ED – Capítulo 186

Modo Noche

Capítulo 186: Viejo Fantasma (2)

Una persona sólo tenía un Destino Verdadero, una Rueda de la Vida, un Palacio del Destino, y no tendrá dos Destinos Verdaderos. Tener dos Destinos Verdaderos significaría que la persona tenía dos vidas, dos almas — esto era imposible.

¡El Físico Interno era también lo mismo! Una persona no podría tener dos Físicos Internos; ¡al menos, en principio! Por supuesto, el principio no se aplica a Li Qiye.

A medida que giraba la Rueda de la Vida, la energía sanguínea también fluía junto con las leyes universales que rodeaban el Físico Interno. Había pasado algún tiempo y de repente, el sonido “clang, clang, clang” apareció. ¡Hebras y hebras de leyes universales como cadenas comenzaron a tejerse, convirtiéndose en una armadura que cubrió el Físico Interno en un instante!

“Boom”, el cuerpo de Li Qiye de repente tembló y se convirtió en un tesoro gigante. En una fracción de segundo, el Físico de Li Qiye se volvió cristal transparente y se podía ver su fibra muscular, huesos e incluso sus cutículas de pelo claramente. Incluso Li Qiye sintió el latido de su cuerpo, y respiró hondo para confirmar la sensación.

En este momento, el corazón de su Físico Interno brillaba cegador a medida que los fenómenos visuales emergían uno tras otro. Era como un camino que conduce a un mundo de tesoros, o un camino para abrir una puerta sagrada.

Alrededor del Físico Interno había visiones diferentes, como el ciclo kármico del infierno con los Diablos Divinos gritando dentro de los Nueve Inframundos del Infierno, llevando el peso y el pecado de los mortales… No importaba qué visión fuera (Diablos Divinos, Nueve Inframundos del Infierno e incluso el ciclo kármico), todos fueron suprimidos bajo el Físico Interno. Por encima de él estaba la encarnación de todo en este mundo. Ninguna existencia desde el principio del tiempo podría exceder la actualidad de este Físico interno. Este era el supremo Físico Interno del Físico Divino Supresión del Infierno.

El corazón de Li Qiye se sacudió y finalmente abrió sus ojos. En este momento, en sus ojos brillaba la felicidad mientras murmuró: «Por fin alcanzo la terminación menor». En este punto, se detuvo y miró mientras susurraba: «¡La Tribulación Menor está llegando!»

¡El Físico Divino Supresión del Infierno! Uno de los doce Físicos Inmortales Supremos. A fin de cultivar este arte supremo, era más difícil que alcanzar el cielo. Las profundas verdades de este Físico no eran fácilmente comprendidas por cualquiera. Para ser iluminado en los secretos de los Físicos y llegar a la culminación de un invencible Físico Inmortal era una tarea extremadamente ardua.

Pero para Li Qiye, comprender el misterio del Físico no era un asunto difícil porque había caminado más lejos en este camino que nadie más. Él personalmente entrenó grandes terminaciones de Físicos Inmortales, y no solo uno. Los doce Físicos Inmortales fueron investigados por él después de millones de años con innumerable sudor y sangre gastada.

Lo único que necesitaba era diligencia. Había captado completamente los misterios, ahora sólo necesitaba caminar con coraje hacia adelante y un día, obtendría un Físico Inmortal.

Para el Físico Divino Supresión del Infierno, finalmente hubo resultado después de su continua penitencia. Por el momento, finalmente superaría el pequeño nivel de terminación una vez superado la Tribulación Menor. Esto sería una terminación menor de Físico Inmortal, aunque todavía era un largo camino antes de la gran terminación.

Sin embargo, una terminación menor de Físico Inmortal llevó un sentido diferente de logro en comparación con el sentido común. Desde los tiempos inmemoriales, la terminación menor de Físicos Inmortales seguía asustando. ¡La supresión de estos Físicos fue suficiente para horrorizar a cualquier cultivador!

Li Qiye respiró hondo. Una terminación menor de Físico Inmortal fue un evento extremadamente emocionante para cualquier cultivador. ¡Una vez que uno alcanzó la terminación menor, serían una amenaza enorme incluso para la gran terminación de Físicos Santos! A pesar de que Li Qiye estaba feliz, no estaba demasiado emocionado. Tomó otra respiración profunda y no tuvo prisa por trascender esta Tribulación Menor. Necesitaba aniquilar perfectamente esta Tribulación Menor en su totalidad.

Li Qiye con calma abrió su segundo Palacio del Destino. Dentro estaba el Hueso Dao de Pequeño Tonto, que gozaba de la esencia del mundo junto con la esencia de la vida y el agua de la vida… En este momento, el Hueso Dao no sólo era cristalino, sino que también emitió ondas de luces circulares. En lo profundo de estos halos había reinos con imágenes ilusorias de tesoros. En el medio de estos reinos había una sombra allí de pie con orgullo. Con un aura que abarcó todas las existencias mientras recorría los Nueve Mundos, esta sombra allí de pie tenía la presencia de un ser capaz de destruir todos los mundos y épocas.

Sintiendo este débil pulso, Li Qiye no pudo evitar tomar un suspiro de alivio. Esta fue una buena noticia para él; todavía había esperanza para Pequeño Tonto…

La Nine Saint Demon Gate no decepcionó a Li Qiye. En un corto período de tiempo, habían preparado los elementos necesarios.

«Todavía falta un material.» Después de entregar todo a Li Qiye, Li Shuangyan miró la lista y dijo: «Estamos perdiendo esta cosa llamada Cerdo Ceremonial Celestial. Esto es sólo un cerdo, ¿verdad? ¡Nuestra Nine Saint Demon Gate movilizó toda nuestra mano de obra, pero no pudimos encontrar esta cosa llamada Cerdo Ceremonial Celestial!»

