ED – Capítulo 124

Modo Noche

Capítulo 124: Mono Diablo que Extermina el Cielo (2)

Sabiendo que había un gran mono atrincherado en el área de nadie, tanto el Príncipe Celestial Qingxuan como Dao Child Shengtian no se atrevieron a entrar. Contra este gran mono, cualquiera que entrara, ciertamente moriría.

Cuando los cultivadores no podían levantarse del suelo, cerca del límite entre el área peligrosa y el área de nadie, todos vieron a alguien casualmente saliendo.

«L-Li… Li Qiye…»

Viendo a Li Qiye montando tranquilamente su caracol fuera del área de nadie, todos los cultivadores se quedaron atónitos.

Estos cultivadores que regresaron de su muerte pensaron que Li Qiye había muerto en las manos del Mono Diablo que Extermina el Cielo. Sin embargo, no esperaban que él saliera de una manera tan relajada, como si estuviese dando un paseo en su propio jardín.

Lo que les causo incredulidad fue que estaban vivos aun saliendo tarde del área de nadie; ¡las vanguardias fueron totalmente aniquiladas! Pero en este momento, Li Qiye estaba vivo haciendo que todos ensancharan sus ojos; era verdaderamente aterrador.

En este punto, Li Qiye colgó las cabezas de Jiang Zuo Tie Yi y el Marqués del Río Oriental en el árbol más alto. Miró los rostros atónitos de estos cultivadores cercanos y lentamente dijo:

«Si todos siguen interesados en mi Ley de Mérito de Emperador, entonces os doy la bienvenida a todos vosotros para que vengan tras de mí. No me importa tener muchos enemigos. Cuanto más tenga, lo peor que podría suceder es que la sangre fluirá como los ríos y los cadáveres se convertirán en montañas. Esta tierra es muy difícil de enriquecer; fuera de la sangre, me temo que nada más podría alimentar a esta tierra de una buena comida.»

Las caras pálidas y cenicientas de los que estaban sentados en el suelo ensancharon sus ojos y se miraron en confusión. No podían imaginar tal resultado. Había decenas de miles de cultivadores y expertos de los antiguos clanes y grandes países, pero todos fueron enterrados en este lugar y su sangre fluyó como los ríos. Sin embargo, Li Qiye, a quien todos consideraban una oveja gorda, escapó ileso. Este asunto era demasiado extraño.

«Bien… Bien… ¡Tú deliberadamente condujisteis a todos al nido del Mono Diablo que Extermina el Cielo!»

En este momento, un personaje de nivel maestro de secta débilmente adivinó el evento que acababa de ocurrir.

«¿Y qué si este fue el caso?»

Li Qiye se echó a reír y dijo.

«¡T-tu, tú eres un asesino! ¡T-tu, tú eres un demonio asesino en masa!»

Un cultivador exclamó furiosamente.

Al oír esto, Li Qiye no se turbó y dijo calmadamente:

«¿Un asesino? ¿Tus manos no están manchadas de sangre también? Como un cultivador experimentado, ¡no seas una prostituta y actúes como si fueses una santidad! Por supuesto, no me importa si me llamas un asesino. Sin embargo, antes de empezar a oponerse a mí, primero cuente cuántas cabezas tiene. De lo contrario, tal vez su cabeza tendrá la oportunidad de colgar allí también.»

Terminado de hablar, Li Qiye señaló a las cabezas del Marqués del Río Oriental y Jiang Zuo Tie Yi que estaban colgadas en el árbol alto.

Tanto Jiang Zuo Tie Yi como el Marqués del Río Oriental murieron con los ojos bien abiertos.

Viendo las cabezas de estos dos, mucha gente sintió un escalofrío en sus corazones. ¿Cuán poderoso era el Clan Jiang Zuo? ¿Y cuán duro fue Jiang Zuo Tie Yi? Se podría decir que toda su vida estaba manchada de sangre en sus manos. Hoy, su cabeza fue dejada colgada allí por alguien más.

