ED – Capítulo 136

Modo Noche

Capítulo 136: Seis Lotos Dao, Árbol Typha Malvado (2)

Viendo al grupo de Dao Child Shengtian en otro camino a través de la miríada de brechas entre las telarañas hechas de raíces antiguas, Chen Baojiao no pudo evitar gritar:

«¡Long Xiangtian…!»

«¡Mueran…!»

Mientras el viejo sirviente protegía a Chen Baojiao, desató una vez más su poder de Ser Iluminado. En este momento, su cuerpo había sido atravesado por las raíces, y sólo podía arriesgar su vida una última vez.

Dao Child Shengtian, en el otro camino, escuchó los gritos de Chen Baojiao. Enormemente cambio su expresión, entonces, vacilante dio un paso adelante.

«Joven Maestro, por favor reconsidere. Incluso el Ser Iluminado Shi del Clan Chen no es capaz de manejarlo. Vamos simplemente en busca de la muerte. ¡Debemos aprovechar cuando estas plantas malignas no están atendiendo a otras cosas y apresurarnos a la zona más profunda para encontrar los tesoros!»

El Ser Iluminado Si Tu dijo.

«Ziiiiii— xiiiiii-ziiiii»

En este punto, innumerables tallos y raíces inundaron la cueva de la muerte como la marea y todo el camino fue sellado.

«BANG…»

Pero entonces, en un abrir y cerrar de ojos, el mundo entero tembló y el área se calmó. Todos enormemente se alarmaron.

Todo el mundo vio a una persona, con una velocidad extraordinaria, precipitándose violentamente por su cuenta. ¡Bajo su impacto, la tierra era mero tofu! Fácilmente penetró cueva después de cueva e incluso podría correr desde las profundidades de la tierra con un alboroto imparable.

En un instante, diez cuevas fueron arrasadas; ni siquiera la tierra podría detenerlo.

«¡BANG!»

Directamente barrio hacia otra dirección con un impulso imparable y perforó la cueva de la muerte.

«¡Vamos…!»

Li Qiye lucho su camino y llevó a Chen Baojiao, junto con su viejo sirviente, fuera de la grieta en un abrir y cerrar de ojos.

«Brummmm… Brummmm…»

En este momento, todas las raíces antiguas se volvieron locas y persiguieron después de Li Qiye, quien escapó con Chen Baojiao, como millones de serpientes venenosas.

Viendo a Chen Baojiao ser llevada por Li Qiye, hizo que la expresión de Dao Child Shengtian se hundiese, pero no dijo nada.

«Joven Maestro, mientras las plantas malignas los persiguen, si no nos vamos ahora, entonces, ¿cuándo nos iremos?»

Ser Iluminado Si Tu profundizó su voz.

«Andando.»

Dao Child Shengtian silenciosamente pronuncio bajo una expresión escalofriante y llevó a su grupo hacia las profundidades. No se dieron por vencidos hasta ver el tesoro de los dioses.

«BANG…»

Li Qiye, como un Dragón Tiránico, se estrelló contra el suelo a través de muchos agujeros. Y justo detrás de él, innumerables raíces perseguían.

Desde que su deliciosa comida fue arrebatada, estas raíces antiguas estaban verdaderamente enfurecidas. En un instante, no sólo las de la parte trasera, sino de todas las direcciones llegaron a Li Qiye.

«Xshhh, xshhh, xshhh…»

En un momento, sonidos que podrían hacer que tu cuero cabelludo hormiguee penetro de todas las direcciones. Desbordando con numerosas raíces antiguas, todas apuntando a Li Qiye.

«¡Ahora!»

Finalmente, Li Qiye trajo a Chen Baojiao y a su viejo sirviente a una trampa que habían preparado de antemano.

Li Shuangyan y Niu Fen se escondieron aquí antes y vieron la marea de las raíces antiguas. Inmediatamente aparecieron y rugieron, desatando las cenizas por todas partes. De repente, innumerables cenizas de loto fueron arrojadas, golpeando todas las raíces antiguas furiosas. Este cambio ocurrió demasiado rápido, y las raíces antiguas no pudieron escapar a tiempo.

