DE Libro 2 – Capítulo 12

Modo Noche

Libro 2, Capítulo 12: Comienza una masacre.

El Rey Rino Acuático, sentado en su silla de piedra, observó al guardia acorazado calvo. Estirando su enorme mano, agarró a un joven amarrado cerca, colocando al joven sobre su pierna. El joven, sobre la pierna del Rey Rino Acuático, era como un pequeño muñeco, sin ninguna habilidad para resistir. El joven gritó de dolor, “Te dijo que fueras a capturar personas, así que hazlo. Todo lo que tienes que hacer es capturar mil personas. Oh poderoso Rey Rinoceronte Acuático, los dos que acabamos de capturar, más los diecinueve que te comiste antes, significa que ya le he ordenado a mis subordinados capturar quinientos ochenta y tres humanos para ti.”

“No te preocupes.” La voz del Rey Rino Acuático aún estaba muy baja y gruesa. “Yo, El Rey Rino Acuático, haré lo que prometo. Después de que captures mil personas, definitivamente te perdonaré.”

“¡Calvito!” El Rey Rino Acuático observó con sus masivos ojos al guardia acorazado calvo. “No intentes usar el nombre del clan Madera de Hierro para intentar asustarme. Aquí en el Pantano del Monte Este, cada año, ¿Cuántos discípulos del clan Madera de Hierro y el clan Ji mueren? Vinieron a aventurarse en el Pantano del Monte Este. Si te mueres, ¡Te mueres! Incluso si este suave ‘joven maestro’ de tu clan Madera de Hierro realmente tiene un estatus extremadamente alto, si los mato a todos ustedes, lo más probable es que tomaría un largo tiempo antes de que el clan Madera de Hierro se diera cuenta de ya están todos muertos,  ¡Y no serán capaces de encontrar quién fue el asesino!”

Los Guardias Azules solo podían apretar sus dientes.

El Rey Rinoceronte Acuático rió, y con un movimiento de su mano, arrojó al ‘joven maestro’ amarrado del Clan Madera de Hierro al suelo nuevamente.

“Todos ustedes, salgan y capturen más personas. Vayan a capturar más, rápido. Captures más de estos insignificantes campesinos.” Yaciendo en el suelo, el ‘joven maestro’ del clan Madera de Hierro rugía molesto.

“Pero joven maestro.” El guardia acorazado calvo dijo frenéticamente, “Ya capturamos prácticamente a todos los cazadores y pescadores aquí en el Pantano del Monte Este. Incluso si hubiera más… Solo serían unos pocos más. Va a ser muy difícil alcanzar cuatrocientos.”

El joven maestro del clan Madera de Hierro, yaciendo en suelo, rugió ferozmente, “Entonces encuentra una tribu. Quien se resista mátenlo. Trae a los demás aquí. Deberías ser capaz de encontrar algunos cientos de personas en una tribu, ¿Cierto?”

“¿Masacrar una tribu?” El guardia acorazado calvo estaba impactado.

“¿A qué le tienes miedo?” El ‘joven maestro’ del Clan Madera de Hierro rugió, “Si tienes miedo, ¡Entonces ve al territorio del clan Ji! Ve a masacrar un clan en el territorio del clan Ji. Mata cualquiera que se resista y trae a los demás de vuelta.”

El guarda acorazado calvo apretó sus dientes. “¡Sí!”

Si fuera el caso de dos grandes fuerzas enfrentadas en combate o una orden de su maestro en circunstancias normales, no dudarían para nada en matar. Pero ahora estaba sirviendo a una Bestia Mágica para torturar y matar otros humanos… Esto causaba que los valientes guardias acorazados sintieran una vergüenza incomparable.

“Jaja…” El Rey Rinoceronte Acuático rió fuertemente con su voz como el trueno. “Bien, bien, bien. Después de que captures a mil humanos, definitivamente te perdonaré.”

“¡Boom!”

El Rey Rinoceronte Acuático se frotó su estómago lamiendo sus labios. “Acabo de comerme a un hombre. ¡Y ahora tengo hambre otra vez! ¿A quién me debería comer?” El Rey Rino Acuático pasó su mirada hacia los demás, y de inmediato las personas que estaban amarradas cambiaron la mirada en sus rostros. Los ojos de muchas personas estaban llenos de miedo.