«No es demasiado sorprendente no poder encontrarlo. Esta cosa existe en el Antiguo Cementerio Celestial. Las personas que conocen esta cosa son pocas y distantes entre sí.» Li Qiye no se sorprendió y entornó sus ojos, luego le dijo a Li Shuangyan: «Se dé un lugar que lo tiene. Venga, vamos a comprar uno.»

Li Qiye trajo a Li Shuangyan y Chen Baojiao fuera de la pequeña mansión y entró en las bulliciosas calles una vez más. No necesitaba tanta fanfarria para comprar una cosa, pero Li Qiye las trajo adrede para aumentar su experiencia.

En las calles de la Ciudad Cielo Antiguo, Li Qiye giró a la izquierda y luego a la derecha tantas veces que incluso Li Shuangyan y Chen Baojiao a su lado se estaban volviendo un poco aturdidas; Casi no podían decir Norte de Sur.

A pesar de que atravesaban las complejas calles de la ciudad y giraban a la izquierda y a la derecha y luego adelante y hacia atrás, Li Qiye era como un carruaje de caballos pisando un camino familiar, causando que Chen Baojiao le preguntase: «¿Joven Noble había llegado a la Ciudad Cielo Antiguo antes?»

Chen Baojiao encontró extraño que Li Qiye estuviese familiarizado con las calles, incluso más que los habitantes nativos.

«Calculado con mis dedos, así que conocí las direcciones.» Li Qiye sonriendo dijo.

Chen Baojiao miró con enojo a su Joven Noble con un encanto sin fin. Una chica tan hermosa y provocativa — realmente hace que las almas humanas se maravillen.

Finalmente, Li Qiye y las dos chicas entraron en una calle muy estrecha. Este callejón dentro de la gran Ciudad Cielo Antiguo era como la parte más profunda de los barrios marginales. Las cuatro direcciones eran todos altos muros con pabellones antiguos y palacios misteriosos, dando lugar a este pequeño callejón para parecer especialmente ominoso.

Al final del callejón había un callejón sin salida. Por no hablar de una figura humana, pero incluso una sombra fantasma no se encuentra aquí. Si no fuese por Li Qiye liderando el camino, Li Shuangyan y Chen Baojiao nunca serían capaces de encontrar un lugar como este.

Al final del callejón, vieron una pequeña tienda con una puerta de madera podrida. La vieja puerta de madera podrida chirriaba como si fuese a caer en cualquier momento una vez que una ráfaga de viento soplara.

«¡Pequeña Tienda del Viejo Fantasma!» En la pequeña tienda había un letrero viejo y podrido colgado allí. Este letrero no había sido barrido por quién sabe cuántos años como fue cubierto de telas de araña.

Viendo este tipo de tienda hizo que las dos, Li Shuangyan y Chen Baojiao — como chicas — tener una sensación espeluznante con escalofríos en sus espaldas. Era como si realmente hubiese un fantasma aquí.

Li Qiye relajadamente abrió la puerta podrida y entró como las dos también con diligencia siguieron. Ellas sentían que este lugar era más como un cementerio que una pequeña tienda.

La tienda estaba muy oscura. Fuera de un antiguo gabinete, no había nada más. Detrás del gabinete había una pequeña puerta que era tan negra como la tinta, que conducía a un destino desconocido.

En ese momento, había un anciano sentado detrás del mostrador con los ojos cerrados como si estuviese durmiendo. El anciano era extremadamente delgado y tenía un cuerpo marchito y arrugado como un cadáver. De un vistazo, la gente realmente pensaría que era un cadáver marchito sentado en este lugar.

Tenía el pelo desordenado como un nido de pollo. ¡Medio acostado detrás del mostrador, dio la impresión de que era un hombre muerto!

Al ver al dueño de esta tienda, las dos chicas no pudieron evitar mirarse. Ellas sentían que este lugar era demasiado frío, dándoles un ambiente incómodo. Lo que las hacía confundir era que, ¿alguien vendría realmente a visitar un lugar tan remoto?

Li Qiye tocó suavemente en el mostrador con sus dedos usando un patrón lento y largo. Siguió tocando como los ecos dentro de un valle.

Uno no sabía cuánto tiempo Li Qiye llevó a cabo esta tarea, pero el anciano finalmente sacudió su cuerpo. El movimiento de su cuerpo era muy lento, al igual que un cadáver.

Tal acción causo que los corazones de Li Shuangyan y Chen Baojiao estuvieran asustados. ¿Cómo podría ser esto una persona viva? Esta era claramente una persona muerta que no se había movido durante cientos de miles de años.

Finalmente, el anciano abrió lentamente sus ojos y asustó a Chen Baojiao junto con Li Shuangyan. Sus ojos eran más blancos que negros. Mientras destellaban una luz verde, simplemente como los ojos de un fantasma — ¡verdaderamente aterrador!

¡Si Li Qiye no vino aquí, habrían pensado que no se trataba de una pequeña tienda, sino de un cuarto de estar para los fantasmas!

«Pequeña Tienda del Viejo Fantasma, viejo fantasma te servirá.» El anciano habló lentamente con una voz profunda y prolongada. Era como un viejo fantasma del infierno, luchando para hablar. ¡Tal acción hizo que las dos chicas sintieran que este hombre simplemente no era como los vivos!

«¡Quiero un Cerdo Ceremonial Celestial!» Dijo tranquilamente Li Qiye.

El anciano no se molestó en mirar a Li Qiye. Se mantuvo rígido y lento al preguntar: «¿Qué objeto quieres intercambiar?»

«¿Qué tal una vieja saga?» Li Qiye también entrecerró sus ojos mirando a este anciano.