«Bang… Bang…»

En un abrir y cerrar de ojos, todas las raíces antiguas, como serpientes venenosas, fueron aplastadas y gimiendo sobre el suelo, sacudiendo la tierra. Agujero tras agujero dentro del cráter se derrumbaba, causando que los cultivadores que penetraban aún más profundo se asustaran. Era como si esta zona estuviese sumergiéndose.

Un rato más tarde, todas las raíces yacían muertas en el suelo, como despojos de serpientes secas.

Las raíces del Árbol Typha Malvado, una vez encontradas con las cenizas de loto — su némesis — estarían muertas seguro.

Cuando todas las raíces de árbol yacían muertas en este lugar, sólo reino el silencio. El evento que Li Qiye estaba anticipando no ocurrió.

«Todavía no está saliendo. ¡Es realmente inteligente!»

Li Qiye murmuró al tiempo que miraba todas las raíces muertas de árbol.

Anteriormente, llevó a Li Shuangyan y Niu Fen a otro agujero en una dirección diferente. ¡Puesto que todavía no pudo encontrar la raíz principal, Li Qiye adivino que la raíz principal siempre estaba en movimiento para escapar de la caza! Por lo tanto, Li Qiye preparo una trampa para matar a una gran cantidad de plantas malignas con el fin de provocar a la raíz principal y atraerla hacia fuera.

Sin embargo, incluso después de matar a tantas, la raíz principal aún no apareció.

«No está mal, incluso puede soportar esto.»

Li Qiye estaba decepcionado porque no podía esperar a que apareciese la raíz principal. Esta zona subterránea era enorme; querer cazar la raíz principal que podía atravesar libremente no era una cosa fácil.

Chen Baojiao, en este momento, estaba en un aturdimiento. No tenía idea de que, al final, el que la salvaría sería Li Qiye. Incluso Dao Child Shengtian, quien era su prometido, no la ayudó. ¡Fue Li Qiye quien vino al rescate!

«Ah…»

De repente, el viejo sirviente bramó lastimeramente y cayó al suelo con una convulsión. Las raíces fueron cortando su cuerpo y riachuelos de las raíces eran visibles a lo largo de sus músculos.

Había sido apuñalado por muchas espinas malignas. Aunque cortó la raíz maligna, estos restos dentro de su cuerpo continuaron creciendo y no pudo suprimirlos.

«¡Abuelo Shi…!»

La asustada Chen Baojiao quiso levantar al viejo sirviente caído.

«¡No te acerques a el! ¡Ten cuidado con las malignas raíces, podrían entrar en tu cuerpo!»

Li Qiye grito. Inmediatamente separó a Chen Baojiao del viejo sirviente, entonces le dijo a Niu Fen:

«¡Abre sus heridas!»

Niu Fen de inmediato abrió las heridas del viejo sirviente. Li Qiye luego derramo el agua bendita sobre las heridas. El cuerpo del viejo sirviente inmediatamente tembló de dolor y no pudo evitar gritar.

«¿Cómo está el Abuelo Shi?»

Chen Baojiao urgentemente pregunto. Su rostro era pálido como una hoja de papel.

Las plantas malignas dentro de su cuerpo eran como sanguijuelas salpicadas con limas hidratadas. Se arrastraron fuera de las heridas, y luego cayeron muertas en el suelo — inmóviles.

Una vez que han entrado en el cuerpo, sólo el agua bendita del Seis Lotos Dao podría forzar a las raíces. De lo contrario, se consagrarían dentro de la carne y chuparían la sangre del humano.

Cuando Niu Fen aplicó la medicina de oro sobre el viejo sirviente, finalmente pudo respirar y abrir los ojos.

«Abuelo Shi, ¿cómo te sientes ahora?»

Chen Baojiao apresuradamente pidió. Viendo el resurgimiento del viejo sirviente, estaba emocionada.

