DBW – Capítulo 3

Modo Noche

El despertar de la madrastra

Dejando el hospital del ejército así como el laboratorio de Ruth, Aiwa subió a su carruaje. Ruth estaba de pie frente a una ventana, apoyada en esta y mirando hacia lo lejos, cuando Aiwa se subió al carro, mientras su pelo largo y de color marrón fue levantado por una ráfaga de viento haciendo que pareciera de hermoso satén. Al ver su físico saludable, el corazón de Ruth no pudo evitar saltar. Este fue el primer hombre que la hizo sentir así. Tenía una premonición. Este hombre con la Sangre de Dragón especial, en el futuro definitivamente tendría una extraordinaria y muy buena fortuna. Si pudiera dedicarse a la práctica, debería ser capaz de convertirse fácilmente en un famoso general. En un futuro aún más lejano, tal vez no sólo controlaría el poder militar de Montelago, sino también todo el ejército imperial.

  • Este chico realmente sabe cómo manejar a las mujeres.

Las comisuras de su boca se apretaron revelando una expresión de satisfacción rara vez mostrada a los demás.

Sólo después de que el carruaje de Aiwa desapareció de su línea de visión, Ruth se apartó de la ventana. Abrió un cajón, sacó un par de medias negras nuevas y se las puso.

  • ¡El joven Maestro Aiwa ha vuelto!

Los chambelanes y sirvientas que volvían a ver el carro de Aiwa corrieron con entusiasmo para informar al Maestro Kyle.

  • Mi querido hijo. ¿Qué te hizo ese viejo demonio Steven?

El general Kyle salió corriendo de su habitación. Lo primero que comprobó fue la complexión de su hijo.

Por la cara emocionada de Aiwa, Kyle tenía el presentimiento de que traía buenas noticias. Aiwa caminó hacia Kyle, tomó el informe de identificación así como la carta de recomendación, y se los entregó a su padre.

  • ¿Sangre especial de dragón? ¿Qué significa esto?

Mirando la extravagante escritura, el general Kyle estaba desconcertado. Frunció el ceño y miró a su hijo.

Mientras Aiwa aflojaba su ropa nueva, se sentó en un espacioso sofá de cuero. Su mano se acercó para tomar un vaso de leche que le ofrecía una doncella.  Después de desahogar a dos hermosas mujeres ya no le importaba lo que estaba escrito en el informe de identificación.  A pesar de que durante las dos veces estaba limitado, todavía había sido muy placentero.

  • Yo tampoco estoy seguro, pero debe ser más poderoso que la sangre de dragón normal ¿verdad?

Aiwa, no pudo responder a la pregunta de su padre. Primero tuvo que tomar una copa. Sentía que su cuerpo necesitaba agua porque había sido casi drenado por esas dos mujeres. Por otra parte, no sentía ninguna fatiga. Después de todo, en ambas ocasiones absorbió bastante de su energía por lo que ahora se sentía un poco excitado.

El maestro Kyle también se sentía emocionado. Estaba tan absorto en el informe de identificación, así como en la carta de recomendación, que ni siquiera notó los grandes cambios en el cuerpo de su hijo. Lo que originalmente era un niño frágil volvió como un hombre alto y fornido. Ahora, mientras Aiwa se sentaba en el sofá, se sentía aplastado.

  • Hijo, ¿esta es una carta personal de la señorita Ruth?

El general Kyle no podía creer lo que veía. Era muy bien sabido, que aunque Ruth estaba en un rango inferior, dentro del campo de identificación de sangre tenía una gran reputación. De lo contrario, cuando fuera al hospital no la habrían aceptado.

  • No hay ningún error, yo la vi escribir con mis propios ojos.

Dijo con orgullo. Por desgracia su orgullo había sido dañado por Ruth. Él era la oveja, mientras que ella era el lobo. Debido a esto su corazón estaba en conflicto, pero Aiwa juró en su corazón. Un día él definitivamente recuperará su honor.

  • Ja, ja, mi hijo está mostrando una gran promesa ¡Ah, sangre especial de dragón!

Mientras el Maestro Kyle hablaba, su rostro no podía dejar de sonreír feliz. Su sonrisa hizo que su vieja cara se arrugara.

  • Sirvientes vayan, preparen el carruaje, ¡quiero ver a la Reina!

El maestro Kyle acarició el hombro de su hijo, y salió corriendo por el pasillo. Pronto, un carruaje entró en el patio central. El Maestro Kyle subió en este. En ese momento, se sentía diez años más joven.

