DE Libro 2 – Capítulo 10

Modo Noche

Libro 2, Capítulo 10: Pantano del Monte Este.

En el bosque montañoso fuera de la Ciudad de la Prefectura Oeste.

Ji Ning, Mowu, y su criada Hoja de Otoño estaban cada uno sentados en las espaldas de una ferobestia negra. Esta bestia tenía la forma de un leopardo, y su cuerpo estaba cubierta en tenues patrones como de leopardo. Tenía un solo cuerno en su cabeza. Esta era un tipo de bestia extremadamente feroz. Podía escalar montañas como si fueran terreno plano, y era extremadamente rápido. Era una montura excelente, pero por supuesto, era un poco inferior a una bestia monstruosa domesticada.

Dado el estatus de Ning, estaba siendo bastante discreto usando este tipo de montura.

“Ciudad de la Prefectura Oeste.” Ning se volteó a mirar atrás, observando la enorme y distante ciudad. Había vivido allí desde que era joven.

“¡Vámonos!” gritó Ning.

Con una patada a la cintura de bestia montura, la bestia inmediatamente dio un salto adelante a galopar, mientras que Hoja de Otoño y Mowu rápidamente montaron sus propias ferobestias negras detrás.

-————–

El invierno pasó. Llegó la primavera.

En un área de hierba dentro de una villa montañosa, había decenas de hombres vestidos de pieles moviéndose adelante felizmente, la mitad de ellos cargaba cosas en postes sobre sus hombros.

“¡Tío Dala!!” Un claramente inexperto joven blandiendo una lanza llamó emocionado, “Antes de esto, nunca nos dejaste visitar el Pantano del Monte Este, y dijiste que el Pantano del Monte Este era extremadamente peligroso. Pero esta vez… No encontramos ningún peligro del todo, y logramos atrapar tantos pescados. Será suficiente para que nuestra tribu coma por un largo tiempo.”

Una figura heroica y parecida a un oso junto a él se rió. “Ah Yi, nos trajiste buena suerte. Esta vez en el Pantano del Monte Este ningún miembro de la tribu murió. Esto es muy poco común. Sin embargo, no subestimes el Pantano del Monte Este. El Pantano del Monte Este es uno de los lugares en esta área con más Bestias Mágicas con un área de diez mil kilómetros cuadrados. Pero por supuesto, los peces del Pantano del Monte Este son innumerables también.”

“Ah Yi, esta es la primera vez que has venido a pescar con nosotros. Después de algunos viajes más, sabrás lo peligroso que es. Cuando regresemos, necesitas ejercitarte más y refinar tu ki. Solo cuando seas fuerte serás capaz de vivir una vida larga.” Un hombre de un brazo junto a él rió.

“Ah Yi ya no es un niño. Esta vez, cuando regresemos, necesitamos encontrar una mujer para Ah Yi. Consigamos unas buenas pieles y vayamos a una de las tribus vecinas para intercambiarlas por una mujer fértil con un gran trasero.”

“Consigue algunas mujeres más, para que puedan dar a luz a más niños.”

Los hombres mayores estaban todos metiéndose con este joven.

Justo en este momento, de los arbustos cercanos, una bestia monstruosa con un pelaje negro yacía en espera. Su pelaje era extremadamente suave, y el contorno de su cuerpo era liso y elegante. Parecía una pantera de algún tipo. Un tenue toque de verde podía ser visto en sus ojos, y su cuerpo era de casi siete metros de largo. Su peluda melena era extremadamente dura, y tenía la forma de un anillo de púas circulares.

Estaba esperando. Esperando por una oportunidad.

“No se preocupen por eso. Encontraré una yo mismo.” Ah Yi dijo rápidamente. Estaba un poco avergonzado, y su rostro se estaba poniendo rojo.

“Jaja, tiene pena.”

Los hombres mayores rieron.

Repentinamente…

“¡Roaaaar!” Una figura negra borrosa repentinamente dio un salto, arremetiéndose directamente contra el miembro de la tribu más cercano, un hombre que estaba cargando un poste.

