ED – Capítulo 266

Modo Noche

Capítulo 266: Precio Hasta las Nubes

—¡Date prisa! —Dijo lentamente Li Qiye. Esta suave palabra llevaba un tono digno sin un indicio de ira.

El corazón de Chi Xiaodie se estremeció por un momento después de haber sido mirada por Li Qiye. Ella no sabía por qué, pero su corazón repentinamente aceptó en este momento mientras hablaba con ira: —¡Bien, pujare entonces!

En este momento, Chi Xiaodie gritó fuerte en medio de la multitud que clamaba al subastador: —Si este gobernante empieza en 3.000 Jades Refinados de Soberano Celestial, entonces estaré dispuesta a pujar.

La repentina declaración de Chi Xiaodie de 3.000 Jades Refinados de Soberano Celestial atrajo la mirada de muchas personas. No era una pequeña cantidad; un recuerdo digno de tal precio sería bastante asombroso.

—¿3.000 Jades Refinados de Soberano Celestial para comprar un gobernante de madera de recuerdo? ¿Estás loca? ¿Este gobernante roto realmente vale la pena? —Li Qiye miró a Chi Xiaodie y exclamó con una expresión exagerada.

Chi Xiaodie estaba irritada porque se suponía que debía actuar con él, pero ahora mismo se burlaba de ella; ¿cómo no podía estar enojada? Ella le lanzó una mirada furiosa y dijo: —¡¿Qué tiene que ver contigo?! ¡Me gusta coleccionar recuerdos! ¡Si me gusta, entonces lo compraré!

Los espectadores inconscientes que miraban su escena ruidosa pensaron realmente que era una discusión entre amantes y se rieron del espectáculo interesante.

—Si a la Hermana le gusta, ¿qué te parece si lo compro para ti? Al ver una oportunidad, Sima Longyun inmediatamente expresó su preocupación.

Chi Xiaodie lo miró fríamente y respondió: —¡Comprare los artículos que me gustan yo misma! ¡No es sólo tu País Santo del Inmortal Furioso que tiene dinero!

Sima Longyun sólo pudo sonreír torpemente después de recibir la respuesta de Chi Xiaodie.

—Pequeña Hermana, si te gusta, entonces te lo compraré. En ese momento, Bing Yuxia en realidad decidió unirse a ella mientras sonreía alegremente: —Una chica como un noble canario con algo de temperamento —mi tipo favorito. ¿Qué te parece si te lo compro?

Terminado de hablar, le dijo al subastador: —¡3.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso! Quiero este gobernante de madera.

—Esto es demasiado loco. Todo el mundo inmediatamente se perdió en un furor el momento Bing Yuxia declaró este precio. 3.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso para comprar un gobernante como este —esto era verdaderamente tener demasiado dinero sin una salida para el gasto. Pero, ¿qué se puede hacer? Esta persona vino del Palacio Pluma de Hielo y ella era la descendiente; ¡ella realmente tenía tal riqueza!

Incluso si Sima Longyun quería comprar el gobernante de madera para complacer a Chi Xiaodie, con Bing Yuxia ofreciendo 3.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso, no tenía otra opción. Y no era sólo no tener 3.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso para comprar un gobernante de madera; incluso si lo hiciera, sería regañado a muerte por sus mayores. ¡Incluso si él venía del País Santo, esta cantidad era todavía monstruosa para un joven discípulo como él!

El subastador gritó de inmediato: —3.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso. ¿No hay una oferta más alta? Él no pensó que 3.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso era un precio razonable después de la interferencia de Li Qiye. Sin embargo, con el gesto de Bing Yuxia, esta fue la mejor oportunidad para obtener ganancias.

—Loco… Los otros compradores sacudieron la cabeza y dejaron ir este pensamiento. Tal cantidad de jades refinados para comprar un gobernante de madera inútil —esto era demasiado loco.

—¡¿Por qué razón una chica se viste como un chico todo el día?! En este momento, Li Qiye tuvo que reprimir el impulso de maldecir en su mente. Quería comprar barato, ¡pero no esperaba que esta Bing Yuxia interfiriera y arruinara su plan!

A Bing Yuxia no le importó la expresión de Li Qiye. Ella lo miró con sus ojos bonitos que destellaron una indirecta de felicidad y dijo tranquilamente: —Es mi afición, ¿el Compañero Daoista tiene algo que decir? No puedo creer que la señorita Chi es tan hermosa y encantadora, ¿estás interesada en visitar mi Palacio Pluma de Hielo como huésped? Habiendo dicho eso, sus cejas se levantaron ligeramente, emitiendo una expresión lúdica mientras se burlaba de Chi Xiaodie.