«Tengo una Ley de Mérito de Emperador. Doy la bienvenida a todos a venir y tomarla, pero antes de venir a mí, deberíais dejar atrás vuestras últimas palabras para sus descendientes.»

Finalmente, Li Qiye, elegante y misteriosamente floto lejos con su caracol. Dejó atrás palabras suaves y dulces mientras se marchaba.

De principio a fin, nadie tomó medidas contra Li Qiye. Hoy en día, mucha gente estaba asustada. Mientras observaban la salida de Li Qiye, sus corazones estaban inseguros.

Después de casi romper sus cabezas de pensar, todavía no estaban claros. Los cultivadores que entraron en el área de nadie fueron básicamente completamente masacrados por el Mono Diablo que Extermina el Cielo. Especialmente el primer grupo, ni siquiera uno quedó vivo. Sin embargo, Li Qiye, quien condujo a todos a su nido, estaba completamente sano y salvo, ¿sin siquiera una pizca de daño? ¡Para ellos, esto siempre será un misterio!

La primera ronda de masacre dejó el lado oriental de la Malvada Cordillera Infestada silenciosa otra vez. En un corto período de tiempo, muchas sectas que estaban interesadas en excavar tesoros en esta área comenzaron a calmarse. La aparición del gran mono había asustado a muchas personas.

En la actualidad, muchos expertos fueron muy cautelosos incluso cuando entraban en el área peligrosa, pensando que había Bestias Celestiales ocultas y Espíritus de Longevidad. Encontrarse con ellos seguramente terminaría en sus propias muertes.

Después de que Li Qiye se fue, no entró en el área de nadie y, en cambio, fue buscando aquella rana. Por último, encontró un rastro de la rana en el área peligrosa.

Li Qiye estaba en lo alto de un pico. Miró las colinas que había delante de él y finalmente murmuró:

«No está mal. Definitivamente bastante codicioso, habiendo comido tantas cosas buenas, pero sin miedo de hacer estallar su estómago.»

«¿Seguimos persiguiendo?»

Viendo a Li Qiye observando la montaña en un aturdimiento, Li Shuangyan preguntó.

«No, si realmente quería escapar, sería imposible perseguirlo.»

Li Qiye sacudió la cabeza y dijo:

«Su verdadera velocidad de escape no es algo que puedas imaginar.»

«¿Tienes otra contramedida?»

Li Qiye reveló una sonrisa brillante y dijo:

«Cuando esté lleno, se pondrá somnoliento. ¡Puesto que definitivamente va a dormir, haremos un nido para él!»

Li Qiye trajo a Li Shuangyan para encontrar un lugar adecuado. Finalmente, eligió una ciénaga. Entrecerrando sus ojos mientras exploraba este lugar, le dijo a Niu Fen:

«Arada esta ciénaga una vez para mí. El barro debe ser nuevo, como un bollo caliente recién horneado acabado de salir del horno.»

Niu Fen no pudo evitar expresar:

«Soy un caracol, no un buey, ¿con qué voy a arar esta ciénaga con…?»

A pesar que se quejaba, todavía tomó medidas y se arrastró hacia la ciénaga. Entonces, el agua de la ciénaga comenzó a ondear hacia arriba, como si estuviese hirviendo.

Li Qiye y Li Shuangyan fueron preparando otra cosa. Li Qiye estaba recogiendo una gran cantidad de diferentes medicamentos espirituales y hierbas dan. Inclusive recogía algunos árboles extraños y plantas de las cuales Li Shuangyan no conocía los nombres.

A continuación, quemó la mayoría de estas hierbas y plantas en cenizas, y comenzó a cavar diferentes tipos de barro de arcilla y minerales que tampoco podían ser nombrados por Li Shuangyan. Bajo su instrucción, los dos eran como dos niños pequeños jugando con barro. Mezclaron el barro y los minerales cuidadosamente, luego los revolvieron con las cenizas medicinales.

«¿Qué estamos intentando hacer?»

Esta cuestión de mezclar el barro, como hija orgullosa del cielo y la Princesa del País Old Ox, era su primera vez.

«Haciendo un nido para él.»