“¡Monstruo!” Los otros miembros de la tribu rápidamente rugieron de rabia, y las lanzas en sus manos estocaron hacia adelante. Habían entrenado arduamente desde su juventud, y habían estado refinando su energía interna por decenas de años, y ahora poseían gran fuerza. “¡Bang!” Las garras de la enorme figura negra borrosa fácilmente arrasó las lanzas golpeándolas a un lado.

“Rápido.”

“Mátenlo.”

Los miembros de la tribu circundantes rugieron todos de furia, atacando también con sus lanzas. Como una pequeña tribu, no poseían ninguna técnica Inmortal profunda, haciendo que armas del tipo lanza y armas largas fueran extremadamente populares entre ellos. Mientras que entrenaran algunos movimientos simples cada día, después de una decena de años, su poder aún sería extraordinario.

“¡Hua!” Parándose sobre las armas largas, la enrome figura negra borrosa fácilmente saltó y arremetió al centro del grupo de miembros de la tribu.

Estos miembros de la tribu con frecuencia iban al Pantano del Monte Este para pescar, y por lo tanto, eligieron un camino de regreso relativamente seguro, uno en el que rara vez se encontraban bestias monstruosas. Pero la cautela estaba imbuida en sus huesos, así que los miembros de la tribu cargando los postes con cargamento estaban todos en el centro, mientras que los guerreros tribales poderosos con armas estaban en el perímetro exterior.

“¡Un monstruo!” El hombre de un brazo gritó apresuradamente. “Cuidado.” Mientras hablaba, blandió un solo sable, arremetiendo contra la figura borrosa negra enorme.

“¡Muere monstruo!” El más poderoso de los guerreros tribales, el que parecía un oso, ‘Tío Dala’, también blandió su gran hacha larga mientras sea arrojó hacia la figura borrosa negra.

“¡A matar!”

Los miembros de la tribu cercanas se estaban volviendo locos.

Todos ellos sabían lo poderosos que eran los Tigres Bi’an. Justo entonces, seis poderosos guerreros rodearon y atacaron a este Tigre Bi’an, pero fácilmente se había parado sobre sus armas y luego saltó al entro, haciendo que todos ellos entendieran… Que este era seguramente mente una bestia monstruosa extremadamente aterradora que ya había alcanzado la cima del nivel Houtian. Hoy, era posible muchos de ellos morirían.

“Grrrrrrrrrr.” El Tigre Bi’an rugió furiosamente. A diferencia de antes, cuando se movió rápidamente, esta vez se quedó dónde estaba, atacando salvajemente.

¡Clang!

El hombre de un brazo salió volando hacia atrás por el choque, Mientras que el Tío Dala continuó atacando hacia abajo con su gran hacha mientras rugía salvajemente. El Tigre Bi’an también había notado que este humano que blandía la gran hacha era el más peligroso del grupo, así que no le prestó atención a los demás guerreros tribales, usando sus afiladas garras para atacar directamente la gran hacha, haciendo que su trayectoria se alterara. Sin embargo, la gran hacha aún cayó en el flanco del Tigre Bi’an, dejando una enorme herida. Solo que, los músculos alrededor de la herida del Tigre Bi’an se apretaron, y muy poca sangre salió. El problema principal era que la gran hacha no había logrado hacer una herida lo suficientemente profunda. Al mismo tiempo que el Tigre Bi’an empujaba la gran hacha a un lado, rugiendo, abrió su enorme boca y mordió hacia el Tío Dala.

“Tío Dala.” El algo estupefacto joven, Ah Yi, estaba impactado y gritó.

“¡Dala!”

“¡Dala!”

Los miembros de la tribu cercanos estaban todos preocupados también.

Repentinamente…

“¡Shua!” Salgo destelló pasando como un meteoro brillante desde lejos, inmediatamente penetrando el cráneo del Tigre Bi’an, luego volando por el otro lado perforando un enorme árbol… y luego salió por el otro lado del árbol también.