Con el fuerte sonido del látigo, el carruaje salió de la residencia del general.

El imperio de Hass consistía en tres ciudades principales: al este la ciudad de Dublín, al sur la ciudad de Hohfeld, y en la ciudad media Montelago. La ciudad central era la más grande de las tres. Sus fuerzas militares constituyen 3/5 de los imperios. Y el general Kyle es el jefe de los asuntos militares de dicha ciudad. Pero para asegurar el poder de la Reina, los tres grandes líderes militares de las ciudades no tenían derecho a movilizar tropas a menos que fueran tiempos de guerra. En general el ejército estaba bajo el mando de la Reina.

El palacio estaba situado en el centro de la ciudad.

Incluso desde lejos se podía sentir la dignidad y la majestuosidad del mismo. En este momento estaba cerca de anochecer, por lo que el palacio estaba decorado con linternas. Lo que hacía que se viera cubierto por una densa luz naranja.

El coche se detuvo a pocos metros de las puertas del palacio y el general Kyle bajo. Originalmente delante de Steven tenía un aire de poder y prestigio, pero ahora no sabía a dónde se dirigía. Mientras arreglaba su uniforme militar tuvo la repentina sensación de que pedir una audiencia con la Reina era algo atrevido.

De pie allí, dudó y decidió regresar. Mejor no molestar a la Reina.

Cuando se volvió para subir al carro, un grupo de personas junto a  la reina salieron del lateral del jardín, que estaba a sólo una docena de metros de las puertas del palacio.

  • ¿De quién es ese carro?

La Reina no pudo evitar preguntarle a su séquito viendo el lujoso carruaje aparcado fuera de las puertas

  • ¿Parece que es del general Kyle?

Respondió un empleado.

  • Al parecer tiene algún negocio conmigo, ¿por qué no entra?

La Reina se detuvo y miró hacia la puerta.

El general Kyle ya había visto a la reina y a su grupo, así que se enfrentó a ellos y se inclinó.

  • ¡General Kyle, su majestad le pidió que entrara!

Gritó un funcionario.

El general Kyle caminó nerviosamente hacia el palacio y llegó delante de la reina.

  • ¡Viva su majestad!

Dijo respetuosamente. Casi tenía miedo de mirarla, con el mismo ímpetu de antes de que desapareciera.

Esta era Su Majestad. De hecho, la reina Sofía era muy hermosa. Tenía los ojos profundos, el pelo dorado, una figura esbelta, y parecía una muñeca de porcelana. Su aire digno combinado con su buena apariencia la hacía irresistible.

  • ¿Hay algo importante, por qué no entras y lo dices?

La reina no tenía la menor duda sobre la lealtad del general Kyle; Además, el General Kyle nunca hizo alarde de su antigüedad sobre ella. Por lo tanto, la Reina lo tomaba muy en serio. Al ver al viejo general fuera, vacilante, supuso que debía tener algo importante que decir.

  • En realidad no hay nada realmente… Sólo que tu antiguo criado recibió algunas noticias felices y estaba tan feliz que no pudo evitar llegar aquí…

Como había muchos asistentes alrededor de la reina, el viejo general no quiso decir sus asuntos personales en voz alta. Más importante aún, la identificación de “Sangre de Dragón Especial” nunca fue vista antes. Si la Reina no lo aprobaba, sería como decir que no era un tipo de Sangre de Dragón. Si no podía obtener la respuesta de la Reina hoy, temía que no podría dormir. Con el fin de convencerla de que la palabra “especial” era buena, dijo que estaba feliz, pero en realidad estaba preocupado dentro de su corazón.

  • ¿Oh? ¿Qué podría haber hecho que el general mayor se sintiera tan complacido? No hay daño en que me diga, ¿verdad?

La reina Sofía no carecía de interés cuando miró al general Kyle.

Kyle no pudo ocultarlo más, murmuró y dijo:

  • El hijo de este viejo general, Aiwa, tiene ahora 17 años. Ahora puede alistarse en el ejército. Hoy acaba de tener su identificación de sangre.
  • Hasta donde yo sé, el general mayor tiene sangre de dragón en las venas, y su ex esposa también tiene sangre de dragón en las venas. De acuerdo con el sentido común, su hijo también debe tener sangre de dragón en las venas. ¿Estoy en lo correcto?