Habían presenciado personalmente como esta Bestia Mágica se comió a alguien vivo hacía un momento. No tenían miedo de la muerte, ¡Pero ser comido una mordida a la vez era un tipo de infierno!

“¿Um?” La mirada del Rey Rino Acuático se posó sobre el distante Ning, y sus ojos se iluminaron. “Um, la piel de ese joven humano es tan limpia y delicada. Parece muy joven. Su carne definitivamente será deliciosa. Rápido, alguien tráigamelo.” Mientras hablaba empezó a babear.

“Joven Maestro.” El Tío Dala miro frenéticamente hacia Ning. Había diez Guardias Azules junto a ellos.

“Muévete.” Un Guardia Azul agarró las ropas de piel de bestia de Ning.

Ning se volteó y observó al Guardia Azul. Con un movimiento de su mano derecha, mandó una palmada hacia el pecho del Guardia Azul. Bang… Un bajo sonido resonó, y el Guardia Azul fue enviado volando lejos por el aire. Sus ojos estaban enormes y salidos, y su boca estaba abierta completamente. Su rostro estaba rojo. ¡Bang! Sangre Fresca salió de sus órganos destruidos. Cayó dentro de un pantano húmedo a más de cien metros, y mientras lo hacía, levantó un montón de agua y luego se hundió, sin moverse para nada. Claramente, estaba muerto.

“Servir voluntariamente como las garras y colmillos de una Bestia Mágica y herir a aquellos de tu propia raza… ¡Mereces la muerte!” Una fría voz resonó.

Completo silencio.

Los más de cien personas que estaban amarrados en lo alto de la colina, al igual que los más de cien Guardias Azules, e incluso la Bestia Mágica sentada, el Rey Rinoceronte Acuático, se voltearon todos a ver al joven aparentemente frágil.

¿Una sola palmada envió a alguien volando más de cien metros?

“¡Maravilloso!” El Rey Rino Acuático fue el primero en reaccionar, y de hecho se emocionó. Naturalmente estaba muy feliz de ver a humanos matándose uno al otro, y gritó inmediatamente, “¿No vas a pelear con él? ¡Acaba de matar a uno de los tuyos! ¡Rápido, peleen!”

“¡A matar!” Los demás Guardias Azules inmediatamente se les enrojecieron los ojos y se convirtieron en figuras borrosas crueles mientras arremetían contra él. El joven frente a ellos acababa de matar a uno de sus camaradas. Cuando su camarada había muerto contra esa palmada hacía un momento, lo único que podía decirse era que fueron incapaces de reaccionar a tiempo. Además, este joven probablemente entrenaba en algún tipo de Técnica de Refinación de Cuerpo de Dios-Demonio. Solo tenía un poco de fuerza, eso era todo.

En una batalla de vida o muerte, lo que importaban eran las técnicas de sable y espada que uno había refinado y entrenado. Incluso si uno era físicamente mucho más débil, ¡La espada de uno aún sería capaz de penetrar el cráneo de un oponente!

¡Hu! ¡Hu! ¡Hu! Veinte Guardias Azules atacaron al unísono.

Con un movimiento de su mano, Ning empujó al Tío Dala cercano, quién salió volando. Dala dio un giro en medio del aire y luego cayó al suelo completamente ileso. El Tío Dala miró frenéticamente a los veinte Guardias Azules arremetiendo contra Ning. “Joven Maestro, tenga cuidado.”

“Cuidado.”

“Rápido, corran.”

“¡Joven, rápido, corre!”

Los prisioneros amarrados se pusieron frenéticos también, y empezaron a gritar, observando al joven preocupado. Sabían lo poderosos que eran estos Guardias Azules… Estos Guardias Azules eran Guerreros de Nueve Colmillos altamente experimentados que eran extremadamente habilidosos en ataques grupales. Estos eran los soldados de elite del clan Madera de Hierro. Solo una forma de vida del nivel Xiantian sería capaz de sobrevivir el ataque de veinte de estos Guardias Azules.

Enfrentándose al ataque de los Guardias Azules, Ning repentinamente se transformó en una ráfaga de viento, el viento sin preocupaciones que se movía adonde quería. Cuando los Guardias Azules atacaban con sus sables, lanzas y espadas afiladas, Ning tranquilamente los pasó, fácilmente haciendo su camino a través de sus ataques combinados.