“Grrr.…”

El Tío Dala cayó al suelo, con el cuerpo masivo del Tigre Bi’an sobre él, sangre cubría el rostro del Tío Dala.

“Tío Dala.” El joven, Ah Yi, inmediatamente se acercó corriendo. Estaba a punto de llorar.

“Estoy bien.” Ese poderoso miembro del a tribu se quitó el Tigre Bi’an de encima, luego se paró frotándose la cara, dándose cuenta que estaba cubierta de sangre. “Esta no es mi sangre. Es la sangre del Tigre Bi’an.”

El hombre de un brazo se acercó y le dio una mirada también, primero viendo el cuerpo del Tigre Bi’an, y luego al árbol cercano. Sus pupilas se contrajeron, y murmuró, “Para que una flecha penetrara por el duro cráneo del Tigre Bi’an, y luego a través del árbol madera de flecha negra… Es simplemente aterrador. Además, el Tigre Bi’an sufrió el impacto en medio de su salto. Esta habilidad con el arco…”

“Definitivamente un arquero divino.”

“Un arquero divino disparó esta flecha.” Todos los miembros de la tribu observaban el cuerpo del Tigre Bi’an, luego miraron a lo lejos en la dirección general de la que había venido la flecha, y donde el arquero divino debería estar.

¡Hua! ¡Hua! ¡Hua!

Tres figuras salieron de lo profundo del bosque montañoso. Los miembros de la tribu miraron cuidadosamente… Y pronto fueron capaces de verlos claramente. Tres personas, montando unas ferobestias negras extremadamente atractivas. Las ferobestias negras se movían por las laderas de la montaña como si estuvieran en tierra plana y rápidamente llegaron donde los miembros de la tribu.

“Uh….” Viendo las tres personas frente a  ellos, todos los miembros de la tribu estaban impactados.

Estaban montando ferobestias negras atractivas, y vestían ropas de piel de bestia hechas de manera hermosa y extremadamente meticulosas. La persona al frente era un joven aparentemente muy joven y atractivo, mientras que a su lado había una chica extremadamente hermosa. Los hombres juraban a sí mismos… Que no podrían encontrar una chica tan hermosa como esta en su tribu Aunque estaba vestida en ropas de guerrero, no podían ocultar su belleza. En cuanto al hombre al otro lado del joven, emitía un aura feroz y fiera, haciendo que los corazones de estos miembros de tribu se acobardaran.

“Hu.” El hombre mayor se bajó de su ferobestia negra, caminando hacia el alto y grueso árbol de madera de flecha negra.

“Joven Maestro.” El hombre caminó junto al joven, respetuosamente ofreciéndole la flecha.

Ji Ning la aceptó.

A pesar de que habían preparado muchas flechas como esta para esta expedición de aventura, si abandonaban cada flecha que disparaban, probablemente se les acabarían pronto. Estas eran flechas extremadamente buenas… Podían usarse múltiples veces.

“Honorable joven maestro.” El miembro de la tribu de un brazo dio un paso adelante, inclinándose respetuosamente. “Gracias por actuar para salvarnos. ¿Podría preguntar si hay alguna manera en que nuestra Tribu Piedra de Metal pueda servirle, joven maestro?”

Los otros miembros de la tribu no se atrevían a hacer ningún sonido.

Alguien que traía consigo una criada y un sirviente mientras se aventuraba…Está claramente no era una persona ordinaria. Y además, se le habían referido como ‘joven maestro’ hace un momento. Alguien a quien se le refería respetuosamente como ‘joven maestro’ era en general el hijo de un líder tribal de una gran tribu con decenas de miles de miembros Claramente, este joven debería pertenecer a una tribu extremadamente grande.

“¿Están familiarizados con el Pantano del Monte Este?” Ning, montado en una ferobestia negra, les preguntó.

Los miembros de la tribu se miraron los unos a los otros.

¿Por qué estaba este joven maestro yendo al Pantano del Monte Este? ¿Definitivamente no podía ir para pescar como ellos, cierto? Definitivamente sería muy peligroso.