Li Qiye sonrió y dijo:

«Para una rana saciado, teniendo un nido cómodo donde pueda dormir — nada podría ser mejor que esto.»

«Desde luego, después de que se duerma, no sé cuánto tiempo tomará para que se despierte otra vez.»

Terminado de hablar, Li Qiye reveló una sonrisa brillante y astuta.

Li Shuangyan naturalmente sabía que Li Qiye estaba planeando contra aquella rana. En este momento, era demasiado perezosa para preguntar por qué Li Qiye sabía sobre estas cosas. En cuanto a la rana, Li Qiye la conocía como la palma de su mano, ¡como si fuese una mascota de su casa! Li Shuangyan también sabía que, si le preguntaba o no, Li Qiye diría que lo calculo con los dedos, o que era de sentido común. Naturalmente, no creería nada de eso.

«¿Qué demonios es esta rana?»

Sin embargo, Li Shuangyan todavía no pudo evitarlo y le preguntó. Incluso un anillo de vida de un Espíritu de Longevidad de un millón de años fue arrojado al suelo por Li Qiye, como basura, y luego fue otorgado a Xu Pei. No obstante, en este momento, no podía renunciar a la persecución de esta rana.

Hacia la pregunta de Li Shuangyan, Li Qiye entrecerró los ojos con una extraña expresión. Viendo su apariencia, Li Shuangyan no volvió a preguntar. Después de seguirlo durante tanto tiempo, estaba muy clara de la personalidad de Li Qiye.

Li Shuangyan bajó la cabeza y revolvió el montón de barro. Desde luego, ciertamente nunca había hecho una tarea tan sucia antes, así que no estaba acostumbrada. Era un asunto muy ocupado; tuvo que poner las cenizas, luego verter en un poco de agua y barro. Esto era algo que sólo los mortales harían, pero hoy, como hija orgullosa del cielo, tuvo que hacerlo. Le dio una sensación algo abrumadora.

Viendo a Li Shuangyan siendo tan torpe, Li Qiye no pudo evitar sonreír. Era tan fría como el hielo brumoso. Con una belleza capaz de derribar ciudades y reinos, tenía un temperamento helado pero encantador — verdaderamente una hija orgullosa del cielo. Tal mujer era como una pequeña niña mortal ordinaria, haciendo una tarea tan trivial.

Si alguien pudiese ver esta escena, no creerían en sus propios ojos. La descendiente de la Nine Saint Demon Gate, Princesa del País Old Ox, hija orgullosa del cielo, Li Shuangyan, estaba haciendo un trabajo tan sucio — nadie creería tal cosa.

Li Qiye sonrió y pintó más barro en su rostro blanco como la nieve, luego dijo:

«Con el esfuerzo viene la recompensa. Encontrará que este viaje a la Malvada Cordillera Infestada absolutamente valdrá la pena.»

«¡No pongas barro en mi cara, tan sucio!»

Los hermosos ojos de Li Shuangyan miraron airadamente a Li Qiye y ella rompió en ira. La seductora apariencia de una mujer joven, este tono coqueto, realmente hacia latir más rápido los corazones de las personas. Tal estilo hermoso y seductor, esto era algo que sólo Li Qiye podría disfrutar meticulosamente.

Eventualmente, Li Qiye hizo un agujero fangoso que tenía el débil olor dulce de hierba. Incluso desde lejos, este ligero olor dulce aún podía discernirse.

«Definitivamente amara este nido hasta la muerte.»

Li Qiye sonrió alegremente ante la obra maestra delante de él.

En cuanto a Li Shuangyan, lo miró furiosamente. Este agujero fangoso delante de ellos fue hecho principalmente por su esfuerzo.

Después que Li Qiye y Li Shuangyan regresaron, Niu Fen había arado la ciénaga. Al igual que un bollo recién cocido al vapor — muy caliente, este olor de suciedad y barro se podía sentir desde lejos.

Li Qiye entonces arrojo el agujero fangoso en la ciénaga, y el agujero fangoso finalmente se hundió, revelando solamente la entrada.