¡¡Hu!

¡Pa! ¡Pa! ¡Pa! ¡Pa! ¡Pa! ¡Pa!

Una serie de sonidos de palmadas sonaron seguidos. Incluso mientras Ning seguía su camino a través de los ataques de los veinte Guardias Azules, los atacó con su palma, cada ataque venía de su muñeca y golpeaba en los rostros de los Guardias Azules. Cada palmada de Ning llevaba consigo la fuerza de diez mil libras, y envió a estos Guardias Azules volando. Ninguno fue capaz de bloquear la palma de Ning.

¡Hu!

El cuerpo de Ning se detuvo. Los veinte Guardias Azules habían sido noqueados volando a un lado, todas sus cabezas y cuellos estaban torcidos, sangre fluía de sus bocas, narices y orejas.

¡Todos ellos muertos!

“¿¡Qué?!”

“¡Santos Cielos!”

“Pero…Pero…”

Las cientos de personas amarradas y los Guardias Azules del Clan Madera de Hierro… Incluso la Bestia Mágica estaba impactada.

“Tu…Tu…” El joven maestro del clan Madera de Hierro que yacía allí amarrado en el suelo estaba furioso y frenético.

“Somos los Guardias Azules del clan Madera de Hierro.” Los otros Guardias Azules tenían miradas horribles en sus caras. Estaban furiosos pero no se atrevían a moverse.

Ning dijo con una fría calma, “Servir voluntariamente como las garras y colmillos de una Bestia Mágica es un crimen que merece la muerte.” El Clan Madera de Hierro y el clan Ji eran enemigos para empezar, ¡Y estos enemigos muertos habían estado sirviendo voluntariamente como las garras de una Bestia Mágica!

¡Hua!

Una afilada espada apareció de la nada en las manos de Ning. Sus pies se movieron, y luego luz de espada empezó a destellar… En un parpadeo, nueve de los Guardias Azules sostenían sus gargantas, tragando un par de veces antes de colapsar, sangre fluía de las heridas en sus cuellos. En términos de juego de pies o esgrima, este joven era extremadamente rápido, haciendo que los otros Guardias Azules se aterraran.

Hacia un momento, Ning ya había sido aterrador sin siquiera usar su espada. Pero ahora, empezó a blandir su espada.

“Rápido, corran.”

“¡Rey Rinoceronte Acuático, sálvanos!” Los Guardias Azules estaban completamente frenéticos. Este joven qué había aparecido de la nada estaba claramente a punto de masacrarlos.

El Rey Rino Acuático solo se sentó allí, riendo fuertemente. “Todo lo que dije fue que si capturaban mil humanos, los perdonaría. Nunca dije que los salvaría de otros. Maten, maten, maten.” El Rey Rino Acuático no estaba para nada preocupado. Para él, una Bestia Mágica, estos humanos frente a él no eran nada más que humanos. Esto no era nada más que conflicto interno entre humanos.

¡Chi! ¡Chi! ¡Chi!

“Rápido, corran.”

“Rápido.”

Hu….Moviéndose a una velocidad extrema con el sonido del viento, múltiples figuras borrosas de Ning aparecieron de la nada. Cada uno de los Guardias Azules cayó en su lugar. Algunos les habían apuñalado el corazón, otros tenían sus gargantas cortadas. La sangre manchaba el suelo. Los Guardias Azules yacían en el suelo colapsados y esparcidos por toda el área.

¡Cada uno de los Guardias Azules había muerto!

“¿Hrm?” El Rey Rinoceronte Acuático, que anteriormente solo estaba disfrutando del espectáculo, repentinamente se puso de pie, su rostro cambiado. Los últimos ataques a toda potencia que Ning había usado habían empujado su velocidad hasta el límite máximo, generando decenas de imágenes borrosas. Esto realmente había impactado al Rey Rinoceronte Acuático. Antes de esto, había considerado a este joven como un potencial oponente. Pero ahora, empezó a sentirse un poco cauteloso.

“Demasiado poderoso.”

“Tan fuerte.”

“Merecían morir.” las personas amarradas se sentían todas extremadamente conmocionadas. No habían esperado que este joven fuera así de poderoso. Podría ser que este joven fuese tan poderoso… ¿Qué podría a matar a esta aterradora Bestia Mágica?