Con esta conclusión se dijo <<¿fue esta la buena noticia que lo hizo tan feliz?>>

  • El resultado de la identificación salió, y la Srta. Ruth escribió” Sangre de Dragón Especial “. Nunca he visto tal identificación antes, así que Su Majestad, por favor mire por encima de ella.

Diciendo eso, Kyle le presentó el informe de identificación junto con la carta de recomendación de la señorita Ruth.

La Reina lo tomó y lo miró con calma. Una sonrisa surgió en su rostro:

  • Desde que la señorita Ruth reconoce su valor, entonces ciertamente no debe ser un niño común. Escuché que su hijo acaba de regresar del Imperio Este. Presumiblemente, él aprendió mucho, pero si le pido que sea un auxiliar a mi lado, ¿el general mayor se sentirá mal?

Los hermosos ojos de la reina miraban al general Kyle con la cabeza baja. Su mente brillante era como un zorro viejo con la experiencia de un ministro astuto. Sabía sin duda que el viejo general quería que su hijo entrara directamente en el ejército para adquirir experiencia y convertirse en un gran talento.

  • ¡No me atrevería! Vuestra Majestad me mira con benevolencia. ¡Este viejo general está eternamente agradecido!

Aunque la Reina no le dio directamente a Aiwa el mando de una guarnición pequeña, en cuanto al problema de identificación de sangre que le había dado su reconocimiento. Esto era lo más importante.

  • Desde que el general ha sido bendecido con una ocasión tan feliz, que bien podría venir y cenar conmigo ahora.

La invitación de la reina era básicamente una orden, el general Kyle no pudo contener su alegría mientras que le expresaba sus agradecimientos.

Cuando Kyle acababa de salir de su residencia oficial, la madrastra de Aiwa, Margaret entro. Cuando vio a Aiwa, no podía creerlo. Ese chico se había vuelto aún más guapo por varios grados desde que se fue. En particular, se veía muy en forma y musculoso cambiando su apariencia infantil por la de un hombre.

  • ¿Aiwa?

Margaret no podía creerlo, mientras caminaba delante de Aiwa. Sus ojos miraban a su hijo con aprecio. En este punto no era la apreciación de una madre mirando a su hijo sino la de una mujer apreciando a un hombre. Esto hizo que el tímido Aiwa estuviera un poco avergonzado.

  • Hola Margaret.

Aiwa actuaba normalmente llamando a su madrastra como generalmente lo hacía . Pero sus ojos también vagaban por el cuerpo ajeno.

  • Aiwa, mientras que usted estaba pasando por la identificación, no estaba también recibiendo una cirugía estética ¿verdad?

Preguntó Margaret, sorprendida.

  • ¿Por qué tendría que mejorar mi apariencia? ¿era tan feo antes?

Debe acotarse que mientras era inyectado con el suero sangre de dragón, él experimentó no solamente un cambio dramático en los músculos de su cuerpo. No se había dado cuenta de que su apariencia también había cambiado por no mencionar que se había vuelto mucho más guapo.

  • No hijo, sólo estoy diciendo. ¡Eres mucho más guapo desde que te fuiste esta mañana! En serio, ven, deja que tu madre te abrace.

Margaret  abrió los brazos con excitación dejando a Aiwa, que estaba sentado en el sofá, sin más remedio que ponerse de pie. En ese momento se dio cuenta de que había algunas inconsistencias con el tamaño de su madrastra. Pero todavía abrazaba obedientemente a Margaret.

El cálido abrazo de Margaret hizo que sus picos gemelos se apretaran contra su pecho. Esto le hizo empezar a respirar rápidamente. Aparte de su infancia, Margaret muy ocasionalmente lo mantenía de esa manera, así que rara vez había mantenido un trato íntimo con esa mujer no relacionada con la sangre. Además, durante los últimos dos años había ido al Oriente para estudiar y no la había visto desde entonces. Incluso durante esos dos años rara vez mencionaba su nombre.

Pero eso no fue suficiente para borrar la imagen de su mente.

Era muy hermosa y tenía ojos encantadores. Aiwa pronto noto un extraño sentimiento por esta mujer, pero siendo sensible, en su corazón estaba muy claro. Esta era la mujer de su padre. Sólo podía pensar eso en silencio en su corazón. Para controlar sus deseos, él la había visto ducharse. Escuchó secretamente desde la puerta del baño el sonido de su ducha, y observó su figura elegante y conmovedora a través del cristal, pero nunca la había ofendido.

Margaret no le dio a este joven brote más oportunidades de divertirse y lo soltó lentamente.