“Yo lo estoy.” El poderoso Tío Dala de piel oscura dio un paso adelante. “He estado pescando en el Pantano del Monte Este por decenas de años ya, y estoy muy familiarizado con el lugar. Joven maestro, si deseas ir al Pantano del Monet Este, puedo llevarte.”

“Excelente.” Ning, montado en la ferobestia negra, rio y luego con un movimiento de su mano, arrojó una ‘cabeza de bestia’ en oro. “Entonces ven conmigo.”

Aceptando la cabeza de bestia en oro, los ojos del Tío Dala inmediatamente se iluminaron. Esta cabeza de bestia en oro, pesaba exactamente diez libras sería más que suficiente para que su hijo viviera por el resto de su vida. Inmediatamente se lo dio al hombre de un brazo cercano. “Ayúdame a regresarlo y dáselo a mi hijo mayor. Si muero, entonces ayúdame a cuidar a mis tres hijos pequeños.”

“De acuerdo.” El hombre de un brazo asentó.

“Reporta tu nombre.” dijo Ning.

“¡Honorable joven maestro, puedes llamarme Dala!” El Tío Dala dijo respetuosamente.

“Dala, móntate en la ferobestia negra de ella.” Ning apuntó a la montura de Hoja de Otoño. “Hoja de Otoño, ven a sentarte conmigo.”

“Si, joven maestro.”

Hoja de Otoño se bajó de un salto, luego inmediatamente se montó en la ferobestia negra de Ning, luego puso sus brazos alrededor de la cintura de Ning. Había servido a Ning desde que nació, y eran tan cercanos el uno al otro como hermanos reales. Además, como la criada personal de Ning, esencialmente se había determinado hace mucho que ella era la mujer de Ning, y por lo tanto no había tabúes entre ellos.

El Tío Dala, aguantando su respiración, cuidadosamente se montó en la ferobestia negra. Jamás había montado tan buena montura antes.

“Vámonos.”

Ordenó Ning.

¡Hua!

Ning y los demás montaron las ferobestias negras, rápidamente desapareciendo en los bosques montañosos.

“Tío Saber.” preguntó frenéticamente el joven Ah Yi. “El Tío Dala se lo llevarán al Pantano del Monte Este. ¿Será peligroso?”

El hombre de un brazo asentó. “No son como nosotros. Ese joven es definitivamente el hijo de un líder tribal de una gran tribu, y ha recibido la mejor instrucción desde que era joven. Esa flecha fue probablemente lanzada por él. ¡Probablemente ha venido al Pantano del Monte Este por una ceremonia de iniciación y aventura! Tiene que matar un cierto número de bestias monstruosas, pero el Pantano del Monte Este es un área demasiado grande y complicada. Solo basándose en un mapa no es suficiente, así que preguntó al Tío Dala que lo guiara.”

“¿Ceremonia de iniciación? Pero ese joven no es un adulto aun.” dijo Ah Yi.

“Algunas personas se ven mayores a su edad, otros se ven más jóvenes.” El hombre de un brazo dijo.

En Realidad, en este momento, Ning apenas tenía once años de edad, aunque ya medía 1.7 metros de altura, la misma altura que en su vida pasada.

“Pero ese joven maestro era muy benevolente” El hombre de un brazo suspiró. “Justo entonces, cuando el Tigre Bi’an nos emboscó, si ese joven maestro no hubiera intervenido… Muchos de nosotros probablemente hubieran muerto, ¡Y el primero en morir hubiera sido tu Tío Dala! Habiendo sido rescatado, tu Tío Dala los guiará, incluso si le cuesta su vida. Además, el joven maestro le dio una cabeza de bestia en oro. ¡Diez libras!”

“De prisa, de prisa, de prisa.” El hombre de un brazo gritó repentinamente. “Corten el cuerpo de ese Tigre Bi’an y llevémoslo de regreso.”

“Rápido.”

“Vamos.”

Uno tras otro rápidamente sacaron sus cuchillos y hachas, desmembrando rápidamente el cuerpo del Tigre Bi’an, y luego continuaron con su viaje.