulo 95.

Punto de vista de Harold.

Al día siguiente, Harold tenía mucha prisa por resolver el problema del miasma, por lo que decidió ir a explorar la montaña con Liner y los demás desde temprano en la mañana. Mientras que Lifa había terminado con sus preparativos, una de las principales razones por las que Harold decidió partir tan temprano fue porque no sabía qué tipo de banderas activaría si se quedaba más de lo esperado en la residencia de la familia Sumeragi.

Harold tomó la posición de vanguardia para partir hacia el área restringida, mientras miraba con ojos fríos a Itsuki, quien estaba excesivamente preocupado por él y Erika, como una madre que no puede dejar que su hijo vaya a tomar el tren a la capital. Sin embargo, antes de irse, había algunas cosas que Harold quería decir.

-[¿Por qué diablos estás aquí?]-

-[Porque soy la asistente de la señorita Erika.]-

Juno estaba presente en el grupo. Eso no era extraño teniendo en cuenta su posición y sus capacidades, pero todavía llevaba su ropa de cocina, lo mismo de siempre. Su atuendo probablemente no sería adecuado para avanzar entre los recovecos de la montaña. Podría decirse que se aplica a todas las integrantes del equipo, ya que Erika vestía un kimono, Lifa vestía una minifalda y las prendas reveladoras de Colette parecían venir de un país del sur. Todos llevaban la misma ropa que usaban en el juego.

Pero Harold se convenció a sí mismo para que no se molestara con este tipo de cosas nunca más. En lugar de eso, fue más útil confirmar una vez más las acciones y las precauciones que el equipo tomaría en el área restringida.

-[… Lo que sea. Ahora, todos ustedes bastardos, tomen esto.]-

-[¿Que es esto?]-

-[Es la medicina que alivia los efectos del miasma. Bébanlo antes de ingresar al área restringida.]-

Harold le dio a cada miembro algunos de los medicamentos de anticuerpos que estaban almacenados en las reservas de la familia Sumeragi. Había traído un poco más, por lo que probablemente no habría mucho problema, incluso en el improbable escenario en el que la expedición duraría más de lo esperado.

Pero, ¿eso significaba que el miasma no era un problema en tanto existiera esa droga? Bueno, ese asunto no fue tan simple. No importa la cantidad de drogas disponibles, mientras más la consuma, menos efectiva se volvería. Parecía que no había signos de daño en la salud de una persona por inhalar el miasma después de tomar el medicamento por primera o segunda vez, pero los riesgos aumentarían naturalmente si tuvieran más ocasiones para inhalarlo. Entonces, al final del día, esto significaba que los bosques del territorio Sumeragi serían inútiles siempre que no estuvieran libres del miasma.

Esta información había sido obtenida por la familia Sumeragi a través de sus múltiples investigaciones destinadas a encontrar de alguna manera una solución al problema del miasma. Además, era un hecho que no se mostraba en el juego en el que todo lo que se tenía que hacer era tomar la medicina y beberla para completar un evento.

-[Pero, como te advertí ayer, esto no significa que estarás bien si inhalas el miasma por mucho tiempo. Así que terminaremos rápidamente antes de que el medicamento deje de ser eficaz.]-

-[Yo puedo hacer eso. Pero el bosque donde la propagación del miasma es bastante amplio, ¿no?]-

-[Ya tengo una idea aproximada de dónde está el objetivo]-

-[… Maldita sea, seguro que sabes mucho…]-

Aunque Hugo lo miraba como si fuera un extraterrestre, Harold simplemente había obtenido esta información de la historia original. Él había confirmado de antemano que había un lugar en el mapa del territorio que se superponía con uno de los mapas de mazmorra de la obra original, por lo que decidió apuntar primero a esa ubicación. Por supuesto, había algunos lugares donde los mapas de este mundo eran completamente diferentes de los mapas del juego porque estaban en escalas completamente diferentes, pero el método de Harold probablemente sería más eficiente que ir a oscuras y buscar sin pistas.

Pero bueno, tal vez el conocimiento de Harold sobre la historia original le parecía extraño a Hugo y a los demás, que ni siquiera serían capaces de imaginar que este mundo se asemejara mucho a un juego que Harold jugó en el pasado.

Dicho eso, dadas las circunstancias, este no era el momento de retener su personalidad, por lo que Harold no tuvo más remedio que adoptar una actitud desafiante.