  • Ya es tan tarde, Su Majestad debe haber invitado a tu padre al palacio para la cena, así que no lo esperaremos.

Dijo Margaret.

Durante la cena, Margaret mostró afecto a su hijastro por primera vez. Seguía apilando comida en su plato y lanzando escasas miradas a Aiwa. En la cena no sólo se sintió bienvenido sino también emocionado. Cada vez que miraba sus senos, el latido de su corazón se aceleraba repentinamente, y su miembro se endurecía. Como resultado, no pudo evitar sonrojarse casi sin comer nada y dejando la mesa.

Aiwa nunca se relajaría en sus ejercicios de cultivo. Cada día ejercitaría su cuerpo mejorando su dou qi y fortaleciendo sus técnicas de qi. Ese día, cuando estaba en la cama de metal teniendo relaciones sexuales con Ruth, él subconscientemente aspiró algo de energía de su cuerpo, fortaleciendo su dou qi. Al medirlo ahora, pudo notar que era del tamaño de una manzana.

Aiwa, sentado en su cama, contuvo el aliento y se concentró en su qi. Pronto, tuvo la mente clara y su dou qi se concentró en el tamaño de una manzana. Su boca entonaba un encantamiento que había leído miles de veces:

  • Mi magia, sal rápidamente y concédeme un poder invencible…

Aiwa dijo esto tres veces en una fila y pronto el humo azul pálido comenzó a formarse a través de la habitación. Dentro del humo un par de serpientes verdes bailaban alrededor. Con su mente podía controlar cómo las dos serpientes volaban en el aire. Desafortunadamente no había nada en la sala para probar sus habilidades de ataque.

Estas dos serpientes, independientemente de si el objetivo era hombre o mujer, siempre y cuando fueran enredado por ellas, caería en estado de confusión. Cuando fue atacado por Ruth, él quería usar sus técnicas de qi en ella. Sin embargo su identidad era demasiado especial. Si la hubiera enojado, habría creado un desastre. Por otra parte, con su habilidad actual, estas dos serpientes probablemente no serían nada  para ella, pero si hubiera estado dispuesta a aceptar este tipo de ataque entonces habría sido una historia diferente.

Después de practicar su dou qi por un tiempo, fue a mirar el libro de formaciones de tropa que había traído de vuelta del Imperio Este. En el Imperio Hass, nadie mantuvo las formaciones militares y pocos lo sabían porque en el combate, el ejército dependía del general, del dou qi y la esgrima para que nadie prestara atención a las formaciones de tropas.

Cuando Aiwa fue al Imperio Este, además de estar interesado en las técnicas qi capaces de conquistar a las mujeres, también le interesaban las formaciones de tropas. Además, estaba particularmente fascinado con las formaciones de captura. Dentro de unos meses, tenía una comprensión profunda de las formaciones de tropas. Durante la práctica, sólo usando formaciones de captura podría fácilmente derrotar a sus oponentes.

Así que mientras estudiaba en el extranjero en el Imperio Este, obtuvo una A en el despliegue táctico, pero sólo una B en técnicas de qi. Sin embargo, el profesor le dijo, “los profesionales de la técnica qi deben obtener experiencia en la práctica y debido a que usted es demasiado joven el curso no le dejó practicar. De lo contrario, debería haber sido capaz de recibir un A.”

Aiwa cogió el libro y se preparó para estudiar, pero entonces oyó el sonido de agua corriendo. Ni siquiera necesitaba pensar en ello; Obviamente era su madrastra tomando una ducha. Margaret tenía el hábito de bañarse todos los días. Pero en ese momento el sonido del agua era particularmente fuerte.

Al escuchar el agua correr, Aiwa recordó la esbelta figura de Margaret y los picos gemelos escarpados. El día en que volvió, había visto a Margaret tomando una ducha. Pensó que estaba siendo furtivo, pero Margaret podía oír su respiración pesada desde fuera. En la residencia del general  Kyle, a los sirvientes no se les permitía llegar al segundo piso, y no se atreverían a escucharla mientras ella se duchaba, por lo que sólo podía ser Aiwa.

Aiwa era un adolescente por lo que Margaret podía entenderlo. Pero como su hijastro, no dejó una impresión favorable. En ese entonces, ella realmente lo odiaba y así estando en frente del General Kyle , Aiwa no expuso su mirada furtiva.

El sonido cada vez más fuerte del agua trajo de vuelta la lujuria de Aiwa. Su cuerpo saltó misteriosamente de la cama y salió de la habitación.