¡Swish! ¡Swish! ¡Swish! Luz de espada destelló, las alrededor de diez personas rodeando a Ning inmediatamente se encontraron libres de sus ataduras.

“Joven humano.” El Rey Rino Acuático se transformó en una figura negra borrosa, arremetiendo contra Ning y golpeándolo con un puño masivo cubierto de una gruesa capa de hielo. “Ellos son mi comida.”

“¡Clang!”

Ning atacó con su espada NorteOscuro, estocando directamente hacia el masivo puño.

¡¡¡BANG!!!!

Era como si una montaña hubiera colapsado. Ning salió volando cien metros, y la capa de hielo en el puño del Rey Rino Acuático también explotó, e incluso la mitad del brazo del monstruo había explotado. Los miembros de la tribu expectantes revelaron todos miradas de alegría y esperanzas en sus rostros. ¿El brazo de la Bestia Mágica había sido destruido?

“Excelente.” rugió el Rey Rino Acuático. “Eres digno de que use mi verdadera forma.”

El Rey Rino Acuático repentinamente se transformó en una enorme neblina húmeda, y luego la enorme nube de agua repentinamente se incorporó a alta velocidad, transformándose en un monstruo masivo del tamaño de una colina de treinta metros de alto. Este era un enorme Rinoceronte Acuático. Estaba cubierto de un pelaje azul extremadamente grueso, y tenía setenta metros de largo. Realmente era como una pequeña montaña. La energía que emitía de sus fosas nasales hacía que el suelo se cubriera de una capa de hielo grueso, y los miembros de tribus cercanos inmediatamente se congelaron en estatuas de hielo. En este momento, el Tío Dala estaba aún rescatando rápidamente a los demás miembros de su clan.

“Rápido, váyanse.” El distante Ning se transformó en un rayo de luz, viajando sobre el agua. En un instante, se escurrió y su espada destelló, las cuerdas que amarraban a decenas de hombres inmediatamente se cortaron.

“¿Por qué no se están yendo?” rugió furiosamente Ning, luego se volteó para ver al monstruo gigante.

Estas personas rápidamente agarraron las armas que yacían en el suelo, abrieron las cuerdas de las personas junto a ellos, y en un parpadeo, los cuatrocientos afortunados sobrevivientes escaparon rápidamente.

“¿Escapando? Voy a congelarlos y disfrutar comiéndomelos lentamente.” El Rey Rino Acuático observó alrededor de él. Inmediatamente, una fría aura empezó a irradiar de él, y la temperatura rápidamente empezó a bajar. Una capa de hielo y nieve empezó a expandirse, e inmediatamente algunas personas se convirtieron en estatuas de hielo. Solo los corredores más rápidos como el Tío Dala, quién había escapado hacía tiempo, logró sobrevivir.

“Soy del clan Madera de Hierro…” El joven maestro del clan Madera de Hierro aún estaba gritando ferozmente, pero a mitad de sus palabras, se convirtió en una estatua de hielo.

En el parpadeo de un ojo, el área alrededor de treinta metros del Rey Rino Acuático se convirtió en un cementerio.

Solo quedaban Ning y el Rey Rino Acuático, observándose el uno al otro.

Desde la distancia, el Tío Dala y las decenas de afortunados sobrevivientes aún sentían el mal sabor del terror. Un joven cerca del Tío Dala dijo preocupado, “Tío Dala, ¿Ese joven sobrevivirá?”

“Lo hará, lo hará.” dijo el Tío Dala con su boca, pero en su corazón, no se sentía con mucha confianza a tampoco. ¿Podría ese joven con de fuerza y esgrima impresionantes ser capaz de derrotar la viciosa y feroz Bestia Mágica?

“¡Por qué no se han ido aún!”

El distante Ning rugió molesto.

Cuando la batalla comenzara, esta distancia de trescientos metros, para personas como Ning o el Rey Rino Acuático, no sería nada. No sería capaz de ayudar a salvarlos.

“Vámonos.” El Tío Dala apretó sus dientes, y luego llevo a los miembros de su tribu a escapar. En cuanto a aquellos de otras tribus, habían escapado hacía tiempo. Habían estado completamente aterrorizados.