ED – Capítulo 193

Modo Noche

193: Monarca León Ba Xian (1)

Mientras viajaban en el caracol como locos, Li Shuangyan preguntó: «¿Cómo sabes que el Progenitor del Clan Wu verá un defecto y nos perseguirá? Como un Inmortal de Tierra, ¿no sería como los Señores del Tesoro y no puede fácilmente surgir?»

«Mi método perjudico su juicio.» Li Qiye continuó: «Nosotros honrando al antepasado podríamos decir que fue perfecto, así que el Progenitor del Clan de Wu no iba a descubrir que éramos impostores. Sin embargo, cuando nos íbamos, revele una prisa de león. Si lo vio, entonces se volvería sospechoso. En el momento en que vea que estamos huyendo hacia el cementerio del Monarca León Tirano Inmortal, ¡absolutamente pensará que estamos estrechamente asociados con el Monarca!»

«El Progenitor Wu absolutamente no será capaz de tomar la pérdida del Ocho Sables Atravesando el Cielo. Sin embargo, incluso si damos un paso atrás y decimos que él es capaz de aceptar esta pérdida, una vez que él asuma que estamos relacionados con el Monarca, él absolutamente no será capaz de tragar esta ira.» Li Qiye continuó: «El Progenitor Wu y el Monarca son de la misma generación. ¡Más importante aún, eran enemigos mortales y lucharon entre sí durante toda su vida! Una vez que crea que el Monarca nos envió a robar su técnica, absolutamente se volverá loco y nos cazará.»

Todos empezaron a tener sudor frío por todo el cuerpo después de escuchar a Li Qiye. ¡¿No estaba jugando con fuego?!

«¿Qué pasa con el Clan Su Xiu? ¿El Viejo Alquimista Su Xiu también forma parte del Clan Su Xiu?», Preguntó Chen Baojiao.

«Tienes razón sobre esto. Cuando trajimos al Clan Su Xiu, era sólo una técnica para enojarlo. El Sagrado Antepasado del Clan Wu no es comparable a su Progenitor. Una o dos frases pueden engañar al corazón del Sagrado Antepasado, pero el Progenitor es diferente. El Clan Su Xiu y su Sagrado Clan Wu son enemigos mortales. Para ser más exactos, eran un partido hecho en el cielo. Antes de que el Sagrado Clan Wu existiera, el Clan Su Xiu ya era un clan alquimista. Cuando el Progenitor Wu era más joven, quería casarse con una mujer del Clan Su Xiu. Por desgracia para él, no pudo casarse con ella. Debido a esto, siempre había mantenido este rencor en su corazón, que fue la razón por la que el Sagrado Clan Wu fue construido en el Río Occidental para oponerse al Clan Su Xiu.»

En este punto, Li Qiye no pudo evitar estallar en risas y añadir: «Cuando el Progenitor Wu estaba vivo, siempre fue antagonista hacia el Clan Su Xiu sin dejar pasar este asunto. Sin embargo, más tarde, ¡las generaciones posteriores del Clan Su Xiu y el Clan Wu fueron siempre parientes políticos durante muchas generaciones!»

«Palabras sencillas — me temo que eran insuficientes para agitar al Progenitor Wu, y él no estaría dispuesto a sacar el Ocho Sables Atravesando el Cielo. Sin embargo, cuando usé el Clan Su Xiu para enfadarlo, esto se convirtió en un asunto completamente diferente.» Li Qiye comentó: «Después de escuchar que el Clan Su Xiu estaba intimidando al Clan Wu, ¡seguro que no fue capaz de tragar esta ira!»

El grupo de Li Shuangyan estaba asombrado porque engañar a los Inmortales de Tierra fue el peligro definitorio de todas las tareas peligrosas; era como jugar con fuego. Sin embargo, Li Qiye estaba muy a gusto y relajado como si sólo fuese un relajante paseo.

«¿Cómo sabe el Joven Noble que tanto el Clan Wu, junto con el Monarca León Tirano Inmortal, fueron enterrados en el Antiguo Cementerio Celestial?» Shi Gandang no pudo contener su curiosidad y preguntó.

Los antepasados del Clan Wu estaban enterrados al final de una Vena de Dragón — algo que las generaciones futuras no sabían, pero Li Qiye lo sabía cómo la palma de su mano. Este asunto era demasiado inimaginable.

Sin embargo, justo después de que la pregunta salió, Shi Gandang sintió que sus palabras eran superfluas porque esta no fue la primera vez que algo así había sucedido, y él no necesitó una razón tampoco.

En cuanto a esta pregunta, Li Qiye sólo sonrió y no respondió a Shi Gandang.