La cual estaba diagonalmente, opuesta al baño de Margaret. Pero lo que hizo a Aiwa sentirse aún más emocionado fue que Margaret había olvidado cerrar la puerta. Quizás porque él era apenas un muchacho de 17 años ella había bajado la guardia.

Aiwa salió descalzo y se unió firmemente a la puerta. Miró hacia adentro con gran esfuerzo a través de una pequeña rendija. El sonido del agua corriendo salió desde el interior a través del cristal transparente. Aiwa pudo ver la esbelta figura de Margaret bañándose en la cascada. Su cabello castaño estaba mojado y pegado a su suave piel.

Aiwa no tenía que preocuparse de que su padre volviera de repente porque si lo hacía, habría gritos de bienvenida de los sirvientes. Y cada vez que el general Kyle regresaba con su carruaje al entrar en el patio, se oía el crujiente sonido de un látigo.

De pie tan cerca de escuchar el sonido de la ducha, Margaret, durante sus 17 años, fue una tentación mortal. Cuando vio el cuerpo diabólico de aquella mujer a través de la capa de vidrio, su miembro surgió con rapidez haciendo que su entrepierna resultara extremadamente incómoda.

Margaret solía ducharse durante media hora, pero para alguien que estaba espiando realmente era un corto período de tiempo. Deseó poder verla lavarse un poco más. Cuanto más se lavaba, más tiempo podía disfrutar de la vista.

Repentinamente pensó en una gran manera de prolongar el tiempo de Margaret en el baño. ¡Eso es, usaría sus serpientes para despertar la lujuria de Margaret!

Pensando en esto, de pronto tuvo sentimientos de culpa. Margaret era después de todo su madrastra. Si usaba sus serpientes, definitivamente la pondría en un estado de confusión.

Sin embargo los deseos de su corazón eran más fuertes que su conciencia. Se decidió y se irguió frente a la puerta. Con sus dos palmas una frente a la otra, dirigió su dou qi y cantó un encantamiento:

  • Mi magia, sal rápidamente y concédeme el poder invencible.

Esta vez, quizás por sus fuertes deseos, sólo necesito decir el encantamiento una vez y sus dos serpientes volaron en una nube de humo. Con sus pensamientos las dirigió al baño.

Margaret tenía los ojos cerrados disfrutando de la sensación del agua, así que cuando las dos serpientes se arrastraron sobre su cuerpo, ella no se dio cuenta. Al principio las serpientes se arrastraron como si fueran de agua, pero poco a poco Margaret sintió algo que tocaba sus partes sensibles. Sin embargo no hizo nada porque pensó que las caricias de las serpientes era sólo la sensación del agua. Así que cerró los ojos y se negó a romper esta ilusión.

Bajo los pensamientos de Aiwa, una serpiente se arrastró sobre el cuerpo de Margaret y cuidadosamente estimuló sus picos gemelos: la otra estaba unida a su muslo estimulando su hendidura.

A medida que la serpiente se movía, la pasión de Margaret se hacía cada vez más intensa. No pudo evitar usar ambas manos para tocar sus áreas sensibles. Cuando su mano tocó accidentalmente a una de las serpientes, abrió los ojos descubriendo un par de serpientes de medio metro de longitud.

En el Imperio Hass, las serpientes eran un símbolo de Dios. La gente las reverenciaba  y las asociaba con buena voluntad. Como resultado, cuando Margaret vio las dos serpientes trepando por su cuerpo y burlándose de sus partes sensibles, no gritó. En lugar de eso, ella rápidamente aparto la mano dejando que las dos serpientes hicieran lo que quisieran. Porque al menos por ahora estas dos serpientes no tenían intención de hacerle daño sino de elevar su pasión. Incluso las consideraba como regalos de Dios. Sólo permaneció en silencio apoyada contra la pared y disfrutando silenciosamente de la sensación.

Sin embargo, Margaret no esperaba que, aunque las dos serpientes eran pequeñas, tuvieran un poder mágico, lo que la sorprendió. Sólo utilizaban sus cuerpos largos y delgados para tocar su cuerpo liso y estimularla, pero la sensación era muy inusual. Desde abajo podía sentir su lujuria en aumento haciéndola querer pedir ayuda.

Justo en ese momento, la serpiente de su muslo de repente asomo su cabeza. Ella no pudo evitar estar sorprendida pero no gritó. Estas cosas sagradas no podían ser expulsadas por lo que sólo podía permitir que las dos serpientes vagaran por su cuerpo.