-[Por supuesto que sí. ¿Quién diablos crees que soy?]-

-[Es bastante aterrador que realmente pienses que estás haciendo un buen punto.]-

-[Dejando eso a un lado, Liner.]-

-[¿Mhm?]-

-[Será mejor que recuerdes muy bien lo que te dije ayer.]-

-[Umm, ummm… El miasma es peligroso, por lo que no sería bueno si lo respiramos demasiado, y dado que los monstruos están en un frenesí, debemos tener cuidado con eso… ¿es eso?]-

-[Tienes treinta puntos de cien.]-

Harold descartó por completo la respuesta de Liner. Lo que Liner había mencionado fue la premisa de la charla del día anterior, donde le habían contado las mejores formas de evitar los peligros que acababa de mencionar, pero parecía que esa parte no había echado raíces en su memoria. Las maneras tontas que tenía cuando era niño seguían siendo fuertes.

Este era el plan real sobre el que Harold había contado a todos la noche anterior: “Por ahora, debemos hacer hincapié en la velocidad. Quiero acortar lo más posible nuestra estancia en el área restringida para no inhalar demasiado del miasma. Para ello, debemos determinar la ubicación del dispositivo sin perder el rumbo, y no debe pelear más de lo necesario. Si luchas, necesitarás más oxígeno de lo normal, por lo que terminarás respirando más. Además, el miasma tiene una mala influencia en los monstruos y los empuja a un estado frenético. Por lo tanto, debes evitar el combate pase lo que pase, excepto si no tienes otras opciones. De ahí tenemos que tener la máxima precaución cuando busquemos monstruos, debemos agudizar los sentidos para estar siempre atentos al entorno”.

Eso fue lo que dijo Harold, y en realidad, Liner probablemente se acordó de todo eso de alguna manera y simplemente estaba teniendo dificultades para reorganizar la información en su cabeza y ponerla en palabras.

-[Eres un cerdo salvaje. Si ocurre algo, te adelantarás sin siquiera mirar a tu alrededor, y existe el riesgo de que alteres toda la línea del frente en el proceso.]-

-[Uuh…]-

Liner parecía que no tenía palabras, lo que probablemente se debía a que era lo suficientemente consciente de sí mismo como para darse cuenta de que Harold había dado en el clavo. Bueno, además de esos defectos, Liner también era estúpidamente directo debido a su sentido de la justicia, pero ese rasgo de carácter podría decirse que es apropiado para un héroe. Su franqueza seguramente se convertiría en una fuerza para impulsar a sus compañeros en el futuro.

Sin embargo, esta vez, todo el asunto se resolvería rápida y fácilmente siempre que Harold pudiera hacer que Liner siguiera sus instrucciones correctamente, así que le dio una advertencia.

-[Si te encuentras con un monstruo, tu prioridad será evitarlo, no luchar imprudentemente. ¿Lo entiendes?]-

-[¡Sí!]-

Si bien la respuesta en sí misma era afirmativa, si Liner realmente seguiría o no el orden era una historia completamente diferente.

En el costado, Colette dejó escapar un gran suspiro, parecía que también era muy consciente de la personalidad de Liner. Bueno, Harold no creía que hubiera ningún peligro real ya que el equipo era más fuerte de lo que había sido en la historia original, sin embargo, probablemente era mejor tener cuidado de todos modos. El grupo siguió caminando por un tiempo hasta que llegaron a la montaña, donde la entrada había sido prohibida por varios años. Había una valla y un letrero que estaban instalados allí por si acaso, pero era una excusa lamentable para una barrera. Cualquier persona que quiera ingresar puede ingresar.

Sin embargo, eso no pudo ser evitado ya que la superficie que fue ocupada por el miasma era demasiado amplia para ser completamente cerrada. Por otro lado, parecía que las defensas alrededor de las áreas residenciales se habían fortalecido para prepararse contra las amenazas de ataques de monstruos y similares.

-[¿Todos tomaron la medicina?]-

Todos asintieron con la cabeza a la pregunta de Harold.

Habiendo confirmado eso, Harold se dirigió hacia la montaña.

La entrada de la montaña parecía un bosque ordinario, aún no estaba contaminado por el miasma. Sin embargo, por alguna razón, fue ominosamente silencioso.

El único escenario que había surgido en la historia original era que el miasma hacía que los monstruos fueran violentos, pero dado el mal efecto que tuvo en el cuerpo humano, entonces los cuerpos de los monstruos, que también eran criaturas vivas, probablemente no se vieron afectados por tampoco. Entonces, además de empujarlos al frenesí, tal vez el miasma también acortó sus vidas. Eso explicaría el silencio. Si esto era realmente la verdad, entonces era bastante aterrador. Mientras avanzaba por algún tiempo mientras vigilaba el mapa, Harold pronto llegó a un lugar que estaba cubierto por una especie de bruma de color violeta claro.