¿Cómo podría no estar bien informado sobre el Antiguo Cementerio Celestial? Por generaciones hasta ahora, él vino a este cementerio una y otra vez. De hecho, no era la primera vez que hacía tal cosa. Sin embargo, él no apareció directamente ante la gente como el Cuervo Oscuro antes.

Montando el caracol, rápidamente pasaron varias Venas de Dragón. La velocidad de Niu Fen fue muy rápida, y Li Qiye llevó al grupo de Li Shuangyan a la cima de un desierto.

Este desierto estaba completamente desolado. En este lugar, no había montañas altas; sólo tenía colinas cortas y parecía muy modesto.

Sin embargo, ¡Li Qiye estaba de pie en un lugar melancólico con paredes rotas como si solía haber un palacio en este lugar ya que había muchos azulejos y ladrillos rotos dispersos en el suelo!

Li Qiye dejó que Li Shuangyan sostuviera el asiento de Emperador en lo alto mientras sostenía el Ocho Sables Atravesando el Cielo con sus dos manos y hablaba con voz fuerte: «Sagrado Clan Wu, 637th descendiente. ¡Bajo el mando del Dios Marcial, estamos aquí para visitar al Señor del Dominio Desolado Celestial!»

«¡Bang bang bang!» En este momento, la tierra tembló y un palacio antiguo de repente erigió y salió del suelo. Con dos majestuosos leones divinos sentados en el frente, ¡este palacio era extremadamente arcaico — muy animado y supresor!

Li Qiye miró a Li Shuangyan una vez, luego Li Qiye trajo a todos dentro de este palacio. Era muy grande, pero no había nadie dentro.

En el centro del palacio había un antiguo ataúd del tesoro con un león divino grabado en la parte superior. ¡Tenía una apariencia como si pudiera saltar en cualquier momento!

«¿Por qué el Viejo Diablo Wu envió a los vivos aquí?» Finalmente, una voz decrépita salió del antiguo ataúd del tesoro. La voz era heroicamente magnífica como un Monarca León despertado.

Li Qiye alzó la técnica mientras que Li Shuangyan también levantó la Posesión de Emperador, y luego levanto su voz: «¡Nosotros, los descendientes del Clan Wu, estamos aquí bajo la orden de nuestro antepasado para saludar especialmente al Señor de la Región Desolada Celestial, el gran antepasado Ba Xian!»

«¡Hmph, si tienes algo que decir, entonces solo dilo! ¡Si no fuera por mí nunca intimidando a los jóvenes, sólo por el hecho de que eres descendiente del Viejo Diablo Wu, te habría aplastado hasta la muerte!» Una voz dominante vino desde dentro del antiguo ataúd.

En este punto, los corazones del grupo de Li Shuangyan estaba temblando. Uno tenía que saber que el Monarca León y el Progenitor Wu eran enemigos mortales.

«¡El Río del Inframundo ha aparecido y los Barcos del Inframundo están llegando!» Li Qiye dijo con un tono solemne: «Estar enterrado dentro de la cueva del Dragón durante millones de años sólo por tres años y medio de vida, ¡la oportunidad de revivir no tiene esperanza! ¡Mi antepasado quiere vivir para otra generación, así que quiere subir un Barco del Inframundo!»

Aquí, Li Qiye hizo una pausa por un momento, luego continuó: «Mi antepasado cree que el sable divino del Antepasado Ba Xian es invencible. Si pudiera trabajar junto con el Antepasado Ba Xian, sería como la fusión entre el cielo y la tierra. ¡Su esfuerzo conjunto seguramente será invencible, así que mi antepasado ordenó a este joven aquí, traer el Ocho Sables Atravesando el Cielo, para formar una alianza con el Antepasado!»

«Jaja, hek hek, así que hay un momento en que el Viejo Wu puede aceptar su pérdida.» En este momento, la risa sonora del Monarca León Ba Xian resonó dentro del antiguo ataúd como dijo: «¡Jajaaaa, buen tiempo, buen tiempo! El Viejo Wu que fue terco durante toda su vida… ¡Al final, todavía tiene que aceptar su derrota hacia mí, jajaja!»

La explosión de risa resonó, causando escalofríos entre el grupo de Li Shuangyan. La risa eventualmente cayo, trayendo de vuelta el silencio dentro del antiguo ataúd.

«Mi antepasado ordenó a este joven aquí con el Ocho Sables Atravesando el Cielo para formar una alianza con el Antepasado. Mi antepasado desea intercambiar la técnica con el sable del Antepasado. Los dos elementos serán testigos de confianza. ¡Después de que la unión termine, ambas partes devolverán las fichas de confianza!» ¡Terminado de hablar, Li Qiye levantó la técnica del Ocho Sables Atravesando el Cielo en el aire!