El viejo sirviente se sentó con el apoyo de Chen Baojiao. Lucho para respirar hondo y luego respondió:

«¡Joven Señorita, no puedo morir todavía!»

«Anciano, tu cultivo no es malo. Tu profundo cultivo de Ser Iluminado estaba muy bien escondido.»

Niu Fen dijo:

«Sólo descansa un poco y te recuperarás.»

«Joven Noble Li, por salvar a la Joven Señorita y este anciano, estoy muy agradecido.»

El viejo sirviente finalmente se puso en pie y expresó su aprecio hacia Li Qiye.

Li Qiye ligeramente asintió con la cabeza. Luego, miró a Chen Baojiao y dijo:

«Aunque no hayas tomado tu decisión, no te dejaré ser comida por las plantas malignas.»

En este momento, Chen Baojiao bajó la cabeza en silencio. Esta vez, hubo un par de cosas que movieron su corazón, y sin saberlo, ya había tomado su decisión.

«¿Qué hacemos ahora?»

Al ser incapaces de atraer a la raíz principal, Li Shuangyan preocupada le preguntó:

«Después de que una trampa ha sido lanzada, no caerá por ella una segunda vez.»

Li Qiye entrecerró sus ojos y dijo:

«Esta cosa es astuta; sin embargo, todavía tengo un método más. Incluso si es un demonio, todavía tendrá que beber mis pies lavando el agua. Venga, vamos a una cueva diferente. ¡No creo que no salga!»

Como no fue capaz de atraerla, ¡Li Qiye quería usar una tarjeta secreta diferente! Ese año, para destruir el Árbol Typha Malvado, el Emperador Inmortal Xue Xi dejó atrás una preparación, aquí. Posteriormente, el Emperador Inmortal Min Ren también lo fortificó después de que este lugar se convirtiera en propiedad privada de la Antigua Secta Incienso de Purificación, con el fin de barrer las raíces sobrevivientes en el futuro.

Por último, Li Qiye llevó el grupo de Li Shuangyan a un lugar diferente. Chen Baojiao, junto con su viejo sirviente, también lo siguieron.

No hubo más raíces mientras viajaban a un lugar diferente. La verdad era que no sólo Li Qiye, pero incluso los otros cultivadores en las otras cuevas se dieron cuenta de que las raíces malignas ya no estaban apareciendo.

La verdad fue que la raíz principal subterránea era consciente del peligro, y sintió que alguien la estaba cazando. Así, se convirtió en un fantasma, escondido bajo tierra, y ya no tomó acción. Se volvió inactiva y espero, en su lugar.

Eventualmente, Li Qiye y los otros llegaron a una gran cueva. Esta cueva rocosa era muy grande; sin embargo, sin Li Qiye liderando el camino, otros no serían capaces de encontrarla.

Hubo una cosa que parecía una caja gigante, pero también una plataforma de dao. Se desconoce de qué minerales divinos estaba hecho esta cosa. Emitió una débil luz junto con un rayo brillante, parecido a un diamante de sangre — muy hermoso.

Una espada estaba flotando en la parte superior de esta plataforma de dao. En un vistazo más cercano, esta espada no estaba hecha de mineral divino o de metal del tesoro.

Esta espada blanca y negra que fue suspendida sobre la parte superior de la plataforma de dao, con observación cuidadosa, fue encontrado que estaba hecha de dos tipos de maderas; un lado negro y un lado blanco. El negro era como la piedra de obsidiana; el blanco era blanco como el jade. Viendo esta espada blanca y negra, otros pensarían que fue hecha de jade.

Sin embargo, Li Qiye no fue cautivado por la espada. Su mirada estaba en una rana en la parte superior de la plataforma de dao.

Era una rana ordinaria; sólo, su vientre era más grande. Estaba tumbada en la plataforma de dao — inmóvil.

Li Qiye miró intensamente a esta rana. Sus ojos se volvieron incomparablemente ardientes y murmuro:

«Verdaderamente incapaz de encontrar el destino después de usar suelas de hierro, y luego inadvertidamente encontrándolo sin ningún esfuerzo.»