-[Así que este es el miasma…]-

-[Esta cantidad debería tener poco o ningún efecto. Pero si su cuerpo se siente pesado o entumecido, repórtenlo de inmediato]-

-[¿Qué deberíamos hacer en esa situación?]-

-[Utilizaremos algún tratamiento de primeros auxilios, sin embargo, la magia sanadora también sería efectiva-]-

Harold ya había explicado antes que Juno y Erika estaban allí, y por el momento, el grupo no tendría problemas para acceder a la magia sanadora. Cuando lo pensó, era posible que Juno hubiera sido enviado al grupo precisamente por esa razón, y como ella era la asistente de Erika desde el principio, enviarla fue como matar a dos pájaros de un tiro. Aunque avanzar a través de esta neblina no se sentía tan bien, la eficacia tanto de la medicina de anticuerpos como de la magia de curación ya había sido probada en el pasado, por lo que Harold no tuvo otra opción que creer que todo iba a estar bien.

“Terminemos con esto rápidamente” Pensando en eso, dio un paso adelante sin ninguna vacilación y se abrió paso a través de la vegetación frente a él, mientras apuntaba hacia la selva virgen.

 

◇◇◇◇

 

Punto de vista de Erika.

Desde atrás, podía ver a Harold en la posición de vanguardia, avanzando mientras cortaba su propio camino a través de la vegetación. Aunque el miasma crecía rápidamente, su velocidad de marcha no disminuía; parecía que sabía a dónde iba. Él había dicho que tenía una idea aproximada de dónde estaba el objetivo, pero viniendo de él, eso básicamente significaba que sabía casi con certeza dónde se encontraba la máquina.

Eso fue lo que Erika creyó, porque su situación era la misma de siempre. Harold sabía muchas cosas y siempre mantuvo ese conocimiento para sí mismo. Era muy inusual para él tomar prestada la fuerza de otras personas como lo hizo esta vez. O mejor dicho, “¿realmente estaba tomando prestada su fuerza?” Erika se preguntó.

El brote del miasma fue el problema del territorio Sumeragi, y sólo su problema. En el pasado, uno podría haber especulado que Harold le había enseñado a la familia Sumeragi el proceso de hacer la medicina de anticuerpos para ganar su favor. Pero ahora, oficialmente había roto cualquier relación que tuviera con ellos, por lo que ya no significaba nada.

Además, aunque Lifa era aparentemente indispensable para desactivar el dispositivo, Harold por sí mismo probablemente habría sido suficiente para escoltarla. Naturalmente, podría preparar medicamentos de anticuerpos para sí mismo, y realmente no necesitaba usuarios de magia sanadora como Erika y Juno. Su personalidad no le permitiría hacer nada innecesario, y absolutamente no le dejaría hacer nada inútil.

En otras palabras, ¿eso no significaba que Harold simplemente quería que la gente presente resolviera la cuestión del miasma junto con él? En ese momento, Erika no podía decir realmente lo que eso significaba, pero al menos podía decir que había una razón por la cual Harold se había involucrado personalmente en este asunto.

Se estaba arriesgando para ayudar a las personas que sufrían en el territorio de Sumeragi, y sin embargo, Erika apenas podía ofrecer ayuda, esa realidad le arrancó el corazón. Ella había hecho grandes esfuerzos, quería convertirse en la fuerza de Harold y apoyarlo. Sin embargo, cada vez que se reunieron, una vez más se dio cuenta de la dimensión total de la distancia que la separaba de él. ¿Podría alguna vez alcanzar a Harold sin importar cuántas veces intentara liberarse de este ciclo? Erika se había preocupado desalentadoramente por eso muchas veces en la intimidad de su propia cabeza.

(El joven Harold realmente me necesita para… ¿algo?)

Estaba demasiado asustada para siquiera pensar en esa pregunta. Porque si alguna vez cometía el error de pensar en eso, terminaría entrelazándose en pensamientos sombríos y retrospectivos, lo que la detendría de seguir adelante; Y eso haría que fuera completamente imposible para ella alcanzar a Harold.

(Solo quiero evitarlo a toda costa, por eso quiero siempre mantenerme firme y dar lo mejor de mí, pero ¿por qué es tan doloroso seguir andando ahora?)

Erika se estaba dando cuenta de que es débil. Ella había pensado que si podía convertirse en la fuerza de Harold, entonces no importaba si nunca volvía a mirarla. Sin embargo, eso no era más que una mentira, ella solo estaba siendo hipócrita. Cada vez que se alejaba mucho, ella quería que él mirara hacia atrás, quería que él la mirara, y ese sentimiento se hacía más y más fuerte todo el tiempo. Temía que él se fuera de su alcance, y ella siempre gritaba “¡No te vayas!” En un rincón de su corazón.

Ella no mostró nada en la superficie, pero era simplemente demasiado difícil para ella contener el amor que sentía hacia él. Cuanto más pensaba en estas cosas, más clara era su propia incompetencia para ella, y eso le cortaba el corazón. ¿Cómo podría una mujer débil como ella, que ni siquiera podía superar sus propias debilidades, ser capaz de estar junto a Harold?