En menos de medio minuto, la serpiente de abajo se introdujo en la rendija de Margaret.

La resbaladiza serpiente, aunque no podía darle a Margaret una sensación de plenitud, continuaba despertando su lujuria.

  • .. ¡Mi Aiwa!

Gimió, susurrando su nombre. Sin embargo, como su madrastra, Margaret no podía revelar sus sentimientos más íntimos y gritar en voz alta. Sólo podía gemir suavemente y frotar su cuerpo.

Pero bajo el ataque de estas serpientes sus pasiones se hicieron más intensas y ella no pudo resistir una estimulación tan fuerte. La serpiente que se había arrastrado dentro de ella se deslizaba suavemente en su flor.

  • ¡Ah! Aiwa… Rápidamente sálvame…!

Sus deseos se hicieron más fuertes con la estimulación. Estaba tumbada en el suelo ahora y la serpiente la había cavado completamente, pero no podía satisfacer su ardiente deseo, sólo abanicaba las llamas.

Al oír la llamada de Margaret, Aiwa se precipitó sin vacilar. Era una buena excusa. Se había precipitado para salvar a su madrastra. Incluso si fueran capturados por su padre, no había nada de qué avergonzarse.

Cuando entró corrió a ver a Margaret retorciéndose en el suelo.

  • Margaret, ¿cómo puedo ayudarte?

Al ver que el bello cuerpo de Margaret había sido torturado con pasión, la Sangre de Dragón de Aiwa inmediatamente comenzó a hervir.

Desde dentro de la niebla, Margaret vio una protuberancia que sobresalía. Las mujeres, especialmente bajo el control de la lujuria, estarían emocionadas de ver esas cosas, a pesar de ser su madre. Ella agarró a Aiwa:

  • Mi Aiwa, sálvame…

La expresión de necesidad de Margaret junto con su cuerpo lleno de lujuria, fueron causadas por la magia de Aiwa.

Aiwa ya había recobrado sus serpientes, pero el cremoso cuerpo de Margaret todavía lo estaba volviendo loco retorciéndose en el suelo. Aiwa pudo ver que ya estaba muy húmeda, lo suficiente como para que sus muslos brillaran.

  • .. realmente no sé cómo ayudarte, Margaret.

Aiwa ya estaba en cuclillas, consiguiendo una visión cercana del maravilloso y conmovedor cuerpo de su madrastra. Por primera vez, Aiwa sintió que no podía respirar.

  • Aiwa, ya eres un hombre. Solo usa… como un hombre tienes que salvar a tu madre…

La mano de Margaret se acercó a la cintura de Aiwa buscando su cinturón.

Aunque, Aiwa realmente quería a su madrastra, solo era por reverencia hacia su padre, él era algo tímido. Aun con sus pantalones tan apretados, e incluso con los deseos de su corazón y cuerpo, especialmente fortalecidos con la visión de su madrastra excitada, todavía se aferraba a su estatus, sin atreverse a ofender a su padre.

  • Margaret, déjame pensar en ello…

Aiwa no huyó. Se limitó a sujetarse los pantalones, pero Margaret ya lo había rasgado a medias revelando su inminente erección.

Ver a un niño de 17 años de edad con su orgullo por poco el corazón de Margaret no podía dejar de regocijarse. Si se comparaba con Kyle, entonces el miembro de Aiwa sería un objeto divino. Ya sea comparando el grosor o la longitud que era más del doble de Kyle.

  • ¡Aiwa, todavía vacilas! Ya estoy así… ¿Cómo puedes ser tan cruel para dejar que tu madre se burle de sí misma? Aiwa…

La lujuria de Margaret quemó cualquier sentimiento de vergüenza en ella, de repente saltó y se lanzó contra él. Su timidez como mujer quedó completamente ensombrecida por sus deseos carnales. Quería que Aiwa la tomara con su enorme miembro y la hiciera pedazos completamente satisfaciendo su hambre y saciando el deseo ardiente que estaba torturándola.

¡Y no dudó un momento! Si el Maestro Kyle regresaba en ese momento, no podría pedirle ayuda porque sería demasiado repentino y el Maestro Kyle dudaría de su pureza, así que Aiwa era el único a quien podía pedir ayuda.

  • Aiwa, ven rápido, tu madre te está suplicando!

Margaret violentamente arrancó los pantalones de Aiwa y tiró de su cuerpo.