Chi Xiaodie no sabía qué decir. Bing Yuxia era claramente una belleza, pero ella —una y otra vez vestida— como un hombre e incluso fue tan lejos como para burlarse de otras chicas.

—¡Deja tu basura! Li Qiye puso una apariencia áspera y levantó su manga para decir: —Oh cuan maravillosa eres. Tú, este pervertido, ¡¿en realidad quiere robar a mi mujer?! ¿3.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso? Tu padre irá con 4.000. Mientras a la Señorita Chi le guste, lo compraré, ¡aunque sea a un precio más alto!

—Esto es tan loco. La valentía de este mocoso realmente alcanza el cielo; ¡de verdad se atreve a oponerse al descendiente del Palacio Pluma de Hielo de esta manera!

Los compradores presentes no pudieron dejar de hablar ruidosamente sobre este asunto después de ver la exhibición de Li Qiye.

Otro comprador agregó: —Esto se llama un becerro recién nacido que no tiene miedo de un tigre. Este mocoso probablemente salió con buen humor por lo que no conoce la inmensidad del cielo y la tierra; esta es probablemente la razón por la que se atreve a provocar al Palacio Pluma de Hielo.

—¡4.000! ¡4.000! ¿Hay una oferta más alta? —El subastador inmediatamente gritó después de escuchar la oferta de Li Qiye: —¡4.000! Sólo 4.000 jades y entonces usted puede obtener la felicidad de la belleza y traerla de vuelta —¡esto absolutamente vale la pena!

En cuanto a la heroína de esta tormentosa competición, el rostro de Chi Xiaodie se volvió caliente y no pensó en como este asunto se hacía cada vez más ridículo.

—¿Crees que mereces a la Pequeña Hermana? ¿Por qué no mirarte en el espejo primero? Sima Longyun se puso furioso con el desconocido joven que compitió con él por una mujer, por lo que fríamente gritó: —Ofrezco 5.000.

—10.000, ofrezco 10.000. En este momento, Bing Yuxia estaba todavía tan relajada como antes. Miró a Sima Longyun y preguntó lentamente: —¿Te atreves a ofrecer 20.000?

Sima Longyun inmediatamente perdió su temperamente después de ser provocado por Bing Yuxia. De hecho, su oferta de 5.000 fue sólo un impulso momentáneo de quedar cegada de celos. Era demasiado ridículo usar 5.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso para comprar un gobernante de madera como este. Esencialmente no se atrevió a seguir hasta el final después de la nueva oferta de Bing Yuxia.

—Si a la Señorita Bing le gusta este gobernante de madera, entonces no competiré por algo que te guste. Sima Longyun apretó el puño con una actitud agradable. Esta era una escalera fácil de bajar mientras mantenía su gracia —verdaderamente perfecto.

—¡10.000! ¡10.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso! —El subastador inmediatamente gritó: —¿Hay una oferta más alta?

—¿Todavía quieres hacer una oferta? En ese momento, Bing Yuxia miró fijamente a Li Qiye con una alegre sonrisa y un provocativo surco en sus cejas. Inicialmente, ella era una gran belleza, pero vestirse como un hombre le dio un sabor atractivo diferente.

—¡Mi abuela! Por qué tú, una chica, ¡¿está compitiendo conmigo por una mujer?! Li Qiye no pudo evitar maldecir con una actitud grosera: —¡Tu padre sólo quiere perder dinero, pero no perder la batalla! ¡Ofrezco 20.000!

De hecho, quería decirle que se detuviera. Esto estaba realmente estropeando su buena materia. Primero podría comprarlo con un precio bajo, pero ahora, ¡era un precio alto!

—¡Tan loco! En este momento, todos se tambalearon de choque mientras sacudían la cabeza. Esto ya no era una subasta, ¡sino más bien una competencia por el amante de uno!

—¡Estás loco! Ni siquiera Chi Xiaodie podía soportar ver más. Gastar 30.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso para comprar este gobernante de madera era demasiado irracional. Sin embargo, su actitud —a los ojos de otros— la hizo parecer una amante apenada que estaba triste por su querido desperdiciando dinero. Sima Longyun era especialmente frio al extremo cuando sus ojos lanzaron una espantosa intención de matar.