Li Shuangyan también levantó el asiento de Emperador para probar sus identidades.

«Jaja, hek, el Viejo Wu incluso sacó su Ocho Sables Atravesando el Cielo, ¿ese viejo no siempre lo considera como su bebé?» El Monarca León Ba Xian rio fríamente y dijo.

En este punto, el grupo de Li Shuangyan no se atrevió a respirar pesadamente. Esta fue una maniobra muy peligrosa — utilizando la técnica para comerciar por el sable divino. Un paso en falso y ambos tesoros se habrán ido, e incluso podrían perder sus vidas en este lugar.

Li Qiye no entró en pánico y siguió hablando calmadamente: «Para mi antepasado, el Ocho Sables Atravesando el Cielo es de hecho un tesoro invaluable. ¡Para mi Clan Wu, el Ocho Sables Atravesando el Cielo es nuestra especial herencia familiar! Sin embargo, si es posible cambiarlo por el renacimiento de mi antepasado para otra generación, un precio más alto seguiría valiendo la pena. Además, esto es sólo un símbolo de confianza. Antepasado Ba Xian es una generación que dominó los Nueve Cielos y fue invicto en las Diez Tierras. Tu vida entera estaba llena de orgulloso heroísmo, ¿cómo podrías ser codicioso por el Ocho Sables Atravesando el Cielo? Aunque mi antepasado y el Antepasado son enemigos, mi antepasado siempre ha alabado a tu personaje, y confió en que el Antepasado no volverá a sus palabras.»

«Jaja, bien dicho muchacho, no me extraña por qué el Viejo Wu te envió aquí.» La risa del Monarca León Ba Xian sonó desde dentro del antiguo ataúd, y luego continuó: «¡Muchacho, tu boca puede hablar palabras floridas de loto y desencadenar tal diluvio de flores celestiales!»

«Este joven sólo habla la verdad sin la más mínima exageración.» Li Qiye respetuosamente inclinó su cabeza y agregó.

El antiguo ataúd quedo en silencio mientras el grupo de Li Shuangyan comenzó a ponerse nervioso. Si Li Qiye adivinó correctamente, entonces el Progenitor de Wu estaba casi aquí, persiguiéndolos. Entre ellos, sólo Li Qiye fue capaz de mantener la calma.

«Zha—zhaa–zhhaa», el antiguo ataúd finalmente se abrió. Una persona salió con los ojos cerrados al igual que los otros Señores del Tesoro y los Inmortales de Tierra.

Después de que el anciano salió del ataúd, su vista hizo que el grupo de Li Shuangyan se maravillara de asombro. No es de extrañar que este anciano se llamara Monarca León Ba Xian por otros. ¡Tenía el pelo dorado como un león de oro y emanaba un aura dominante como el rey de todas las bestias!

«Clank» Antes de que el grupo de Li Shuangyan pudiera recuperar su ingenio, un sable del tesoro — en su funda — cayó exactamente delante de Li Qiye.

«En realidad estoy un poco interesado en la proposición del Viejo Wu.» El Monarca León Ba Xian comenzó a hablar y luego extendió su mano hacia adelante: «¡Trae el Ocho Sables Atravesando el Cielo aquí!»

Sin embargo, Li Qiye no respondió y dio un paso atrás en su lugar.

«¿Qué, cambiando de opinión, muchacho?» A pesar de que los ojos del Monarca León Ba Xian todavía estaban cerrados, parecía como si todavía estuviese mirando intensamente a Li Qiye.

Li Qiye se lamió los labios nerviosamente, luego dijo con una mirada cuidadosa y respetuosa: «Querido Antepasado, este joven nunca ha visto el sable divino antes. Esto… La puesta de este asunto es demasiado grande. ¡Este joven quiere mirar primero la hoja divina!»

La prudencia de Li Qiye sin perder ninguna reverencia se adaptaba bien a su papel, e incluso podría decirse que era impecable. Era realmente difícil para los demás dudar de él.

«Hmph, recógelo y míralo.» El Monarca León Ba Xian finalmente gruñó fríamente.

Li Qiye guardó la técnica y, en ese momento, hizo una reverencia al decir: «Disculpe a este joven.» Luego tomó deferentemente la hoja divina y la miró cuidadosamente.

En vez de decir que Li Qiye estaba comprobando el sable para ver si era real o falso, era más exacto decir que él estaba ganando tiempo. Mientras Li Qiye lo observaba meticulosamente, calculaba cuidadosamente la hora de llegada del Progenitor Wu en su mente.