-[Oye.]-

Una voz aparentemente malhumorada interrumpió los pensamientos de Erika. Sintió que su hombro se sacudía ligeramente, y la cara de Harold apareció de repente ante ella.

Eso fue tan brusco que Erika se encontró incapaz de hacer nada más que pestañear.

-[Oye, ¿no puedes oírme?]-

-[… Ah, no, mis disculpas. Estaba pensando en algunas cosas…]-

Cuando recuperó los sentidos, Erika se sorprendió y dio una respuesta evasiva a la pregunta de Harold. Antes de darse cuenta, había caído hasta la parte posterior del grupo. Parecía que había sido literalmente retenida por sus pensamientos.

Harold no dijo nada y se limitó a mirar fijamente su rostro. Lo que la hizo pensar, ¿cuándo fue la última vez que la miró a los ojos de esta manera?

-[Estás-]-

Aunque Harold comenzó a decir algo, no pudo terminar su declaración.

De repente, empujó poderosamente a Erika hacia él con su brazo izquierdo. Luego la rodeó con su brazo y la abrazó. En el momento en que se dio cuenta de eso, Erika quedó petrificada por la confusión y el nerviosismo; ella no pudo hacer nada. Su corazón latía tan rápido que parecía que iba a explotar. Ella pensó que podía escuchar el sonido de su propio latido del corazón.

Dentro de la confusión, Erika podía sentir perfectamente el calor de Harold. Su cara estaba enterrada en su pecho, y su brazo izquierdo estaba alrededor de su espalda, sosteniéndola fuertemente y evitando que se moviera. Aunque no podía respirar bien, todavía se sentía bastante cómoda en esa posición.

(Espera, ¡¿qué pasa conmigo?!)

Se sentía avergonzada mientras su cara se estaba poniendo roja por los rudos pensamientos que ella estaba teniendo, como “si el tiempo pudiera detenerse en este momento”, y cosas por el estilo. Ella ni siquiera sabía por qué estaba ocurriendo esta situación en primer lugar.

-[Tch, el miasma se ha vuelto tan denso aquí, que ni siquiera sé si hay algún sentido para la búsqueda de los monstruos.]-

Harold habló cerca de la oreja de Erika. El miasma ciertamente restringió el campo de visión en una medida terrible.

-[Lo siento, no lo noté.]- (Francis)

-[Señorita Erika, ¿estás bien?]- (Juno)

Caminando hacia ellos dos estaban Francis y Juno. Según sus palabras y comportamiento, parecía que un monstruo había atacado desde la espalda de Erika, por lo que Harold la había atraído hacia sí mismo y luego había matado al enemigo.

Sin embargo, Erika no podía mirar detrás de ella para confirmarlo ya que todavía la estaban abrazando. Además, como esto no era desagradable, no podía decirle a Harold que quería que él la soltara. Sin embargo, ese abrazo no duró mucho. Harold pronto aflojó la fuerza en su brazo y se separó de Erika.
Apenas logró de alguna manera evitar dejar que un reacio “¡Ah!” Escapara de su boca. En cuanto a Harold, una vez más la miraba fijamente. Sólo de eso, la cara de Erika estaba casi hirviendo.

-[Erica-]-

-[… ¿Sí?]-

-[¿Entiendes la situación en la que estás? Este no es momento de perderse en tus malditos pensamientos.]-

-[Lo siento…]-

Ese regaño fue solo natural. Erika se puso aún más triste ya que ni siquiera había podido cumplir con las advertencias que le habían dado de antemano. Sentía que iba a romper a llorar si se dejaba llevar un poco.

-[… Si lo entiendes, apúrate y muévete ya.]-

Por sus palabras, Harold parecía estar molesto. Sin embargo, al mismo tiempo, agarró la muñeca de Erika y comenzó a caminar hacia adelante mientras tiraba de la mano.

-[¿Qué? Umm… Joven Harold?]-

-[Cállate. Sólo calla y sígueme.]-

-[S-sí.]-

“Él es tan astuto, ¿o tal vez solo estoy siendo tonta?” Erika se preguntó.

Aunque ella había estado pensando en lo doloroso y difícil que era estar sólo a su lado, con solo unas pocas palabras, él la había hecho sentir como si quisiera seguirlo a cualquier parte del mundo. Harold probablemente no había tenido la intención de dar ningún significado más profundo a sus palabras, pero aún había llenado de energía a Erika.

-[… Realmente es astuto.]-

Mientras Erika murmuraba en una voz tan baja que nadie más podía oírla, ella miró al suelo con lágrimas en los ojos y una amplia sonrisa en su rostro.