—¡20.000! ¡20.000 jades refinados! ¿Hay una oferta más alta? El subastador no pudo contener su emoción. Naturalmente, ¡él deseaba que esta competencia de amor llegara a ser aún más intensa!

—Oh, un buen personaje. Bing Yuxia se echó a reír y miró a Li Qiye con ojos provocativos. Ella dijo tranquilamente: —Parece que… ¿Tengo que hacer una oferta de 30.000, entonces?

Li Qiye estaba bastante molesto. Podría haber comprado esto por un precio mucho más barato, pero debido a que esta joven señorita estaba causando problemas, su plan fracasó por completo.

—Eres una chica así que ¿por qué estás causando un alboroto, aquí? Si fueras un chico y vinieras a coquetear, entonces no te culparía, pero ¡¿por qué una chica como tú compite por una chica conmigo?! ¿No tienes nada mejor que hacer? Eres solo una chica; no pretenda ser un chico todo el día. Vuelve a tu Palacio Pluma de Hielo; vaya a la Cordillera del Gran Monarca y eche un buen vistazo a la Tableta Corte del Cielo. ¡Esto es algo que una chica debería hacer! Li Qiye la regañó bruscamente con algunos gestos groseros.

Sin embargo, ¡Bing Yuxia estaba bastante sorprendida cuando Li Qiye menciono la «Tableta Corte del Cielo de la Cordillera del Gran Monarca!» Sus ojos se tornaron serios mientras miraba a Li Qiye.

—Este mocoso es demasiado arrogante. En realidad, fue tan lejos como para ofender al Palacio Pluma de Hielo de esta manera. Los compradores estaban bastante sorprendidos de que Li Qiye hablara a Bing Yuxia de una manera tan desenfrenada.

Sima Longyun —por otro lado— estaba burlándose en su mente. ¡Esta cosa que no conoce la inmensidad del cielo y la tierra! Se atreve a provocar al Palacio Pluma de Hielo así —verdaderamente cortejando la muerte.

Pero justo cuando todo el mundo pensaba que Bing Yuxia explotaría, de repente ella reveló una risa hermosa que era capaz de derribar ciudades y reinos en su atuendo de hombre, moviendo un sentimiento indescriptible en otros.

—Está bien, ya que usted quiere comprar este artículo para complacer tanto el corazón de la belleza, abandonare y le dejare tenerlo. —Bing Yuxia sonrió radiante y dijo.

Li Qiye rodó los ojos un poco. Si no fuera por esta chica que estaba jugando, habría podido comprar este gobernante de madera a un precio mucho más bajo.

—¡20.000! ¡20.000! ¿Alguien más quiere ir más alto? —El subastador gritó después de ver a Bing Yuxia retirarse de la competencia.

Otras personas naturalmente no pujarían contra ese precio para comprar un gobernante de madera. Sólo un loco haría tal cosa.

Algunos compradores eran curiosos, así que un individuo preguntó: —¿Cuál es el origen de este mocoso? 20.000 Jades Refinados de Paragon Virtuoso no es un número pequeño.

Los cultivadores ordinarios no podían obtener tantos jades refinados, por lo que algunos grandes personajes eran bastante curiosos.

Li Qiye finalmente obtuvo este gobernante de regla, y la subasta había terminado. La mayoría de los compradores ya se fueron, pero un comprador no pudo dejar de expresar sus sentimientos de pesar: —¡Es una lástima que no hubiera Medicinas Monarca como dentro de mis expectativas!

Sima Longyun se llenó de ira, pero justo antes de marcharse, seguía manteniendo un aire caballeroso. Él se despidió de Chi Xiaodie y le envió una invitación: —¿Estaría la Hermana disponible para visitar mi País Santo del Inmortal Furioso como un invitado? Estoy dispuesto a ser tu guía turístico.

Chi Xiaodie no era muy aficionada a Sima Longyun por lo que Chi Xiaodao rápidamente apaciguo la situación: —Hermano Sima, cuando tengamos tiempo en el futuro, seguramente visitaremos su país.

Antes de que Sima Longyun se fuera, le dirigió a Li Qiye una mirada feroz mientras Li Qiye era demasiado perezoso para mirar hacia atrás.

  • Ecle-chan

    es refrescante verle enojado así… y que una chica haya podido jugar con él jajaja… aunque ¬¬ por qué tan misógeno ¿eh?